Faxismoaren Aurrean, Saretxe Feminista!!

Esta tarde el movimiento feminista vasco,convocado por la Marcha Mundial de las Mujeres de Euskal Herria, se ha solidarizado con el pueblo andaluz en todas las capitales vascas. Se ha gritado bien claro: Faxismoaren Aurrean, Saretxe Feminista!! Ni un paso atrás! Con los derechos de las mujeres no se negocia! Comunicado de la Emakumeko Mundu Martxa._ “Los partidos de extrema derecha que intentan formar gobierno utilizan la ley contra la violencia machista como carta para la negociación; en el planeta del partido Vox se habla de medidas como la supresión de la citada ley, la exclusión del aborto y de las operaciones de cambio de sexo de la sanidad pública… ¡Están negociando con nuestros derechos! Entendemos esto como una reacción del sistema ante los avances del Movimiento Feminista, como una maniobra para apretar las cadenas del patriarcado. El fascismo español ha llegado para extender un impulso reaccionario contra el feminismo, la fobia contra las personas migrantes e implantar un neoliberalismo salvaje. Pero sabemos que lo que está ocurriendo en Andalucía no es un caso aislado; en España se está extendiendo la ultraderecha, que se refuerza sin complejos en sus posiciones fascistas y racistas. Consecuencias de esta tendencia: políticas contrarias a la vida de las mujeres, explotación laboral y políticas xenófobas y de expulsión. Y ello no está pasando solo en el Estado español; la extrema derecha está en auge y se hace con el poder: Estados Unidos, Brasil, Austria, Polonia… Se encuentra en su momento más fuerte de las últimas décadas, y los partidos ultranacionalistas y xenófobos se multiplican, gracias a la cobertura que les dan los medios de comunicación. Esto hace que las y los ciudadanos de calle se sientan legitimados con las prácticas racistas de las instituciones y de los partidos políticos de derecha, tal y como la agresión racista a una mujer negra ocurrida ayer miércoles 9 de Enero en un autobús de linea en Gasteiz. Queremos manifestar todo nuestro apoyo y nuestra solidaridad internacionalista y feminista a las mujeres que en todo el mundo luchan contra el fascismo. Nos unimos especialmente a las protestas que las mujeres de Andalucía y colectivos de personas migrantes organizarán en los próximos días. ¡Estamos con vosotras! ¡Los derechos de las mujeres no se negocian!
Nosotras, desde aquí, seguiremos luchando, organizándonos, construyendo alianzas. Porque la solidaridad es nuestra arma más potente.

¡Seguiremos en marcha hasta que todas seamos libres!

Las compañeras y compañeros de AntiKapitalistak, hacemos nuestras todas la convocatorias para frenar  los ataques de la extrema derecha contra los derechos de las mujeres.

Hagamos temblar el sistema: ¡nosotras paramos el mundo!

Comunicado de Anticapitalistas para el 8M:
Hagamos temblar el sistema: ¡nosotras paramos el mundo!

Este 8 de Marzo tiene algo distinto, llega tras las movilizaciones feministas que en los últimos meses han recorrido el mundo y llega de la mano del llamamiento al paro internacional de mujeres. Este 8M paramos para recordar que somos nosotras las que movemos el mundo, en el trabajo, en las aulas, en casa… Somos nosotras, las invisibles, las que ponemos rostro a la precariedad y la pobreza, las que cuidamos, limpiamos, cocinamos y velamos por el bienestar de los nuestros, las que hemos visto recortados nuestros derechos y desmanteladas las pocas conquistas conseguidas para lograr esa igualdad real, fuera y dentro de casa, las primeras en ser recortadas o privatizadas, las que seguimos siendo objetos en la publicidad, las que estamos siendo humilladas, violadas y asesinadas un día sí y otro también. Somos nosotras las que este 8M decimos que si nuestras vidas valen menos, que produzcan sin nosotras.

Sin nosotras no giraría el mundo. Somos nosotras las encargadas del trabajo reproductivo y de cuidados, esa parte de la economía que el capitalismo no reconoce e invisibiliza como condición necesaria para sobrevivir. Capitalismo y patriarcado se unen para someternos, apropiarse de nuestro trabajo, de nuestro tiempo, de nuestros cuerpos y de nuestras vidas. Es por esa razón por la que nos presionan para ser madres, es por lo que nos concentramos en sectores ligados a estas tareas, es por lo que chocamos con el techo de cristal, es por lo que somos nosotras las que pedimos la reducción de jornada para conciliar… El capitalismo, aún más en crisis, recurre al patriarcado, para intentar poner orden en su desorden, como forma de resolver su incapacidad para garantizar el bienestar. Sin embargo, sus beneficios y nuestras vidas no son compatibles.

El 8M salimos a las calles quienes representamos el cambio, quienes creemos en la libertad y en la democracia, quienes no olvidamos a las trabajadoras que murieron un 8 de Marzo por defender la igualdad salarial. Este 8M paramos para recordar que nuestros cuerpos y nuestras vidas son nuestras y que desde un feminismo anticapitalista no sólo podemos parar el mundo sino hacer que gire en sentido contrario, rompiendo con el ajuste de tuercas que suponen las políticas neoliberales, no pagando deudas que no nos pertenecen, poniendo en el centro de la política nuestras vidas, nuestro bienestar, siendo conscientes de que la democracia empieza en casa, en el reparto de tareas, y sigue en el trabajo, en el barrio, en las aulas y en las calles. El 8M paramos para hacer temblar al  sistema.

Continuar la lucha para no morir, feminismo para vivir

MachismoEste 25 de Noviembre, día internacional contra la violencia machista, es distinto, a partir de la movilización del 7N, el movimiento feminista, hemos conseguido situar la violencia en la agenda política. Sin embargo, sabemos que no es suficiente.

La cifra de asesinatos machistas sigue subiendo, 93 en 2015 (feminicidio.net), y sabemos que la violencia machista es mucho más que los asesinatos, que los golpes, es económica, psicológica, simbólica, sexual… Nos mata el machismo y éste se apoya en un sistema cuyas raíces encontramos en nuestra vida cotidiana y en todos los ámbitos: la brecha salarial entre mujeres y hombres, el miedo a volver sola a casa, la presión de la publicidad sobre nuestros cuerpos, que tu palabra se escuche menos que la de un hombre, cuestionamiento de tu capacidad para decidir, la intromisión en tu vida y tu sexualidad, etc.

La escalada de violencia de los últimos meses no se explica sin los recortes en las políticas y servicios que actuaban contra la violencia, y sin el ataque de la derecha para desprestigiarnos (denuncias falsas, conceptos como violencia doméstica en lugar de violencia de género/violencia machista, etc). El desmantelamiento de las conquistas y derechos sociales, como en el caso de la dependencia, de la socialización de los cuidados, etc. nos han hecho retroceder en posiciones ganadas. Las políticas de austeridad (privatizaciones, recortes, precariedad…) aumentan la desigualdad que sostiene la violencia machista. Capitalismo y patriarcado se unen para dar una nueva vuelta de tuerca a la opresión de las mujeres.

Por eso, hoy 25N, y todos los días, tenemos que tomar las calles.

Tras el 7N la lucha continúa.

Marcha mundial de las Mujeres en Euskal Herria 2015 “Nuestros cuerpos, nuestros territorios”. “Seguiremos en marcha hasta que todas seamos libres.”

AstrabuduaUn 8 de Marzo, día internacional de la mujer trabajadora, comienza la caravana de la marcha en Kurdistan (Turquía) con un gran evento de apertura organizado por el Movimiento de mujeres kurdas y por la Coordinación Turca de la MMM, está cruzando Europa de este a oeste y de norte a sur, para finalizar en Portugal (Lisboa) el día 17 de Octubre. Ha pretendido y pensamos que ha logrado conectar en su recorrido movimientos, luchas y resistencias de mujeres de base.
El objetivo claro: VISIBILIZAR nuestras diversas luchas y resistencias políticas, económicas, culturales y sociales dentro de la 4ª Acción Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres.

Del 28 Septiembre al 4 de Octubre ha pasado la Caravana Feminista por Euskal Herria, y con motivo de esta importante cita internacional se han realizado diversas acciones feministas reivindicativas, en torno a cuatro ejes de acción: Cuerpos y sexualidades , Gestión de la diversidad y trabajo en red, Violencias transistemicas y Sostenibilidad y medio ambiente. En torno a estos cuatro ejes, en cada acción llevada a cabo,se han visibilizado las violencias y opresiones que cotidianamente vivimos las mujeres : cánones fascistas de belleza, maternidades impuestas no deseadas, falta de respeto y no aceptación de la diversidad, diversas violencias simbólicas y otras violencias físicas machistas sistemicas y sistemáticas que nos anulan y NOS MATAN.
Ademas se han enlazado las luchas de las mujeres con la lucha por la “soberanía alimentaria”. La autogestión de las mujeres es nuestra estrategia para fortalecer a las mujeres como decisoras políticas y para construir una fuerza mundial en alianza con los movimientos sociales que comparten nuestra lucha anticapitalista y antipatriarcal, por una sociedad basada en valores de libertad, igualdad, justicia, paz y solidaridad.

El recorrido en Euskalherria ha sido extenso y exhaustivo: Comienza en Tafalla el 28 de Septiembre y pasando por: Gares, Iruña, Altasu, Leitza, Elizondo, Hazparne, Baiona, Hondarribia, Donostia, Orereta, Zumaia,, Hernani, Tolosa, Beasain, Agurain, Gasteiz, Bergara, Durango, Gernika, Igorre, Basauri. Portugalete, Getxo para finalizar en Bilbo el día 4 de Octubre con importantes acciones , una gran manifestación y una comida solidaria que desbordo previsiones.
Las actividades se han desarrollado por doquier, ciudades y pueblos , en una gran marea feminista , sobre todo mujeres y algunos hombres que desearon apoyar nuestras reivindicaciones; Eskerrik a todxs por toda esta corriente de feminismo que nos ha inundado en estas fechas y que deberemos mantener VIVA, porque…..

“La Marcha Mundial de las Mujeres ha estado activa en la lucha de las mujeres desde 1998.
La Caravana conectará a mujeres que resisten a la misoginia, la austeridad, el fascismo, el patriarcado y a todas las formas de violencia contra las mujeres, incluida la pobreza, a través de nuestras realidades en tanto que mujeres de cualquier edad, raza o clase social.
Queremos construir alternativas de mujeres ante la creciente imposición del militarismo y de la realidad masculina, para que todas podamos vivir una vida más digna y pacífica”.
¡Creemos y afirmamos que un mundo mejor es posible!

Marisa Tercilla.

AHORA Y SIEMPRE: CONTRA LAS VIOLENCIAS MACHISTAS, RESISTENCIAS FEMINISTAS.

812239915_78034

orain eta beti erresistentzia feminista

En lo que llevamos de 2015 se han cometido 71 feminicidios en el Estado español según datos de feminicidio.net. Es decir, este año 71 mujeres han sido asesinadas por la violencia machista. Repetimos las cifras y parece que no terminamos de hacernos cargo de lo que significa que decenas de mujeres han perdido la vida en lo que va de año…por ser mujeres.
En primer lugar hay que recordar que la violencia machsita es un fenómeno cotidiano, que sufrimos en diferentes intensidades y en todos los contextos: familiar, afectivo, sexual, laboral y social. Todas hemos sentido miedo alguna vez caminando de noche por la calle; muchas hemos recibido un salario inferior al de compañeros varones; en algún momento de nuestras vidas, hemos vivido la imposición de roles que no deseábamos, y hemos sufrido el castigo social por no respetarlas. En el extremo de esta escala de abusos está el asesinato.
El patriarcado, como sistema de dominación, trata de asegurar su continuidad fabricando un consenso aparente, tratando de hacer que las cosas funcionen como si fuera natural que así funcionasen. Cualquier sistema de dominación funciona mejor si quienes sufren la opresión colaboran. Ahora bien, esto no siempre es posible, y la violencia machista es el mecanismo mediante el cual el patriarcado se perpetúa a través del miedo y la coacción. La violencia machista existe porque en la sociedad hay, todavía, una relación jerárquica entre hombres y mujeres. Es un fenómeno estructural, una forma de control que busca mantener a las mujeres en posiciones sociales subordinadas. Es, además, un contínuo: comienza con la discriminación sexista y desemboca (puede desembocar) en el asesinato.
A pesar del aparente consenso social contra la violencia machista ésta sigue sin ser una prioridad, y los medios con que se combate siguen siendo insuficientes. En primer lugar necesitamos que todos los asesinatos machistas sean reconocidos como tales, y que las cifras oficiales dejen de ocultar parte de los casos. Necesitamos que se proteja de forma inmediata a todas las mujeres, independientemente de su situación administrativa o de su profesión. En el plano económico necesitamos servicios públicos fuertes y formación para la igualdad en todos los ámbitos (escolar, sanitario, judicial, etc.). La lucha contra la violencia machista es incompatible con la lógica capitalista de desmantelamiento del Estado de Bienestar. El cierre de servicios especializados y la precarización de las y los trabajadores que atienden estos servicios suponen una actuación irresponsable ante uno de los más graves problemas que enfrenta nuestra sociedad. Mientras la crisis ahoga a las familias, muchas mujeres se ven encerradas en espacios familiares violentos de los que no pueden escapar porque no tienen los medios económicos para ello. Necesitamos más feminismo, en todas partes.
El 7 de noviembre las mujeres vamos a tomar las calles para exigir una respuesta contundente, la marcha contra las violencias machistas será una ocasión para recordar que nos queremos vivas. Basta de feminicidios.

MI CUERPO, MIS NORMAS

28 SEsta semana hemos conocido que, gracias a la lucha del movimiento feminista, el Gobierno del PP aparcaba definitivamente el anteproyecto de Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebido y los Derechos de la Embarazada propuesto por Gallardón.

Es una buena noticia, al igual que el hecho de que uno de los ministros que más duramente ha atacado los derechos de las mujeres en la época reciente haya dimitido al ver su buque insignia encallado, pero no es suficiente.

Aunque el PP ha decidido dejar de lado el anteproyecto, sí que ha decidido “retocar” lo concerniente a las mujeres de 16 a 18 años. El PP lleva anunciando a bombo y platillo que las menores pueden abortar sin que ningún familiar se entere desde que salió a la luz la Ley Orgánica de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, pero es otra más de sus mentiras.  La ley fija en los 16 años la mayoría de edad para abortar, aunque especifica que las menores de edad tendrán que informar al menos a uno o una de sus representantes legales (padre, madre o tutor) si toman la decisión hacerlo. Sólo en caso de alegarse coacción, situación de violencia familiar, malos tratos, amenazas, o se produzca una situación de desamparo puede una menor no informar.

Resulta irónico que chicas de 16 años, legalmente capacitadas para mantener relaciones sexuales, casarse si consentimiento de sus representantes legales y decidir sobre si desean o no someterse a intervenciones quirúrgicas, no puedan decidir si están o no preparadas o si quieren o no llevar a término un embarazo, que para eso en concreto no se les considere lo suficientemente maduras.

La visión patriarcal de la maternidad es una de las grandes losas que pesa sobre las mujeres. Qué es ser una buena madre, cuándo serlo, qué sacrificar para lograrlo… todo esto viene impuesto pero queremos dejar claro que es derecho de las mujeres, reconocido en la declaración de los Derechos Humanos, decidir cuándo y cómo quieren ser madres (si es que lo quieren).

La autodeterminación sobre nuestro propios cuerpos en un derecho básico que no vamos a permitir que nos impidan ejercer. No queremos que nuestros derechos dependan de la buena disposición de quien esté en el poder. Nuestros derechos tienen que ser derechos siempre, no pueden ser moneda de cambio electoralista para la lucha entre partidos.

La lucha no termina aquí, seguiremos luchando por una ley del aborto que garantice plenamente el derecho de las mujeres a decidir sobre sus vidas con libertad y plena autonomía.

¡Queremos un aborto de calidad, seguro, gratuito, en la sanidad pública, despenalizado y con todas las garantías!

Emakumeen askatasunaren aldeko martxoak 8 bat / Un 8 de marzo por la libertad de las mujeres

Gora emakumeen borroka!
internetMARTXOAK8Martxoaren 8a, aurten ere, mundo osoan mobilizatzen diren emakumeen borroka-eguna da, baita Euskal Herrian ere. Antikapitalistak bere eskubideak defendatzen dituzten emakume guztien alde agertzen da. Estatu espainiarreko gobernu eskuindarrak eta Troika-ren eta NFD-ren erabaki austerizida neoliberalak martxan jartzen dituen Eusko Jaurlaritzak eskubide horiek mehatxupean dituzte gaur.
Emakume langile ugari dituzten arloetan egindako murrizketei, hala nola irakaskuntzan eta osasungintzan egindakoei, Gizarte Zerbitzuen inguruan burututakoak gehitu behar zaizkie. Guzti horrek emakumeen artean langabezi-tasa altua, eta noski, eskubide guztiak ez dituzten murgildutako langileen boltsa handia egotea dakar, etxe-langileak adibidez. Murrizketen beste ondorioetariko bat instituzioek beteko ez duten etxeko lanen zama gehigarri izugarria da,, nagusien egoitzetatik hasita haurtzaindegietaraino helduz.
Abortuaren legearen kontrarreforma testuinguru honetan benetako emakumea izateko aukera izan dezan emakumea lantegitik eta fabrikatik askatzeko (frankismoan esaten zen bezala) aitzakian kokatzen da, hau da, ama-inkubagailua, bere gorputz propioari buruz erabakitzeko eskubiderik gabekoa, etxean geratuko dena familia zaintzekoan.
Eskumak sektore katoliko atzerakoienekin duen aliantzaren helburua emakumeen eskubideak subjektu pasiboei ematen zaizkien ‘pribilegio’ bihurtzea da. Subjektu pasibo horiek ez dira guztizko hiritarrak beren natura dela eta, sistema heteropatriarkalean ama-funtzioak, zaintza-funtzioak eta bikote heterosexualaren baitan egindako etxeko lanek osatzen dutelarik natura hori. Familia-, elkarbizitza- eta amatasun-eredu ezberdinak dituzten emakume askoren errealitateak ezeztatu du emakumeen ustezko natura hori, hala nola Euskal Herrian eta mundu osoan martxoaren 8an kalera irtengo diren emakumeenak.
Euskal Herriko Koordinadora Feministak 2014ko martxoaren 8rako adierazi dituen zenbait aldarrikapen errepikatuko ditugu hemen:
Duintasunean erabakitzeko eskubidea nahi dugu, gizartearen eta instituzioen errespetua sentitu nahi dugu pertsona bakoitzaren bizitza-proiektuari dagozkion erabaki propioak hartzen ditugunean.
Bizitza duina eduki nahi dugu, aberastasunen eta lan bai ekoizkorraren bai ugalkorraren bidezko bakanetan oinarritzen dena, emakumeen gain derrigorrez egongo ez den zainketarako eskubidea bermatuz.
Emakume guztientzat eta beren behar zehatzentzat eskura dagoen osasungintza sare publikorako eskubidea exijitzen dugu, ama izan nahi badute zein ez badute nahi.
Gure gorputzak, gure desirak eta gure sexualitatea nola bizi askatasunean erabakitzeko eskubidea nahi dugu, indarkeria matxistarengandik aske.
Noski, aukeratutako amatasun baten eskubidea aldarrikatzen dugu, inposaketarik edo debekurik gabe. Ugaltzeko aukera ezberdinak modu askean aukeratuz horretarako estatuak baliabide eta zerbitzuak bermatzen dituelarik. Estatuak ezin du emakumeen erabakirako eskubidea zalantzan jarri, emakumeak ez-subjektu, zaindu behar diren izaki ezgaituak bagina bezala tratatu gabe.
Emakumeok gure bizitzaren jabe gara, bizitzea pena merezi duen bizitza batena.
Horregatik urtero egongo gara hemen, gure bizitzak eta askatasunak defendatzen ditugulako, haiek dioten bezala bizitzeari uko egiten diogulako eta elkarrekin mundua aldatzea lortuko dugulako.

ANTIKAPITALISTAK


Gora emakumeen borroka!

Este 8 de marzo es, de nuevo, un día de lucha de las mujeres que se movilizan en todo el mundo. En Euskal Herria también y Antikapitalistak apoya a todas las mujeres que defienden sus derechos, ahora amenazados por el gobierno de derechas del Estado español y el gobierno Vasco que aplica las medidas de austericidas neoliberales de la Troika y del FMI.
A los recortes en los sectores básicos de trabajo femenino como enseñanza y sanidad, se unen los efectuados en torno a los Servicios Sociales. Todo ello implica una alta tasa de paro femenino, una gran bolsa de trabajos sumergidos y sin todos los derechos, es el caso de las trabajadoras de hogar. Implica también una enorme carga suplementaria de trabajos domésticos que ahora no van a ser cubiertos por las instituciones, desde las residencias a mayores hasta las guarderías.
La contrarreforma de la ley de aborto se enmarca en este cuadro con el pretexto de liberar a la mujer del taller y de la fábrica (como se dijo en el franquismo)  para que pueda ser una verdadera mujer, es decir madre incubadora y sin derecho a decidir sobre su propio cuerpo que se queda en la casa para cuidar a la familia.
La alianza de las derechas con los sectores católicos más retrógrados pretende convertir los derechos de las mujeres en ‘privilegios’ concedidos a sujetas pasivas, no ciudadanas, debido a su naturaleza, que en el sistema heteropatriarcal es su función maternal, de cuidados y de trabajo doméstico en el matrimonio heterosexual. Situación que la realidad de muchas mujeres con otras formas de familia y de convivencia y de maternidad desmiente a enormes voces, como las que se pronunciarán este 8 de marzo en Euskal Herria y en todo el mundo.
Reproducimos algunas de las demandas reivindicativas expresadas por la Coordinadora Feminista de Euskal Herria en este 8 de marzo de 2014:
Queremos el derecho a decidir en dignidad, sintiendo el respeto de sociedad  e instituciones ante las decisiones propias que correspondan al proyecto de vida de cada persona.
Queremos tener  una vida digna, basada en el reparto equitativo de la riqueza y del trabajo tanto productivo como reproductivo, y en la que se garantice el derecho  al cuidado sin que recaiga obligatoriamente en las mujeres.
Exigimos el derecho a una red sanitaria pública accesible a todas las mujeres y sus necesidades concretas; independientemente de que quieran ser madres o no.
Queremos poder decidir en libertad cómo vivir nuestros cuerpos, nuestros deseos y nuestra sexualidad libres de violencia sexista.
Y por supuesto, reivindicamos el derecho a una maternidad elegida, sin imposiciones ni prohibiciones. Poniendo en práctica de forma libre las distintas opciones reproductivas, garantizando el estado los medios y servicios para ello. No cuestionando el derecho a decidir de las mujeres tratándolas como no-sujetos, seres tutelados e incapacitados.
Las mujeres  somos dueñas de nuestra vida, una vida que merezca ser vivida.
Por esto seguimos estando aquí cada año, porque defendemos nuestras vidas y libertades, porque nos oponemos a ser como ellos quieren que seamos y porque entre todas conseguiremos transformar el mundo.

ANTIKAPITALISTAK

 

Gallardón no sabe con quién se mete. Esta ley la vamos a parar

logofemenArtículo  de Sandra Ezquerra, militante de Izquierda Anticapitalista

El pasado 20 de diciembre el gobierno español del Partido Popular presentó el anteproyecto de la “Ley Orgánica para la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada”. Como ha venido denunciando el movimiento feminista y amplios espectros de la izquierda desde entonces, en caso de aprobarse, la nueva ley significaría el retroceso más importante en materia de derechos sexuales y reproductivos en el Estado español desde la dictadura franquista.

La más retrógrada de tres reformas en 30 años

Sería también el tercer cambio en la legislación del aborto que se realiza en los últimos treinta años. El primero se dio con la ley del 1985, aprobada durante el gobierno del PSOE tras su paso por el Tribunal Constitucional, la cual mantenía la interrupción voluntaria del embarazo en el Código Penal y sólo la permitía en caso que se dieran tres supuestos y con unos plazos determinados: violación hasta las 12 semanas, malformaciones del feto hasta las 22 semanas y riesgos para la salud física y psíquica de la mujer sin límite de tiempo. A pesar de que esta ley supuso una mejora respecto a la penalización absoluta anterior, el movimiento feminista en el Estado español ha continuado reivindicando desde entonces el aborto libre y gratuito. Es decir, su despenalización total y su realización vía el sistema de la sanidad pública sin ningún tipo de coacción ni impedimento. 25 años tardó el PSOE en escuchar estas demandas y sólo las escuchó a medias. Mal y tarde, en 2010 se aprobaba una nueva ley que establecía un plazo de 14 semanas durante el que las mujeres podían interrumpir un embarazo sin aducir supuesto alguno. En caso de malformaciones fetales o de peligro para la salud de la mujer, ésta podía obtener autorización para interrumpir el embarazo hasta la semana número 22. Además de mantener el aborto en el Código Penal, el PSOE no osó contrariar a la derecha española en lo que respecta a la regulación de la objeción de conciencia de los profesionales de la sanidad pública, impidió que las mujeres menores de 18 años pudieran acceder a una interrupción sin el conocimiento de sus padres e, impuso, entre otros obstáculos, un período de reflexión de tres días entre el momento en que la mujer accedía a un médico y la realización del aborto. Acto seguido el Partido Popular recurrió la ley ante el Tribunal Constitucional, donde todavía se encuentra.

Tras su llegada al poder en el año 2011, así como la investidura de Alberto Ruiz Gallardón como Ministro de Justicia, el Partido Popular aseguró que volvería a cambiar la ley durante la primera mitad de su legislatura. Desde entonces han sido numerosas las declaraciones Gallardón en las que aseguraba que la “maternidad era lo que hacía a las mujeres verdaderamente mujeres” (sic) y prometía acabar con la ley anti-vida del PSOE. Han sido dos años plagados de rumores y de opacidad en lo que concierne a esta ley. Durante este tiempo el gobierno ha lanzado varios globos sonda en los que insinuaba que se proponía volver a la legislación del 85 pero eliminando el supuesto de malformación. Lo hacía aduciendo la no discriminación entre fetos de primera y de segunda y reclamando que la presencia de diversidad funcional no es motivo legítimo para impedir que un ser humano nazca. Mientras tanto, por supuesto, recortaba sin cesar todo tipo de ayudas y servicios sociales, incluyendo le recién nacida ley de dependencia y otras prestaciones a la autonomía restringida. Durante este tiempo desde el feminismo nos hemos temido lo peor. Y, a pesar de ello, de nuevo la realidad ha superado nuestras peores pesadillas.

Según la información que el gobierno ha hecho pública hasta el momento, la nueva ley eliminaría las 14 semanas de “aborto libre” y sólo permitiría la interrupción voluntaria del embarazo en dos casos: cuando la mujer haya sido violada, sólo durante las primeras 12 semanas y siempre y cuando haya presentado denuncia previa. Aunque aún está por ver cómo quedaría finalmente el texto, se deberá demostrar también que tener un hijo o hija fruto de la violación crearía peligros para la salud física o psíquica de la mujer. Se pone de este modo la carga de la prueba sobre la mujer, quién no sólo tiene que “hacer lo correcto y acudir a la policía” sino además demostrar el perjuicio que un parto fruto de una violación le produciría. El segundo supuesto es el de riesgo de la salud física o psicológica de la mujer, en cuyo caso se podría acceder a la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 22 semanas. Desaparece, de esta manera, el supuesto de malformación fetal, el cual solo podría ser aducido en caso que las anomalías fueran incompatibles con la vida y sólo si esa “presión insoportable”, tal y como la define Gallardón, fuera inasumible psíquicamente por la mujer. En caso de que la malformación fuera descubierta tras el período de 22 semanas se debería realizar un parto inducido. Estas cuestiones, además, deberán ser constatadas por dos especialistas distintos: uno que diagnostique la malformación del feto y otro que analice psicológicamente los daños que puede sufrir la mujer embarazada. Los dos profesionales, a su vez, no podrán trabajar en el mismo centro donde se realice la interrupción del embarazo.

Por otro lado, en cualquiera de los dos supuestos permitidos la mujer deberá someterse al proceso de “consentimiento informado, libre y válidamente emitido”. Ello incluye la participación de los padres en la decisión de las menores de edad, así como un período de reflexión que pasa de ser de  tres a siete días tras haber sido informada sobre “sus derechos, ayudas, opciones asistenciales, información clínica y alternativas al aborto”.

El anteproyecto, de esta manera, restringe el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo más aún que la antigua normativa de 1985. No sólo elimina el supuesto de malformación fetal sino que impone múltiples obstáculos para poder acceder al de riesgo para la salud de la mujer. Abre la puerta a la objeción de conciencia de cualquier profesional que deba participar en la intervención sin regularla ni limitarla y, por supuesto, inaugura la veda para que el aborto clandestino o los viajes a países donde pueda ser realizado de manera legal vuelvan a estar a la orden del día.

Oposición masiva al anteproyecto de ley

Las voces aparecidas contra esta propuesta de ley son muy numerosas y van desde el movimiento feminista hasta los y las profesionales de la salud y múltiples sectores de la izquierda. De hecho, las disonancias han empezado a sonar incluso dentro del Partido Popular. La reforma propuesta constituye sin duda uno de los ataques más graves, si no el más grave, a los derechos de las mujeres desde la dictadura franquista, sin ser fruto además de ningún consenso ni demanda social. El PP cumple de este modo sus peores amenazas contentando de paso a los sectores más conservadores y recalcitrantes de la Iglesia Católica española.

Es imposible predecir hasta qué punto Gallardón acelerará la aprobación de la ley o buscará apoyos. Por un lado, el PP tiene mayoría absoluta en el congreso y eso le permitiría imponerla como lo ha hecho con otras múltiples (contra)reformas y recortes de derechos. Por el otro, desde que se hizo público su contenido, la ley ha recibido enormes y numerosas críticas y cada vez está más claro que carece de apoyo más allá del ala más dura del Partido Popular. Habrá que ver hasta qué punto el sector más liberal es capaz de mojarse y romper la disciplina interna o se contenta con ser “minoría silenciosa” o también hasta qué punto el propio gobierno se mantiene firme ante las críticas que le siguen lloviendo desde todos los rincones del Estado e incluso a escala internacional. Habrá que ver también cuánto tardan los trámites parlamentarios para su aprobación y hasta qué punto el Partido Popular se quiere ver relacionado con esta ley en plena campaña electoral para las elecciones europeas en mayo.

Esta ley hay que pararla

A pesar del oportunismo con el que el PSOE está criticando la reforma, es indudable que nos encontramos en un momento en que resulta imprescindible construir un movimiento amplio que le oponga su rechazo absoluto y que tenga como objetivo irrenunciable paralizarla. El conjunto de la izquierda debería poner de una vez por todas esta cuestión en el centro de su agenda política y los movimiento sociales deberían dar todo su apoyo al feminismo y responder a sus llamadas de complicidad y solidaridad. Estoy absolutamente segura que si conseguimos unir fuerzas podemos poner al gobierno en jaque. Podemos y debemos hacerlo.

Eso no significa que debamos estar de acuerdo en todo. De todos los cambios que introduce la reforma, el que más titulares ha ocupado en las últimas semanas ha sido el de la eliminación del supuesto por malformación. En este sentido, aunque no dudo en ningún momento que supone un terrible acto de crueldad e hipocresía por parte de un gobierno que excluye y condena al olvido a los sectores más frágiles de nuestra sociedad, cada vez tengo más dudas sobre si éste ha de ser el punto de mira del feminismo radical y anticapitalista. ¿Hasta qué punto ser obligada a tener un hijo con graves malformaciones es peor que ser obligada a tenerlo por cualquier otro motivo? Si una mujer considera que su situación personal, económica o cualquier otra le impide (querer) ser una (buena)  madre, ¿hasta qué punto es legítimo obligarla entonces? ¿Hasta qué punto es más cruel eliminar el supuesto por malformaciones que impedir que las mujeres lesbianas y madres solas puedan acceder a la reproducción asistida como legisló el Partido Popular el verano pasado? ¿Hasta qué punto hay momentos en que es menos malo tutelar, controlar y criminalizar nuestros cuerpos y otros en que es peor?

Quiero pensar, y pienso, que muchas de las cosas que el Estado (o la Iglesia) intentan regular a golpe de prohibición en realidad se regulan solas, mediante el sentido común. Insisten en los supuestos para evitar que las mujeres aborten a su antojo. Pero en realidad  lo que pretenden es seguir teledirigiendo nuestros cuerpos y voluntades desde púlpitos, hospitales y tarimas a base de leyendas urbanas. Sin embargo, ¿quién aborta por capricho? ¿Realmente alguien conoce a alguna mujer que lo haya hecho? Insisten también en poner plazos para evitar los abortos en el octavo mes. Pero lo cierto es que muy pocas mujeres abortan en estados avanzados del embarazo y, desde mi absoluta confianza en la inteligencia humana, estoy segura que las pocas que lo hacen lo deben hacer por una buena razón. La mayoría de ellas abortan pocas semanas después de quedarse embarazadas y no me corresponde ni a mí, ni a un juez, ni a un cura, ni a un médico ni a un político, confirmar que su motivo,  momento o estado mental sean los indicados. Lo que nos corresponde a todos y a todos es deshacernos de los silencios, mentiras, hipocresías, tabúes y dobles morales que tanto tiempo llevan cerniéndose sobre la sexualidad en nuestro país y conseguir que nuestras y nuestros jóvenes tengan acceso a una educación, información y cultura sexual y reproductiva que garanticen que sus decisiones sean saludables, responsables, basadas en el conocimiento y respetuosas. Trabajemos para eso y para que no tengan que plantearse nunca qué les haría, en caso de tener que dar marcha atrás, el PSOE, Rouco Varela o Gallardón.

Gallardón no sabe con quién se ha metido. Esta ley la vamos a parar.