“Es urgente extender el estatuto de refugiada a las mujeres víctimas de violencia por parte de los Estados”

(Annie Sugier / Linda Weil-Curiel)
 

Los malos tratos “legitimados” por la religión o la tradición, que amenazan a las mujeres afganas y que sufren muchas mujeres en todo el mundo fueron “olvidados” en la Convención de Ginebra, deploran en un artículo de opinión en “Le Monde” las dirigentes de la Liga del Derecho Internacional de las Mujeres Annie Sugier y Linda Weil-Curiel.
 
¿Quién puede negar hoy que hay Estados que muestran con orgullo su voluntad de desafiar los derechos universales de las mujeres tal como se definen en los textos internacionales? La alerta ya se había dado con el abandono por parte de Turquía del Convenio de Estambul sobre la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. El régimen que se acaba de establecer en Afganistán ha sido un verdadero ejemplo práctico desde el advenimiento de la República Islámica de Irán en 1979.
 
Es cierto que todavía hay quienes creen que los talibanes de hoy son más sensibles a los derechos de las personas que los de ayer, pero no está en absoluto claro si tenemos en cuenta las palabras de su portavoz Zabihullah Mujahid, quien declaró el martes 17 de agosto que el nuevo poder seguía comprometido con los derechos de las mujeres “en el marco de la sharia”.
 
Además, las mujeres afganas que han probado la libertad de las occidentales no se equivocan y solo tienen una idea en mente, irse. Pero no serán las únicas que intenten huir de su país. Ante tal afluencia, ¿se tendría en cuenta el peligro particular al que se enfrentan las mujeres, la violencia específica y las prohibiciones de las que son objeto por la simple razón de ser mujeres? Su estatus está en el corazón del sistema talibán, al igual que para el Estado Islámico. Porque los hermanos enemigos al menos están de acuerdo en un punto: su visión de la condición de la mujer conduce a todas las formas de maltrato imaginables.
 
No se menciona la palabra “sexo”
 
Ante esta realidad, ¿qué dice la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados? Su objetivo es proteger a cualquier persona con “fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas”(https://www.acnur.org/5b0766944.pdf ndt). No se menciona la palabra “sexo”. Esto arroja luz sobre el estado de ánimo de los redactores de la Convención: las víctimas susceptibles de buscar protección serían sobre todo hombres.
 
Hace cuarenta años, pedir llenar este vacío era una de las primeras demandas de la sección internacional de la Liga de los Derechos de las Mujeres, que se convertirá, en 1983, en la Liga de Derecho Internacional de las Mujeres bajo la presidencia de Simone de Beauvoir. Al día siguiente de que el presidente Mitterrand llegara al poder (en 1981), llevado por la izquierda, le pedimos al Quai d’Orsay, entonces Ministerio de Relaciones Exteriores, encabezado por Claude Cheysson, que la Francia socialista propusiera a la Asamblea General de las Naciones Unidas la enmienda de la Convención de Ginebra añadiendo la palabra “sexo”.
 
El 12 de noviembre de 1981, recibimos una respuesta esclarecedora: “Después de reflexionar y estudiar cuidadosamente el tema, parece que una iniciativa para enmendar esta convención agregando la palabra “sexo” a las causas de discriminación previstas, según parece, para tener alguna posibilidad de éxito, debería ir precedida de una amplia campaña de sensibilización de la opinión internacional, ser propuesta por países pertenecientes al área cultural concernida y evitar juicios críticos o nociones devaluadoras para las civilizaciones tradicionales. Toda tentativa exterior a esos países, occidental o no, que constituyera una condena moral, correría el riesgo de provocar por su parte una reacción de rechazo inmediato cuyo vigor no se puede subestimar. ”
 
https://www.antikapitalistak.org/wp-content/uploads/2021/09/Estatuto-del-Refugiado.pdf
 
Un año más tarde, el 23 de junio de 1982, la Comisión Jurídica del Parlamento Europeo publicó un informe sobre el proyecto de resolución (doc-1-545/82) sobre la revisión del estatuto de refugiado de la Convención de Ginebra, considerando que “sería apropiado proponer que la Convención también se aplique a los refugiados que, debido a su sexo, han sufrido persecución en su país de origen”. Estos proyectos no han tenido éxito.
 
Escisiones
 
Decididamente, el momento no fue el de la toma en consideración de la violencia y las restricciones legales impuestas a las mujeres según religiones y culturas… En una entrevista concedida a Le Monde con motivo del 8 de marzo de 1983, Simone de Beauvoir, preguntada sobre “los temas del feminismo hoy”, respondió: “Constatamos con pena que los llamados derechos humanos no son tan universales como se pretende, y que en estos derechos humanos no se incluye la especificidad de los derechos de las mujeres. Son muy a menudo, por todo el mundo, pisoteados y los organismos oficiales no oyen las voces de las mujeres que reclaman que se ponga fin a su explotación e incluso a sus torturas”.
 
Y luego se produjo el caso de Aminata Diop, una joven maliense que solicitó el estatuto de refugiada en diciembre de 1990: había huido de su país para escapar de una escisión que había retrasado hábilmente. Estupefacción en la Oficina Francesa para la Protección de Refugiados y Apátridas (Ofpra). El examen médico estableció que la niña estaba intacta, pero el “caso” no entraba en el ámbito de aplicación de la Convención. Solicitud rechazada. Remisión a la Junta de Apelaciones de Refugiados (órgano de apelación), que admitirá el argumento desarrollado por Aminata Diop -mujer, forma parte de un grupo social expuesto a tortura que es la escisión- pero le negará su condición de refugiada. En esos momentos se llevaban muchos casos de circuncisión infantil en territorio nacional ante los tribunales, causando una condena militante entre ciertos intelectuales y miembros de los servicios sociales…
 
Hoy en día, para aquellas más expuestos a la violencia, ya sea mutilación sexual, matrimonio bajo coacción o incluso aborto, por ejemplo, niñas embarazadas después de una violación, a veces no hay más remedio que el exilio y una situación de vagar si no se les concede asilo.
 
Es hora de volver a poner en la agenda la reflexión sobre la extensión del estatus de refugiado a las mujeres víctimas de violencia por parte de Estados o grupos constituidos, violencia de todo tipo “legitimada” por la religión o la tradición, una noción diferente de la persecución por motivos religiosos: aquí no se trata de disidencia, ya que es en nombre mismo de su religión común, interpretada en detrimento de las mujeres por sus verdugos, que son perseguidas. Atreverse a admitir, a través de la Convención de Ginebra, que hay Estados que se construyen sobre la sumisión de las mujeres sería un acto político fuerte cuya consecuencia será el reconocimiento del estatus de refugiado a aquellas que, perseguidas, solo han visto la salvación en el exilio.
 
1/09/2021
Annie Sugier y Linda Weil-Curiel son respectivamente Presidenta y Secretaria General de la Liga para el Derecho Internacional de las Mujeres.
Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

Resistencia a la ley antiaborto de Texas

(Dan La Botz)=>

Las mujeres en Texas y de todo el país se horrorizaron e indignaron al enterarse de que la Corte Suprema de los Estados Unidos, reunida en medio de la noche del 1 de septiembre, votó, por cinco votos contra cuatro, hacer cumplir una nueva ley de Texas que prohibiría el aborto para casi todas las mujeres.

Esta ley prohíbe los abortos desde el momento en que se puede escuchar un latido del corazón, por lo general alrededor de las seis semanas, es decir, antes de que la mayoría de las mujeres a menudo se den cuenta de que están embarazadas. En Texas, antes de la aprobación de esta ley, el 85% de las mujeres que se hicieron un aborto lo habían hecho después de seis semanas. Aunque hay “leyes del ritmo cardíaco” en otros Estados – Georgia, Mississippi, Kentucky y Ohio – esta ley va más allá. No hace excepción para los embarazos resultantes de violación o incesto, y define muy estrictamente las condiciones sanitarias que podrían permitir un aborto.

Premio de 10.000 dólares por denuncia

Para hacer más difícil declararlo inconstitucional, la aplicación de la ley no apela a las y los funcionarios estatales, sino que encarga a las y los ciudadanos perseguir a cualquier persona que realice un aborto o “ayude y aliente” tal acto. Incluso las personas que no están relacionadas con la paciente o la clínica podrán presentar una denuncia y recuperar los costos legales, así como un bono de 10.000 dólares si se produce una condena. Las mujeres de Texas ahora tendrán que ir a otros estados para abortar, una opción mucho más fácil para las ricas que para las trabajadoras y las pobres. La ley afectará desproporcionadamente a las mujeres negras y latinas que tienen menos recursos económicos. La ley amenaza inmediatamente a Planned Parenthood  (planing familiar), la organización de ayuda a la mujer más grande del país y de Texas, aunque una decisión judicial suspendió temporalmente los enjuiciamientos en su contra hasta el 17 de septiembre.

La ley de Texas, que fue aprobada por una asamblea de mayoría republicana y firmada por el gobernador republicano Greg Abbott, no solo afectará a los siete millones de mujeres en edad fértil en Texas, sino que también podría convertirse en un modelo para otros estados: la mitad eventualmente podría aprobar leyes similares. Y esto es parte de un intento más amplio por lograr que la Corte Suprema anule la sentencia Roe v. Wade de 1973 que confirmó el derecho al aborto de las mujeres, hasta 24 semanas de embarazo.

La respuesta se organiza

La ley de Texas y la decisión de la Corte Suprema asestan un golpe terrible al derecho de las mujeres a tomar decisiones sobre sus propios cuerpos y vidas. Los derechos al aborto, que culminan en la sentencia Roe v. Wade de 1973, fueron ganados por el movimiento de mujeres de las décadas de 1960 y 1970 a través de campañas educativas, manifestaciones masivas y presión política, e incluso hoy en día la mayoría de las y los estadounidenses apoyan los derechos de las mujeres al aborto. Según una encuesta nacional de 2019, 7 de cada 10 personas encuestadas dicen que la Corte Suprema debería mantener Roe v. Wade. El 61% dice que el aborto debe ser legal en todos los casos (27%) o en la mayoría de los casos (34%). Solo una minoría (28%) sostiene que la sentencia Roe v. Wade debería cancelarse.

En respuesta, el presidente Joe Biden denunció la ley como “desencadenadora de un caos inconstitucional” contra las mujeres y prometió que su administración “haría un esfuerzo de todo el gobierno” contra esta ley. Planned Parenthood, NARAL Pro-Choice America (otra organización de apoyo al derecho al aborto) y grupos de mujeres quieren presionar a las y los demócratas para que adopten una nueva legislación integral sobre el derecho al aborto, aunque es poco probable que se adopte en este momento dado el peso republicano en el Congreso.

Ha comenzado la resistencia a la nueva ley, dirigida por mujeres sin cargos representativos y organizaciones de mujeres. Cuando Texas Right to Life (derecho a la vida en Texas)  creó un sitio web, Prolifewhistleblower.com, para ser utilizado para denunciar a las y los proveedores de abortos o a quienes ayudan a las mujeres que buscan el aborto en Texas, que ahora bajo la nueva ley son crímenes,  mujeres y  hombres comenzaron a usar Tik Tok para inundar el sitio con acusaciones según las cuales el gobernador Abbott estaba buscando un aborto, que los Vengadores Marvel (superhéroes en una serie de películas) querían abortos, mientras que robots informáticos envían regularmente información falsa. La ley de Texas podría desencadenar un nuevo movimiento de mujeres, proclamando que “la vida de las mujeres importa”: ¡WomenLivesMatter!

07/09/2021

<

p style=”text-align: justify;”>Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

Funtsezko emakumezko langileen prekarietaterik ez!. Aberastasun eta lan-banaketa, orain!

(Abajo en castellano)

Azken urtean mundua kolpatu duen pandemiak agerian utzi ditu, are gordinago, emakumeoi eragiten diguten zapalkuntza ugariak. Era berean, adierazi behar da murrizketa desberdinek, konfinamenduak eta covid-ak eragindako krisi ekonomikoak ez digutela guztioi berdin eragiten.

Osasun-krisiak agerian utzi du zaintza-lanak ezinbestekoak direla bai lan-munduan bai familia-inguruneetan, eta gehienak emakumeek egiten dituztela. Hala eta guztiz ere, gizartean gutxien ezagutzen diren eta okerren ordaintzen diren lanak izaten jarraitzen dute. Pandemiak osasun- eta zaintza-sistema publikoak eraginkortasunez indartzeko balio beharko luke, pribatizazioekin irabaziak lortzen dituzten enpresa pribatuen kontrola hartuz eta langileen lan-baldintzak hobetuz. Hala ere, erabat alde batera utzi da langileek eta erabiltzaileek erabakietan parte hartzea, eta aurretik jarri dira azpikontratazioen bidez zerbitzuak ematen dituzten korporazio handien interesak. Hala aldarrikatzen dute egoitzetako, etxeko arretako edo haur-eskoletako langileek, oraindik ere mobilizatzen jarraitzen baitute, lan- eta zerbitzu-baldintza duinak lortzeko.

Etxeko konfinamenduak eta horren aldaerek errenta eta klase desberdintasunak areagotu dituzte. Beste behin ere, emakumeak dira, oro har, etxebizitza duina eskuratzeko zailtasun handienak dituztenak, eta, bereziki, ama ezkongabeak, emakume langile prekarioak eta gaizki ordainduak edo emakume migratzaileak.

Bestalde, krisi ekonomikoak, sanitarioak, sozialak eta ekologikoak gure auzoak eta bizitzak asaldatzen dituen bitartean, enpresa handiek aberasten jarraitu dute. Horrela, ikusi dugu aberastasun eta enpresa handiak krisiaz baliatu direla aberatsago ateratzeko eta desberdintasunek gora egiten jarraitu dutela. Gainera, etxegabetzeek, argi etenek eta kaleratzeek jarraitzen duten bitartean, Europako erreskatearen milioiak enpresa handietara joango dira, Iberdrolara eta Petronorrera, esaterako. Erreskate horrek ez digu mesederik egingo, baina, beste behin ere, behekoek ordainduko ditugu: pentsioen murrizketak, pribatizazioak, eskubideen galera, kapitalismoaren makillaje berdea…

Antikapitalistok argi daukagu, orain inoiz baino gehiago, etorkizun emantzipatzaile eta alternatibo bat adierazi behar dugula, guztientzako bizitza duinak bermatzeko. Eta mugimendu feministak -antikapitalista eta antiarrazistak- ekarpen handia egin behar dio eraikuntzari. Kapitalismo ekozida da jasaten ari garen krisi anitzen erantzulea, eta giza bizitzaren eta planetaren kontura bizirik dirauen eredu baten aurrean, ekofeminismoa konponbidea dela baieztatzen dugu. Erregai fosilen amaiera, makrogranjen amaiera, patenteen amaiera eta mugen amaiera, ugalketa- eta klima-justiziaren alde.

Kontua ez da soilik diskurtso handiak eraikitzea, baizik eta eskubideak murrizteko eta publikoa pribatizatzeko politika neoliberalak iraultzeko eta eskubideak berriz konkistatzeko gai izatea. Horregatik, Etxeko Langileak Gizarte Segurantzaren erregimen orokorrean sartzea eskatzen dugu, migratzaileen egoera administratiboa erregularizatzea, lanaldia murriztea lanak banatu ahal izateko edo erreforma fiskala egitea aberastasuna birbanatzeko funtsezko neurri gisa. Gainera, eguneroko erresistentziak, zaintza-sareak eta alternatibak zabaltzen jarraituko dugu auzo eta herrietan, bizitza erdigunean jartzeko eta korporazio handien mende egoteari uzteko.

M-8 honetan, berriz ere, kaleak eta espazio publikoa okupatzeko deia egiten dugu, osasun-neurriak zorroztuz eta segurtasun-neurriak bermatuz.

 


 

Basta de precariedad para las trabajadoras esenciales. ¡Reparto de riqueza y trabajos, ya!

La pandemia que ha golpeado el mundo en el último año ha puesto de manifiesto, con todavía mayor crudeza, las múltiples opresiones que nos atraviesan a las mujeres. También hay que señalar que las diferentes restricciones, el confinamiento y la crisis económica desencadenada por el covid no nos afectan por igual a todas.

La crisis sanitaria ha visibilizado que las tareas de cuidados tanto en el mundo laboral como en los entornos familiares son imprescindibles y son llevadas a cabo en su inmensa mayoría por mujeres. A pesar de ello, siguen siendo los trabajos menos reconocidos socialmente y peor pagados. La pandemia debería servir para reforzar, de forma efectiva, los sistemas públicos de salud y cuidados, tomando el control de las empresas privadas que se lucran con las privatizaciones y mejorado las condiciones laborales de las trabajadoras. Sin embargo, se ha obviado totalmente la participación de trabajadoras y usuarias en la toma de decisiones y se han puesto por delante los intereses de las grandes corporaciones que prestan los servicios a través de subcontrataciones. Como reivindican las trabajadoras de residencias, atención domiciliaria o haurreskolas, que siguen movilizándose para conseguir condiciones laborales y de servicio dignas.

El confinamiento domiciliario y sus variantes ha acrecentado las diferencias de renta y clase. Una vez más, son las mujeres en su conjunto las que más dificultades tienen para acceder a una vivienda digna, y especialmente las madres solteras, trabajadoras precarias y mal pagadas o migrantes.

Por otra parte, mientras la crisis económica, sanitaria, social y ecológica asola nuestros barrios y nuestras vidas, las grandes empresas han seguido enriqueciéndose. Así, hemos visto cómo las grandes fortunas y empresas se han aprovechado de la crisis para salir más ricas y cómo las desigualdades han seguido en aumento. Además, mientras siguen los desahucios, los cortes de luz y los despidos, los millones del rescate europeo van a ir a las grandes empresas como Iberdrola o Petronor. Un rescate que no nos beneficiará pero que pagaremos, una vez más, las de abajo: recortes en las pensiones, privatizaciones, pérdida de derechos, maquillaje verde del capitalismo…

Desde Antikapitalistak tenemos claro que, ahora más que nunca, necesitamos señalar un horizonte emancipador y alternativo, para garantizar vidas dignas para todas. Y el movimiento feminista -anticapitalista y antirracista- tiene mucho que aportar a su construcción. El capitalismo ecocida es el responsable de las múltiples crisis que estamos sufriendo, y ante un modelo que sobrevive a costa de la vida humana y del planeta, afirmamos que el ecofeminismo es la solución. Una alternativa que pasa por el fin de los combustibles fósiles, el fin de las macrogranjas, el fin de las patentes y el fin de las fronteras, en favor de una justicia reproductiva y climática.

No se trata solo de construir grandes discursos, sino de ser capaces de revertir las políticas neoliberales de recortes de derechos y privatización de lo público y volver a conquistar derechos. Por ello reclamamos la incorporación de las Trabajadoras de Hogar al régimen general de la seguridad social, regularización de la situación administrativa de las personas migrantes, reducción de la jornada laboral para poder repartir trabajos o una reforma fiscal como medida fundamental para redistribuir la riqueza. Además, seguiremos ampliando las resistencias cotidianas, las redes de cuidado y las alternativas en los barrios y pueblos para poner la vida en el centro y dejar de depender de las grandes corporaciones.

Este 8-M, una vez más, llamamos a ocupar las calles y el espacio público, extremando las precauciones sanitarias y garantizando las medidas de seguridad.

   
 

 

A25 Bakartuta nahi gaituzte, antolatuta izango gaituzte

25N, Nos quieren aisladas, nos tendrán organizadas

Azaroaren 25a indarkeria matxisten aurkako nazioarteko eguna da, duela urte batzuetatik salatu dugun bezala, indarkeria zuzenez gain gure bizitzak baldintzatzen dituzten egiturazko indarkeriak daudela gogorarazteko eguna. Indarkeria matxistak ezin dira hilketetara bakarrik mugatu, ezta bikote-harremanen barruko indarkerietara ere.

Covid19aren krisiak sistema honen miseriak agerian utzi ditu, kapitalismoa bizitza duin baten defentsarekin bateraezina dela agerian utziz, eta egiaztatu ahal izan dugunez, bizitza-kapitala gatazka bereziki larria da emakumeentzat. Funtsezko langile gehienak emakumeak gara, eta, horregatik, birusa izateko arrisku handiagoa dugu lan okerrenak, ezegonkorrenak eta prekarioenak egiten bait ditugu.

Gainera, inbertsioak handitu eta zerbitzu publikoak indartu ordez, gure esku utzi da neurri berrietara egokitzeko ardura, zailtasunak zailtasun, hezkuntza, osasuna edo kalitatezko zaintza mantentzeko malabareak eginez. Era berean, pandemia geldiarazteko politika publikoek ez dute eragin bera herritar guztiengan. Adibidez, guk hartzen dugu zaintzaren zama gehiena, eta, beraz, eskolak edo eguneko zentroak ixteak neurri handiagoak hartzen ditu gure gain.

Indarkeria-egoera batean dauden emakumeei dagokienez, alternatibarik ez dagoenez, konfinamendua tratu txarren emailearekin igarotzera behartu dituzte. Hori dela eta, azaroaren 25 honetan eskatzen dugu gobernuek eta alderdi politikoek urrats bat gehiago eman dezatela, argazkira mugatu ez daitezela, eta indarkeria matxistaren biktimei laguntza integrala emateko behar dituzten baliabideak inbertitu ditzatela, etxebizitza duin baterako sarbidea bermatzetik hasita.

Azkenik, badakigu kutsatzeak murrizteko hartutako neurriek eragina dutela gure antolaketa-espazioetan, gure babes- eta kidetasun-sareetan, baina egokitu beharra daukagu, eskubideak konkistatzen jarraitzeko eta pandemiaren aitzakian jada lortutakoetatik bat ere kentzen ez uzteko.

Bakartuta nahi gaituzte, antolatuta izango gaituzte. INDARKERIA matxisten aurka. Borroka feminista.

Indarkeria matxisten aurka. Borroka feminista.

El 25N es el día internacional contra las violencias machistas, un día para recordar que, como venimos denunciando desde hace años, además de las violencias directas existen violencias estructurales que condicionan nuestras vidas. Las violencias machistas no se pueden reducir solo a los asesinatos, ni a las violencias dentro de las relaciones de pareja.

La criss de la covid19 ha puesto al descubierto las miserias de este sistema, evidenciando que el capitalismo es incompatible con la defensa de una vida digna, y como hemos podido comprobar, el conflicto del capital contra la vida es especialmente grave para las mujeres. La mayoría de las trabajadoras esenciales somos mujeres, por ello, estamos más expuestas al virus en trabajos peor remunerados, más inestables y más precarios.

Además, en vez de aumentar las inversiones y reforzar los servicios públicos, se ha dejado en nuestras manos la responsabilidad de adaptarnos a las nuevas medidas, haciendo malabares para mantener una educación, sanidad o cuidados de calidad a pesar de las dificultades. Así mismo, las políticas públicas para frenar la pandemia no repercuten de igual manera en toda la población. Por ejemplo, nosotras asumimos la mayor parte de la carga de cuidados y por tanto los cierres de escuelas o centros de día repercuten en mayores medidas sobre nosotras.

En cuanto a las mujeres que se encuentran en una situación de violencia, la falta de alternativas, las ha obligado a pasar el confinamiento con su maltratador. Por ello, este 25N exigimos que gobiernos y partidos políticos den un paso más, que no se limiten a la foto, y que inviertan los recursos necesarios para dar un apoyo integral a las víctimas de violencia machista, empezando por garantizarles el acceso a una vivienda digna.

Por último, somos conscientes de que las medidas adoptadas para disminuir los contagios están afectando a nuestros espacios de organización, a nuestras redes de apoyo y afinidad, pero necesitamos adaptarnos para seguir conquistando derechos y no permitir que bajo la excusa de la pandemia se nos arrebate ninguno de los ya conseguidos.

Nos quieren aisladas, nos tendrán organizadas

Greba masiboa, behetik goranzkoa eta erradikala izan da?

Antolakuntza deszentralizatuak Euskal Herriko txoko guztietara eraman du M8-ko greba, baita ikaragarrizko lana ekarri ere. Sareak ehuntzeko lana deszentralizazio horrek sakabanatu beharrean gu guztiok indartsuago egin gintzan
Julia Marti
(FEMINISTALDE ETA OMAL-EKO KIDEA)

Historia egitea nekagarria da oso”, zioen lagun batek, eta ederki laburbiltzen du esaldi horrek pasa den martxoaren 8an eta aurreko hilabeteetan bizi genuena. Behetik abiatuz eraiki dugu greba bat, auzo nahiz herrietan sustraitu dena, gu guztion egunerokoan lurrikara txikiak sortzeko gai dena; nazioarteko mobilizazio masiboa lortu dugu aldi berean, berriro ere agenda politikoa astindu duena. Agerikoa da greba feministaren arrakasta; “historia egin dugu beste behin ere”, entzun dugu sarritan manifestazio erraldoien ondoren. Nola neurtu, baina, greba feminista baten arrakasta? Non geratzen da bizitzaren iraunkortasuna prozesu honetan?

Sormen ariketa erraldoia izan da grebaren eraikuntza. Denon artean pentsatu dugu ekimen hau nola burutu. Komite zentralik gabe, aurretik zehaztutako bide-orririk gabe, galdera ugari sortu dira bidean: nola gelditu gure lanean? zer esan nahi du niretzat zaintzeari uzteak? nola lortu greba hau guzti-guztiona izatea? nola antolatu eskualde mailan? nola jokatu hedabideekin? Orain, aje emozionala atzean utzita, arrakastaz jabetzea eta balantze feminista egitea dagokigu, sormen berdina baliatuz. Beharrezkoa da ekimenaren izaera masiboa eta milioika emakume deitzeko gaitasuna balioestea, baina zenbakiekin itsutu gabe, prozesuei erreparatuz, akatsetatik eta asmatzeetatik ikasiz.

Asmatzeetatik hasita, garrantzitsua da argazkietan ikusten ez den hori agerian jartzea: bilera, koordinatzaile eta talde feministen luzaroko lana, martxoaren 8a, masiboa ez ezik, guztiona izan zedin. Mugimenduaren deszentralizazioa urrats erraldoia izan da norabide horretan. Euskal Herriko txoko guztietara eraman du greba deszentralizazio horrek, baita ikaragarrizko lana ekarri ere; sareak ehuntzeko lana batez ere, deszentralizazio horrek sakabanatu beharrean gu guztiok indartsuago egin gintzan.

“Garrantzitsua da argazkietan ikusten ez den hori agerian jartzea: bilera, koordinatzaile eta talde feministen luzaroko lana, martxoaren 8a, masiboa ez ezik, guztiona izan zedin.

Martxoaren 8 honek, gainera, mugimendu feminista eraikitzen lagundu digu: subjektu plurala, askotarikoa eta bukatu gabea. Goiburuarekin arriskatu, eta “emakume, bollera eta trans” guztiei dei eginez heteronormatibitatea gogor salatu genuen. Sarritan goiburu horren esanahia azaldu behar izan dugu, bai (“bollera” hitza nahiko “bortitza” ei da, adiskide batek bilera batean zioen bezala); baina, sare sozialetan eta bestelako eremuetan sortu diren eztabaida biziak ikusita, uste dut Euskal Herriko Mugimendu Feministak erabat asmatu duela aniztasunaren aldeko hain apustu garbia eginda.

Goiburuaz haratago joan gara, baina. Grebaren aurreko hilabeteetan ahalegin handiak egin dira mugimendua zabaltzen eta indartzen jarraitzeko. Ez dago errezeta magikorik; pluraltasuna ez da egun batetik bestera lortzen, gatazka, eztabaida eta sormena oinarri hartuta baizik. Oinarrizkoak izan dira ardatzen lana, aldarrikapenen lanketa kolektiboa eta bozeramaile lana kolektiboki eraikitzeko esfortzua, mugimenduaren izaera aldeaniztuna agerrarazi baitute ekimen horiek guztiek.

Programa zen martxoaren 8 honen beste erronketako bat. Nola baliatu grebaren izaera masiboa aldaketa errealak erdiesteko? Nola ekidin feminismoaren kooptazioa? Nola borrokatu zuriketa morearen aurka? Hemen ere, beharrezkoa da gure azterketan azken emaitzak ez ezik (emaitza etsigarriak seguruenik, hedabideen agenda adierazpen alderdikoiek bete zutela ikusita) prozesuak ere aintzat hartzea. Horregatik guztiarengatik, berebiziko lehen urratsa izan da programa feminista erradikal bat eraikitzea, zeinak mugimenduaren izaera antiarrazista, ekologista eta antikapitalista zehaztu baituen aldarrikapen zehatzen bidez. Datozen Euskal Herriko Jardunaldi Feministetan jarraipena emango diogu lan horri.

“Berebiziko lehen urratsa izan da programa feminista erradikal bat eraikitzea, zeinak mugimenduaren izaera antiarrazista, ekologista eta antikapitalista zehaztu baituen aldarrikapen zehatzen bidez.

Azkenik, greba feministaren indarrak mugimenduaren oinarriak ere astindu ditu. Batzar bidezko antolaketak aire berria ekarri dio mugimendu feministari, militante berriak, forma berriak eta nazioarteko borroka ugariren erreferentziak ekarri baitizkigu. Aldi berean, argi erakutsi digu izaera masibo horrek konpromiso eta lan kolektibo handiagoa eskatzen duela, hainbeste kritikatu ditugun militantzia sakrifikatuak eta militantzia likidoak ez errepikatzeko. Geure indarra antzeman dugu; indarraz jabetu eta potentzia hori eraldaketa erreal bihurtzea dagokigu orain. Erradikaltasuna eta izaera masiboa, internazionalismoa eta egunerokotasuna; gai izango al gara horiek guztiak uztartzen dituen mugimendua eraikitzeko?

 

 

 
 

2019ko GREBA FEMINISTAREN BALORAZIOA

Martxoaren 11n, Donostiako Emakumeen Etxean

Iragan den martxoaren 8an, trans, bollera eta emakumeok lan guztiak egiteari utzi genion eta Euskal Herriko kaleak gogor astindu genituen, gure herriak aldarrikapen, ekintza eta elkartasun feministaz betez. Grebak jarraipen masiboa izan du, zenbaezina da herriak kalea hartzean duen indarra, horregatik ez dago zifrarik martxoaren 8an gertatutakoa jasoko duenik. Aurten, arrakasta kuantitatiboaz gain, jauzi kualitatiboa eman dugu gure aldarrikapenak eta oinarri politiko feminista, antikapitalista eta antiarrazistak sendotu ditugulako.

Zorionak modu batean edo bestean hori posible egin dugun guztioi. Gainera, M8ko greba feminista nazioartekoa izan da, 140tik gora batu baikara borroka egun honetara. Heteropatriarkatu kapitalista sistema globala da eta herrien burujabetza ezinbestekoa den bezala, behar-beharrezkoak ditugu elkartasun nahiz aliantza internazionalistak.

Aurten, grebaren antolaketa deszentralizatua lehenetsi dugu. Jendarte feminista bat auzo, herri eta talde bakoitzak bere errealitate zehatzak eraldatzean eraikiko dugulako. Baina, Euskal Herri mailan koordinatu gara, argi baitaukagu indarrak batzea eta aliatzea dela gure bidea, eta herri gisa eraiki nahi ditugula alternatibak. Horrela, eraldaketarako eragile nahiz subjektu anitzak batu gara: talde feministak, etxeko langileen elkarteak, sindikatuak, emakume* migranteen taldeak, baserritarrak, ikasle eta gazte taldeak… Elkarrekin ahaldundu eta politizatu  gara, eta hori da gure garaipen nagusia.

Zapalkuntza guztiekin amaitzeko, gure iraultza heteropatriarkatu kapitalista eta kolonialistak sortzen dituen bazterretatik eraikitzen da. Horrela, gaueko hamabietan hasita, 5 ardatzetan egituratutako grebari ekin genion . Egunean zehar hamaika ekintza burutu genituen: gauak eta kaleak gureak direla aldarrikatzeko, enpresa handien aurkako piketeak, etxeko langileen lan eskubideak aldarrikatzeko eraikin publikoen okupazioa, politika migratzaileen aurka, (in)justizia patriarkala salatzeko, faxismoaren aurkako ekintzak, eliza seinalatzeko etab.

Azken astean harriduraz jaso ditugu emakumeon* bizi eta lan baldintza prekarioen arduradun zuzenak diren Nafar Gobernu eta Eusko Jaurlaritzaren, Iberdrola bezalako enpresa handien edota patronalen adierazpenak grebara batuz. Hauei guztiei ez diegu keinu sinboliko gehiagorik egitea onartzen, gure aldarrikapenak arduraz entzun eta horiek gauzatzeko konpromisoak har ditzatela nahi dugu. Ekintza, politika eta aldaketa feminista errealak nahi ditugu, eta ez dugu onartuko kapitalaren edota gizon batzuen interesek jarri dezaketen inongo toperik.

Urrats handia eman dugu baina urrun gaude gure helburuetatik. Urrun gaude emakumeok* dohainik egiten ditugun lanak sozializatzetik. Beraz, grebak azaleratzen dituen gatazketan sakontzen jarraituko dugu. Zaintza sistema publiko eta doakoa nahi dugu, baita emakumeon enplegu prekarioarekin amaitzea  ere. Hala ere, gaur egungo Euskal Herriko erakunde nagusietan aurrera eramaten diren politikek merkatuaren etekinen menean jarraitzen dute eta emakume* langileon esplotazioa indartzen dute. Egun, Euskal Herrian dugun familia eredua logika patriarkaletan eraikitzen da, zaintza lanak feminizatuz eta  pribatizatuz,  eta bereziki emakume arrazializatu nahiz migranteon esplotazioan oinarrituz. M8

honetan, oraindik ere, emakume* langile askok ezin izan genuen gure greba eskubidea gauzatu, egoera zaurgarrienetan egoteagatik. Jakina denez, indarkeria patriarkala gogorki pairatzen jarraitzen dugu, sexu erasoetan, eraso lesbofoboetan, bazterkeria kapazitistan, erailketa patriarkaletan, jazarpen transfoboetan, edertasun hegemonikoan eta sistemak behin eta berriz menpeko lekuan kokatzen gaituen bakoitzean.

Horregatik, bizitzak erdigunean jarriko dituen paktu sozial berri bat eskatu dugu ozen. Gure lurraldeetan eta gorputzetan burujabe izateko. Lana eta aberastasuna modu justuan birbanatzeko. Bazterreko subjektuok, gure aurkako biolentziarik gabe, aske izan ahal izateko. Euskal Herriko Mugimendu Feminista konfrontaziorako eta sistemari sakoneko alternatiba bat eraikitzeko indarra da: ultraeskuina eta arrazismoaren gorakadaren aurrean, kapitalismo autoritario aren berrarmatzearen aurrean, bizi baldintzen sakoneko prekarizazioaren aurrean, planetaren kolapso ekologikoaren aurrean, feminizidioen aurrean… tinko gaude, eta ez gaituzue geldituko!!!

Lanaren kontzeptu klasikoa eraldatzeko asmoz, bizitzako eremu guztietan kokatu dugu greba, bost ardatz bereiziz:

PENTSIONISTAK:

Merkatuaren logikari jarraituz, enpleguan aktiboki ez dabilena gastu gisa hartzen da, eta, pentsionisten kasuak erakusten digun moduan, pentsio-sistema pribatu eta prekarioa zabaldu nahi digute. Erretiro pentsio baxuenak ditugunak emakumeak* gara. Lan feminizatuak eta bereziki zaintza lanak aintzat ez hartzearen ondorio zuzena da hori. Horregatik, Emakume* pentsionistok greba egin genuen, gurea er e borroka feminista delako, eta gure aldarrikapenekin kaleak hartu genituen.

KONTSUMOA:

Martxoaren 8an, diru-truk inolako kontsumorik ez egiteaz gain, kontsumo- ereduaren inguruko kritika plazaratu genuen, eta horren kontraesanak azaleratu: kontsumitzen dugunaren atzean dauden lan-baldintzak, generoaren araberako bereizkeriak, beste herrien esplotazioa, bertako oihal produktiboaren ahultzea… Horregatik, multinazionalen aurkako ekintzak eta politika kolonialistak salatzeko ekintzak burutu genituen. Horretaz gain, egunean zehar herri eta auzoetako dendekin egin diren lanketak, bazkari autogestionatuak eta kontsumo taldeen garrantzia azpimarratu nahiko genituzke.

IKASLE-GAZTE:

Ikasle eta gazteak langile estatusetik alboratuak gara, eta, aldi berean, lan- baldintza prekarioetara bideratuak gara, bereziki neska* gazteak. Hezkuntzaren pribatizazioaren lehenengo kaltetuak gara. Horregatik, prozesuan zehar ikasle eta gazteontzako aldarrikapen propioak kaleratu ditugu: hezkuntza sistema hezkidetzailea, kalitatezko sexu-heziketa integratzaile eta inklusiboa hezkuntzaren etapa guztietan, anitzak baikara, ikastetxeetan ematen diren jarrera matxista, sexista zein LGTBIQ+ fobikoen aurrean neurriak hartzea, edota  hezkuntza eremuan murrizketa gehiagorik ez egitea!

Hezkuntza aparatuak, sistema kapitalista heteropatriarkalaren birprodukziorako mekanismo gisa funtzionatzen du. Kurrikulumean, edukietan, metodologietan… Ez

soilik ageria ditugun liburu edo ikasgeletan, baita ezkutuko kurrikulumean ere. Horregatik, greba feministak, martxoaren 8an hezkuntza sistema gelditu du.

Aipamen berezia egin nahi diegu martxoaren 8aren bueltan, feminismoaz hausnartu eta hezi guneetan eragiteko neska* gazteok sortu ditugun hamarnaka espazio eta talde feministei, gure buruak ahalduntzetik haratago, amesten dugu herri zein hezkuntza sistema gaurdanik eraikitzen ari baikara. Gora neska* gazteon borroka!

SOLDATAPEKO LANA

LAN ESPARRUAN ERE GREBAK JARRAIPEN ZABALA IZAN DU

Ostiraleko greba feministaren inguruko balorazio oso baikorra egiten dugu lana eta enpleguaren mundutik.

  • Greba historikoa izan da berriz Ohiko greba batetik haratago joan gara, enpleguaren esparrua gainditu eta lan guztiak aitortze aldera. Zaintzaren lana ere erdigunean jarri da aurten ere.
  • Enpleguaren ardatzean, gehiengo sindikalak + CNT eta CGTk deituriko 24 orduko greba orokorraren jarraipena oso zabala izan Zaila da datu zehatzak ematea, ez ohiko greba delako eta emakumeak bakarrik deitu ditugulako grebara. Aipatzekoa da ere, Euskal Herrian lehen aldiz lan munduan egin den emakumeon greba orokorra izan dela aurtengo matxoak 8koa.
  • Sektore feminizatuetan izan duen jarraipena nabarmendu nahi dugu bereziki. Irakaskuntza publikoan zein itunpekoan, ikastoletan, ikastetxeetako jantokietan, erresidentzietan, kontserberetan eta garbikuntza alorrean esaterako emakume gehienek egin dituzte
  • Etxez etxeko laguntzan ere jarraipena itzela izan da beraien aldez aurretik piztutako borrokari segida
  • Bestelako zerbitzu batzuetan ere jarraipena oso garrantzitsua izan da: telemarketing, merkataritzan, komunikabideetan, udalak, ..
  • Aipatzekoa iruditzen zaigu, era berean, emakumeak gutxiengoan dauden sektore batzuetan ere, industrian adibidez, emakumeek lanuzteak egin dituztela: CAF, Eaton…
  • Aipamen eta aitortza berezia eman sektore feminizatu prekarioenetan lan greba egin duten emakumeei. Badakigu zein zaila den sektore batzuetan greba egitea eta batzuk ere ezin izan dutela beraien greba eskubidea gauzatu. Zerbitzu minimoetan egon diren emakume askok ere ezin izan dute lan grebarik
  • Eguerdiko mobilizazioak ere oso handiak izan Dozenaka mila emakumek parte hartu du Euskal Herriko hiriburu eta herri gehienetan.
  • Guzti honek garbi erakusten du emakumeen antolakuntza eta borroka

ezinbestekoak    direla   emakumeen   diskriminazio   egoerak gainditzeko eta feminismoaren garaia dela ozen esateko. Lan munduan ere.

Sindikatuok eta lan munduko ordezkariok enpleguaren ardatzean egiten genituen aldarrikapenak berresten ditugu. Greba honek aldarrikapen batzuk serio hartzeko balio izaten ari da, erantzunkizun zehatzak dagozkien erakunde batzuk beraien gain ardurak har ditzaten eta ez dezaten beste albo batera begiratu. Eta batez ere, bizitza erdigunean jarriko duen Euskal Herri libre eta feminista baten aldeko borrokan emakume* guztiok batera jarraitzeko.

ZAINTZA:

Zaintza-lanak izan dira aurtengo M8aren ildo nagusia, doakoak nahiz soldatapekoak izanda ere horiek eremu produktiboan kokatu ditugularik. Trans, bollera eta emakumeon grebaren bitartez, zaintza-lanak alboratzeak suposatzen dituen berezitasunez jakitun, horiek gizonengan kokatzea izan da xedea. Are gehiago, ardura pribatua gaindituz, zaintza gune kolektiboak eraikitzeko deia egin zaie gizonei. Milaka emakumek* ez dugu inolako etxeko nahiz zaintza lanik egin eta aurrekari interesgarriak dira lan horien inguruan eta bidean sortu ditugun gatazkak, antolaketak nahiz akordioak. Hala ere, jakitun gara emakume, bollera eta trans batzuk ezin izan dituztela zaintza lan guztiak utzi, dependentzia egoeran dauden pertsonen zaintza haien ardurapean egon delako.

Bizitzaren beharrak pribatizatuz kapitala metatzen duten enpresari  eta politikariak salatu ditugu, bereziki emakume* langileon esplotazioa  baliatuz etxeko nahiz zaintza lanetan negozioa egiten dutenak. Sektore horietan, M8an greba egiteaz gain, borroka-sektore zehatzagoetan gabiltzan emakume* grebalariok indarrak hartu ditugu. Heteroarauan sartu nahi ez dugunak baztertuaz eraikitzen diren familia eredu nuklearrak arbuiatu ditugu. Arrazakeria eta politika xenofoboak salatu ditugu, eta horien funtzio ekonomikoak azpimarratu. Zaintza- lanetan oso agerikoa egiten da egoera hori, etxeko barneko langileen % 97 migranteak baikara, eta indar batez aldarrikatu dugu figura horren desagerpena.

Bukatzeko, salatu nahiko genuke greba feministan zehar Euskal Herrian 60 emakume* identifikatutik gora egon zirela eta leku askotan poliziak grebalarien aurka izandako jarrera oldarkorra.

Aurrera goaz, geldiezinak garelako. Zorionak EHko Mugimendu Feministari, aliantzak ehunduz elkarlanean aritu garenoi, eta Mugimendu Feministari aitortza eginaz, greba feministaren oinarriak aurrera eraman ditugunoi.

EUSKAL HERRIKO MUGIMENDU FEMINISTA


VALORACIÓN DE LA HUELGA FEMINISTA DE 2019

11 de Marzo, Casa de las Mujeres de Donostia

El pasado 8 de marzo, las mujeres, trans y bolleras dejamos de hacer todos nuestros trabajos y tomamos las calles con fuerza, llenando nuestros pueblos de reivindicaciones, acciones y solidaridad feminista. La huelga ha tenido un seguimiento masivo, es incontable la fuerza del pueblo cuando toma la calle, por eso ninguna cifra reflejaría lo que ocurrió el 8 de marzo. Este año, además del éxito cuantitativo, hemos dado un paso cualitativo porque hemos fortalecido nuestras reivindicaciones y nuestras bases feministas, anticapitalistas y antirracistas.

Enhorabuena a todas las que, de un modo u otro, han hecho posible todo ello. Además, la huelga feminista del 8M ha sido internacional, con más de 140 participantes, dato importante pues como el heteropatriarcado capitalista es un sistema global, no solo es necesaria la soberanía de los pueblos, sino que las alianzas internacionalistas también juegan un papel fundamental.

Este año hemos apostado por organizar una huelga descentralizada, porque si queremos construir una sociedad feminista, lo conseguiremos si cada barrio, pueblo y grupo transforma sus realidades concretas. Pero también nos hemos coordinado a nivel de Euskal Herria, pues tenemos claro que nuestro camino es el de la acumulación de fuerzas y alianzas, y como pueblo queremos construir alternativas. Es por ello que agentes y sujetos diversos nos hemos unido: grupos feministas, asociaciones de trabajadoras del hogar, sindicatos, grupos de mujeres* migrantes, mujeres* baserritarras, grupos de estudiantes y jóvenes… juntas nos hemos empoderado y politizado, y ese ha sido nuestro gran triunfo.

Para poder acabar con toda forma de opresión, nuestra revolución se construye desde los márgenes creados por el heteropatriarcado capitalista y colonialista, por lo que a las doce de la noche dimos comienzo a la huelga estructurada en 5 ejes. Durante el día emprendimos diversas acciones: piquetes contra grandes empresas, ocupaciones de edificios públicos para exigir derechos laborales para las trabajadoras de hogar, acciones contra políticas migratorias, para denuncia a la (in)justicia patriarcal, contra el fascismo, para señalar a la iglesia.

Debemos decir que las declaraciones sumándose a la huelga que en las últimas semanas han hecho el gobierno de Navarra y el gobierno vasco, grandes empresas como Iberdrola y patronal, que son directamente responsables de las precarias condiciones de vida y laborales que padecemos las mujeres*, nos han sorprendido tremendamente: no queremos más gestos simbólicos, lo que reivindicamos es que se comprometan a escuchar nuestras reivindicaciones y las cumplan. Queremos acciones, políticas y cambios feministas reales y no toleraremos ningún tope impuesto por intereses del capital o de algunos hombres.

Hemos dado un gran paso hacia adelante pero estamos lejos de nuestros objetivos. Estamos lejos de socializar los trabajos que las mujeres* hacemos gratis, por lo que seguiremos ahondando en los conflictos que la huelga ha sacado a la luz. Queremos un sistema de cuidados público y acabar con el empleo precario de las mujeres*. Pero las políticas que se llevan a cabo en las principales instituciones de Euskal Herria no hacen más que favorecer los intereses de los mercados y reforzar la explotación de las mujeres* trabajadoras. Hoy en día, en Euskal Herria, el modelo de familia se construye alrededor lógicas patriarcales, feminizando y privatizando

los cuidados y, sobre todo, basándose en la explotación de mujeres* tanto racializadas como migradas. En este 8M, muchas mujeres* trabajadoras todavía no pudimos ejercer nuestro derecho a la huelga por encontrarnos en situaciones vulnerables. Es sabido que seguimos sufriendo gravemente la violencia patriarcal cuando se trata de agresiones sexuales, agresiones lesbófobas, marginalización capacitista, asesinatos patriarcales, persecuciones tránsfobas, canon de belleza hegemónico… y cada vez que el sistema nos fuerza a la subordinación.

Por ello, pedimos un nuevo pacto social que ponga las vidas en el centro, para ser dueñas de nuestros territorios y cuerpos, para repartir el trabajo y la riqueza de forma justa, para que los sujetos de los márgenes seamos libres sin ningún tipo de violencia. El Movimiento Feminista de Euskal Herria es una fuerza de confrontación y construcción de una alternativa profunda al sistema: ante el ascenso de la ultraderecha y el racismo, ante el rearme del capitalismo autoritario, ante la profunda precarización de las condiciones de vida, ante el colapso ecológico del planeta, ante el feminicidio… ¡plantamos cara, no nos pararán!

Hemos extendido la huelga a todos los terrenos de la vida con la intención de transformar el concepto clásico de trabajo, y para ello, hemos diferenciado cinco ejes:

PENSIONISTAS:

Siguiendo la lógica del mercado, la persona que no es empleada activamente es considerada como gasto y, tal y como queda patente en el caso de las pensionistas, nos quieren imponer un sistema de pensiones privado y precario. Somos la mujeres* las que tenemos las pensiones más bajas, consecuencia directa de no tomar en consideración los trabajos feminizados y, sobre todo, los cuidados. Por ello, las mujeres* pensionistas fuimos a la huelga, porque la lucha feminista también es nuestra lucha, y el 8M tomamos las calles con nuestras reivindicaciones.

CONSUMO:

El 8 de marzo, además de no consumir a cambio de dinero, difundimos la crítica al modelo de consumo y sacamos a la luz sus contradicciones: las condiciones de trabajo ocultas tras lo que consumimos, las desigualdades de género, la explotación de otros países, el debilitamiento del tejido productivo local… Por ello, hicimos acciones contra las multinacionales y denunciamos las políticas colonialistas. Además, querríamos subrayar la importancia del trabajo que se ha hecho con las tiendas de los barrios, los grupos de consumo y las comidas autogestionadas.

ESTUDIANTE-JOVEN:

Las estudiantes y jóvenes somos desplazadas del estatus de trabajadoras y, al mismo tiempo, nos encauzan a unas condiciones de trabajo precarias, sobre todo a las chicas* jóvenes, pues somos las principales perjudicadas de la privatización del sistema educativo. Por ello, durante el proceso, hemos sacado a la calle reivindicaciones propias: sistema educativo coeducacional, una educación sexual de calidad, integradora e inclusiva en todas las etapas, pues somos diversas, tomar medidas ante actitudes machistas, sexistas o LGTBIQ+fóbicas que puedan darse en las escuelas y ¡no más recortes en educación!

El aparato educativo, funciona como un mecanismo de  reproducción del sistema capitalista heteropatriarcal. No solo en las aulas o en los libros de texto, sino que también en el curriculum oculto, Por ello, la huelga feminista a parado el sistema educativo el 8 de marzo.

Así, queremos mencionar a todos los grupos y espacios creados por mujeres* jóvenes en los centros educativos para impulsar y reflexionar sobre feminismo. Ya que, más allá de empoderarnos, estamos construyendo el sistema educativo que soñamos desde hoy. Gora neska* gazteon borroka!

TRABAJO ASALARIADO:

MASIVO SEGUIMIENTO DE LA HUELGA FEMINISTA EN EL ÁMBITO LABORAL

Hacemos una valoración muy positiva de la huelga laboral feminista del 8 de marzo.

  • Ha sido una jornada histórica. No ha sido una huelga al uso, hemos ido más allá del empleo y hemos puesto en el centro del debate político los cuidados. Este año también.
  • Como sabéis, es difícil dar datos concretos. Destacar a su vez que es la primera vez que se convoca una huelga de 24 horas en el ámbito laboral dirigida a las mujeres en Euskal Herria y convocada por la mayoría sindical vasca, CNT y CGT.
  • Destacar el seguimiento masivo que ha tenido en los sectores feminizados: enseñanza (pública, concertada, ikastolas), comedores de los centros escolares, residencias, conserveras, limpiezas, … han parado casi todas las mujeres.
  • El seguimiento de las trabajadoras de ayuda a domicilio también ha sido muy importante. La huelga feminista ha servido para dar continuidad a la lucha que ya habían
  • Seguimiento importante también en sectores como el telemarketing, comercio, medios de comunicación, ayuntamientos, ..
  • También en sectores (como la industria) donde hay pocas mujeres, las mujeres de las plantillas han parado en muchas
  • Un reconocimiento especial a las mujeres que han hecho huelga en los sectores precarios feminizados, a pesar de todas las dificultades. Sabemos que muchas trabajadoras de sectores precarios no han podido ejercer su derecho a la Otras muchas a su vez han tenido que cubrir servicios mínimos y no han podido hacer la huelga laboral.
  • Las movilizaciones han sido masivas en las capitales y en casi todos los
  • Ha quedado claro que la organización y la lucha de las mujeres son imprescindibles para superar las situaciones de discriminación y desigualdad de las mujeres. Es momento del FEMINISMO; también en el mundo del

Los sindicatos y las organizaciones representantes del ámbito laboral nos reiteramos en las reivindicaciones que hacíamos desde el eje laboral de cara a esta huelga feminista. Esta huelga está sirviendo para que se tomen estas reivindicaciones en serio y para que las instituciones correspondientes se hagan cargo de lo que les corresponda y no miren hacia otro lado. Y, sobre todo, para que, entre todas, sigamos luchando hasta conseguir una Euskal Herria libre y feminista que coloque la vida en el centro.

CUIDADOS:

Los trabajos de cuidados han sido el eje central de este 8M, los cuales hemos clasificado como trabajo productivo sean gratuitos o asalariados. A través de la huelga de trans, bolleras y mujeres, conscientes de lo que supone aparcar los trabajos de cuidados, el objetivo ha sido trasladarlos a los hombres. Es más, hemos hecho un llamamiento para que los hombres, superando la responsabilidad privada, construyeran espacios colectivos de cuidados. Hemos sido miles de mujeres las que no hemos hecho ninguna labor de casa o de cuidados y los conflictos, modos de organización y acuerdos que hemos generado en el camino son precedentes interesantes. Aun así, somos conscientes de que algunas mujeres, bolleras y trans no han podido parar durante todo el día, ya que los cuidados de las personas que están en situación de dependencia recaen en ellas.

Hemos denunciado a los empresarios y políticos que acumulan capital privatizando las necesidades de la vida, sobre todo los que hacen negocio con los trabajos del hogar y de cuidados, aprovechándose de la explotación de las  mujeres* trabajadoras. En esos sectores, además de hacer huelga el 8M, las mujeres* huelguistas que luchamos en sectores más concretos hemos tomado fuerzas. Hemos rechazado los modelos de familia nuclear que se construyen  a costa de la discriminación de las personas que no aceptamos la heteronormatividad. Hemos denunciado las políticas racistas y xenófobas y subrayado su función económica. Esa situación se hace obvia en los trabajos de cuidado, pues el 97% de las trabajadoras del hogar internas somos migrantes, por lo que hemos gritado todas juntas por la desaparición de dicha figura.

Por último queremos denunciar que durante la huelga feminista en Euskal Herria hubo más de 60 mujeres* identificadas y la actitud agresiva que tuvo la policía en muchos lugares.

Avanzamos, porque somos imparables. Felicidades al Movimiento Feminista de Euskal Herria, a las que hemos trabajado codo con codo tejiendo alianzas, y a quienes, reconociendo al Movimiento Feminista, hemos llevado a cabo los principios de la huelga feminista.

EUSKAL HERRIKO MUGIMENDU FEMINISTA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar