Israel/Palestina: tres éxitos internacionales de la campaña BDS

(Julien Salingue)

En rápida sucesión, la campaña BDS (Boicot, Desinversiones, Sanciones) ha logrado tres grandes éxitos a nivel internacional, confirmando que, dos meses después de la última ofensiva violenta israelí contra las y los palestinos, el movimiento de solidaridad internacional está creciendo y sumando puntos.
 
El lunes 5 de julio, el fondo de pensiones más grande de Noruega anunció que se retiraba de unas quince multinacionales, incluidas Alstom, Altice Europe y Motorola, invocando sus actividades en los asentamientos israelíes en Cisjordania. KLP, que gestiona 95 mil millones de dólares en activos, ha explicado que “Motorola y otras compañías corren el riesgo de ser cómplices de violaciónes del derecho internacional en Palestina ocupada” . En cuestión, la prestación de servicios al ejército israelí y / o los asentamientos, pero también la participación en la financiación de la construcción de viviendas e infraestructura en los territorios bajo ocupación israelí, lo que se tradujo en el descarte de cinco bancos por parte del KLP. El fondo de pensiones noruego sigue los pasos de otras estructuras del mismo tipo, como ABP, el mayor fondo de pensiones de los Países Bajos, que anunció, en el verano de 2020, el fin de sus participaciones en dos bancos israelíes debido a su participación en la colonización.

Para el FC Barcelona, Jerusalén no es aceptable

El 15 de julio, las críticas “en acción” a la política colonial israelí se expresaron en un terreno completamente diferente, con el anuncio, por parte del jefe del club de fútbol Beitar Jerusalem, de la cancelación del partido amistoso con el FC Barcelona, programado para el 4 de agosto.

¿Razones de la cancelación? Por “razones políticas” , según el dueño del club, quien dijo en su página de Facebook: “Compré Beitar por amor a la ciudad santa, y si me rindo por razones políticas para jugar en Jerusalén, no lo haré de acuerdo con mi principios ”. Es decir: el FC Barcelona se negó a permitir que el partido amistoso se disputara en Jerusalén, la autoproclamada capital del Estado de Israel, y propuso que tuviera lugar en Tel Aviv. BDS y la Federación Palestina de Fútbol lanzaron una campaña de interpelación al club azulgrana, que dio sus frutos con la cancelación definitiva del partido.

Sin helados Ben & Jerry ‘s en las colonias

Tercer acto el 19 de julio con el anuncio del famoso fabricante de helados Ben & Jerry’s del final de la venta de sus productos en los territorios palestinos ocupados – y por tanto en las colonias: “Creemos que no es compatible con nuestros valores que los helados Ben & Jerry se vendan en los territorios palestinos ocupados”. Una decisión que provocó reacciones de indignación en Israel, desde la oficina del primer ministro Naftali Bennett que declaró que “el boicot no funciona y no funcionará, y lucharemos con todas nuestras fuerzas” al canciller del “centrista” ( ?) Yaï Lapid, quien explicó que “La decisión de Ben & Jerry ‘es una capitulación vergonzosa ante el antisemitismo y el movimiento BDS.” Benjamin Netanyahu tuiteó: “Los israelíes ahora sabemos qué helado NO comprar”. Y sabemos por nuestra parte que la campaña BDS, destinada a aislar al Estado de Israel mientras se violen los derechos nacionales y democráticos de las y los palestinos, sigue produciendo sus efectos: un estímulo para seguir desarrollándola.

20/07/2021

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/israelpalestine-trois-succes-internationaux-de-la-campagne-bds

Traducción: F E para antikapitalistak

Ante las movilizaciones populares en Cuba y las agresiones imperialistas

Declaración del Buró ejecutivo de la Cuarta Internacional

  • ¡Fin inmediato del bloqueo económico imperialista a Cuba!
  • ¡Por una Cuba libre y soberana!
  • ¡Abajo la injerencia imperialista en Cuba!
  • ¡Por una democracia socialista en Cuba!

El pasado 11 de julio asistimos a unas protestas impulsadas por la tremenda carestía que sufre Cuba desde que Trump la situó en la lista de países terroristas, cortando las remesas de los EEUU a la isla, lo que se acrecentó con la pandemia y cortó en seco los ingresos procedentes del turismo.

Esto se da en una isla que tiene que importar gran parte de los productos que consume, sin ningún apoyo internacional (las enormes dificultades que atraviesa Venezuela también han repercutido negativamente en Cuba), algo que en algunos aspectos recuerda a los peores tiempos del “periodo especial”. Este bloqueo también impide la producción de vacunas contra la Covid-19 para los cubanos a pesar de la ayuda que Cuba ha aportado a otros países durante la pandemia.

A esto se le suman malestares de hondo calado en la isla: la diferenciación social que ha aumentado mucho en los últimos treinta años, durante los cuales el gobierno ha tratado de atraer inversiones extranjeras y ha desarrollado el sector turístico permitido un aumento de la iniciativa privada que emplea mano de obra asalariada. En una situación de escasez de bienes, la desigualdad en el acceso a los dólares estadounidenses ha amplificado aún más las desigualdades, que, sin embargo, se han mantenido mucho más bajas que en los países que han restaurado el capitalismo, como China, Vietnam y el antiguo bloque de Europa del Este. En Cuba no se ha desarrollado un importante sector capitalista local autorizado a explotar el trabajo asalariado. El sector capitalista local está ciertamente creciendo, pero no en la misma medida que en los países mencionados anteriormente. Las enmiendas de 2019 a la constitución han dejado claro que todavía existen barreras legales para el libre desarrollo del sector capitalista, en particular la limitación del número de asalariadas que puede contratar el sector privado local.

A los preocupantes efectos del aumento de la desigualdad, del bloqueo y del aumento de la producción nacional para satisfacer las necesidades de la población, se suma el desarrollo de sectas religiosas evangélicas que presionan al gobierno para limitar, por ejemplo, el pleno reconocimiento de los derechos de los LGBTQI+.

También cabe destacar la actividad de nuevas generaciones, muy conectadas a las redes sociales globales, entre las que se desarrolló una nueva generación de artistas, que no se siente en absoluto concernida por el legado de la revolución. Al mismo tiempo, va muriendo una parte importante de la generación que participó directamente en el proceso revolucionario del tercer cuarto del siglo pasado.

Este cóctel está estallando en un contexto en el que el gobierno tiene un margen de actuación muy escaso para mitigar los efectos a corto plazo de la carestía y mucha resistencia en abrir un proceso democrático de toma de decisiones que vuelva a atraer a las nuevas generaciones (el proceso constituyente del 2018-2019 fue un intento en este sentido, pero ha sido claramente insuficiente). Al favorecer métodos burocráticos, el gobierno no está haciendo ningún esfuerzo por incrementar la participación de los trabajadores, en particular para el desarrollo del control obrero en las empresas y del control ciudadano en la sociedad.

Esto explica el recurso a la represión y a la movilización de los sectores que les continúan siendo fieles para detener las protestas y el intento de recuperar al menos en la temporada de verano un cierto ingreso turístico que les aporte margen de mejora para combatir ciertos aspectos de la desafección popular. El discurso del presidente Miguel Díaz Canel el domingo 11 de julio, tras la ola de protestas que han afectado a más de una decena de ciudades del país del Este al Oeste, no es una respuesta adecuada a la situación. Aunque Díaz Canel reconozca que gran parte de los manifestantes estaba sinceramente preocupada por las dificultades de las condiciones de vida, no hizo ninguna autocrítica de su manejo de la situación haciendo únicamente hincapié en las manipulaciones del sector contrarrevolucionario que está claramente a favor de la intervención de Estados Unidos – lo que de manera evidente debe ser condenado. El llamamiento gubernamental a los revolucionarios para movilizarse en las calles en respuesta a las amenazas de los contrarrevolucionarios corre el riesgo de provocar enfrentamientos y un aumento de la represión.

No podemos desligar las protestas en Cuba de lo que está ocurriendo en otros países de América Latina en donde, con motivaciones diversas, la carestía de la vida agravada por la pandemia y medidas ultraliberales, está detrás de estallidos sociales como el colombiano reciente, como lo fueron los de Ecuador y Chile en 2019. Sin duda la pandemia ha agudizado todas las contradicciones sociales a nivel internacional y en América Latina en particular, conduciendo a una creciente exclusión social y a desigualdades cada vez mayores. A pesar de contar con una atención sanitaria ejemplar en muchos aspectos, Cuba tampoco logra escapar a los efectos económicos y sociales más perversos de la crisis global y de la pandemia. Sin embargo, las igualmente crecientes resistencias sociales latinoamericanas, al enfrentarse a los planes económicos y políticos del imperialismo para la región, juegan en favor de la quiebra del aislamiento y la preservación de la independencia política de Cuba.

Desgraciadamente, importantes sectores de la izquierda no hacen ningún análisis crítico de la situación que vive Cuba, del desgaste de su sistema político y de la desesperanza de las generaciones más jóvenes. Por el contrario, vemos en muchos países un cierre de filas acrítico en el que todo son conspiraciones imperialistas, donde no se reconoce la legitimidad de la movilización popular y se la atribuye exclusivamente a “agentes del imperialismo”. Es una obviedad que el imperialismo busca disputar el sentido de las protestas sociales al servicio de sus intereses en los diferentes conflictos internacionales de un mundo cada vez más convulso, aún más en un país que se mantiene como ejemplo de resistencia soberana para toda la región… Y que lo haga cada vez más mediante intensas campañas en las redes sociales, por las cuales intenta conducir desde afuera el descontento social, para encauzarlo hacia el derrumbe del gobierno cubano. Pero que todo sea producto de la injerencia de las grandes potencias es una postura alejada de la compleja y contradictoria realidad. Es más, esta respuesta desprecia el concurso de los sectores populares en los conflictos sociales, como si todo fuera una partida de ajedrez a la cual el pueblo nunca está invitado y donde se le considera una especie de menor de edad incapaz de tomar consciencia de sus intereses y de defenderlos.

Si bien la situación es compleja y contradictoria, desde la Cuarta Internacional, que desde los primeros tiempos ha apoyado incondicionalmente la Revolución Cubana, defendemos algunas ideas fundamentales:

– En primer lugar, condenamos y exigimos el cese inmediato del bloqueo ilegal e inhumano al que se somete al pueblo cubano. 

– Llamamos a la movilización solidaria para paliar la situación de desabastecimiento de productos básicos que sufre la isla y oponernos al bloqueo decretado por EE.UU.

– Exigimos que la administración Biden retire a Cuba de su lista de países que amparan y favorecen al terrorismo, algo fundamental, por motivos obvios, para aliviar la situación económica del país. Repudiamos las amenazas de intervención con que Biden busca alabar a la ultraderecha cubana en el exilio y los sectores republicanos más reaccionarios.

– Denunciamos la campaña de los grandes medios de comunicación internacionales que afirman falsamente que todo el pueblo cubano se levanta contra el gobierno y que éste respondería con gran brutalidad, mientras hacen la vista gorda ante las formas represivas antipopulares mucho más violentas utilizadas en países como Francia frente a los Chalecos Amarillos en 2018-2019, en Estados Unidos durante las protestas de Black Lives Matter en 2020, o en Colombia en 2021, por citar solo algunos ejemplos de una larga lista.

– Exigimos a las autoridades cubanas que respeten el derecho democrático a la protesta, el desarrollo de movimientos sociales independientes, el pluralismo político y el debate democrático, único camino para impedir que la Revolución deje de ser un ejemplo para los pueblos de América Latina y del mundo.

– Pedir la verdad acerca de las condiciones de detención y represión con el fin de detener el abuso de la fuerza y de encausar a los responsables de abusos.

– Pedimos la liberación inmediata de los detenidos en las manifestaciones del 11 de julio; siempre y cuando no hayan cometido acciones que hayan atentado contra la vida de otras personas. 

– Defendemos una Cuba soberana, independiente y con verdadera participación democrático-popular de los trabajadores en los destinos de la isla. Por una Cuba socialista y democrática.

Turquía :El equilibrio violento de Erdogan

El equilibrio violento de Erdogan: asesinato y represión de la oposición, negociaciones con Occidente

(Uraz Aydin)

Su nombre era Deniz Poyraz. Esta joven militante kurda de 27 años fue asesinado en las instalaciones del HDP (Partido Democrático Popular, izquierda pro kurda) en Izmir el 18 de junio por un activista de extrema derecha. El asesino, Onur Gencer, logró entrar en el edificio, frente al cual se encuentra un puesto de control policial permanente, sin ser interceptado. Más tarde se supo que una reunión de unas 40 personas programada para el momento del asesinato había sido cancelada en el último minuto. Así, el asesino, del que encontramos fotos con uniforme de faena y fusiles automáticos en el norte de Siria, donde habría trabajado como trabajador sanitario, y que había explorado repetidamente el edificio, probablemente tenía la intención de llevar a cabo una masacre con probablemente dos cómplices, que lograron escapar. También parece que Poyraz fue torturada antes de su asesinato.

Dos pesos, dos medidas

La actitud benevolente de los policías que detuvieron al asesino en el acto, y su prisión preventiva en espera de juicio en 24 horas, sin buscar profundizar la investigación sobre sus probables vínculos políticos y de otro tipo, fueron duramente criticados por parte de la opinión pública. En comparación, por ejemplo, con la represión de estudiantes, mujeres o en particular LGBTI + cuyos diversos actos organizados con motivo del Orgullo fueron muy violentamente reprimidos por la policía. Si el presidente Erdogan esperó dos días antes de condenar este asesinato, el verdadero impacto fue la aceptación por parte de la Corte Constitucional de la acusación encaminada a prohibir el HDP, tres días después del ataque. A finales de marzo, el expediente considerado insuficiente había sido remitido al fiscal que solicitó la disolución del partido (como otros seis partidos pro kurdos desde 1992) por “actividades terroristas”. La acusación también pide la inelegibilidad contra 450 líderes y activistas, hombres y mujeres, del partido.

Intentos de un nuevo posicionamiento internacional

Mientras que las revelaciones del padrino mafioso en fuga Sedat Peker a través de sus videos en YouTube y sus tweets revelan el nivel de complicidad del aparato estatal con el crimen organizado -desde el narcotráfico internacional hasta el lavado de dinero, Erdogan, debilitado internamente, sobre todo por la efectos de una crisis económica que no ha dejado de profundizarse durante tres años, está intentando resituarse a nivel internacional junto al clan occidental, tras un período de tensiones multilaterales. En efecto, la política exterior de Ankara elaborada sin ninguna perspectiva y basada en un orgullo desmesurado (como su líder) esperaba poder seguir un rumbo “independiente” negociando por separado con potencias rivales.Esta perspectiva ha permitido efectivamente en cierta medida una consolidación a nivel interno, con el objetivo de frenar el proceso de erosión de la base islamo-nacionalista del AKP. Sin embargo, Ankara vio cómo se reducía su margen de maniobra “independiente”, especialmente después de la derrota de Trump y la llegada de Biden, acompañadas de crecientes tensiones con Moscú (en temas como Libia, Nagorno-Karabaj y Ucrania, a pesar de la importante cooperación militar y energética) y Europa (especialmente con Macron).

Benevolencia occidental16:47

 
 

El presidente Erdogan se planteaba así aprovechar la cumbre de la OTAN y la de la Unión Europea para convencer a los Estados occidentales de su nuevo giro, a la vez que intentaba mantener ante su base electoral su postura de hombre fuerte que no se doblega. Así su reunión con Biden se presentó como una oportunidad para exigir responsabilidad por el reconocimiento de Washington del genocidio armenio. Erdogan salió de dicha reunión con el compromiso de subcontratar el tema de la seguridad del aeropuerto de Kabul después de la retirada de Estados Unidos, sin siquiera abordar el tema del genocidio. Si Turquía no estaba en el centro de las discusiones en la cumbre europea, parece que el clan occidental, para quien es fundamental tener a Ankara a su lado por su posición geopolítica, especialmente con respecto a las personas migrantes, está preparado para no forzar demasiado a Erdogan en la cuestión democrática siempre que este último haga un acto de lealtad y se muestre “cooperativo”. Esto está lejos de sorprender a las fuerzas de izquierda en Turquía, que son muy conscientes de que la caída del dictador será obra de las y los explotados y oprimidos.

2/07/2021

Semanal L’Anticapitaliste – 575 (01/07/2021)

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/le-violent-equilibre-derdogan

Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

Derecho de asilo: ¿el fin de un principio?

(Henri Wilno)

El jueves 2 de junio, el Parlamento danés aprobó, por 70 votos contra 24, un proyecto de ley que permite al país “subcontratar” sus solicitudes de asilo: el gobierno danés ahora puede enviar a personas que han presentado una solicitud de asilo en Dinamarca a otro país, fuera de la Unión Europea, durante el tiempo del examen de su expediente.

El derecho de asilo tiene orígenes muy antiguos. Se ha introducido gradualmente en la legislación nacional e internacional. Es cierto que siempre ha habido cierta arbitrariedad en su aplicación: los refugiados del Imperio Ruso después de 1917 se beneficiaron enormemente de ella; por otro lado, las y los judíos alemanes perseguidos por el gobierno nazi vieron sus solicitudes de asilo en Francia y otros países rechazadas masivamente en la década de 1930.

Un derecho consagrado

El derecho de asilo fue proclamado solemnemente después de la Segunda Guerra Mundial. Así, en 1946, el artículo 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos establece: “Ante la persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo y a disfrutar de asilo en otros países”. La Convención de Ginebra de 1951 dio a esta protección una traducción en el derecho internacional público. Sin embargo, la arbitrariedad no cesó completamente en la aceptación de solicitudes y aumentó a partir de la década de 1960. La mayoría de los países occidentales que habían acogido con bastante liberalidad a refugiados de países orientales durante la Guerra Fría comenzaron a tomar medidas que aumentaron la tasa de rechazo de las solicitudes.

Esta política restrictiva continuó hasta el punto de vaciar en gran medida el derecho de asilo de su eficacia. Sin embargo, el principio se mantuvo: el solicitante de asilo tiene derecho a un examen individual de su solicitud siempre que llegue a territorio “seguro”, lo que los Estados están tratando cada vez más de prevenir (véanse los acuerdos de la Unión Europea con Turquía sobre refugiados sirios).

Un paso más hacia la barbarie

Hasta ahora solo un país occidental había roto abiertamente con este principio: Australia, donde el trato de las y los refugiados y solicitantes de asilo es una tarea confiada, con incentivos financieros, a terceros países (Papúa Nueva Guinea, Nauru en el Pacífico). Pero el 3 de junio, el Parlamento danés aprobó un proyecto de ley que prevé enviar a las y los solicitantes de asilo a un tercer país. Dinamarca ya ha concluido un memorando de entendimiento con el gobierno de Ruanda, que cubre la migración, el asilo, el retorno y la repatriación. De hecho, se trata de disuadir cualquier solicitud de asilo: ¿qué solicitante de asilo extranjero vendrá a Dinamarca sabiendo que será enviado a Ruanda u otro país (se evoca Túnez, Egipto, Eritrea)? El gobierno de Mette Frederiksen tiene un objetivo declarado: “Ni una persona refugiada”. ¡Y pertenece al Partido Socialdemócrata!

Esta no es la primera manifestación de hostilidad hacia las personas refugiadas en el gobierno danés de “izquierda”, pero es la más significativa. La implementación de tal política en otros países marcaría el final de un principio, ciertamente astillado, pero que todavía puede constituir un recurso. Un paso más hacia la barbarie

Hebdo L’Anticapitaliste – 574 (24/06/2021)

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/droit-dasile-la-fin-dun-principe

Traducción: F.E. para Antikapitalistak

Ebrahim Raïssi: un criminal contra la humanidad “decretado” Presidente de la República en Irán

(Berouse Farahany)

Las y los iraníes fueron llamados a las urnas para elegir a su 13º Presidente de la República de entre los candidatos convenientemente filtrados por el “Consejo de Guardianes”, algo que sucede en todas las elecciones, lo que elimina automáticamente la calidad “democrática” de todas estas elecciones.

Hasta ahora, el poder siempre dejaba en liza a un candidato del llamado campo “reformista”, para dar una apariencia de verdaderas elecciones, y al mismo tiempo usarlo como chivo expiatorio, responsable de todos los males de la sociedad. Pero esta vez el bloqueo ha ido más allá de lo imaginable. El Líder Supremo, titular del verdadero poder, en la práctica y de acuerdo con la Constitución, decidió eliminar a cualquier candidato que no estuviera subordinado al círculo restringido del poder. Quería fortalecer los lazos a su alrededor, incluso eliminando a personas cercanas al presidente saliente Hassan Rouhani.

Y en medio de una indiferencia casi general y una abstención récord imposible de ocultar, se produjo el anuncio de la victoria de Ibrahim Raïssi, actual jefe del poder judicial.

Múltiples crisis en Irán

Este miembro de la “Comisión de la Muerte” responsable de las masacres de miles de prisioneros políticos en el verano de 1988 es considerado un criminal contra la humanidad por Amnistía Internacional. El anuncio de su elección no fue seguido por ningún desfile de sus partidarios y partidarias en las calles, ninguna escena de alegría ni siquiera alguna señal de entusiasmo.

Las razones de esta situación son muchas. Irán está pasando por múltiples crisis:

– Una crisis económica sin precedentes debida a la aplicación de políticas neoliberales, agravada por las sanciones estadounidenses. Se caracteriza por el desempleo masivo, el colapso de la moneda nacional, una caída vertiginosa de la producción (tres años consecutivos de recesión), una inflación de dos o incluso tres dígitos que afecta a ciertas necesidades básicas, el impago de salarios durante meses, una crisis bursátil, una corrupción sistémica y a gran escala, etc.

– Una crisis ecológica que se manifiesta principalmente en torno a la falta de agua (después de sequías sucesivas y debido a una política irracional de construcción de presas), repetidos incendios forestales, contaminación de ríos…

– Una verdadera crisis política y un divorcio casi total entre el poder iraní y el pueblo que se traduce en un boicot activo y declarado, no solo por facciones políticas o activistas y movimientos sociales, sino también de una masa de personas pertenecientes a diferentes estratos de la población trabajadora. Por primera vez en muchos años, se escucharon consignas a favor del boicot durante las manifestaciones de pensionistas y huelgas de trabajadoras y trabajadores, ¡a pesar de las amenazas del gobierno y del propio Guía!

Luchas sociales en ebullición

El régimen islámico está en una posición muy mala. Después de dos levantamientos populares en 2016 y 2018, brutalmente aplastados en sangre, en Irán se da una ebullición de luchas sociales. Se han registrado en un año 1915 movimientos, huelgas, bloqueos de sitios y otras acciones organizadas a nivel nacional por trabajadoras y trabajadoras industriales, en magisterio, personas jubiladas, personal del sector salud durante la pandemia del Covid-19. Y ya hace años Irán ha venido siendo sacudido por manifestaciones y huelgas de personas empleados, pensionistas y desempleadas.

Y estas luchas dan sus frutos. Las y los trabajadores han logrado obtener satisfacción de sus demandas en varias ocasiones. El movimiento más importante fue la larga lucha victoriosa de las y los trabajadores de la fábrica de azúcar Haft-Tapeh, que obtuvieron la cancelación de la privatización de su fábrica mediante huelgas sucesivas, aprovechando las divisiones dentro del gobierno sobre este tema, incluida la opinión favorable de Ibrahim Raïssi es consciente de la gravedad de la situación y de la base social muy estrecha del régimen. Quiere caminar sobre dos patas: por un lado un puño de hierro, por el otro unos gestos sociales para negociar con Occidente y salir de la crisis. Pero la tarea es imposible. La división entre el pueblo y el poder es abismal.

Hebdo L’Anticapitaliste – 574 (24/06/2021)

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/ebrahim-raissi-un-criminel-contre-lhumanite-decrete-president-de-la

Traducción: F.E. para Antikapitalistak

Brasil 19J: miles de personas salen a las calles en Recife contra Bolsonaro y la represión policial

Esquerda online (Corriente Resistencia del PSOL)

La movilización del sábado 19 de junio en Recife, mostró la fuerza del movimiento Fora Bolsonaro (Fuera Bolsonaro). A pesar de las fuertes lluvias, miles de personas volvieron a salir a las calles, en números mucho mayores que el 29 de mayo. Las estimaciones oscilan entre 10.000 y 15.000 personas en las calles. Lo cierto es que este sábado 19 de junio la manifestación fue el doble de grande que la anterior, ocupando el distrito de Boa Vista. ¡Las y los manifestantes están decididos a echar a Bolsonaro y exigir vida, pan, vacunas y educación!

La indignación despertada por la absurda represión contra las y los manifestantes después de la manifestación del 29 de mayo y la solidaridad con las dos personas que perdieron un ojo -Daniel y Jonatan- después de ser alcanzadas por balas de goma disparadas a quemarropa, contribuyeron a la amplitud de la movilización. ¡La revuelta y la solidaridad han salido a las calles!

Esta vez no hubo represión contra las y los manifestantes y la manifestación tuvo lugar en paz, habiendo podido quienes participaban en ella caminar desde el lugar de inicio hasta el final y subir por el puente Duarte Coelho, sin poner en peligro sus ojos y la vista. El sistema policial reunido por el gobierno del PSB (Partido Socialista Brasileño) ni siquiera se acercó a la mitad del número utilizado en mayo. El gobierno estatal (de Pernambuco) -que hasta ahora no ha revelado de dónde vino la orden- acompañó directamente la acción de la policía, incluida la presencia del Secretario de Seguridad que observó la manifestación.

Esto solo fue posible después del impacto nacional de la represión, resultado de la presión de movimientos sociales, parlamentarios y la acción de la prensa independiente, como la agencia Marco Zero, que difundió, desde todos los ángulos posibles, imágenes de la intervención policial. Pese a todo, abogadas y abogados populares voluntarios acompañaron a la manifestación para prepararse ante cualquier eventualidad.

La fuerza del movimiento fue tal que obligó a Bolsonaro a retirarse de un “Desfile de la Muerte” que estaba programado para este domingo 20 de junio en la capital de Pernambuco (Recife). Ha sido cancelado. El “desfile de la muerte” sería una falta total de respeto a todas las víctimas del Covid-19 y sus familias, como Doña Eulália, de 90 años, que estuvo presente en el acto con un cartel con la foto de su hija, una de las 500.000 víctimas del virus y el gobierno genocida.

Un grandioso 19J

[…] la manifestación contó con la participación de toda la izquierda y los movimientos sociales. Activistas de los partidos PSOL, PCB, PT, PCO y PSTU marcharon con sus banderas. El PSOL tenía una columna organizada, con pancartas y banderas. También estuvieron presentes parlamentarios de izquierda, además de las centrales sindicales CUT, CSP e Intersindical, y varios colectivos juveniles, antirracistas y de mujeres, como la Resistencia Feminista, MTST (Movimiento de las y los trabajadores sin techo), MST (Movimiento de las y los sin tierra), Mouvement des sans-toit de Recife), sindicatos de conductores de autobuses, maestros y funcionarios públicos.

Recife, Pernambuco y Brasil van por buen camino para acabar con el gobierno de Bolsonaro y frenar al fascismo: la máxima unidad política de la gente trabajadora y sus organizaciones.

2021/06/22

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/19j-des-milliers-de-personnes-descendent-dans-la-rue-recife-contre

Traducción: F.E. para antikapitalistak