Carta desde Filipinas

(Delia Matos)

Ante la pandemia de covirus y la variante delta, estamos obligados a organizar nuestra propia protección y la de nuestras comunidades.

Como en otros lugares, la variante Delta se ha vuelto dominante en Filipinas, provocando una nueva ola de infecciones, más grave que la anterior. A pesar de ello, la presidencia de Duterte actúa como si la epidemia ya hubiera quedado atrás.

El proyecto de presupuesto, actualmente en discusión legislativa, no incluye ninguna medida financiera para los trabajadores sanitarios, que han pagado un alto precio en su lucha en primera línea contra el Covid-19. Muchos han muerto, enfermado y, agotados, han dimitido o emigrado. En muchas provincias, los cuidadores se han echado a la calle para exigir, entre otras cosas, una indemnización por riesgo y subsidios para cubrir sus gastos de viaje, alojamiento y transporte.

Me gustaría dar testimonio de lo que esto significa en el lugar donde vivo, la región de Mindanao Central, en el sur del archipiélago filipino. La administración es impotente, el ejército acosa a las asociaciones en lugar de ayudar a la población, no se aplica ninguna política sanitaria coherente. Aunque algunos hospitales funcionan con eficacia, el coste de los hospitales privados es prohibitivo. El sistema de sanidad pública está en crisis, a menudo en estado ruinoso. Hasta el punto de que las redes y las comunidades de base se ven obligadas con demasiada frecuencia a ocupar el lugar de las autoridades supuestamente competentes.

Vivimos en un territorio donde las crisis humanitarias son frecuentes: terremotos, huracanes e inundaciones devastadoras, múltiples conflictos armados que provocan interminables desplazamientos de población… Por ello, nuestras asociaciones están acostumbradas a intervenir en situaciones de crisis y tienen un verdadero know-how en este campo.

Desde el comienzo de la pandemia de Covid-19, nos hemos informado e informamos sobre las medidas de protección que hay que tomar; y, sin embargo, nos hemos visto desbordados por la variante Delta debido a su alta contagiosidad. La tasa de vacunación aquí es muy baja. Varios de nosotros hemos sido infectados y, a pesar de las medidas de emergencia que hemos tomado, uno de nuestros compañeros acaba de morir. Esto es un gran golpe para todos nosotros.

¿Qué medidas hemos tomado, junto con nuestras comunidades de base? Estamos pidiendo a todo el mundo que se ponga a prueba. Estamos reforzando las medidas de protección. Estamos creando centros de aislamiento para las personas que den positivo en la prueba rt-pcr (estas pruebas se pagan). A los que dan negativo se les proporciona comida y medicamentos, y se les ayuda a mantenerse conectados.

Compramos suministros de oxígeno y los colocamos donde podamos. Para controlar su salud, también necesitamos oxímetros, tensiómetros y pruebas de azúcar en sangre. Enseñamos métodos de respiración previamente aprendidos para afrontar situaciones de gran estrés, como las crisis humanitarias. Rastreamos los contactos que puedan haber tenido las personas infectadas, pidiéndoles que se hagan pruebas y se aíslen. Seguimos vigilando a los que están hospitalizados.

Queremos seguir llevando a cabo nuestras actividades asociativas habituales, pero tenemos que protegernos a nosotros mismos y a nuestras comunidades de la epidemia. Esto se ha convertido en un requisito previo.

Hemos creado un fondo regional de emergencia Covid, pero los costes son muy elevados. Para hacer frente a ellos, necesitamos ayuda financiera internacional.

Por supuesto, sabemos que no somos los únicos en una situación crítica, que en el sudeste asiático en particular la nueva ola de epidemias está causando estragos y queremos compartir la solidaridad internacional con nuestros vecinos. No se trata de una palabra vacía, sino de un compromiso activo.

En solidaridad,

Delia Matos

14 de septiembre de 2021

Para enviar donaciones

Cheques

cheques a favor de ESSF en euros solamente, pagaderos en Francia, a enviar a

ESSF

2, rue Richard-Lenoir

93100 Montreuil

Francia

 
Cuenta bancaria:
Crédit lyonnais
Agence de la Croix-de-Chavaux (00525)
10 boulevard Chanzy
93100 Montreuil
Francia
ESSF, número de cuenta 445757C
 
Datos de la cuenta bancaria internacional :
IBAN : FR85 3000 2005 2500 0044 5757 C12
BIC / SWIFT : CRLYFRPP
Titular de la cuenta : ESSF
 
A través de PayPal
Puede enviar dinero a través de Paypal aquí.
 
A través de HelloAsso
También puede enviar dinero a través de la asociación HelloAsso aquí

Bolsonaro botatzeko manifestazioen arrakasta garrantzitsua/Importante éxito de las manifestaciones para echar a Bolsonaro

(Roberto Robaina)

Urriaren 2an Fora Bolsonaroren (“Bolsonaro kanpora”) leloarekin egingo ziren manifestazioak aurrerapen handiz deitu ziren, inprobisaziorik gabe. Polizia militarrak uste du São Paulon manifestazioak 10 etxadiko luzeera zituela. 100.000 manifestari inguru. Zinelandia, Rio de Janeiron, gainezka zegoen. Belo Horizonten, gutxienez 80.000 pertsonak egin zuten manifestazioa. Brasilgo hegoaldeko muturrean, Rio Grande do Sul estatuan, gaucho barnealdeko hiriak barne, “Fora Bolsonaro” oihua ere entzun zen. Hori gertatu zen, halaber, iparraldeko eta ipar-ekialdeko hiriburu guztietan eta herrialdeko hiri nagusi guztietan. Mundu osoan, hainbat hiriburutan egin dira Brasilgo borrokarekiko elkartasun-ekintzak.

Urriaren 2ko jardunaldia funtsezko elementua da indarren korrelazioa aztertzeko. Lehenik eta behin, ekintza bateratu honek gobernuaren aldeko kaleko indar korrelazioaren narriadura posiblea blokeatzen duelako, Bolsonaroren ospea murriztu eta gero eta isolatuago egon arren, bere berrautaketa gero eta gertagaitzagoa bihurtzen baitute. Urriaren 2an masen oroimenean ezabatzen du irailaren 7a, bolsonarismoak kalean bere indarra erakutsi zuenean. Eta Brasilgo kalea, 2013tik, aldaketa instituzionalak gertatzeko presioa egiten ari diren joera sozial eta politiko sakonen adierazleetako bat bihurtu da.

Irailaren 7an, bazirudien eskuin muturrak mobilizatzeko ahalmenaren zati handi bat galdu zuela, baina, hala eta guztiz ere, kalean zuen pisua oraindik bazela, eta, erantzunik gabe, Bolsonarok iraun zezakeela, eta eskuin muturra erradikalizatu eta eraginkorragoa bihurtuko zela. Hurrengo egunean, kamioilarien ekintzek, patronaleko sektoreek argi eta garbi lagunduta, krisia sortzeko eta gertaeren bilakaeran eragiteko gaitasuna adierazi zuten, dela demokrazia mugatu bateko erakundeak presionatzeko, dela geldiarazteko ere.

 

Burgesiak eta Lulak ez dute Bolsonaro kargutik kendu nahi kaleko presioagatik

Irailaren 7an “Fora Bolsonaro” mugimendu demokratikoak bolsonarismoak baino askoz manifestari gutxiago bildu zituen. Mugimenduaren koordinatzailearen deialdi herabeak beldurra handitzea ahalbidetu zuen, nahiz eta abangoardiaren ekintzak duinak izan eta Independentziaren Egunean kaleko monopolioa bolsonaristei lehiatzeko aukera eman. Gaur (urriak 2), kalea Fora Bolsonarotarren esku zegoen erabat. Garaipen handia da, eta hala ospatu behar dugu. Froga bat da kalean eta ez bakarrik iritzi inkestetan, oposizioa indartsuagoa dela. Hala ere, aitortu behar dugu urriaren 2ko manifestazioek ez dutela lortu aurreko Fora Bolsonaro mugimenduaren beste borroka egunetako mobilizazio-maila. Hala ere, bolsonaristek baino jende gehiago bildu zuten irailaren 7an, eta, zalantzarik gabe, hedapen nazional zabalagoa izan zuten.

São Paulon jende gehiago bildu zuen bolsonarismoaren indar sinbolikoa “leherkorragoa” izan bazen ere, bere ekintza eguna São Paulon eta Brasilian izandako bi ekitalditan zentratu zen (Bolsonaro ere bertan zela.) Gure urriaren 2a ez da izan gure ekintzarik handiena, bi arrazoirengatik:

– PTko zuzendaritzak eta Lulak dagoeneko aukeratu dute hauteskundeetako eta Bolsonarismoaren arteko norgehiagoka beren estrategia nagusitzat. Lulak manifestazioetan parte hartu ez izanak agerian uzten du bere lan politikoan garrantzi handiagoa ematen diola hauteskundeak irabazteko aliantzak sortzeari, kaleko manifestazioei baino. Kaleak bigarren mailako eginkizuna du zuzendaritza “petistaren” politikan, bere oinarri soziala etenda mantentzeko politika baten bitartez eta jendearen gogamenei iradokiz Bolsonaro boteretik aterako duen arma bozkatzea dela.

– Bolsonaroren aurka borrokatzeko gai den hautagairik aurkitu ez duen burgesia liberalak ez du kargugabetzeko arriskurik hartu nahi.

Bien bitartean, Centrão (diputatu mertzenarioen talde zentrista) gobernua bere asmo usteletarako erabiltzen ari da, eta talde patronalek Bolsonaro txalotu eta presionatzen dute, doikuntza neoliberal gehiago aplika ditzan. Delfim Neto adierazpen intelektual esanguratsuena duen burgesiaren zati bat Lularekin aliantzara batu bada, gehiengoa hautagai propio baten bila dabil oraindik. Aurkitu arte, ez du impeachment bat kalean presionatzeko interesik (Bolsonaro kargutik kentzeko legezko prozedura). Gainera, Bolsonarok irailaren 7an bere indarra erakutsi zuen, eta ohartarazi zuen ez zuela onartuko bere impeachment-ari aurre egin gabe, eta are gutxiago bere edo bere taldeko baten espetxeratzeari. Irailaren 7ko ekintza eta hitzaldi su-emaileen ondorioez kezkaturik, Bolsonarok suhiltzaile-lanak egiteko eta berak sinatuko zuen gutun bat idazteko eskatu zion Michel Temerri (politikari zahar maniobragileari, Dilma Roussefen kide ohia izandakoa eta honen ondorengoa hau kargugabetua izan ondoren), erakunde judizialekin eta parlamentarioekin armistizio bat zigilatzeko. Ikusteko dago ea honek hauteskundeak arte iraungo duen. Baina burgesia liberalak kargugabetzeko borrokatik alde egitea erabaki zuelako seinaleak ere hoztu egin zuen Bolsonaroren irteera eskatzeko kalera irten ziren milioika pertsonen konfiantza.

 

Indar korrelazioa handitzea Bolsonaroren erorketa inposatzeko

Horrela, urriaren 2ko manifestazioek, aste askotan ekintza nazional bateraturik gabe egon ondoren Fora Bolsonaroren garrasiak kalean irudikatutako garaipena gorabehera, alternatiba bat ireki zuten. Bolsonaro kaleko indarrez jokoz kanpo uzteko benetako masen azken mobilizazioa izan daiteke, baita hauteskundeetako lehen mobilizazioa ere, edo errebote bat izan daiteke, “Fora Bolsonaro” mobilizazioaren beste saiakera bat, kalearen ekimenez. Goiko gainegituraren indarrek ez dute nahi kaleak hain ozen hitz egitea. Erakunde tradizionalak eta hauteskunde-ekimenak nagusi diren jokoa nahiago dute. Orain arte, iraultzaren bultzada ez da indar horiek garaitzeko gai izan. Hau beti oso urrun geratu dela ere esan dezakegu. Baina hori da egiten dugun apustua. Indar korrelazioa aldatzen eta gobernuaren erorketa inposatzen arrakasta izateko bermerik gabeko apustua da, indar instituzional eta elektoralen aurka. Nolanahi ere, merezi du apustu hori egitea, hori baita borroketan eraikitako eta kaleko itxaropenei erantzungo dieten erakunde berriei oinarri bat emango dieten indar politiko eta sozialak garatzeko modu bakarra. Hori da programa antikapitalista baten oinarri sozialak eraikitzeko modu bakarra.

 

2021/10/4

 

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/au-bresil-important-succes-des-manifestations-pour-virer-bolsonaro

 

Itzulpengintza: F.E. antikapitalistak.org-entzat

 

(Roberto Robaina)

Las manifestaciones del 2 de octubre con el lema de Fora Bolsonaro (fuera Bolsonaro) se convocaron con mucha antelación, sin improvisación. La policía militar estima que en São Paulo, la manifestación tenía una longitud de 10 manzanas. Esto representa alrededor de 100.000 manifestantes. La Cinelandia, en Río de Janeiro, estaba abarrotada. En Belo Horizonte, se manifestaron no menos de 80.000 personas. En el extremo sur de Brasil, en el estado de Rio Grande do Sul, incluidas las ciudades del interior gaucho, también se escuchó el grito de “Fora Bolsonaro”. Este también fue el caso en todas las capitales del norte, noreste y en todas las principales ciudades del país. En todo el mundo, varias capitales han sido escenario de acciones de solidaridad con la lucha en Brasil.

La jornada del 2 de octubre es un elemento esencial para analizar la correlación de fuerzas. En primer lugar, porque esta acción unitaria bloquea un posible deterioro de la correlación de fuerzas en la calle en favor del gobierno, a pesar de la disminución de popularidad de Bolsonaro y su creciente aislamiento que hacen que su reelección sea cada vez más improbable. El 2 de octubre borra en la memoria de las masas el 7 de septiembre, cuando el bolsonarismo había demostrado su fuerza en la calle. Y la calle en Brasil, desde 2013, se ha convertido en uno de los indicadores de profundas tendencias sociales y políticas que están presionando para que se produzcan cambios institucionales.

El 7 de septiembre parecía que la extrema derecha había perdido gran parte de su capacidad de movilización, pero que, a pesar de todo, su peso en la calle todavía existía, y que, sin respuesta, Bolsonaro podría mantenerse y la extrema derecha se radicalizaría y se volvía más eficaz. Las acciones de los camioneros al día siguiente, apoyadas abiertamente por sectores de la patronal, indicaron su capacidad para producir una crisis e influir sobre el curso de los acontecimientos, ya sea para presionar a las instituciones de una democracia ya limitada o incluso para paralizarlas.

La burguesía y Lula no quieren destituir a Bolsonaro por la presión de la calle

El 7 de septiembre el movimiento democrático “Fora Bolsonaro” reunió a un número mucho menor de manifestantes que el bolsonarismo. La tímida convocatoria de la coordinadora del movimiento había permitido que el miedo creciera, aunque las acciones de la vanguardia fueran dignas y permmitieran disputar a los bolsonaristas el monopolio de la calle el Día de la Independencia. Hoy (2 de octubre), la calle estaba totalmente en manos de las y los “Fora Bolsonaro”. Esta es una gran victoria que debemos celebrar como tal. Esta es una prueba de que en la calle y no solo en las encuestas de opinión, la oposición es más fuerte. Sin embargo, debemos reconocer que las manifestaciones del 2 de octubre no han alcanzado el nivel de movilización de otros días de lucha del movimiento Fora Bolsonaro en el pasado. No obstante, reunieron a más personas que las y los bolsonaristas el 7 de septiembre, e indudablemente tuvieron una extensión nacional más amplia.

Si la fuerza simbólica del bolsonarismo que reunió a más personas en São Paulo fue más “explosiva”, su día de acción se centró en solo dos eventos en São Paulo y Brasilia, que además contaron con la presencia de Bolsonaro). Nuestro 2 de octubre no ha sido la mayor de nuestras acciones por dos razones:

– La dirección del PT y Lula ya han elegido la confrontación electoral con el Bolsonarismo como su principal estrategia. La ausencia de Lula de las manifestaciones es una indicación de que en su trabajo político da más importancia a la creación de alianzas para ganar las elecciones que a las manifestaciones callejeras. La calle juega un papel secundario en la política de la dirección “petista” de mantener su base social en suspenso, pero insuflando a las mentes de la gente la idea de que votar es el arma que realmente sacará a Bolsonaro del poder.

– La burguesía liberal que no ha encontrado un candidato capaz de luchar contra Bolsonaro no quiere arriesgarse a una destitución.

Mientras tanto, el Centrão (grupo centrista de diputadas y diputados mercenarios) está utilizando el gobierno para sus propios propósitos corruptos, y los grupos patronales aplauden y presionan a Bolsonaro para que aplique aún más ajustes neoliberales. Si una parte de la burguesía cuya expresión intelectual más significativa es Delfim Neto ya se ha unido a la alianza con Lula, la mayoría todavía está buscando un candidato propio. Hasta que lo haya encontrado, no tiene interés en presionar en la calle para un impeachment (procedimiento legal para la destitución de Bolsonaro). Además, Bolsonaro mostró su fuerza el 7 de septiembre y advirtió que no aceptará sin resistirse a su impeachment, y mucho menos a su encarcelamiento o el de uno de los suyos. Preocupado por las consecuencias de los actos y discursos incendiarios del 7 de septiembre, Bolsonaro pidió a Michel Temer (viejo político maniobrero, ex vice de Dilma Roussef asumió la presidencia después de su destitución) que hiciera de bombero y escribiera una carta que Bolsonaro firmaría para sellar un armisticio con las instituciones judiciales y parlamentarias. Queda por ver si esto durará hasta las elecciones. Pero la señal de que la burguesía liberal decidió retirarse de la pelea por la destitución también enfrió la confianza de los millones de personas que salieron a las calles para exigir la salida de Bolsonaro.

Aumentar la correlación de fuerzas para imponer la caída de Bolsonaro

Así, las manifestaciones del 2 de octubre, a pesar de la victoria representada por el grito de Fora Bolsonaro en la calle después de muchas semanas sin acciones nacionales unificadas, abrieron una alternativa. Puede ser tanto la última movilización de masas real para poner a Bolsonaro fuera de juego por la fuerza de la calle como la primera movilización electoral o puede ser un rebote, un nuevo intento de la movilización “Fora Bolsonaro”, por iniciativa de la calle. Las fuerzas de la superestructura de arriba no quieren que la calle hable tan alto. Prefieren un juego dominado por instituciones tradicionales e iniciativas electorales. Hasta ahora, el impulso revolucionario no ha sido capaz de derrotar a estas fuerzas. Incluso podemos decir que esto ha quedado siempre muy lejos. Pero esa es la apuesta que hacemos. Es una apuesta sin garantías de tener éxito en cambiar la correlación de fuerzas e imponer la caída del gobierno, en oposición a las fuerzas institucionales y electorales. En cualquier caso, vale la pena hacer esta apuesta porque es la única manera de desarrollar las fuerzas políticas y sociales que den una base a nuevas instituciones, construidas en las luchas y que respondan a las expectativas de la calle. Esta es la única manera de construir los cimientos sociales de un programa anticapitalista.

4/10/2021

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/au-bresil-important-succes-des-manifestations-pour-virer-bolsonaro

Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

MAGREBEKO HERRITARRENTZAKO BISAK: BOTEREAREN ESKALADA ARRAZISTA

MAGREBEKO HERRITARRENTZAKO BISAK: BOTEREAREN ESKALADA ARRAZISTA

Philippe Poutou

Macronek eta bere gobernuak iragarri berri dute Aljeriako eta Marokoko herritarrei emandako bisa kopurua erdira jaitsiko dutela, eta tunisiarrei emandako bisa kopurua % 30 murriztuko dutela. Gabriel Attalek azaldu duenez, erabaki basati horren arrazoia da “herrialde horiek ez daudela ados Frantzian mantendu ezin ditugun eta nahi ez ditugun herritarren itzulketak onartzearekin”. Bestela esanda, Magrebeko herrialdeek ez dute Frantziatik kanporatzeko politiken “jokoa jokatzen”.

Iragarki hau eskandalagarria da zentzu batean baino gehiagotan. Ohikoa da Frantziak bere kolonia zaharrekin dituen menderatze-harremanetan, beraz, xantaia baten antzekoa da, baita diktat neokolonial baten antzekoa ere: Gabriel Attalen hiztegia (“elkarrizketa bat egon zen, gero mehatxuak egon ziren. Gaur mehatxu hori egiten ari gara “) hor dago baieztatzeko.

Neurri horrek izan ditzakeen ondorioak oso larriak izan daitezke, ehunka mila pertsonari Magrebeko herrialdeen eta Frantziaren artean mugitzeko aukera kentzen baitzaie, jakinda lekualdatze horiek funtsezkoak direla Mediterraneoaren bi aldeetako milioika pertsonen bizitza ekonomiko, sozial eta familiarrerako.

Epe ertainera, erabaki horrek nabarmen areagotu dezake egoera ilegalean dauden pertsonen kopurua, egoera horiek eragindako ondorio dramatiko guztiekin (laneko esplotazioa handitzea, osasun-arreta jasotzeko zailtasunak, “Migrazio- ibilbideak” bereziki arriskutsuak erabiltzea, etab.).

Iragarpen horiekin, Macronen gobernuak baieztatu du eskuin muturrarekin lehian parte hartzea erabaki duela. Le Figaro-k ere (egunkari frantses eskuindarra) galdera hau egiten du: “Hau al da Zemmour efektua (hautagai ultraeskuindarra) presidentetzarako kanpainan?”. Nolanahi ere, Emmanuel Macronek bereziki gogortu du immigrazioari buruzko tonua “. Izan ere, zaila da erabaki hau ikustea, eztabaida publikoa diskurtso arrazista, islamofobo eta antimigratzaileaz gainezka dagoen une batean, eskuin muturraren atzetik etengabe dabilen boterearen oportunismo politiko miserable eta arriskutsuaren adierazpen berri bat baino, baita horrek estigmatizazioa eta diskriminazio arrazistak indartzea esan nahi badu ere.

Migratzaileek Mediterraneoan hiltzen jarraitzen dutenean (gutxienez 50 aljeriar hil ziren itsasoan joan den asteburuan), hondamendi klimatikoa gero eta jende gehiago mugitzen ari da, eta eskuin muturrak gero eta gehiago erakusten ditu hortzak, ez dago zalantzan jartzerik. Migrazio-politika arrazistei amaiera eman behar zaie, trafikoari, asiloari edo bizilekuari buruzkoak badira. Migratzaileak hartzea, guztiak, “Errefuxiatu politikoen” eta “migratzaile ekonomikoen” artean hierarkiarik ezarri gabe. Agiririk gabeko etorkinak erregularizatzea, agiririk gabeko etorkin guztiak, “Lan egiten dutenen” eta “lan egiten ez dutenen” artean sailkatu gabe. Lursailaren zentimetro bakoitza “dei-efektuaren” edo “lehia desleialaren” teoriko erreakzionarioei lagatzeari uko egitea. Mugitzeko eta bizitzeko baldintzarik gabeko askatasuna defendatzea, aukera politikoen kontua eta aberastasunaren benetako banaketaren aldeko borroka baino ez dela gogoratuz.

Hori baieztatzen jarraituko dugu, giro nazkagarriari amore eman gabe, eta horixe defendatuko dugu presidentetzarako kanpainan.

29/09/2021

https://lanticapitaliste.org/actualite/politique/visas-pour-les-ressortissantes-du- maghreb-surenchere-r aciste-du-pouvoir Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

Visados para ciudadanos y ciudadanas del Magreb: escalada racista del poder

Philippe Poutou

Macron y su gobierno acaban de anunciar su intención de reducir a la mitad el número de visados concedidos a las personas nacionales de Argelia y Marruecos, y de reducir los visados para las tunecinas en un 30%. Según Gabriel Attal, la causa de esta brutal decisión sería el hecho de que “estos países no están de acuerdo en aceptar devoluciones de ciudadanos suyos que no queremos y no podemos mantener en Francia”. En otras palabras, los países del Magreb “no juegan el juego” de las políticas de expulsión de Francia.

Este anuncio es escandaloso en más de un sentido. Típico de las relaciones de dominación que Francia mantiene con sus antiguas colonias, es por lo tanto similar a un chantaje, incluso a un diktat neocolonial: el vocabulario de Gabriel Attal (“Hubo un diálogo, luego hubo amenazas. Hoy estamos llevando a cabo esta amenaza”) está ahí para confirmarlo.

Las consecuencias que esta medida podría tener son potencialmente desastrosas, privando a cientos de miles de personas de la posibilidad de moverse entre los países del Magreb y Francia, cuando sabemos que estos desplazamientos son esenciales para la vida económica, social y familiar de millones de personas a ambos lados del Mediterráneo.

A medio plazo, esta decisión también puede aumentar significativamente el número de personas en situaciones de ilegalidad, con todas las consecuencias dramáticas generadas por estas situaciones (aumento de la explotación en el trabajo, dificultades para acceder a la atención sanitaria, uso de “rutas de migración” particularmente peligrosas, etc.).

Con estos anuncios, el gobierno de Macron confirma que ha optado por participar en la competencia con la derecha extrema y la extrema derecha. Incluso Le Figaro (periódico francés de derechas) lo dice, planteando inocentemente la pregunta: “¿Es este el efecto Zemmour (probable candidato ultraderechista) en la campaña presidencial? Emmanuel Macron, en cualquier caso, endurece singularmente el tono sobre la inmigración”. De hecho, es difícil ver en esta decisión, tomada en un momento en que el debate público está saturado de un discurso racista, islamófobo y antimigrante, otra cosa que una nueva expresión del miserable y peligroso oportunismo político de un poder que no deja de correr detrás de la extrema derecha, incluso si eso significa reforzar la estigmatización y la discriminación racistas.

Cuando las personas migrantes siguen muriendo en el Mediterráneo (al menos 50 argelinas murieron en el mar el fin de semana pasado), la catástrofe climática está causando cada vez más desplazamientos de población y la extrema derecha muestra sus dientes un poco más cada día, no hay que vacilar. Hay que poner fin a las políticas migratorias racistas, se refieran al tráfico, el asilo o la residencia. Acoger a las personas migrantes, a todas, sin establecer una jerarquía entre los “refugiadas políticas” y las “migrantes económicas”. Regularizar a las personas inmigrantes indocumentadas, todas las inmigrantes indocumentadas, sin clasificar entre “las que trabajan” y “las que no trabajan”. Negarse a ceder cada centímetro de terreno a las y los teóricos reaccionarios del “efecto llamada” o de la “competencia desleal”. Defender la libertad incondicional de movimiento y residencia, recordando que no es más que una cuestión de opciones políticas y una lucha por una distribución real de la riqueza. Esto es lo que seguiremos afirmando, sin ceder a un ambiente nauseabundo, y esto es lo que defenderemos en la campaña presidencial.

29/09/2021

https://lanticapitaliste.org/actualite/politique/visas-pour-les-ressortissantes-du-maghreb-surenchere-raciste-du-pouvoir

Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

Protestas contra la política de inmigración de Biden y el tratamiento a la migración haitiana

(Dan La Botz)

(AP Photo/Felix Marquez)

(AP Photo/Felix Marquez)

Fotos y videos de oficiales de la policía fronteriza de Estados Unidos en la frontera con México usando sus caballos y lo que parecían ser látigos contra personas haitianas que deseaban emigrar a los Estados Unidos despertaron indignación la semana pasada.

Las escenas de violencia han llevado a una condena y protestas generalizadas contra el presidente Biden, incluso por parte de líderes de su propio partido, que acusan a la administración de políticas inhumanas y racistas.

Impedir la entrada de las y los haitianos, un acto inhumano

Ya había habido protestas contra el mantenimiento por Biden de la Regla 42, heredada de la era Trump, que utiliza el covid como excusa para negar la entrada de las y los solicitantes de asilo, pero las escenas de las y los migrantes negros mantenidos en condiciones caóticas, peligrosas y sucias en Del Río, Texas, y luego agentes de la Patrulla Fronteriza que cabalgaban hacia migrantes, con las riendas de sus caballos que parecían látigos, despertaron indignación. El látigo es un símbolo de esclavitud en el que una vez se mantuvo a la gente negra.

La situación de las personas migrantes haitianas es extraordinaria. Haití, que ya era la nación más pobre del hemisferio occidental, sufrió recientemente el asesinato de su presidente, una poderosa tormenta tropical destructiva y un terremoto de magnitud 7,2 que se sumó al desastre. Miles de personas han buscado refugio en otros países. Sin embargo, Estados Unidos, en violación de sus propias leyes y acuerdos internacionales de asilo, utilizó la Regla 42 del expresidente Donald Trump para excluir a las personas haitianas debido a la crisis del covid en los Estados Unidos, luego las deportó a Haití, donde el covid es endémico y la tasa de vacunación es baja.

Luego, la semana pasada, 15.000 personas haitianas aparecieron repentinamente en las ciudades gemelas de Ciudad Acuña, Coahuila (México) y Del Río (Texas). Viviendo en sórdidos condiciones bajo un puente de carretera en México, las y los haitianos intentaron pasar a los Estados Unidos, donde los oficiales de la patrulla fronteriza les arrestaron. La forma en que la administración Biden les trató en Del Río es arbitraria. Miles de personas fueron metidas en aviones y enviadas de vuelta a Haití, miles más fueron admitidas temporalmente en los Estados Unidos y otras, finalmente, permanecieron en México.

Follón en el Partido Demócrata

Biden se había postulado para presidente como candidato de la comunidad negra y como partidario de una reforma migratoria.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Charles Schumer, dijo: “Insto al presidente Biden y al secretario Mayorkas a poner fin de inmediato a estos desalojos y poner fin a esta política del artículo 42 en nuestra frontera sur. No podemos seguir las políticas odiosas y xenófobas de Trump que no tienen en cuenta nuestras leyes de refugio. Debemos permitir que las y los solicitantes de asilo presenten sus solicitudes en nuestros puntos de entrada y se beneficien de un procedimiento regular”. Un tribunal federal de los Estados Unidos declaró ilegal la Regla 42 aproximadamente al mismo tiempo.

El Caucus Negro del Congreso se reunió con personal funcionario de la Casa Blanca para expresar sus preocupaciones. La representante Barbara Lee, demócrata de California, pidió a la administración que detuviera los vuelos de deportación a Haití.

“Descorazonadora crueldad”

Derrick Johnson, presidente de la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color, la histórica organización negra, emitió una declaración en la que dijo: “Esta crueldad es absolutamente repugnante. Los acontecimientos que tuvieron lugar hoy son demasiado familiares para quienes conocen la historia poco glamurosa de Estados Unidos. Las acciones que presenciamos hoy eran inhumanas bajo la última administración, y este sentimiento permanece. Ninguna persona que huya de la pobreza y el hambre debe ser tratada de esta manera. Durante demasiado tiempo, la comunidad haitiana ha sido maltratada por nuestra nación”.

Además de personal político y organizaciones de derechos humanos, cientos de personas protestaron contra el trato a las personas haitianas durante las manifestaciones en San Francisco, Houston, Boston, Miami y otras ciudades.

Pero las propuestas del Partido Demócrata para la reforma migratoria están bloqueadas en el Congreso y es poco probable que se adopten. Las y los Socialistas Democráticos de América (DSA) y otros grupos de extrema izquierda están pidiendo la abolición de la policía de inmigración y la apertura de la frontera; pero estas demandas tienen poco apoyo.

29/09/2021

L’Anticapitaliste – 584 (30/09/2021)

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/protestations-contre-la-politique-dimmigration-de-biden-et-le-traitement

Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

El imperialismo estadounidense cambia su estrategia

(Dan La Botz)

El 29 de agosto, durante uno de los últimos días de la ocupación militar en Afganistán, un error del Ejército de los Estados Unidos acarreó la muerte de diez personas civiles, incluidos siete niños. Este horrible asesinato perpetrado contra víctimas inocentes es emblemático del fracaso global de la guerra de veinte años estadounidense.

Tanto en el campo republicano como en el demócrata, el apoyo popular a la guerra había desaparecido hace ya diez años. Es por eso que el expresidente Donald Trump ya había iniciado el proceso de retirada, que el presidente Joseph Biden completó recientemente.

Reorganización del imperialismo estadounidense

En una situación de corrupción generalizada y en ausencia de apoyo popular, el intento de hacer de Afganistán un estado moderno, liberal y democrático colapsó, a la vez que el ejército afgano, en el momento de la caótica retirada de los Estados Unidos y la toma del poder de los talibanes. En total, la guerra habrá costado la vida a 2.448 soldados estadounidenses y 3.846 mercenarios estadounidenses, mientras que las y los afganos y pakistaníes muertos en zonas de guerra son 241.000, más del 70% de los cuales son víctimas civiles. El costo total de la guerra fue colosal: 2 billones de dólares que podrían haberse utilizado para mejorar las condiciones de vida en los Estados Unidos y el resto del mundo.

Si esta guerra fue una derrota para los Estados Unidos, que ya se puede comparar con la de Vietnam, la teocracia talibán, con sus políticas autoritarias y misoginia, no es una victoria para el pueblo afgano. Los talibanes pueden resultar incapaces de gobernar un país golpeado por la pobreza y encontrarse enfrentados muy pronto a una guerra civil con el Estado Islámico, tan reaccionario como ellos.

Si, a primera vista, la retirada de las tropas de Afganistán y anteriormente de Iraq puede interpretarse como derrotas, también podrían verse como parte de un proyecto para reorientar la política exterior y la estrategia militar de los Estados Unidos.

Estos dejarían la gestión del mantenimiento del orden en Oriente Medio a sus aliados, Israel, Arabia Saudita, Egipto, así como a otras pequeñas potencias como Qatar o Bahréin. Este desplazamiento les permitiría redirigir su fuerza militar contra las dos superpotencias rivales: China y Rusia. El cambio en la política imperial de los Estados Unidos fue simbolizado por el anuncio el 15 de septiembre del acuerdo para la venta de submarinos nucleares a Australia. Al consolidar alianzas con países de Asia/Pacífico, Biden intentará revivir el proyecto de “giro hacia Asia” que fracasó con el expresidente Obama.

Reconstruir el movimiento antiimperialista

Por lo tanto, aunque algunos observadores consideran que la retirada de los Estados Unidos de Afganistán es una derrota significativa para el imperialismo estadounidense, el declive del poder de Estados Unidos no debe exagerarse. Estados Unidos sigue siendo la mayor potencia económica del mundo en términos de PIB. Los actores económicos más poderosos son los Estados Unidos (20,49 billones de dólares en PIB), China (13,4), Japón (4,9) y Alemania (4). El gasto militar de los Estados Unidos representa el 39 % del gasto mundial, este porcentaje es del 13 % para China y ningún otro país supera el 4 %. Los Estados Unidos todavía tienen 750 bases militares en todo el mundo y mantienen el liderazgo en tecnología de equipos de guerra; sin embargo, Rusia ha progresado en el desarrollo de su tecnología militar y China se está poniendo al día.

Para su rivalidad con China y Rusia, Estados Unidos podrá seguir utilizando sus fuerzas de élite, misiones secretas, armas y drones para intervenir en países de todo el mundo siempre que sus intereses se vean amenazados.

Mientras que el imperialismo estadounidense se reorienta y reafirma, el movimiento contra la guerra lleva desaparecido desde hace años. Frustrados por su incapacidad para bloquear las guerras libradas en Irak y Afganistán por el expresidente George W. Bush, las y los activistas que se opusieron a las guerras creían que Obama las pondría fin. Otra decepción que causó un desaliento en el movimiento.

En ausencia de movilizaciones, y con un número relativamente bajo de víctimas del lado del Ejército de los Estados Unidos, especialmente en comparación con conflictos anteriores, la mayoría de la gente no se sentía preocupada por las guerras y mostró poco interés en ponerles fin. Con el movimiento “Occupy Wall Street” que surgió hace diez años, después de la crisis de 2008, el activismo político se ha desplazado hacia las desigualdades económicas. En los últimos años, la epidemia de Covid-19 y el cambio climático se han convertido en las principales preocupaciones de la gente movilizada. Por lo tanto, la tarea crucial de crear un nuevo movimiento antiimperialista corresponderá a la izquierda.

23/09/2021

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/limperialisme-us-modifie-sa-strategie

<

p style=”text-align: justify;”>Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

La crisis sanitaria en Italia continúa, la reacción está a la ofensiva

(Franco Turigliatto)

La situación italiana se caracteriza por la persistencia de la pandemia (y por su gestión por parte del gobierno) y por la ofensiva de las fuerzas patronales contra las clases trabajadoras en el campo del empleo y los salarios para concretar los proyectos de reestructuración industrial del “Plan de Recuperación”.

En cuanto a la pandemia, los resultados de los dos gobiernos (Conte y Draghi) que se han sucedido en los últimos dos años son totalmente negativos, ya sea porque las “zonas rojas” no se establecieron a tiempo, o porque los cierres se abandonaron demasiado pronto y todas las actividades productivas se volvieron a poner en servicio gradualmente para garantizar la recuperación de las ganancias, pero también porque no se han tomado las medidas necesarias para recuperar  el sistema sanitario, los centros de estudio, los transportes, en gran parte destruidos por los recortes presupuestarios de los años precedentes.

El primero de los negacionistas es el gobierno

El gobierno utiliza hoy el establecimiento y la gestión del “Pase Verde” [Bajo esta medida, las y los empleados se verán obligados a estar vacunados contra el coronavirus con al menos una dosis, o si no es el caso, presentar una prueba PCR negativa realizada en las 72 horas previas o haber pasado la enfermedad en los últimos tres meses ndt] para tratar de descargar el desastre producido por su política sobre la responsabilidad individual de cada persona y permitir que las y los capitalistas tengan nuevos medios de chantaje contra las y los trabajadores.

La retórica del gobierno y los medios sobre la “seguridad” es pura hipocresía porque debido a la precariedad, al aumento ininterrumpido de los ritmos de trabajo, a la eliminación por parte de la patronal de las medidas de seguridad, todos los días hay trabajadores y trabajadoras que pierden la vida en su lugar de trabajo.

El primer negacionista es el gobierno y su acción contradictoria, con la imposibilidad de que un millón de personas migrantes obtenga la vacuna, y la opción compartida con otros gobiernos europeos de salvar las ganancias de las Grandes Farmaceúticas evitando el levantamiento de patentes y, por lo tanto, el acceso a las vacunas para la mayoría de la población mundial.

Por otra parte, la casi totalidad del personal que trabaja en los sectores de la salud y educativo ha sido vacunado y el porcentaje del conjunto de la población que ya ha recibido la segunda dosis es muy elevado.

Las y los reaccionarios salen a la calle

En esta situación, no debe haber malentendidos con respecto a las manifestaciones de “No Vax”: son manifestaciones en las que se expresan ideologías reaccionarias, defendiendo falsas libertades individuales, mientras que las libertades colectivas y una visión solidaria de la sociedad se niegan radicalmente incluyendo, por lo tanto, los derechos individuales y, en primer lugar, el derecho a la vida; están organizadas por fuerzas de extrema derecha o directamente fascistas, con el apoyo más o menos enmascarado de otras fuerzas de la derecha; las y los participantes provienen principalmente de los sectores sociales de la pequeña o media burguesía, en particular el sector del comercio y la restauración, caracterizados por un profundo individualismo. La presencia de fuerzas de extrema izquierda que se hacen ilusiones sobre los beneficios que podrían obtener de estas manifestaciones es completamente marginal.

Por el contrario, las principales fuerzas de la izquierda radical están llevando a cabo tanto una campaña para denunciar las políticas gubernamentales como una campaña para garantizar el acceso a las vacunas para todas y todos, incluidas las personas migrantes; también participan activamente en la campaña europea “No a los beneficios a costa de la pandemia” que pide el levantamiento de las patentes sobre las vacunas.

Luchas en las empresas

Vamos a nuestro segundo punto: el 30 de junio el gobierno puso fin a la congelación de los despidos (que sin embargo no había impedido que un millón de personas perdieran su empleo), aceptada vergonzosamente por la dirección de las principales centrales sindicales y asistimos a un fortalecimiento de la ofensiva patronal contra el trabajo: muchas empresas han decidido cerrar y deslocalizar sus producciones. Entre ellas, el GKN Florencia(componentes automotrices), que emplea a más de 500 trabajadores y cuyas producciones alimentan al grupo Stellantis (Grupo automotriz resultante de la fusión del grupo PSA y Fiat Chrysler Automobiles).

Esta empresa es propiedad de Melrose, un fondo de inversión británico que decidió cerrarla aún cuando es tecnológicamente avanzada y no estaba en crisis. Las y los trabajadores, con un nivel de conciencia sindical excepcionalmente alto, no han cedido, no solo han exigido garantías sociales sino que han ocupado la fábrica convocando una asamblea general permanente; han exigido la reapertura del establecimiento – diciendo de inmediato que podían reiniciar la producción – la denegación de cualquier despido y el mantenimiento de todos los derechos adquiridos. Al enfrentarse al gobierno y a Confindustria (CEOE italiana), están luchando por una ley real contra las deslocalizaciones y han redactado su propio proyecto de ley. Han sabido lograr una fuerte solidaridad en toda la Toscana, pero también a nivel nacional. Su llamamiento, “¡Insorgiamo!” (Levantémonos), que utiliza el lema de la insurrección de la Resistencia en Florencia (El 11 de agosto de 2021, el día en que Florencia celebró el 77 aniversario de la Liberación del nazismo-Fascismo, los trabajadores de GKN y la Asociación Regional de Partidarios se manifestaron juntos en la plaza central de la ciudad), está dirigido a las y los trabajadores de toda Italia: levantémonos todos y todas para defender los derechos laborales, para recuperar los derechos que están arrebatándonos. Esta lucha se ha convertido en un hecho político nacional y el sábado 18 de septiembre vivirá un nuevo momento decisivo con la manifestación nacional en Florencia.

Los sindicatos de base, a su vez, están preparando una huelga nacional para el 11 de octubre con una plataforma para defender el empleo, los salarios y los derechos sociales. La esperada victoria de la GKN y el éxito del 11 de octubre pueden cambiar positivamente el equilibrio de poder entre clases, en una situación que, en general, sigue siendo muy difícil para las clases trabajadoras.

17/09/2021

Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar