LA INFLACION: MECANISMO DE REBAJA SALARIAL

En la crisis de los años 1970 llegó a registrarse una inflación muy alta. Posteriormente durante las últimas décadas apenas se había registrado una gran inflación. Actualmente se está volviendo a una inflación alta.

La economía ortodoxa se muestra incapaz de explicar estos fenómenos. La explicación monetarista relaciona la inflación con el incremento de la oferta monetaria. Los keynesianos vinculan la inflación con el incremento de los costes empresariales como consecuencia de los incrementos salariales. Los hechos empíricos desmienten a ambas teorías. Ha habido períodos en los que ha crecido muy fuertemente la oferta monetaria sin que se haya producido una gran inflación, lo que desmiente la teoría monetarista. También ha habido períodos en los que se ha registrado alta inflación simultáneamente a un estancamiento económico y crecimiento del desempleo. Esto desmiente la teoría keynesiana.

La inflación supone una oportunidad de incrementar los beneficios de las empresas atacando el poder adquisitivo de los salarios. Siendo muy difícil que los trabajadores acepten una rebaja nominal de los salarios, la inflación supone una devaluación salarial que genera menos protestas entre los trabajadores. Los asalariados no aceptan que su salario se rebaje de 1.000 a 900. Sin embargo si hay una inflación del 10% los 1.000 del período final suponen un valor de compra de los 900 del periodo inicial.

Lo que ninguna de las dos teorías de la economía ortodoxa tienen en cuenta es que lo mueve el capitalismo es el beneficio. Lo que los capitalistas persiguen con sus inversiones es el máximo beneficio. La dinámica capitalista de innovaciones tecnológicas, para intentar lograr una mayor productividad y ahorro de mano de obre, conduce a una tendencia a la disminución de la tasa de ganancia. Los capitalistas intentan revertir esta tendencia y por ello suben los precios. En situaciones convulsas, como la que se esta produciendo actualmente, de dificultades de suministro generadas primero por la paralización industrial por la pandemia del Covid-19, y posteriormente por la invasión de Ucrania por Rusia, se producen además, operaciones especulativas. Los grandes monopolios y oligopolios aprovechan la situación para incrementar los precios más allá de estas dificultades de suministro y con ello incrementar su beneficio.

Los salarios no son los causantes de esta situación, sino quienes la sufren. El neoliberalismo critica las reivindicaciones salariales que tan solo pretenden mantener su poder adquisitivo. Hablan de pactos de renta y consensos. En la práctica estas propuestas tan solo buscan una moderación salarial que favorece a los empresarios, por favorecer una disminución del poder adquisitivo de los salarios. También se habla de no incrementar los beneficios empresariales, pero esto es muy difícil de controlar. Actualmente el reparto de dividendos y el incremento de los beneficios está siendo muy superior al de los últimos años. En los últimos resultados del segundo trimestre las empresas energéticas y bancos han incrementado su beneficio de un 35% a 100%. El objetivo que persiguen es incrementar los beneficios a costa de una disminución de los salarios.

Los análisis empíricos muestran que el factor fundamental del incremento de los precios es el aumento de los beneficios empresariales. Según un estudio realizado por CCOO (1) un 87% de la subida de los precios está compuesta por el aumento de los beneficios en el Estado Español. Otro análisis realizado en la economía estadounidense muestra que el aumento de los beneficios es el 54% del incremento de precios, siendo la subida salarial tan solo el 8% (2).

También debemos recordar que la inflación registrada en el Estado Español (10,2%) es de las más altas, cuando la situación de dificultades de suministro son las mismas para todos los países. Francia registra la mitad de inflación (un 5%), y Alemania 7,9%.

Por todo ello, para que los salarios no pierdan poder adquisitivo la reivindicación a defender es la escala móvil de salarios. Los salarios deben incrementar en un porcentaje igual al incremento del IPC. Sin esperar a que pase un año para que se produzca tal actualización. La actualización debe producirse cuando se produzca una subida predeterminada, por ejemplo, un 2% ó 2,5%. Si esa subida se produce a los dos meses en ese mismo momento debe haber una subida salarial que compense el incremento del IPC.

No debemos olvidar que para que la participación en la plusvalía o renta generada se mantenga constante no es suficiente que el incremento salarial sea igual al aumento del IPC. Para que el porcentaje siga constante el incremento salarial debe ser el aumento del IPC más el incremento de la productividad. Si el aumento salarial es el IPC el incremento de la productividad va en su integridad al beneficio capitalista, aumento de esta forma, su porcentaje de participación. Por eso en la firma de convenios se recoge a veces, como subida salarial, el incremento del IPC más un porcentaje. El incremento de productividad suele ser de un importe del 1%-1,5% anual. En las últimas décadas esta participación de los salarios en la renta no está disminuyendo de forma prolongada en el tiempo.

La respuesta a esta inflación está siendo la subida de tipos de interés, tanto por parte de la Reserva Federal americana como el BCE (Banco Central Europeo). Esta inflación está ocasionada por un descenso de la oferta, y no por un exceso de demanda. En estas circunstancias esta subida de tipos originará una recesión. Los primeros signos de recesión ya empiezan a aparecer en Estados Unidos. En Alemania los últimos datos reflejaban un crecimiento muy débil, por lo que la probabilidad de que entre en recesión, tras la subida de tipos de interés, es muy alta.

Carlos Lasarte, economista, Antikapitalistak

  • (2022) Gabinete Económico de CCOO, Análisis de la inflación, los beneficios empresariales impulsan la escalada de los precios,.
  • (2022)  Michael Roberts, Inflación: salarios versus ganancias.  

Estatu Batuetan Bidenek tradizio inperiala betikotu du Ameriketako goi-bileran

Biden perpetúa la tradición imperial en la cumbre de las Américas

<Roberto Montoya*>

Ameriketako Estatu Batuek Ameriketako IX. Goi-bilera deitu dute aste honetarako Los Angelesen, eta ia herrialde guztietako agintariak gonbidatu dituzte, hogeita hamar baino gehiago. ‘Ia’ guztiak, baina ez guztiak, Bill Clintonek 1994an lehenengo bilerarekin inauguratu zuen ohiturari jarraituz oraingoan ere badira kanpoan utzitako agintariak.

  1. Goi Bileran Kuba baztertu zuten, eta orain, errebelde uharteaz gain, Venezuelako eta Nikaraguako presidenteak ere baztertzea erabaki dute, orduan bezala, gobernu demokratikoak soilik gonbidatzen direlako.

Orduan bezala, Ameriketako Estatu Batuek AEEren (Amerikako Estatuen Erakundea) konplizitatea izan zuten ekitaldia programatzeko, eskualdeko tresna politiko nagusia baita, eta eskualdean interesak zituzten multinazional, fundazio eta erakunde zibilak izan ziren bertan, osteguneko, 9ko eta ostiraleko, 10eko, bileraren aurreko foroetan parte hartuko zutenak.

1994an, I. Goi Bilera egin zenean, urte gutxi ziren Gerra Hotza amaitu zela, mundua unipolar bihurtu zen; Estatu Batuek bularra ateratzen zuten, munduko beste superpotentzia ekonomiko, politiko eta militar bakarra garaitu zuten, Sobietar Batasuna.

Kapitalismoak sozialismoa garaitu zuen, eta AEBk nahi zuen Mundu Ordena Berria diseinatu zezakeen.

Latinoamerika eta Karibea, bere “atzeko patioa”, beti bezala menderatzen jarraitzeko, ez zituen behar eta ez zitzaizkion baliagarri gertatzen XIX. mendetik aurrera munduko eskualde zabal horretako herrialde askotan odolez eta suz boterean ezartzen eta mantentzen laguntzen zuen diktadura militarrak.

Nahikoa zen fatxada demokratikoa zuten gobernuei laguntza ematea – Nahiz eta defizit demokratiko larriak izan –, betiere profil neoliberal argia bazuten, enpresa publikoen pribatizazio orokortuak egiteko prest bazeuden, doikuntza zorrotzak egiteko, multinazional estatubatuarrei beren herrialdeetako ateak parez pare irekitzeko eta Estatu Batuetako atzerri- eta segurtasun-politikarekin bat egiteko prest bazeuden.

Bill Clintonek 1994an ekin zion politika baztertzaileari

Eta horrela izan zen Bill Clintonek 1994ko Miamiko goi-bilerara gonbidatutako agintari latinoamerikar demokratikoen artean honako hauek zeudela: Carlos Saul Menem argentinarra; Alberto Fujimori perutarra; Ernesto Zedillo mexikarra (gero ustelkeriagatik eta autoritarismoagatik epaitutako hirurak); Ramiro de León Carpio guatemalarra, urte batzuk geroago, Redillo kolonbiar akusatu ohiaren kolaboratzaile estua bihurtuko zena. Eta zerrenda aurrera doa.

Ondorengo goi-bileretara gonbidatutako mandatari askok aipatutakoak bezain profil demokratiko eta eredugarriak zituzten, baina Kuba zen oraindik filmaren gaiztoa. AEEk 1962an kanporatu zuen Kuba bere baitatik, eta koherentea zirudien AEBk Amerika arteko edozein proiektutatik kanpo uztea.

1991n SESB atomizatu eta gobernuak Ekialdeko Europaren orbitan erori ondoren, Kubako erregimenak bide beretik joko zuela aurreikusi zuen AEBk. Hamarkada batzuk igaro dira ordutik, eta presidente demokratak eta errepublikanoak igaro dira Etxe Zuritik… baina Kubak hor jarraitzen du, bere subiranotasunari eta duintasunari eutsiz.

90eko hamarkadako politika neoliberalek izugarri areagotu zuten Latinoamerikako desberdintasuna, mundu osoko desberdintasun sozial handieneko eremu bihurtu zen arte.

1994ko lehen goi-bilera hartan Bill Clintonek bere proiektu neoliberal handia abiarazi zuen eskualdearentzat, ALCA (Ameriketako Merkataritza Libreko Arloa), baina ez zuen urte batzuk geroago, 1998tik aurrera, Latinoamerikan gobernu aurrerakoien olatua hasi zen, baina proiektu hori baztertu eta 2005ean Mar del Platako (Argentina) Ameriketako IV. Gailurrean lurperatu zuen behin betiko.

“ALCA, ALCA, al carajo!” Izan zen Hugo Chavezek hileta ospatzeko erabili zuen leloa.

Urte batzuk geroago, batez ere 2008ko finantza-krisiak eta kontraeraso neoliberal handiak eraginda, baina baita berezko akats eztabaidaezin eta larriek ere, Latinoamerikak bat-bateko norabide ideologikoa hartu zuen berriro.

Biden, eskualdeko aire aurrerakoi berrien aurrean immunea

Kolpe ‘bigunen’ bidez eta baita hautestontzien bidez ere, erreforma sozial garrantzitsuak bultzatu zituzten gobernu aurrerakoietako batzuk banan-banan erortzen joan ziren. Zutik irautea lortu zuten bakan batzuek desbideratzeak eta atzerakadak jasan zituzten.

Hala ere, badirudi Joe Bidenek ez duela kontuan hartzen eskualdeak azken aldian aldaketa berri bat izan duela. Gobernu aurrerakoi berrien beste bolada batek – Nahiz eta ezaugarri asko izan – Eskualdeko agertoki politikoa aldatu du berriro, Txilen, Bolivian, Perun, Hondurasen, Mexikon, Brasilera eta Kolonbiara zabaltzeko benetako aukerarekin, baldin eta kolpismo bigunak eta populismo ultraeskuindarrak prozesu horiek aldatzen ez badituzte.

Biden, Estatu Batuetako betiko tradizio inperialari jarraituz, tiroka doala dirudi. Goi-bilera deitu du, Luis Almagro AEEko idazkari nagusiarekin batera, Ameriketako IX. Goi-bilerarako gonbidapenetik kanpo utzita Kuba, Venezuela eta Nikaragua.

Txandakako enperadoreak bere kabuz erabakitzen du nor den demokrata eta nor ez.

Paradoxikoki, Donald Trumpen Gobernuan egin zen VIII. Goi Bileran ez zen agintaririk baztertu. Honek erabaki zuen ez joatea.

Bidenek Jair Bolsonaro gonbidatu du. Dirudienez, demokrata bat da, Trumpentzat zen bezala, eta bost axola Trump Bolsonaroren adibidea jarraituz iragarri badu ez duela Lula da Silvaren garaipena aitortuko hurrengo hauteskundeak irabazten baditu.

Ivan Duque Kolonbiako presidente ohia, Alvaro Uriberen seme politikoa, demokrata eredugarria da AEBn. Bost axola dio boikotatu egin dira, argi eta garbi, 2016an hamarkadetako gerrarekin amaitzeko sinatutako Bake Akordioak, ezta haien indar militarrek eta ultraeskuineko indar paramilitar aliatuek ehunka gerrillari desmobilizatu eta ehunka ekintzaile sozial hil izana ere, lurjabeen eta multinazionalen interesetarako gogaituta.

Kolonbia beti hartu izan da Ameriketako Estatu Batuetako segurtasun-planetarako eskualdeko plataforma handitzat, NATOko kide behatzaile gisa onartu izan den herrialde bakarra baita.

Baina oraingoan AEBk Latinoamerikako eta Karibeko hainbat herrialdek bazterketa-politikari uko egin diote. Lopez Obradorrek, Mexikoko presidenteak, AEBrekin harreman komertzial oso garrantzitsua duen herrialdeak, muga oso zabal eta gatazkatsua partekatzen du, eta hori kolpe gogorra da berez AEBetako diplomaziarentzat.

Boliviak, Hondurasek eta beste herrialde batzuek bazterketengatik haserre zeudela eta CELACeko (Latinoamerikako eta Karibeko Estatuen Erkidegoa) presidenteak berak, Alberto Fernandez argentinarrak, azken unera arte zalantzan jarri zuela AEBentzat bilera zaila izango ote zen.

Venezuelak eta Celaceko beste herrialde batzuek Fernandezek goi-bileran ordezkatzea espero dute, eta ezinegon hori Estatu Batuei helaraztea.

CARICOMeko (Karibeko Erkidegoa) eta ALBA-TCPko (Gure Ameriketako Herrientzako Aliantza Bolivartarra – Herrien Merkataritzarako Ituna) kide diren herrialde guztiek komunikatu bat igorri dute bazterketak gaitzesteko.

Ez da harritzekoa Bidenek Venezuela herrialde baztertuen artean sartu izana. AEBetako egungo presidentea Barack Obamaren presidenteordea zen, 2016an Venezuelari zigor ekonomikoen lehen sorta ezarri zionean (Donald Trumpek gogortu egin zituen gero), ‘Segurtasun nazionaleko’ arrazoiak argudiatuz.

Paradoxikoki, orain, Ukrainako gerrak petrolioaren prezioetan eragindako gorakadaren aurrean, Bidenek Venezuelak pairatzen dituen zigor gogorrak partzialki malgutzea erabaki du lehen aldiz, Chevron petrolio enpresa estatubatuarrari, Repsol espainiarrari eta Eni italiarrari Venezuelan lan egiteko baimena emanez.

Hala ere, bi baldintza ezarri dizkie: lehena, Europara petrolioa garraiatu besterik ezin dutela egin, Errusiako petrolioaren hornikuntzaren balazta arindu nahi dutelako. Bigarren baldintza, eragiketa horietan tartean dirurik ez egotea, Venezuelako petrolioa Europako herrialdeekin egindako zorrak ordaintzeko edo beste salgaien truke soilik erabiltzea.

Horrela, AEBk kontrolatzen jarraituko du Venezuelak atzerriko dibisarik jaso ez dezan, funtsezkoak baitira herrialde horrek aspaldidanik pairatzen duen itolarri ekonomikoa arintzeko.

Eta Europar Batasunak eskerrak eman zizkion Biden enperadoreak horrelako kontzesioa egin ziolako.

Estatu Batuei beti eskerrak eman dizkie, negoziazio gogorren ondoren, 1996tik aurrera Helms-Burton bi aldeko Legeak -Bill Clintonen Gobernuak onartuak- Kubarekin inbertitu edo salerosten ez duten herrialde guztien aurka aurreikusitako zigor gogorrak EBko herrialde kideei ez aplikatzea onartzeagatik. Trumpek EB asaldatu zuen 2019an, salbuespeneko akordioa ez errespetatu nahi izan zuenean.

Azaroko hauteskunde legegileak begiz jota

Bidenek badaki ez dituela ziurtatuta hurrengo azaroko agintaldi erdiko legegintza-hauteskundeak, eta nahiz eta Ukrainako gerrak oxigeno-baloia ekarri AEBetako barne-egoera politikoan, Alderdi Errepublikanoaren babesarekin esku gogorreko politikan eta industria militarraren indarberritzearekin, ezin du ziurtatu Putinekin duen pultsuan irabaziko duenik, eta ez da ziurra hura nahikoa izango zenik hautestontzietan errepublikanoek aurrera egitea geldiarazteko.

Horregatik, Bidenek Etxe Zuriko maizter guztien politika inperial tradizionala betikotzen du.

Obama karismatikoaren diskurtsoa imitatzen ere ez da ausartzen; izan ere, kanpo-politikan duen jarrera liluragarriari esker, 2009ko urtarrilaren 20an bere agintaldia hasi eta zortzi hilabetera urte horretako Bakearen Nobel Saria eman zioten, nahiz eta bere hauteskunde-promesarik zehaztu ez. Bere promesak aski izan ziren hori lortzeko.

Bidenek ez ezik, Ameriketako IX. Gailur honek ere asko du jokoan. Latinoamerikako agintari aurrerakoi berriek ere beren postulatuekin duten koherentzia-maila eta beren herrialdeen independentzia eta duintasunaren zein defentsa egiten duten erakutsi beharko dute.

* Kazetaria eta idazlea, Hegoaldeko Haizearen Aholku Batzordeko kidea da.

<Roberto Montoya>

Estados Unidos ha convocado para esta semana en Los Angeles la IX Cumbre de las Américas invitando a los mandatarios de ‘casi’ todos los países americanos, más de treinta. ‘Casi’ todos pero no todos, porque siguiendo la tradición que inauguró Bill Clinton en 1994 con la primera de esas reuniones esta vez también hay gobernantes excluidos.

En la I Cumbre fue excluida Cuba, ahora, además de la eterna isla rebelde también se ha decidido excluir a los presidentes de Venezuela y de Nicaragua, porque, al igual que entonces, se invita solo a ‘gobiernos democráticos´.

Tal como entonces Estados Unidos contó ahora para programar el evento con la complicidad de la OEA (Organización de Estados Americanos), su principal instrumento político en la región, y con  multinacionales, fundaciones y organizaciones civiles con intereses en la zona que participarán en foros previos a la reunión de los mandatarios del jueves 9 y viernes 10.

En 1994, cuando tuvo lugar la I Cumbre, hacía pocos años que se había acabado la Guerra Fría, el mundo se había convertido en unipolar; Estados Unidos sacaba pecho, había vencido a la única otra superpotencia mundial económica, política y militar, la Unión Soviética.

El capitalismo había derrotado al socialismo y EEUU ya podía diseñar un Nuevo Orden Mundial a su antojo.

Para seguir dominando como siempre a América Latina y el Caribe, su ‘patio trasero’, ya no necesitaba ni le resultaban útiles las dictaduras militares que venía ayudando a implantar y mantener en el poder a sangre y fuego desde el siglo XIX en buena parte de los países de esa amplísima región del mundo.

Bastaba ya con apoyar a gobiernos con fachada democrática -aunque tuvieran graves déficit democráticos- siempre que tuvieran un claro perfil neoliberal, dispuestos a privatizaciones generalizadas de empresas públicas, a políticas de ajustes drásticos, a abrir de par en par las puertas de sus respectivos países a las multinacionales estadounidenses, y a secundar la política exterior y de seguridad de Estados Unidos.

Bill Clinton inició en 1994 la política excluyente

Y fue así que entre los democratiquísimos mandatarios latinoamericanos invitados por Bill Clinton a la cumbre de Miami de 1994 estaban el argentino Carlos Saúl Menem; el peruano Alberto Fujimori; el mexicano Ernesto Zedillo (los tres luego enjuiciados por corrupción y autoritarismo); el guatemalteco Ramiro de León Carpio, quien años después se convertiría en estrecho colaborador del ex dictador genocida de poblaciones indígenas Ríos Montt; el colombiano Ernesto Samper, acusado judicialmente en el Proceso 8000 de haber financiado su campaña electoral con dinero del narcotráfico; el ecuatoriano Sixto Durán-Ballén, cuyo gobierno se vió envuelto en graves casos de corrupción, al igual que el uruguayo Luis Lacalle. Y la lista sigue.

Muchos de los mandatarios invitados a las posteriores cumbres tenían perfiles tan democráticos y ejemplares como los mencionados, pero Cuba seguía siendo la mala de la película. La OEA había expulsado a Cuba de su seno en 1962 y parecía coherente que EEUU la siguiera excluyendo de cualquier proyecto interamericano.

EEUU preveía que una vez atomizada la URSS en 1991 y desmoronados los gobiernos bajo su órbita de la Europa del este, el régimen cubano seguiría el mismo camino. Han pasado varias décadas desde entonces y han pasado presidentes demócratas y republicanos por la Casa Blanca… pero Cuba sigue ahí, manteniendo su soberanía y su dignidad.

Las políticas neoliberales de los ’90 acentuaron drásticamente la desigualdad en América Latina hasta convertirla en la zona de mayor desigualdad social de todo el mundo.

En aquella primera cumbre de 1994 Bill Clinton lanzó su ambicioso proyecto neoliberal para la región, el ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas), pero no contaba con que pocos años después, a partir de 1998, se iniciara una ola de gobiernos progresistas en América Latina que rechazó ese proyecto y lo sepultó definitivamente en la IV Cumbre de las Américas de Mar del Plata (Argentina) en 2005.

“¡ALCA, ALCA, al carajo!”, fue el estribillo con el que Hugo Chávez celebró aquel entierro.

Años después, afectados principalmente por la crisis financiera de 2008 y por la fuerte contraofensiva neoliberal, pero también por indiscutibles y graves errores propios, América Latina volvió a experimentar un brusco giro ideológico.

Biden, inmune ante los nuevos aires progresistas en la región

A través de golpes ‘blandos’ y también a través de las urnas, fueron cayendo uno a uno varios de los gobiernos progresistas que habían impulsado importantes pero no suficientes reformas sociales. Algunos de los pocos que lograron mantenerse en pie sufrieron desviaciones y retrocesos.

Sin embargo Joe Biden pareciera no tener en cuenta que la región experimenta en el último periodo un nuevo cambio. Otra oleada de nuevos gobiernos progresistas -aunque de muy variadas características- vuelven a cambiar el escenario político en la región, en Chile, en Bolivia, en Perú,  Honduras,  México, con la posibilidad real de ampliarse a Brasil, a Colombia, si el golpismo blando y el populismo ultraderechista no termina alterando esos procesos.

Biden pareciera ir a tiro fijo, siguiendo la tradición imperial de siempre de Estados Unidos. Ha convocado esta cumbre, en complicidad con el reaccionario secretario general de la OEA, Luis Almagro, excluyendo de la invitación a la IX Cumbre de las Américas a Cuba, Venezuela y  Nicaragua.

El emperador de turno vuelve a decidir unilateralmente quién es demócrata y quién no lo es.

Paradójicamente, ningún mandatario fue excluido en la VIII Cumbre que se celebró durante el Gobierno de Donald Trump. Fue este quien decidió no asistir.

Jair Bolsonaro sí ha sido invitado por Biden. Al parecer sí lo considera un demócrata, como lo era para Trump, y poco importa que siguiendo el ejemplo de Trump Bolsonaro ya haya anunciado que no reconocerá el triunfo de Lula da Silva si este gana las próximas elecciones presidenciales, como todo permitiría prever.

El presidente saliente colombiano, Iván Duque, hijo político de Álvaro Uribe, es otro demócrata ejemplar para EEUU. Poco importa que haya boicoteado abiertamente los Acuerdos de Paz firmados en 2016 para acabar con una guerra de décadas, ni que sus fuerzas militares y las poderosas fuerzas paramilitares de ultraderecha aliadas hayan matado a cientos de guerrilleros desmovilizados y a centenares de activistas sociales molestos para los intereses de los terratenientes y las multinacionales.

Colombia siempre ha sido considerada como una gran plataforma regional para los planes de seguridad de Estados Unidos, al punto que es el único país al que se le ha aceptado como miembro observador en la OTAN.

Pero en esta ocasión EEUU se ha encontrado con un rechazo de varios países de América Latina y el Caribe a su política de exclusiones. El hecho de que no asista a la misma López Obrador, el presidente de México, el país con el que EEUU mantiene una importantísima relación comercial además de compartir una extensísima y conflictiva frontera, ya supone de por sí un duro golpe para la diplomacia estadounidense.

El que Bolivia, Honduras y otros países manifestaran su malestar por las exclusiones y que el propio presidente de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), el argentino Alberto Fernández, dudara hasta último momento si asistir, augura una cumbre complicada para EEUU.

Tanto Venezuela como otros países miembros de la CELAC esperan que Fernández los represente en la cumbre y que haga llegar ese malestar a Estados Unidos.

Todos los países miembros de CARICOM (Comunidad del Caribe) y de la ALBA-TCP (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos) han emitido comunicados expresando su rechazo a las exclusiones.

No puede extrañar que Biden haya incluido a Venezuela entre los países excluidos. El actual presidente estadounidense era vicepresidente de Barack Obama cuando éste impuso a Venezuela el primer paquete de sanciones económicas en 2016 -endurecidas drásticamente luego por Donald Trump- aduciendo razones de ‘seguridad nacional’.

Paradójicamente, ahora, ante la escalada de los precios del petróleo provocada por la guerra en Ucrania Biden ha decidido flexibilizar parcialmente por primera vez las durísimas sanciones que sufre Venezuela, ‘autorizando’ a la petrolera estadounidense Chevron, a la española Repsol y a la italiana Eni, a operar en Venezuela.

Aún así les ha impuesto dos condiciones: la primera, que solo pueden transportar petróleo a Europa, dado que lo que pretende es paliar el freno al suministro del petróleo ruso. La segunda condición, que en esas operaciones no haya dinero de por medio, sino que el petróleo venezolano sirva solamente para pagar deudas contraídas con países europeos o intercambiar por otras mercaderías.

De esta manera EEUU seguirá controlando para que Venezuela no pueda recibir divisas extranjeras, cruciales para que ese país pueda atenuar la asfixia económica que sufre desde hace años.

Y la Unión Europea, agradecidísima de que el emperador Biden le haya hecho semejante concesión.

Tan agradecida como ha estado siempre a EEUU por haber aceptado -tras duras negociaciones- no aplicar a los países miembros de la UE las duras sanciones previstas desde 1996 por la bipartidista Ley Helms-Burton -aprobada durante el Gobierno de Bill Clinton- contra todo país que ose invertir o comerciar con Cuba.  Trump alarmó a la UE en 2019 cuando pretendió no respetar el acuerdo de excepción.

Con la vista puesta en las elecciones legislativas de noviembre

Biden sabe que no tiene aseguradas las elecciones legislativas de medio mandato de noviembre próximo y aunque la guerra en Ucrania le supone un balón de oxígeno en el escenario político interno estadounidense, con el apoyo del Partido Republicano a su política de mano dura y con la reactivación de la industria militar, ni puede asegurar su victoria en el pulso que mantiene con Putin, ni es seguro que esta fuera suficiente para frenar un avance republicano en las urnas.

Por eso Biden perpetúa la política imperial tradicional de todos los inquilinos de la Casa Blanca.

Ni siquiera se atreve a imitar el discurso del carismático Obama, que con su seductor talante dialogante en política exterior consiguió que ocho meses después de iniciar su mandato el 20 de enero de 2009 se le concediera el Premio Nobel de la Paz de ese año a pesar de no haber concretado ninguna de sus promesas electorales estrella. Bastaron sus promesas para que lo lograra.

No solo Biden se juega mucho en esta IX Cumbre de las Américas. También los nuevos mandatarios latinoamericanos de corte progresista tendrán que demostrar el grado de coherencia que mantienen con sus postulados y qué defensa hacen de la independencia y dignidad de sus países.

* Periodista y escritor, forma parte del Consejo Asesor de Viento Sur.

BAJAR LOS IMPUESTOS ES REBAJAR LOS SERVICIOS SOCIALES

<CARLOS LASARTE
OPINION>

Tras la llegada de Feijo a la dirección del PP no para de hablar de bajada de impuestos. Lo hace para llegar a un acuerdo con el Gobierno en ciertos temas y aprovecha cualquier circunstancia para hablar de ello. Siguiendo su ejemplo también Carlos Iturgaiz desde Euskadi lo pone como condición sine qua non para llegar a acuerdos con el Gobierno Vasco.

No les importa que los análisis empíricos no les den la razón. Ellos están convencidos de su religión y si la realidad les lleva la contraria no pierden su fe. En un análisis reciente de la correlación entre carga fiscal crecimiento económico los autores llegan a la siguiente conclusión: “La evidencia del hecho que no existe relación entre la carga fiscal y la variación del PIB en términos reales es que entre 2010 y 2019 la variación del PIB y la de la carga fiscal sigue un camino desacoplado (no se comprueba que a menor carga fiscal haya más crecimiento, nota del autor). … Es más, dicha recta es ligeramente ascendente, con lo que, en el caso de rebajar las exigencias en el nivel de evidencia, la balanza se decantaría por mostrar mayor crecimiento en los territorios que aumentaron la carga fiscal”(1).

Antes de analizar su repercusión debemos analizar la actual situación tributaria. Comparamos la recaudación fiscal con los países de nuestro entorno: Alemania, Francia e Italia. En relación a esos países observamos que la recaudación fiscal en el Estado Español es mucho más baja, un 34% frente a una media del 40,4 % de los 15 países occidentales de la Unión Europea. La consecuencia de esta inferior recaudación es que los servicios sociales (sanidad, educación, protección social, etc.) también son inferiores a los que tienen esos países, tomando como referencia su porcentaje de tales servicios sociales sobre el PIB.

Anteriormente también Rajoy llegó al gobierno con la promesa de rebajar impuestos y una vez en el poder lo que hizo fue subirlos. Pero las circunstancias han cambiado. Ayuso en Madrid está llevando al extremo su neoliberalismo. En la práctica ha eliminado los impuestos de Patrimonio y de Sucesiones, privatiza numerosos servicios o externalizan tales servicios (son los centros privados quienes ejecutan lo se puede realizar desde centros públicos). Dice que es la Comunidad más rica pero en Sanidad y Educación es de las que menos gasta por habitante. Andalucía sigue sus pasos como bien denunciaba Daniel Albarracín (2). Todo ello unido a que si gobierna el PP será en coalición con Vox (que es ultraliberal) hace que el riesgo de deterioro de los servicios públicos sea muy real. En Andalucía Moreno ha cumplido a medias su promesa de rebaja de impuestos: los ha bajado a los ricos (eliminando el Impuesto de Patrimonio y de Sucesiones), pero no los ha bajado a la población de menor poder adquisitivo.

Defender la bajada de impuestos supone que el modelo de Estado en el que están pensando es similar al que aplica Estados Unidos o los países del Este de Europa, los que anteriormente  estaban en la órbita soviética. Como consecuencia de la aplicación de una política económica neoliberal estos países tienen las siguientes características:

  • El porcentaje de recaudación fiscal es muy bajo.
  • Los servicios que presta el Estado son muy bajos.
  • Como consecuencia de todo ello se registra en estos países son unos servicios sociales mínimos. Ante una necesidad cada uno debe de hacerse cargo particularmente de su propia situación. La desigualdad social es superior al resto de los países de Europa. A esto hay que añadir el saqueo producido por los grandes oligarcas de la riqueza y la industria de los países exsoviéticos.

La consecuencia de todo ello es un deterioro de la situación de los sectores sociales más bajos, con incremento de la desigualdad y de la situación de pobreza (para disimular lo llaman riesgo de exclusión social y riesgo de pobreza). Además de no ser deseable éticamente esto tiene consecuencias económicas: al reducirse la demanda el consumo de los afectados es menor y reduce la demanda. Se incrementa el riesgo de una posible recesión, por caer el consumo.

Si ya en el Estado Español los servicios sociales y el porcentaje del PIB que reciben los asalariados son inferiores a los países europeos de nuestro entorno (Alemania, Francia, Italia) esta situación se agrava en Andalucía, que registra una grave situación social. La actual situación de alta inflación sin subidas salariales no hace sino agravar esta situación. Si el desempleo y la pobreza del Estado Español es ya superior a la media europea, los datos de Andalucía son muy superiores a los del Estado Español (3)               

  TASA DE POBREZA MONETARIA
    (% DE POBLACION)
ANDALUCIA   31,6    

ESPAÑA

  20,9    

 

Los compañeros andaluces expresan la misma idea de otra forma: de los 10 municipios con más paro en España 8 de ellos son andaluces.

Por todo ello es necesario seguir defendiendo unos servicios sociales dignos y que cubran las necesidades de la mayoría de la población. Es vital luchar por una sanidad, educación y política de vivienda que sean públicos y atiendan a lo que la población necesita. Es absurda la situación de los sanitarios, primero se les aplaude y poco tiempo después se les despide. Para financiar estos gastos es imprescindible subir la tributación a las clases más altas. Recordemos que la tributación de las rentas de capital es muy inferior a la de las rentas del trabajo, que en Sociedades las grandes empresas pagan tipos muy inferiores al 5% y que el Impuesto de Patrimonio solo afecta al 1% más rico Por ello hay margen para la subida de impuestos. Incluso la “La Comisión (Europea), en un análisis del sistema tributario español recogido en las recomendaciones específicas por país, certifica que los ingresos fiscales son relativamente bajos en relación con el PIB, con una gran contribución de la fiscalidad laboral. Por eso pide al Gobierno acercarse a los parámetros europeos” (4).

Lo que se debería hacer es subir la fiscalidad y hacerlo sobre quienes más se benefician de esta situación: los sectores más altos de la sociedad. Por ello se deberían tomar, como mínimo, las siguientes medidas:

  • Aumentar los tramos de Renta gravando más a quienes más tienen.
  • Eliminar la distinta tributación entre rentas del trabajo y rentas del ahorro.
  • Eliminar las bonificaciones que en algunas comunidades Autónomas llegan a anular el Impuesto sobre el Patrimonio y el Impuesto sobre Sucesiones. No debemos olvidar que lejos de lo que dicen el Impuesto sobre el Patrimonio no grava a la clase media sino, exclusivamente, al 1% más rico. Ese es el porcentaje de afectados por este Impuesto.
  • En el Impuesto de Sociedades implantar una tributación mínima, para evitar que las grandes empresas paguen tipos muy inferiores al 5%.
  • Implantar un Impuesto a las Transacciones Financieras. El gobierno de Sánchez ha puesto en marcha este impuesto, pero tan sólo una mínima parte de las transacciones financieras son las gravadas. Se deben gravar todas las transacciones.

Desde el otro extremo de la península, ánimo y todo el apoyo a los compañeros de Adelante Andalucia en las elecciones y en las movilizaciones y luchas populares que vendrán a continuación.

 

ANEXO

Para hacer las afirmaciones anteriores me he basado en este cuadro (5):

 

  RECAUDACION     PROTECCION EDUCACION SANIDAD %POBLACION
  FISCAL (%PIB) % PARO SALARIOS/PIB % SOCIAL (%PIB) (%PIB) (%PIB) EN POBREZA
UE15 40,4 6,9 56 14,7   7,2 16,8
ALEMANIA 41 3,2 58,2 12,5 4,53 7,2 14,8
FRANCIA 46,1 8,5 56,5 17,3 5,45 8,1 13,6
ITALIA 41,9 10 53,1 17,2 4,04 6,8 20,1
ESPAÑA 34,6 14,1 53 11,5 4,07 6 20,7
LITUANIA 30,4 6,3 50,7 7 3,67 5,9 20,6
RUMANIA 26,5 3,9 52,2 4,1 2,69 4,7 23,8

 

1-Carles Manera, Ferran Navines y Miquel Quetglas, Recortar servicios pasa factura. Un análisis de urgencia para las diecisiete Comunidades Autónomas, Economistas Frente a la crisis

2- Daniel Albarracín, La reforma fiscal regresiva del Gobierno de la Junta de Andalucía, en blog Otra mirada social y económica es posible.

3- Luis Ayala, Antonio Jurado y Jesús Pérez Diferencias de desigualdad y bienestar en las regiones españolas en 4º Informe de Desigualdad en España-Fundación Alternativas

4- Bruselas pide a España vigilar el gasto en pensiones y equiparar los impuestos con la UE en Cinco Días del 24/05/2022

5-Eurostat

De la crisis a la organización. Antikapitalistak Udaberriko Eskola

Krisitik antolakuntzara. Antikapitalistak Udaberriko Eskola

Una de sus consecuencias fue la imposibilidad, especialmente para organizaciones políticas y sindicales, de reunirse. Fue la imposibilidad de verse las caras, de debatir, organizar charlas, etc. La caña de después, tan importante para afianzar las buenas relaciones de cualquier grupo, fue pronto sustituida por conversaciones vía zoom en las que el audio no va, la cámara se enciende y se apaga sola, alguien tiene el micro abierto cuando no toca o nadie se ha dado cuenta de que una compañera lleva pidiendo el turno para hablar media hora atrás.

Por eso, para nosotras, la importancia de organizar lo antes posible una nueva edición de la Escuela de Primavera de Antikapitalistak era clave. Consideramos que es imposible pensar la transformación social sin reuniones, asambleas, diálogos cara a cara o movilizaciones presenciales. La pandemia, además de separarnos, ha actuado como un catalizador disolvente de las relaciones sociales y, por si fuera poco, ha estimulado una esfera de discusión virtual más degradada y desquiciada.

Desde ese punto de vista, consideramos que la Escuela de Primavera organizada bajo el lema ¡Frente a la resignación, organización! fue un éxito. No sólo pudimos vernos las caras después de demasiado tiempo, también participar de los talleres y formaciones útiles para organizarnos y seguir construyendo una alternativa anticapitalista.

Los miembros que conforman Amarauna, en Ziordia, nos acogieron de la mejor manera. Cabe destacar este proyecto autogestionado y de construcciones de vidas en común. El entorno allí generado facilita la reflexión sobre la sociedad en la que vivimos y cumple su objetivo de potenciar nuevas formas de relación humana. Os recomendamos echarle un vistazo a su web y conocer el lugar y el proyecto que proponen para una vida emancipada.

Aunque de esta última edición podríamos hablar largo y tendido de los contenidos y ponencias, por cuestiones de espacio daremos unas pinceladas sobre algunos de ellos.

En la mesa redonda sobre “Euskal Herria en la Europa del siglo XXI” acudieron como invitados Ezker Soberanista y GKS (Gazte Koordinadora Sozialista). Tuvimos la oportunidad de contrastar con ellos diferentes análisis de situación tras el cierre de un ciclo político: el fin de la lucha armada y la institucionalización de la izquierda abertzale a través de Bildu. En ese sentido, se hace cada vez más evidente e imprescindible la necesidad de construir una izquierda revolucionaria que, a su vez, sea internacionalista. Dicho de otra forma: las revoluciones no se pueden dar en un único país y Euskal Herria no será una excepción, de ahí la necesidad de tejer alianzas con otras fuerzas revolucionarias.

La exposición de Alex Merlo sobre la Cuarta Internacional y los debates que ha tenido nuestra corriente a lo largo de su historia nos sirvió para reflexionar sobre cómo y por qué hemos llegado hasta aquí. Con el taller de Xavier Mínguez, “Subjetividad política” lo que intentamos descubrir fue quiénes somos ahora y qué experiencias históricas y personales nos han hecho militar. Heterogéneas, como nuestra organización, hablamos de las huelgas durante el Franquismo, de la Guerra de Malvinas, del movimiento insumiso, de Lizarra-Garazi, de nuestra experiencia dentro de Podemos y también de las huelgas feministas y de las manis en denuncia de la Manada.

Durante los últimos años muchas mujeres hemos tenido un fuerte proceso de politización a raíz de nuestra participación en el movimiento feminista. En este contexto, seguimos trabajando las reivindicaciones sobre qué características y qué dinámicas tiene que tener una organización que se considere feminista. Despatriarcalizar un colectivo es tarea de todas sus integrantes, por eso nos pareció fundamental dedicar un espacio a profundizar y discutir sobre conceptos centrales de los debates feministas en estos últimos años.

A lo largo de estos días hemos podido debatir y conocer realidades cercanas, sin manuales, pero sin perder de vista la lucha por transformar radicalmente la sociedad. Nuestro objetivo para el próximo año es agrandar este espacio y que muchas más compañeras puedan disfrutarlo con nosotras.

Covid 19aren pandemia kolpe gogorra izan zen eta galga bat milaka pertsonaren bizitzan. Gaixotu eta hildako jendeaz gain, krisi ekonomiko eta sozial bati buruz ari gara, zeinak, aldi berean, beste krisi batzuk ekarri baitzituen ezkutuan, sistema kapitalista ekozida eta gero eta suntsitzaileago bati dagozkionak.

Horren ondorioetako bat ezin biltzea izan zen, bereziki erakunde politiko eta sindikalentzat. Ezinezkoa izan zen elkar ikustea, eztabaidatzea, hitzaldiak antolatzea, etab. Geroko potea, edozein talderen harreman onak sendotzeko hain garrantzitsua dena, laster zoom bidezko elkarrizketekin ordezkatu zen, non audioak ez duen funtzionatzen, kamera bakarrik pizten eta itzaltzen zen, norbaitek mikroa irekita zeukan txanda ez zegokionean edo inor ez zen konturatzen kide batek ordu erdi lehenago hitz egiteko txanda eskau zuela.

Horregatik, guretzat funtsezkoa zen Antikapitalistak-en Udaberriko Eskolaren edizio berri bat lehenbailehen antolatzea. Gure ustez, ezinezkoa da gizartea eraldatzea bilerarik, batzarrik, aurrez aurreko elkarrizketarik edo aurrez aurreko mobilizaziorik gabe. Pandemiak, banandu ez ezik, gizarte-harremanen katalizatzaile disolbatzaile gisa ere jokatu du, eta, hori gutxi balitz, eztabaida-eremu birtual degradatuagoa eta kikilduagoa sustatu du.

Ikuspuntu horretatik, etsipenaren aurrean, antolaketa! lelopean antolatu genuen Udaberriko Eskola arrakastatsua izan dela uste dugu. Denbora gehiegi igaro ondoren ez ezik, antolatzeko eta alternatiba antikapitalista bat eraikitzen jarraitzeko baliagarriak diren tailer eta prestakuntzetan ere parte hartu bait dugu.

Ziordian, Amarauna osatzen duten kideek harrera ezin hobea egin ziguten. Azpimarratzekoa da proiektu autogestionatu hau eta elkarrekin bizitzeko eraikitzen ari diren proiektua. Bertan sortutako inguruneak bizi garen gizarteari buruzko hausnarketa errazten du, eta giza harremanetarako modu berriak sustatzeko helburua betetzen du. Euren webguneari begiratzea gomendatzen dizuegu, eta bizitza emantzipatu baterako proposatzen duten lekua eta proiektua ezagutzea.

Azken edizio honi buruz luze hitz egin genezake edukiez eta hitzaldiez, baina espazio kontuengatik horietako batzuei buruzko zertzelada batzuk emango ditugu.

XXI. mendeko Europako Euskal Herriari buruzko mahai-inguruan Ezker Soberanista eta GKS (Gazte Koordinadora Sozialista) izan ziren gonbidatuak. Ziklo politiko baten itxieraren ondorengo egoeraren hainbat azterketa kontrastatzeko aukera izan genuen beraiekin: borroka armatuaren amaiera eta ezker abertzalearen instituzionalizazioa Bilduren bitartez. Zentzu horretan, gero eta nabarmenagoa eta ezinbestekoagoa da ezker iraultzaile bat eraikitzeko beharra, aldi berean internazionalista izango dena. Beste era batera esanda: iraultzak ezin dira herrialde bakar batean eman eta Euskal Herria ez da salbuespena izango, horregatik beste indar iraultzaile batzuekin aliantzak ehuntzeko beharra dago.

Alex Merloren eskutik, Nazioarteko Laugarrenari eta historian zehar gure korronteak izan dituen eztabaidei buruzko erakusketek honaino nola eta zergatik ekarri gaituzten hausnartzeko balio izan zigun. Xavier Mínguezen tailerrarekin, «Subjektibitate politikoa», orain nor garen eta zein esperientzia historikok eta pertsonalek militatzea egin gintuzten hausnartu genuen. Heterogeneoak, gure erakundea bezala, Frankismo garaiko grebez, Malvinetako Gerraz, mugimendu intsumisoaz, Lizarra-Garazikoaz, Podemosen barruan izandako esperientziaz eta Manadak salatu zituen maniez eta greba feministez ere hitz egin genuen.

Azken urteotan, emakume askok politizazio-prozesu handia izan dugu mugimendu feministan parte hartu dugulako. Testuinguru horretan, feministatzat jotzen den erakunde batek zer ezaugarri eta zer dinamika izan behar dituen aldarrikatzen jarraituko dugu. Kolektibo bat despatriarkalizatzea kide guztien zeregina da; horregatik, funtsezkoa iruditu zitzaigun azken urteotan eztabaida feministetako kontzeptu nagusiei buruz sakontzeko eta eztabaidatzeko gune bat eskaintzea.

Egun hauetan, gertuko errealitateak eztabaidatu eta ezagutu ahal izan ditugu, eskulibururik gabe, baina gizartea errotik eraldatzeko borroka alde batera utzi gabe. Datorren urterako gure helburua gune hau handitzea da, eta kide eta lagun gehiagok gurekin esperientzia emankor hontaz gozatu ahal izatea.

Declaración universal de los derechos del poder corporativo

Hablar en serio de derechos humanos implica radicalizar la democracia, construir proyectos socioeconómicos en colectivo, fortalecer los procesos de autoorganización social desde la base y reconfigurar nuevos espacios de contrapoder a nivel local y global

Juan Hernández Zubizarreta / Pedro Ramiro 
Tomado de CTXT

No se pueden establecer límites a la propiedad privada y a la acumulación de riqueza porque hay que garantizar la seguridad jurídica de los contratos, pero el gobierno español ha anunciado la incautación de un yate a un oligarca ruso y el alemán la expropiación de la filial de Gazprom. Se lleva diciendo dos meses que hay que intervenir el mercado de la energía, apenas se tardó unas horas en cambiar el presupuesto para poder enviar armas para la guerra. Es imposible juzgar a Repsol en España por el desastre ecológico provocado por su vertido de petróleo en Perú, pero la empresa sí pudo demandar al Estado argentino ante tribunales internacionales cuando hace una década fue nacionalizada su subsidiaria en el país.

El gerente del taller textil de Tánger en el que murieron 28 trabajadoras hace un año ha sido condenado por un tribunal marroquí, aunque la sentencia no hace mención a Inditex ni a Mango, que eran las firmas para las que fabricaban las prendas. Ucrania tiene todo el derecho a defender su soberanía nacional frente a la invasión de las tropas rusas, mientras el Sáhara Occidental tiene que convertirse en una provincia de Marruecos porque es la única solución realista. Los grandes propietarios obtienen golden visas sin ningún control y a buen precio en el mercado oficial, a la vez que millones de personas se someten a las burocracias migratorias y quedan atrapadas en limbos jurídicos infernales. 

En el ámbito institucional, los debates se centran en la discusión sobre leyes y normas. Pero en esta disputa jurídica todo lo que está en juego, básicamente, es una cuestión de voluntad política; dicho en términos clásicos, de relaciones de fuerza. La asimetría normativa, no en vano, ha sido la base de la globalización neoliberal: frente a la fortaleza de la armadura jurídica construida para blindar los “derechos” de las grandes corporaciones, la extrema fragilidad de los mecanismos para el control de sus obligaciones. O lo que es lo mismo: a la vez que continuamente se re-regulan los negocios privados transnacionales, sigue avanzando la desregulación en la tutela de los derechos fundamentales.

La huida hacia adelante en busca de la rentabilidad perdida solo va a servir para profundizar en la lógica de expulsión, desposesión, violencia, encierro y necropolítica

Nada de eso hubiera sido posible sin la conformación de una gran alianza público-privada entre los Estados centrales y las corporaciones transnacionales. Y el derrumbe del capitalismo global, por sí solo, no va a cambiar este estado de cosas. Al contrario, la huida hacia adelante en busca de la rentabilidad perdida solo va a servir para profundizar en la lógica de expulsión, desposesión, violencia, encierro y necropolítica. El derecho internacional, con toda su catarata de pactos y acuerdos globales en defensa de los derechos humanos, se ha convertido en papel mojado ante la guerra desatada por los grandes poderes económicos para tratar de asegurarse su parte del botín en medio de la tormenta perfecta.

Colapso de los derechos humanos

Con la guerra se profundiza en la dinámica de crisis energética, subida de precios y materias primas, desigualdad social, empobrecimiento generalizado y agravamiento del desorden climático, pero la crisis estructural del capitalismo viene de más lejos. Hoy hablamos de la espiral de inflación, endeudamiento y desabastecimiento; hace tiempo que venimos haciéndolo de sus causas: una lógica de crecimiento ilimitado y acumulación imposibles, un modelo de financiarización insostenible, la emergencia de un cambio climático desbocado, el agotamiento acelerado de energía y materiales. De ahí que las grandes corporaciones y fondos de inversión transnacionales se hayan lanzado a la destrucción de cualquier barrera que impida la mercantilización a escala global. En este marco, la necesidad de ampliar los dividendos empresariales hace que se extremen las prácticas contra las personas, las comunidades y los ecosistemas.

Algunas de estas prácticas afectan a la propia configuración de los derechos humanos. Eso es, al fin y al cabo, la necropolítica: dejar morir a miles de personas racializadas y pobres. También están la fragmentación de derechos según las categorías de personas, las prácticas racistas y heteropatriarcales, los tratamientos excepcionales a determinados colectivos, las políticas migratorias con sus muros y fronteras, la trata de seres humanos, las deportaciones en masa, la criminalización de la solidaridad y la desobediencia civil, la división de la sociedad entre asimilables y exterminables. 

Otras destruyen en bloque los derechos de las personas, los pueblos y la naturaleza. Es el caso de la crisis climática y la destrucción de ecosistemas, los feminicidios de mujeres y disidentes de género, el hambre que sufren millones de personas, los nuevos campos de concentración, la persecución y eliminación de la disidencia, el encarcelamiento de pueblos y comunidades, el endurecimiento de los usos coloniales y las guerras de destrucción masiva.

Están, por último, las prácticas que afectan al núcleo central de los derechos colectivos. Como la apropiación de los bienes comunes, la explotación laboral, la consolidación de la precariedad en el núcleo constituyente de las relaciones laborales, el trabajo infantil y el trabajo esclavo, la reorganización capitalista de la producción y la reproducción, las expropiaciones colectivas por medio del pago de la deuda, las expulsiones de millones de personas de sus territorios porque las grandes corporaciones se apropian de los bienes comunes. Recientemente, Amnistía Internacional las ha recopilado y el panorama es demoledor: no son fallos del sistema, es el avance del neofascismo global.

En este contexto, el poder corporativo se articula en torno a una serie de principios que desplazan y fulminan los fundamentos que sustentan el derecho internacional de los derechos humanos. Son principios formalmente ocultos, no regulados, pero que gozan de la máxima imperatividad y transversalidad. Vienen a constituirse, en la práctica, como una declaración paralela a la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Parafraseando los treinta artículos de la declaración proclamada por Naciones Unidas en 1948, la Declaración Universal de los Derechos del Poder Corporativo bien podría concretarse en el articulado que sigue.

Principios generales

1. La vida ha de ser mercantilizada. Todo puede comprarse y venderse. Los derechos humanos y los derechos colectivos, incluyendo al medio natural en su conjunto, se someten a la regla de la oferta y la demanda.

2. La propiedad privada y la especulación carecen de límite alguno. Y ambas se sitúan en el vértice de la jerarquía normativa.

3. Lo privado prevalece frente a lo público-comunitario. Frente a los bienes comunes, privatización; frente a lo colectivo, lógica de mercado.

4. La desigualdad se consolida como elemento central de la arquitectura corporativa de dominación.

5. La libertad despótica de “hacer lo que quiera, cuando quiera y como quiera” y la igualdad como mera “igualdad de oportunidades” actúan como valores ético-jurídicos que sustentan los diferentes espacios de dominación de las relaciones sociales.

6. La violencia estructural, la pedagogía de la sumisión y la lógica de la guerra apuntalan la estructura del poder corporativo.

7. El racismo institucional impregna todo el orden jurídico global.

8. La naturaleza se concibe como un instrumento al servicio del capitalismo, sin derecho alguno.

9. La división sexual del trabajo se reinterpreta y se consolida jurídicamente.

10. El trabajo comunitario no valorado, el implementado en el interior de los hogares y los cuidados de las personas dependientes, aunque resultan imprescindibles para el mantenimiento de la vida cotidiana, se sitúan fuera de la pirámide normativa.

11. El neocolonialismo se incorpora al ordenamiento jurídico-económico global.

Desechos humanos

12. Los derechos humanos se vacían como categoría sustantiva al perder espacio normativo frente a la mercantilización de la vida.

13. Se produce una descomposición radical y progresiva de los núcleos centrales de los derechos. La paz, la democracia, la alimentación, la vivienda, la educación, la cultura, el trabajo, la migración, los cuidados y la salud transitan hacia la retórica jurídica.

14. La desregulación en masa de derechos, la expropiación por parte de las élites de los bienes colectivos y la destrucción global de derechos reconfiguran sustancialmente los derechos humanos.

15. Los desechos humanos reemplazan a la dignidad de las personas. 

Re-regulación corporativa

16. La mercantilización de las normas jurídicas conlleva que los aspectos económicos aparezcan como autosuficientes, autorregulables y blindados jurídicamente, mientras los derechos humanos lo hacen como aspiraciones vacías.

17. El derecho corporativo global equivale al derecho constitucional universal. La supuesta fragmentación de los ordenamientos jurídicos no es tal, ya que la acumulación de riqueza se sitúa en el vértice de la jerarquía normativa, desplazando los derechos humanos a los márgenes regulatorios.

18. El derecho privado prevalece sobre el derecho internacional de los derechos humanos y sobre las normas constitucionales sobre derechos y libertades.

19. El poder corporativo se construye sobre la re-regulación de derechos, lo que significa más poder, más protección, más reglas e instituciones jugando a su favor, con más derechos y más riqueza cada vez en menos manos.

20. El derecho internacional de los derechos humanos se interpreta en favor del poder corporativo. Solo resulta aplicable a las empresas transnacionales a través de la acción estatal: los derechos corporativos se tutelan en marcos nacionales, regionales e internacionales, lo que consolida la asimetría jurídica como principio corporativo universal. 

21. Se consolida una nueva expertocracia, que crea esquemas contractuales ad hoc y reinterpreta las normas jurídicas desde las nuevas exigencias del capital y las élites: las consultoras, las agencias de calificación, los grandes despachos de abogados y los tribunales arbitrales son instrumentos para desplazar lo público por lo privado.

Arquitectura jurídica de la impunidad

22. Los derechos de las empresas transnacionales se tutelan mediante un ordenamiento jurídico global basado en reglas de comercio e inversiones de carácter imperativo, coercitivo y ejecutivo (derecho duro), mientras que sus obligaciones se remiten a ordenamientos nacionales sometidos a la lógica neoliberal, a un derecho internacional de los derechos humanos manifiestamente frágil y fracturado, sin exigibilidad ni justiciabilidad, y a una “responsabilidad social” y una diligencia debida voluntarias, unilaterales y no exigibles jurídicamente (derecho blando). 

23. El carácter de contrapeso del derecho se difumina en favor del poder corporativo, modificando las garantías formales de la democracia. Se generalizan la pulverización del derecho legislativo, la privatización y contractualización de la ley y las relaciones económicas, la prevalencia de los anexos a las reglas en los acuerdos de comercio e inversión, la destrucción del paralelismo en las formas, la inflación de las normas administrativas, la quiebra del imperio de la ley, la prioridad de la seguridad jurídica de los contratos frente a la seguridad de las personas y comunidades. 

24. La lex mercatoria se compone de normas que subordinan lo público a lo privado, y lo constitucional a lo puramente administrativo, colonizando todas las esferas normativas y arrinconando los derechos humanos, sociales y medioambientales en los márgenes de la jerarquía normativa. 

25. Los tratados de comercio e inversión, los acuerdos de protección y promoción de las inversiones, los contratos de explotación y comercialización, las políticas de ajuste, los préstamos condicionados, los dictámenes de los tribunales arbitrales y las disposiciones nacionales, regionales y multilaterales protegen la propiedad privada y los negocios transnacionales, configurando una constitución económica global.

26. Se impone una constitución económica no formalizada en ningún texto jurídico. Es una suma de reglas, normas, disposiciones, decisiones, pactos, tratados, resoluciones judiciales, planes, recomendaciones, rescates, deudas soberanas, indicadores riesgo-país y laudos arbitrales. Todos ellos entrelazados, “amontonados” y superpuestos, de tal forma que se desacoplan las reglas de la jerarquía normativa, la separación de poderes y el Estado de derecho.

27. Los Estados donde las transnacionales tienen su casa matriz, lejos de controlar al poder corporativo, crean pistas de despegue para su internacionalización. Les apoyan a través de subvenciones y créditos blandos, acción exterior y misiones político-empresariales, puertas giratorias, lobby en instituciones internacionales y diplomacia económica.

28. Los Estados huéspedes articulan pistas de aterrizaje para el poder corporativo, desregulando sus obligaciones y aprobando normas en favor de sus intereses. La alianza entre los gobiernos y las élites empresariales consolida el cheque en blanco a favor de la acumulación de riqueza de unos pocos, frente a los derechos de las mayorías sociales.

29. La idea de “seguridad jurídica”, en el marco de la lex mercatoria, tiene como fundamento central la protección de los contratos y la defensa de los intereses comerciales de las multinacionales. Es una concepción que únicamente hace referencia a las miles de normas, acuerdos y tratados promovidos en las últimas décadas por las instituciones comunitarias e instancias como el Banco Mundial, el FMI y la OMC.

30. La negativa de las empresas transnacionales a aprobar un código externo de carácter vinculante en el seno de Naciones Unidas o un tribunal internacional para el control de sus operaciones, así como la oposición a que pueda crearse un centro que fiscalice sus prácticas, inspeccione sus incumplimientos y articule las denuncias, colisiona con sus reiterados llamamientos al respeto de los derechos humanos y el medio ambiente.

Uso alternativo del derecho

El debate sobre la legislación pro-derechos se viene circunscribiendo, de un tiempo a esta parte, únicamente al marco estatal. Y mientras tanto, en el plano internacional, avanza con fuerza esa constitución económica global que no está formalizada en ningún sitio pero es ley. Aunque la sucesión de disputas declarativas en la política institucional parezca delimitar el Estado como el único terreno de juego posible, la Declaración Universal de los Derechos del Poder Corporativo impregna todos los textos legislativos nacionales y se impone al conjunto de las políticas públicas.

Muchas normas que hasta anteayer aparecían como inmutables, cuando las necesidades del capital así lo han demandado, se han modificado

Sin embargo, muchas normas que hasta anteayer aparecían como inmutables, cuando las necesidades del capital así lo han demandado, se han modificado. No hay más que ver lo que ha pasado con la suspensión del techo de gasto y de la limitación del déficit público (para subvencionar a las grandes corporaciones, no para invertir en servicios públicos), con la regularización exprés de personas refugiadas (provenientes de Ucrania, no de Siria o Afganistán), con la eliminación de trabas administrativas (para constructoras y promotoras inmobiliarias, no para poder recibir el ingreso mínimo vital), con las nacionalizaciones de empresas y la intervención del Estado en los sectores estratégicos de la economía (para rescatar a los grandes propietarios, no para transformar un modelo especializado en el turismo y el ladrillo). 

Con la pandemia y la guerra, la acción del Estado se ha vuelto imprescindible para que no se produzcan quiebras en cascada y se venga abajo el sistema económico-financiero. Pero el relato de las “propuestas de futuro para la recuperación”, pese a toda la retórica gubernamental fundamentada en los valores europeos y concretada en los fondos Next Generation, pasa por reforzar la arquitectura jurídica de la impunidad y continuar con su lógica de expulsión, desposesión y necropolítica. Como ha señalado Miguel Mellino, “para las élites y clases dirigentes ha llegado el momento de la destrucción creativa del capitalismo. Están desmontando viejas estructuras para crear las bases de una nueva lógica de acumulación”.

Está en juego una fase de recomposición capitalista y es ahí donde efectivamente toca intervenir. Un contexto donde las rivalidades geopolíticas, los conflictos bélicos, la competencia económica, la militarización del comercio y la preocupación por asegurar las ganancias empresariales nos asoma a nuevas maneras de reinterpretar los derechos humanos. Muchos de sus imperativos universales conectan con la emancipación y la resistencia de los pueblos, pero otros colisionan con la falta de empatía de las categorías de derechos y las maneras de entender las relaciones humanas. 

El uso alternativo del derecho implica el uso legal, alegal e ilegal del mismo; la reinterpretación conceptual de la legalidad frente a la legitimidad vuelve a aparecer en el marco de la defensa de los derechos de las mayorías sociales. Hablar en serio de derechos humanos implica radicalizar la democracia, construir proyectos socioeconómicos en colectivo, fortalecer los procesos de autoorganización social desde la base sin renunciar a la disputa de ciertos espacios institucionales y reconfigurar nuevos espacios de contrapoder a nivel local y global. 

——————–
Juan Hernández Zubizarreta (@JuanHZubiza) y Pedro Ramiro (@pramiro_) son investigadores del Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) – Paz con Dignidad.

30 MINUTOS CON UCRANIA

OPINION
Marcelino Fraile y Josean Sánchez
<Son militantes de Antikapitalistak>

“Una vez más, la autoorganización de la sociedad se pone en primer plano. ¡Cuánto se podría aprender!…”
“Pero la izquierda no quiere mirar en esa dirección para comprender las posibilidades y limitaciones de la época. Y esa ceguera no es casual ni gratuita”

Juan Manuel Vera. “Contra las oligarquías”

30 Minutos. Tan solo 30 minutos en Varsovia bastaron para hacernos sentir, en lo mas profundo de nuestras conciencias y nuestros corazones. Todo el dolor y desesperación al que están siendo sometidos la población ucraniana. Por la destrucción y devastación de sus ciudades, pueblos, viviendas, colegios, hospitales, teatros, comercios, etc. Y por los millares de personas asesinadas, junto a los millones, que se han visto obligadas a abandonar sus hogares o a cruzar las fronteras para salvar sus vidas. En una de las mayores emergencias humanitarias de los últimos tiempos.

Llegamos el 30 de marzo a las 11h de la mañana, a una pequeña casita en los extrarradios de Varsovia. Con las ruedas bajas por el peso de la carga transportada y aun calientes por los 2.500 Kilómetros realizados sin parar, en la furgoneta que alquilamos, para poder cruzar Europa desde el Pais Vasco. Y gracias a la impable ayuda de un auxiliar de clínica donostiarra que nos acompaño y asistió en toda la logística del viaje ida y vuelta.

Transportamos una enorme carga de mercancías imprescindibles. En el momento de aparcar, se monto una cadena humana de 11 refugiados y refugiadas, y nosotros dos. Toda la carga que traíamos la transvasamos rápidamente, de una furgoneta a otra. Varios centenares de cajas y paquetes cargados de medicinas, material sanitario de todo tipo, chalecos de protección,… más de 200 kilos de alimentos infantiles, leche, potitos, chocolates,… pañales, alimentos no perecederos, etc. Los acercamos a su destino.

La furgoneta ucraniana, salió zumbando hacia la frontera, en 15 minutos. Mientras se alejaba, en nuestras caras se dibujaba una grata sonrisa. Sabíamos, que el destino de parte de esa carga iba dirigida abastecer un orfanato abarrotado niñas y niños. Por fin, la mitad de nuestros objetivos ya se habían cumplido. Conseguimos apoyar materialmente la resistencia del pueblo ucraniano.

Unos instantes después, nos presentaron, una a una, a las 7 personas, que estaban dispuestas a viajar con nosotros hasta el otro extremo de Europa. Yanina, Rada, Lada, Alona, Galina, Andrei y Yura.

Algunas llevan varias semanas hacinadas en esa pequeña casita. Esperando un rescate o un transporte hacia algún lugar de acogida, tras abandonar sus hogares y su país. En el momento de las presentaciones, las emociones empezaron a cambiar. En cada apretón de manos, que cruzamos con estas familias, “a medias”, separadas por la violencia, de la ocupación militar, notamos en sus ojos la angustia, la fragilidad, la vulnerabilidad, la inseguridad y la legitima desconfianza ante el futuro de sus destinos, lejos de los suyos.

Comprendimos, al instante, que nuestra justa indignación y rabia, por los crímenes y el dolor causado por las tropas rusas. Debería de convertirse, no tanto en trasladar de un lugar a otro a estas personas refugiadas; sino en restaurar esa confianza, seguridad, bienestar, acogida y Paz que ya habían perdido tratando de escapar de la ambición y de la barbarie desatada por los oligarcas de la Federación Rusa.

La primera pregunta que nos estrujo el corazón fue: ¿Cuanto miedo y dolor acumularán estas 3 mujeres y sus hijos e hijas? Las respuestas fueron rápidas, con la mediación de los traductores de los móviles.

Pronto supimos porque una mujer y dos hijas de 10 y 12 años huían de Mariupol, porque otra joven mujer huía sola de un pueblito del Donbas, o porque una madre con sus dos hijos de 15 y 16 años había salido de su casa, en 20 minutos con lo puesto, sus documentos y nada más. Todas ellas huían de la muerte y del terror que están sembrado los misiles y las tropas del genocida Vladimir Putin.

Su primera pregunta para nosotros fue: ¿porque nos ofrecéis esta ayuda altruista? Nuestra respuesta, salió de nuestras convicciones: Porque pensamos que allí donde se trate de conculcar la Libertad, los derechos democráticos y La Paz, por la fuerza a cualquier personas, sea de donde sea, nos obliga algunos y algunas a hacer algo por defenderlas, sino las queremos perder también nosotros.

Esta iniciativa solidaria en la que nos comprometimos mi compañero y yo, nos obligo a salir de nuestra zona de confort local, de los debates abstractos geo estratégicos y de las equidistancias estériles, de las consignas grandilocuentes, pero alejadas e insensibles con la realidad concreta, con la inhumana agresión que estan sufriendo nuestros vecinos y vecinas ucranianos.

Construir una Red solidaria, para este viaje nos obligó, como a muchas otras personas, a autoorganizarnos, y a coordinarnos con la autoorganización de las comunidades ucranianas asentadas  aquí y en Polonia. Aquí encontramos la clave de todas las soluciones.

Desde el primer instante, de este viaje solidario, arrancamos sin contar con el apoyo de ninguna institución, ni municipal, ni nacional. Ni de ningún agente social (partidos, sindicatos, plataformas u ONGs). Teniendo que superar numerosos obstáculos de todo tipo económicos, de conductores, de tiempo, de vehículos, de acogida, de información y contactos, etc. Pero gracias a la autoorganización de los de abajo y las víctimas los hemos superado.

Hoy podemos decir que logramos todos nuestros objetivos. Que las personas refugiadas que pudimos rescatar desde Varsovia, y otras 7 más que nos encontramos ya en Gipuzkoa, están en casas de acogida de familias particulares, con diversos apoyos de personas anonimas. Todo ello, a pesar de la falta de ayuda del Gobierno Vasco y de los ayuntamientos de todo color político a los que hemos recurrido.

Tenemos que señalar, que más allá de la nieve, lluvia y viento, que nos encontramos en este camino de 6000 kilómetros, en 6 días. Nos dimos cuente que esta apareciendo una enorme ola de solidaridad ciudadana y trabajadora, inesperada.

Esta solidaridad ha partido de nuestros seres mas queridos familiares y amigos, de las fraternas relaciones que hemos tenido en nuestras vidas, con compañeros y compañeras de diversas experiencias sociales y políticas. De la espontaneidad altruista de trabajadores de la banca, la sanidad (nuestro compa Zuhaitz imprescindible) o de la enseñanza entre otros. Junto al banco de alimentos, las donaciones anónimas y las asociaciones de Ucranianos en Euskadi. Hicieron que lo necesario fuese posible.

Sin la solidaridad de más de 80 personas directas y otras tantas indirecta, nada de esto habría sido posible. La gratitud de estas familias acogidas y la nuestra propia es infinita. Gracias por el animo y apoyo, que nos habéis dado, y hemos recibido para poder hacer de conductores de vuestra buena, altruista y solidaria voluntad. Sin ella, todo esto habría sido imposible llevarlo a término. Sin vuestra ayuda, no habríamos podido asistir a las víctimas de esta barbara y criminal invasión de Ucrania.

Gracias una y mil veces. Mila esker.

Pd.- Parafraseando la canción de “Te recuerdo Amanda” “La vida puede ser eterna en 30 minutos,… ”

Marcelino Fraile y Josean Sánchez