A cinco años de las exhumaciones de los criminales Mola y Sanjurjo

( Jon Apalategi)

“Es arrastrado el turbio Mola, de precipicio en precipicio eterno…

Pablo Neruda

El 24 de Octubre del 2016 y tras 10 meses de intensas gestiones, se iniciaron en el Monumento a los caídos en la cruzada, de Iruña-Pamplona, los trabajos de exhumación del general franquista Emilio Mola (1887 Placetas, Cuba-1937 Alcocero, España) y el 16 de Noviembre del resto, incluido el general José Sanjurjo (Pamplona 1872-Estoril-1936, situados en sendos mausoleos en el monumento de “Navarra a sus muertos en la cruzada “. La decisión era deseada y largamente esperada por la ciudadanía democrática, harta del fanatismo conservador y formaba parte de lo marcado por la Ley de Memoria Histórica.

Los historiales militares de ambos generales son muy similares. Participaron en la guerra colonial de Marruecos, en la Dictadura de Primo de Rivera y en el golpe de estado del 1936, donde Mola tuvo un papel relevante (“el Director”) destacando sus criminales directrices de sembrar el terror, desde el primer momento. Sanjurjo, en 1936, se encontraba en el exilio portugués tras lograr exiliarse tras el intento fallido de golpe de estado (Sanjurjada, 1932) y estaba previsto que se pusiera al mando del levantamiento militar. Ambos fallecieron en accidente aéreo, en circunstancias sospechosas.

Es lógico preguntarse cómo pudieron mantenerse en democracia, semejantes personajes en la cripta de una estructura monumental, en la que eran ensalzados como héroes, con actos y misas de homenaje incluidos. Muy similar a otros generales del levantamiento fascista de 1936.

Sólo cabe entenderlo desde el prisma de la permanencia de aquellos mismos poderes fácticos en la conformación de la reforma del 78, y su permanencia posterior en la llamada democracia Como ejemplo concreto, vemos que en Iruña-Pamplona, el grupo UPN, con el actual alcalde E. Maya, fue el único en oponerse a las exhumaciones, al igual que se opusieron a condenar las amenazas fascistas en contra de la alcaldía presidida por Joseba Asirón de EH. Bildu. El mismo Joseba nos relata las dificultades del proceso: “fué preciso alcanzar acuerdos con el Arzobispado (el otro poder fáctico), un comité técnico forense, los familiares de los afectados y ante la negativa de la familia Sanjurjo, ganar el frente jurídico”.

Los restos del sublevado Sanjurjo serían trasladados posteriormente y de forma escandalosa en democracia (dado que fue cómplice de una sublevación por dos veces) al Panteón de los héroes de Melilla, en helicóptero. El coste para las arcas municipales fue de 12.000 euros, a diferencia de la exhumación del criminal dictador Franco, que fue de más de 63. 000 euros(a añadir seguridad y demás).

El precio a pagar fue también el de la ocultación pública del hecho, la privacidad del acto (inicio de noche, 00:00 horas) evitar todo tipo de protestas sociales y atender al Arzobispado y a los familiares con sumo tacto.

¿Y cómo puede ser que existiera un edificio así en democracia?

Las circunstancias de la construcción del edificio, vienen descritas por el historiador Fernando Mikelarena: el primer acuerdo parte de la Diputación de Navarra en 1937, exigiendo a Ayuntamientos, Juntas y Organizaciones de milicias, un Listado de caídos, con lo que se confeccionó el libro Caídos por Dios y por España, en 1951, que fue entregada a Franco, en Aiete-Donostia.

Las iniciativas para construir un “altar de los muertos” datan de 1936, a cargo del sacerdote falangista Fermín Yzurdiaga. A continuación el Ayuntamiento aprueba dedicar sendas calles a Franco y Mola, así como erigir un monumento. Es en 1940, cuando se concreta el proyecto solicitado por Diputación al Colegio O. de Arquitectos Vasco-Navarro, que se erigiría al final de la Avd.Carlos III, con cúpula central, grandiosa, una cripta en cuyo centro situarían a Mola, rodeado de cinco voluntarios y tras el altar de la capilla, a Sanjurjo. Dos cuerpos laterales, servirían de Museo de guerra. Los autores fueron los arquitectos V. Eusa (gran artífice junto a Mola de las políticas criminales de la Junta central Carlista y la Comunión Tradicionalista) y José Yárnoz, miembro de la burguesía navarra. Fué visitado por Franco en 1952, y posteriormente se realizaron en la cúpula los frescos de Stolz Viciano, de alto valor expresivo, (pues se equipara la Reconquista, las misiones cristianas, la Guerra de la Convención, las carlistas y la sublevación del 1936) las lápidas con los muertos del bando franquista y el traslado de los restos a la cripta, en 1961.

El carlismo navarro, junto a la Jerarquía católica, impulsó las romerías de Montejurra, las Marchas a Javier y la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, siendo estos los que acapararían los actos a realizar en el monumento. Junto con la Diputación, el Ayuntamiento y la Jefatura provincial del Movimiento, organizaron, homenajes y misas regulares a siniestras figuras del levantamiento, a Jose Antonio Primo de Rivera, a La Laureada, al Duque de Ahumada, Tercio de Santiago…incluso al cardenal ustacha-nazi Stepinac. Los candidatos monárquicos carlistas Carlos Hugo e Irene homenajearon a los generales fascistas en 1964.

El rechazo al franquismo, silenciado y ocultado en la sociedad navarra, se manifestó en forma de pintadas en sus muros en 1964. ETA actuó matando a cinco de los miembros de la Hermandad. Todavía el año 2006, el obispo F. Sebastián, defiende la Hermandad en su objetivo de continuar el espíritu (criminal) de quienes defendieron la fe y el Reino de Dios, en la tradición española!

La TARDÍA, siempre tardía…legislación navarra sobre la memoria histórica referente a la represión criminal del 1936 a 1939, se inicia el 2003, se continúa el 2007 y el 2018. Se intercalan Resoluciones, del TAN, del Juzgado de lo Contencioso y del TSJN. Todas ellas adolecen de faltar a una consideración integral de la violencia del régimen, a las víctimas, su entorno, la represión posterior y al desarrollo de una apología franquista mantenida e impuesta a la sociedad navarra, hasta la actualidad.

El debate actual se centra en la actuación a seguir sobre el monumento en sí. Sobre si tomar en cuenta o no, las propuestas arquitectónicas presentadas al concurso público realizado, o considerar su demolición total. Pero este se agota ante la actitud de Navarra Suma y PSN, en el mutuo apoyo en la inacción conservadora.

Es el conjunto monumental, en sí, el que debe cuestionarse como elemento físico y simbólico franquista, sin posible resignificación. La versión de que el símbolo de la dictadura fascista, es mejor mantenerlo paras su denuncia y resignificación como lugar de memoria, es demasiado simple.

Nos duele ver semejante macro-monumento, erigido al ensalzamiento de la mayor masacre conocida en nuestra sociedad!

Es el monumento en sí, el que debe cuestionarse y no sólo los elementos concretos de nombre del monumento. Es totalmente denunciable que permanezcan en el monumento el nombre del edificio: ”Navarra a sus muertos en la cruzada” (renombrado como sala de Exposiciones municipal) la cripta, las lápidas e inscripciones funerarias y la simbología franquista, cubiertas con paneles, por miedo al acuerdo impuesto a un ayuntamiento democrático por el Arzobispado neo-franquista.

<

p style=”text-align: justify;”>Las actuaciones a desarrollar en el Monumento a los Caídos de la Cruzada, precisan de un relato integral, radical, en el que los partidos democráticos deben saber avanzar en el cambio y en el respeto a las víctimas y a la convivencia. La consecuencia evidente es que se precisa su desmantelamiento total, tras el desarrollo de una nueva ley por parte del Gobierno de Navarra, que culmine la necesaria evolución a una fase de libertades y democracia. Pero para ello hace falta rehacer un poder popular alternativo.

TRAS LA HUELGA GENERAL DEL 5-O EN FRANCIA CONTRA LA REFORMA DE LAS PENSIONES, CONTINUAR LA LUCHA                                            

(Manuel de la Rosa Hernández)/

Las organizaciones sindicales CGT, FO, Solidaires, FSU, marcharon el pasado 5 de octubre junto a diversos gremios laborales en manifestaciones convocadas con las organizaciones juveniles Fidl, MNL, Unef y UNI. Había convocadas huelgas y manifestaciones de las y los trabajadores del sector público y privado en toda Francia en contra de la reforma de las pensiones y la reforma del seguro de desempleo.

Una protesta obrera, popular y estudiantil contra las reformas de Macron

Miles de personas salieron a manifestarse contra la ofensiva brutal de los poderes financieros y su representante Macron, por la “retirada definitiva de la reforma de pensiones de Macron”. en muchas ciudades y pueblos de Francia en manifestaciones organizadas por cuenta de sindicatos obreros, organizaciones estudiantiles y grupos de izquierda. Los manifestantes le piden al Gobierno de Emmanuel Macron aumentar aún más el salario mínimo, volver a calcular la reforma del seguro de desempleo y reivindicaciones pendientes sobre las jubilaciones.

160.000 personas se manifestaron en la calle en unas 200 ciudades, El 5 se registraron protestas en Rennes, Nantes, Caen, Marseille, entre otras ciudades, en París fueron unas 30.000.  Salieron a defender las pensiones públicas, los salarios, la sanidad y la educación pública, …

En el centro de la protesta la defensa de los salarios, el empleo, las pensiones y contra la reforma al seguro de desempleo. Presionando sobre la vida de la gente: salarios bajos, precios altos.  Los participantes consideran que la vida en las grandes urbes es cada vez más cara.

Una de las reformas más recientes y por la que muchos protestaron es la del seguro de desempleo, la cual ya no calculará la ayuda económica dividiendo los salarios brutos percibidos en los últimos 12 meses, sino durante los últimos 24 meses. Esto se traduce en una reducción de las prestaciones de las personas que reciben el beneficio de desempleo.

Otro de los argumentos de los y las manifestantes es lo que consideran un débil aumento del salario mínimo de crecimiento o ‘Smic’ que es el salario mínimo legal. El pasado 1 de octubre, el Smic se incrementó en un 2,2%, pasando de 1.554,58 euros a 1.589,47 euros, un incremento de 34,89 euros. No obstante, los y las manifestantes reclaman un salario mínimo de 1.700 euros. La pérdida de poder adquisitivo está en el fondo de esta reclamación. Sobre la cuestión de los salarios, Yves Veyrier, secretario general de Force Ouvrière señaló que “las subidas de precios que han llegado a acentuar la presión sobre el poder adquisitivo muestran lo central que es esto”.

Existe una urgencia de clasificar las ramas profesionales para aumentar el salario mínimo, la emergencia salarial en el servicio público y muchas otras razones que tienen los sindicatos para reclamar cambios al Gobierno de Emmanuel Macron. Otra de las consignas de las marchas fue el pase sanitario y la vacuna obligatoria que, según sindicalistas, atenta contra las libertades de las y los trabajadores.

Impulsarán el movimiento desde abajo para continuar la lucha

Las y los trabajadores se pusieron en marcha para ganar a pesar de la falta de confianza en las   direcciones sindicales mayoritarias de la CGT y FO que impulsaban una jornada de acción, pero sin impulsar un movimiento que tuviera continuidad.

Hoy hay importantes sectores laborales que tienen claro la necesidad de impulsar un movimiento que solo podrá venir desde abajo, como en 2019, y ya hay huelgas en algunos sitios, por ejemplo, en hospitales.

Ahora hay discusiones en empresas y en sectores laborales de la administración pública, sobre todo entre militantes de la CGT y de FO, chalecos amarillos, militantes políticos de izquierda, para ver cómo seguir, hay también comités de resistencia y de recuperación de los derechos en muchos lugares.

Preparar las condiciones para ganar, desde abajo, un movimiento controlado por los huelguistas mismos, eso es la propuesta central de esta iniciativa. Hay un encuentro a nivel nacional en Francia el próximo día 13 de noviembre.    

EMPRESAS ELECTRICAS ¿EMPATIA SOCIAL?

Enpresa elektrikoen irabaziek gora egin dute 700.000€ 

Hiru konpainia elektriko handien mozkinak (Espainiako merkatuaren % 85 kontrolatzen dute) haziz doaz, urtean 6000 milioi euroko muga gainditu arte, nahiz eta enpresen eta etxeen eskaria jaitsi egin den eta tarifen eta etxeen sistema gorabeheratsuari eta Espainian energiaren gehiegizko garestitzeari esker.

EMPRESAS ELECTRICAS ¿EMPATIA SOCIAL?
(CARLOS LASARTE, economista, Antikapitalistak)

Todos reconocen que la subida del precio de la electricidad está fuera de toda lógica y no es razonable. También lo hace el Gobierno del PSOE y reconoce su absoluta impotencia cuando recurre a la empatía social de las empresas productoras de energía eléctrica. ¿Cuándo han demostrado un mínimo de empatía? Exclusivamente buscan maximizar su beneficio, sin importarles lo que suceda a la población en general. Los hechos no son pocos:

  • En general, los precios de venta nada tienen que ver con los costes de producción, sino que toda la energía se vende al precio más alto. Incluso aquella electricidad obtenida con medios más baratos. Es lo que llaman “cálculo marginalista” del precio.
  • Venden a 120 € lo que a ellos les cuesta 20 € o menos. Esto es lo que sucede con la energía hidroeléctrica.
  • En ciertos pantanos están desembalsando más agua de la habitual, de lo que harían en circunstancias normales. No les importa las consecuencias que ello puede tener para los habitantes de la zona. Aumentan la producción, de coste barato para venderla muy cara.
  • No contentos con ello, algunas empresas, aplican sobrecostes en la factura eléctrica. Estos sobrecostes no son legales, pero como no hay quién entienda la factura eléctrica lo aplican. Así lo ha denunciado la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC). Pero, haciendo un favor a tales empresas, no dice públicamente quienes son las empresas que recurren a tales prácticas.
  • No dudan en involucrarse en macroproyectos extranjeros. Estos proyectos nada tienen que ver con las aspiraciones populares de la población en general, sino con el beneficio perseguido por los poderosos. Las empresas energéticas del Estado Español lo han hecho fundamental en Sudamérica.
  • Cortes de energía eléctrica a personas vulnerables, que no disponen de recursos económicos suficientes para pagar la factura de la electricidad.

Este incremento de precio no solo afecta a la población más vulnerable y pobre, sino que también repercute en la economía en general. A la población en situación de vulnerabilidad acentúa su pobreza. En la economía provoca inflación y encarece todos los productos y/o disminuye el beneficio que las empresas obtienen normalmente. La inflación, en lo que va de año, ya ha subido el 3,3%. La mayor responsabilidad de esta subida es por el precio de la electricidad. Esto afecta a todas las empresas, y especialmente a las que usan intensivamente la energía eléctrica: industria y distribución de alimentación (por el uso de cámaras frigoríficas), industria en general, etc. A un supermercado pequeño, de unos 500 metros cuadrados esta subida le supone unos 1.500 € mensuales.

Una vez más, se demuestra que la lógica del mercado no beneficia a la mayoría de la población. El neoliberalismo se empeña en decir que el mercado favorece el interés general. El mercado tan sólo favorece a los más fuertes y poderosos. En este caso concreto, a las empresas eléctricas. Las empresas forman un lobby muy poderoso, tanto en el Estado Español como en Europa. Para asegurarse este poder y fuerza utilizan las “puertas giratorias” de la política. Incluyen a expolíticos en sus Consejos de Administración. Para asegurar esa influencia no les importa el color político. Incluyen tanto a políticos que son de derecha, como a aquellos que se dicen de izquierda. Así se aseguran esa influencia, independientemente de quién gobierne. Estas empresas actúan en forma de oligopolio. No son monopolio, porque hay varias empresas. En la práctica actúan como un monopolio, poniéndose de acuerdo entre ellas. Eso es un oligopolio.

<

p style=”text-align: justify;”>Está claro que estas empresas desconocen la empatía social, no saben que es. Su única preocupación es el beneficio, beneficio, beneficio. Por todo ello es inútil recurrir al mercado para solucionar este problema. La solución no puede pasar por una reforma del cálculo de precios. La única solución pasa por la constitución de un sector público de producción de energía eléctrica y la nacionalización de las principales empresas del sector. Solo de esta forma se puede atender las necesidades fundamentales de la población en general.

Dos siglos de transformismo al estilo italiano

(Hélène Marra)

Los fracasos y secretos de Estado, la plaga de las mafias, la corrupción generalizada y la brecha sistémica entre el Norte y el Sur hacen de Italia una especie de laboratorio político europeo.

La geografía de la votación de marzo de 2018 confirmaba la persistencia de esta anomalía con un Sur que plebiscitaba al Movimiento 5 Stelle (M5S) y un Norte en el que triunfaban la Lega de Matteo Salvini y el centro-derecha, mientras que el Partido Demócrata perdía su electorado incluso en regiones tradicionalmente rojas[1].

Compromiso histórico, Penta Partido[2], coaliciones entre la derecha y la izquierda parlamentarias: durante dos siglos, un escurridizo tejido de alianzas ha seguido entretejiéndose indiferente a las necesidades expresadas por las masas populares del país. El riesgo, en Italia como en otros lugares, es el de un colapso del sistema sin que las y los trabajadores puedan construir una verdadera alternativa política para reemplazar la democracia burguesa.

La amplificación del sentimiento de desafección que las clases trabajadoras sienten cada vez más hacia las instituciones de la democracia representativa se puede atribuir en parte a las estrategias y prácticas políticas asociadas con el concepto de “transformismo”. Para Antonio Gramsci, el transformismo implica “el desarrollo de una clase dominante cada vez más amplia […] con la absorción mediante métodos diversos pero eficaces, de elementos activos provenientes de grupos aliados e incluso grupos adversarios que parecían enemigos irreconciliables[3]“.

El objetivo principal del transformismo es asegurar el liderazgo político a través de la absorción de las élites de los grupos enemigos que se encuentran destruidos y domesticados a través del juego de alianzas.

Esto explica la forma en que se produjo la dinámica del Risorgimento italiano[4] como una “revolución sin revolución”,  no implicando pues un levantamiento o un cambio real en las condiciones de vida de las masas campesinas, especialmente en el sur de Italia.

La hegemonía consiste precisamente en la construcción y el ejercicio de una dirección política, intelectual y moral. En Italia, ha sido gracias al transformismo como la hegemonía de las y los “moderados” se ha construido y mantenido a lo largo del tiempo.

Esto no se reduce a las prácticas políticas de una izquierda pervertida a los ideales de la derecha, es el signo de la hegemonía de una fracción conservadora de la burguesía que “dirige”, incluso cuando no “domina”, incluso cuando es la fracción progresista la que está en el poder.

La génesis de la Liga del Norte

La hegemonía de la facción conservadora se explica en particular por la naturaleza compacta de la burguesía industrial en el norte de Italia. Esto también puede explicar el éxito logrado por la Liga del Norte, el partido más antiguo de la mayoría actual del gobierno, que sobrevivió a la crisis de principios de la década de 1990 causada por el proceso “manos limpias” que barrió casi toda la clase dirigente de la época (constituida en particular por la Democracia Cristiana y el Partido Socialista Italiano).

Por lo tanto, el surgimiento de la Liga Norte puede interpretarse como una respuesta a la crisis de los partidos tradicionales y al vacío representativo, político y cultural, que dejaron. Su génesis está íntimamente vinculada a las visiones delirantes de su creador, Umberto Bossi. En 1979, seducido por el programa autonomista del Val d’Aosta e inspirado por la nueva Liga Véneta, Bossi fundó la Unión Lombarda del Noroeste, luego, en 1982, la Liga Autonomista Lombarda. Su ideología resulta de un extraño remix que mezcla federalismos italianos, suizos y estadounidenses, la defensa del dialecto y referencias a Rousseau, Kant o Proudhon.

A finales de la década de 1980, la Liga del Norte se basó en el repertorio de la tradición, tanto real como imaginaria, para construir una nueva entidad cultural: “la Padania”. Uniendo las regiones ricas de la llanura del Po, esta comunidad artificial es construida sobre la idea de la superioridad económica del Norte sobre el Sur. Su fundamento teórico se basa en la división estereotipada entre dos identidades culturales y sociales: por un lado, el industrial laborioso del Norte y, por otro lado, el terrone (cerca de la tierra, campesinado) del Sur que vive con poco y no tiene propiedad de los medios de producción. El proyecto de autonomía federal de Padania, que se construye en paralelo con el desarrollo de la Unión Europea, asume entonces los rasgos racistas de una negación del reparto de las riquezas con las poblaciones del Sur.

Tras de una frágil alianza con la coalición liderada por Forza Italia de Silvio Berlusconi, la Liga del Norte accede al gobierno en 1994. Desprofesionaliza el lenguaje de la política utilizando un tono relajado con acentos a veces vulgares (¡cómo olvidar las declaraciones sobre la dureza del falo del pueblo Padanio!). Esto le permite conseguir un acercamiento con el pueblo que al mismo tiempo está garantizado por la entrada de categorías socioprofesionales que generalmente están subrepresentadas en las instituciones (pequeños empresarios, comerciantes o artesanos), así como jóvenes de profesiones liberales que contrarrestan la fuerte presencia de altos funcionarios de la administración pública[5]. El tejido de las pequeñas unidades industriales y las y los trabajadores por cuenta propia es de hecho una particularidad del capitalismo “familiar” italiano. Bossi se convierte así en el portavoz de este área, que se siente económicamente fuerte pero políticamente marginal[6].

La Liga Norte se convierte entonces en el lugar de encuentro y agrupamiento entre católicos integristas, ultraliberales y secesionistas en busca puntos de referencia identitarios y culturales en un mundo globalizado.

El transformismo de la Liga Salvini

Fue con la dirección de Matteo Salvini, a partir de 2013, como la derechización del partido se acentuó y estabilizó. La nueva estrategia de la Liga (el Norte desaparece de su nombre) tiene como objetivo afirmar la identidad, el carácter nacionalista y xenófobo para expandir su presencia a todo el territorio nacional. Inspirada por el movimiento neofascista del tipo FN, La Liga pasó gradualmente de una ideología europeísta y federalista (en efecto, la pequeña patronal del Norte se había beneficiado de la devaluación de la lira y el cambio al euro) a una identidad nacionalista y euroescéptica. Cuando asumió la dirección del partido, Matteo Salvini describió la moneda única europea como un “crimen contra la humanidad[7]“.

Pero este posicionamiento se dejó de lado rápidamente. Tras el éxito electoral de las elecciones legislativas de 2018, la Liga se está transformando, llegando a un acuerdo con el partido del cómico Beppe Grillo y luego se disfraza de una componente “euro-responsable” del actual gobierno técnico guiado por el ex número uno del Banco Central Europeo Mario Draghi.

Con el pacto de gobierno firmado con el M5S después de las elecciones generales, la Liga negocia leyes racistas para reservar plazas de guardería para los italianos y se asegura el control de las fronteras.

El caso de la Lega Norte ilustra un complejo proceso de construcción simbólica de un “pueblo” (regional o nacional) y categorías de “otros” polisémicos (el Sur, inmigrantes, Europa) y variables según reconfiguraciones y cuestiones políticas[8]. A la vez que se basa en los residuos malolientes del fascismo, la Liga pasa de defender una identidad regional y federal contra el gobierno central de la “Roma ladrona” a la celebración de la identidad nacional. La extrema fluidez de su discurso e ideología le permite, por lo tanto, posicionarse como una nueva fuerza de la derecha italiana y extender su influencia a todo el territorio.

El MoVimiento 5 estrellas, el alter-ego “progresista” de la Liga

Alter-ego “progresista” de La Liga para alguna gente, una nueva Democracia Cristiana para otra, el Movimiento de 5 Estrellas nació del fuerte movimiento de decepción con la política del centroizquierda italiano y el hundimiento del sistema de alternancia.

Se trata de otra figura política camaleónica que ha iniciado un proceso de normalización en los últimos años. Desde la denuncia de la “casta” y los llamamientos a un referéndum para la salida del euro, el movimiento se está posicionando como un nuevo actor en la estabilidad del orden capitalista y burgués del país. De las declaraciones de rechazo categórico de cualquier alianza con los partidos tradicionales, no queda mucho. De acuerdo con la tradición del transformismo italiano, el M5S está ahora listo para cualquier tipo de acuerdo político.

La génesis del M5S se remonta a principios de la década de 2000, cuando el cómico Beppe Grillo se embarcó en la creación de colectivos locales que coordinaban reuniones ciudadanas a través de la red social MeetUp. Como en el caso de Bossi o Salvini, tenemos aquí a una figura que es ajena a la política tradicional aunque conocida por el público en general gracias a sus espectáculos.

El paso de la pequeña pantalla a la arena política le da cierta legitimidad a Grillo, que implementa una estrategia digital eficaz que le permite simular una conexión directa entre el “hiperlíder” y su “superbase” de usuarios, hombres y mujeres, ciudadanos-internautas[9]. En 2005, Grillo lanzó su blog de contrainformación administrado por la compañía de Gianroberto Casaleggio, futurólogo y cofundador del movimiento. En 2007, organizó el V-Day (donde el V se refiere tanto a la famosa “V de Vendetta” como al “Día del Vaffanculo”). Este evento tuvo como objetivo recoger firmas para la ley de iniciativa popular “Parlamento Limpio” con el fin de expulsar del Parlamento a los convictos.

El movimiento utiliza dispositivos digitales para construir su discurso e imponerse como un sujeto político antisistema. Una vez más, se trata de una retórica anticorrupción que quiere desconectarse de las divisiones políticas tradicionales. La estrategia del movimiento se articula en torno a la tensión entre la creación de un contradiscurso mediático y político y la liberación de la palabra ciudadana. La oferta de participación digital del blog luego se trasladó gradualmente a una plataforma dedicada (Rousseau) siempre administrada por la familia Casaleggio. El hijo del empresario, Davide Casaleggio, se hizo cargo de la gestión del proyecto tras la muerte de su padre en 2016. La institucionalización del movimiento fue de la mano con el proceso de domesticar la participación de las y los activistas. Supervisados y sujetos a las decisiones y preselecciones de la cumbre, los formatos de “democracia digital” se reducen al “participacionismo” de principio. Normalmente, las decisiones ya están tomadas cuando se envían preguntas a activistas que nunca han contradicho la línea del líder. El conflicto actual entre Grillo y el ex Primer Ministro Giuseppe Conte fue una vez más una oportunidad para demostrar la naturaleza ilusoria de la participación en línea. Se convoca una comisión de siete personas sabias (elegidas entre las y los representantes electos) para evaluar el nuevo estatus, actualmente mantenido en secreto, propuesto por Conte. Después de esta primera fase de negociaciones en la cumbre, se llevará a cabo una votación en la plataforma Rousseau. La plataforma desempeña en última instancia un papel periférico frente al marco legislativo oficial.

 

¿Una contrarrevolución?

 

Como en el caso de La Liga, el pueblo de Grillo es un sujeto amplio compuesto por “ciudadanos honestos”, por ¡”inteligencias colectivas” capaces de encontrar soluciones a los males de la sociedad italiana!. Las estructuras socioeconómicas y los conflictos de clase se difuminan en favor de un discurso tecno-determinista donde Internet se considera una fuente directa de cambio y emancipación. El M5S aboga por entrar en una era post-ideológica en la que los partidos y los organismos intermediarios son reemplazados por grupos de ciudadanos activos conectados a la red. Esto recordará a algunos lectores la propaganda de los primeros momentos del macronismo.

 

Al integrar un polo conservador y autoritario con una retórica “progresista” que aboga por la organización horizontal y participativa[10], la franquicia 5 Estrellas funciona como un acelerador del proceso de despolitización y mercantilización de las sociedades. La fluida retórica del Movimiento de las 5 Estrellas y de la Liga, por lo tanto, da la ilusión de que los intereses de los jefes se pueden conciliar con los del mundo del trabajo. Los dos sujetos políticos nacieron y se difundieron en el contexto de la economía de mercado, que determina sus valores y lógicas de acción y colisión con las élites. A la vez que se presentan como nuevas formas partidistas que quieren romper con las ideologías de los partidos de masas, terminan restableciendo una legitimidad al sistema moribundo del Estado neoliberal. Lejos de constituir fuerzas de oposición, participan en una transformación que solo es aparente y terminan por acentuar el alejamiento y la desilusión de las masas populares respecto a la política. Borradas por una retórica falsa y enfrentadas a falsos enemigos, éstas no permanecerán en silencio por mucho tiempo.

16/07/2021

Revista L’Anticapitaliste n° 127 (julio de 2021)

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/deux-siecles-de-transformisme-litalienne

Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

[1]      CAVALLARO, Matteo, Giovanni DIAMANTI et Lorenzo PREGLIASCO (2018), Una nuova Italia, Dalla Comunicazione ai risultati, un’analisi delle elezioni del 4 marzo, Rome, Castelvecchi.
[2]      Fuerza política compuesta por los partidos  PSI, DC, PPI, Parti Républicain (PRI) et PSDI (Partido Socialista Démocratico Italiano) en los años 90, NDLR
[3]      Antonio Gramsci, Cahiers de prison, cahier 19, § 24, Gallimard, 1991, traduction de Claude Perrus et Pierre Laroche.
[4]      Proceso de unificación de Italia en la segunda mitad del siglo XIX NDLR.
[5]      Barberis Corrado. 1992, La Classe politica municipale, Milan : Franco Angeli.
[6]      Diamanti Ilvo. 2003, Bianco, rosso, verde… Mappe e colori dell’Italia politica, Bologne : Il Mulino.
[7]      https://www.ansa.it/web/notizie/rubriche/politica/2013/12/15/Lega-Salvini-contro-euro-Crimine-contro-umanita-_9781968.html
[8]      Gilles Ivaldi et Maria Elisabetta Lanzone, « De l’usage politique du peuple Padano », Cahiers d’études romanes, 35 | 2017, 505-520.
[9]      Gerbaudo, P. (2019), The Digital Party. Political Organisation and Online Democracy, London, Pluto Press.
[10]    CARUSO, Loris (2017), « Digital capitalism, populism, and the end of politics. The case of the Italian Five-Star Movement », Politics & Society, 45(4) : 585-609.

Sobre la construcción de una república vasca independiente

(Ixone Rekalde)

La correlación de fuerzas de una nacionalidad que aspira a conquistar su derecho a decidir como sujeto político en su territorio, necesita que la correlación de fuerzas en el Estado sea favorable a que ese sujeto nacional pueda ejercer como tal

En el debate que se abre después de que el sindicato ELA en su ponencia para el próximo congreso de noviembre hable abiertamente de la construcción de una República Vasca independiente quiero compartir en estas líneas algunas reflexiones al respecto.

Comparto por supuesto las reflexiones de algunas personas cuando dicen claramente que asumir que seremos un Estado antineoliberal, o mejor, socialista simplemente por constituirnos en un estado nación o en una República vasca independiente, caricaturizando al concepto España como irreformable, fascista, liberal, y un largo etc., es bastante poco serio y una mala excusa para justificarlo. También me gustaría decir que la ponencia de ELA es mucho más profunda que esto y que esto es una simplificación interesada para generar un debate interesado también. Así, seguir en el inmovilismo y defender un Estado autonomista que lejos de construir un estado pluri-nacional que lo que ha hecho es reforzar más y más el régimen emanado del 78 donde se ha cortado de raíz cualquier intento de más autonomía o simplemente una consulta popular por el derecho a decidir es también de algunas fuerzas de izquierda muy decepcionante.

Las fuerzas de izquierda alternativa, sindicatos, activistas y un largo etcétera, repetimos una y otra vez que ese mantra de que Euskal Herria es un oasis es mentira. Pero debemos poner los pies en suelo firme y aceptar que Euskal Herria tampoco es una isla y que la lucha por unas condiciones dignas de vida, de unos derechos laborales justos, de un reparto justo de la riqueza que fortalezca todo el sistema público de salud sin olvidarnos de la educación, RGI y servicios y prestaciones públicos, hoy también se juegan en el ámbito territorial español.

La correlación de fuerzas de una nacionalidad que aspira a conquistar su derecho a decidir como sujeto político en su territorio, necesita que la correlación de fuerzas en el Estado sea favorable a que ese sujeto nacional pueda ejercer como tal. Por lo tanto, están muy bien las declaraciones por una República Vasca, pero es fundamental hacer una estrategia que nos lleve a ella. Eso exige acabar con el régimen centralista del 78 y hacer un frente común por terminar con el mismo. Hay que poner los cimientos que nos lleven a lograr nuestra soberanía plena y ésta sólo se logrará con el resto de las y los trabajadores de la cárcel de pueblos y gentes que es este Estado monárquico y antisocial.

Por lo tanto, se trata de poner las condiciones de que la ciudadanía de los pueblos del Estado Español teja redes y sentimientos de solidaridad y acuerdo para cambiar el modelo y régimen que nos, les gobierna. Tenemos que buscar la forma de afianzar nuestra soberanía nacional a la vez que tejemos alianzas de clase, de lucha, de confraternidad con los demás territorios de Estado español.

No puede haber un proceso de construcción nacional ni emancipatorio interclasista. La soberanía de los pueblos se va a enfrentar con el modelo instaurado en 1978 y sólo la lucha común y solidaria de los pueblos del Estado Español será capaz de romper el modelo nacional-centralista. Y se van a enfrentar a aquellos que han sido y son muletas de dicho régimen. Allí en España, y aquí en los 4 territorios históricos que conforman Euskal Herria.

Si queremos una república vasca y una república que luche con el resto de los pueblos del Estado Español por la soberanía y los derechos de los pueblos, tendrá que ser una República construida desde abajo, desde el pueblo. Una República Vasca libre y confederada con el resto de las Repúblicas de los pueblos del Estado. Que primero derribe todas y cada una de las actuales instituciones que no representan más que a unos pocos, y que la ciudadanía se ponga a construir otras nuevas que adivinen un futuro mejor y más justo.

República que tenga la justicia social como bandera, el feminismo como estandarte y que poniendo el derecho a la vida y a los cuidados en el centro, sea el fin de la dictadura financiera. República que rompa los grilletes a las clases trabajadoras, que sea garante de una Escuela Pública y Laica. Una República que haga de la sanidad gratuita y universal una realidad obligatoria. Una República que nacionalice la banca y todas las empresas privatizadas, estratégicas y de servicios esenciales y las ponga al servicio de las clases populares.

Nuestra apuesta por la construcción nacional soberana de Euskal Herria es clara. Que cada nación del actual Estado ejerza libremente el derecho a decidir su futuro y su posterior relación con el resto de los pueblos libres de la península en pro de una confederación de Repúblicas socialistas de trabajadoras y trabajadores.

Llega el momento de emplazarnos en los próximos meses a un debate abierto a fuerzas políticas y sindicatos de Euskal Herria en aras de construir una alternativa republicana en la que compartamos el mínimo consenso como el derecho a decidir. Por la República Vasca, Euskal Errepublikaren alde.

Italia : Con los ojos vendados ante el horror de los muertos mediterráneos

(Hélène Marra)

El 14 de julio de 2021, en la plaza de Montecitorio de Roma (sede del Parlamento italiano), la manifestación “Libia, ¿una venda para no ver? “, promovida por 100 organizaciones, expresó su rechazo e ira tras la renovación de las misiones en el extranjero y la financiación de la Guardia Costera Libia decidida por el gobierno de Mario Draghi.

El evento comenzó con un minuto de silencio en memoria de las personas muertas en el Mediterráneo, seguido del conmovedor testimonio de un joven migrante que vivió el horror de la detención en Libia.

Las ONG piden la abolición de Frontex y los acuerdos con Libia

Las y los organizadores, incluidos Arci, Emergency, Amnistía Internacional, así como mucha gente activista contra el racismo y voluntaria de ONGs mediterráneas como Mediterranea, Open Arms, Sea-Watch, Médicos Sin Fronteras o SOS Méditerranée, piden la interrupción de la financiación y la cooperación con Libia, la liberación inmediata de las personas encarceladas en centros de detención, la ampliación de los canales de acceso regulares, el restablecimiento de un sistema institucional de búsqueda y rescate en el Mediterráneo y el reconocimiento del papel esencial de las ONG en la protección de vidas humanas en el mar. Las y los manifestantes llevaban una venda en los ojos, cuyo simbolismo tenía la intención de denunciar el comportamiento de las autoridades italianas y europeas que optaron por no ver el horror de los campamentos de migrantes y seguir respaldando, a través de sus políticas de expulsión, la violación de los derechos humanos.

La culpa y la indiferencia de quienes nos gobiernan

Desgarrado entre la extrema derecha xenófoba de Matteo Salvini y la posición crítica del Partido Demócrata, el gobierno de Draghi decidió mantener una continuidad con la indecente política de gestión de los flujos migratorios inaugurada por el gobierno de Gentiloni en 2017. No importa si esto viola los derechos consagrados en la Constitución italiana y las convenciones internacionales, lo importante es preservar la estabilidad del gobierno para continuar el proceso neoliberal de “modernización” del país. Menos gloriosa que las victorias futbolísticas de Squadra azzurra, la decisión de hacer la vista gorda ante los crímenes de lesa humanidad puede ser eliminada del espacio público por muchas operaciones de distracción. Incluso pueden afirmar que esto responde a una lógica de eficiencia en la gestión de los flujos migratorios, pero la verdad es muy diferente. La criminalización de las ONG no ha tenido el efecto esperado por las autoridades italianas y europeas: los flujos migratorios han aumentado (+59% en comparación con el año pasado, según la agencia europea Frontex), en particular los que salen de Libia y Túnez (21.955, +159%). Esto se debe al hecho de que los movimientos de las poblaciones no están vinculados a la posibilidad de recibir o no socorro en el mar, sino a otros factores como las crisis sanitaria, económica y política, y la búsqueda legítima de mejores condiciones de vida.

Expulsión y violencia como de costumbre

Por lo tanto, Libia continuará gestionando la expulsión con los recursos dispuestos por Italia y Europa; será libre de seguir haciéndolo con total indiferencia por los derechos humanos fundamentales. Bastará con cerrar los ojos y pensar en otra cosa mientras continúan la tortura, las violaciones, la violencia, la esclavitud y la muerte.16:42

Desde 2017, más de 60.000 personas han sido rechazadas y expulsadas a través de herramientas y operaciones proporcionadas y coordinadas por Italia y las milicias libias. Algunas operaciones de desalojo se camuflan detrás de la cobertura del rescate y son llevadas a cabo directamente por las autoridades italianas frente al puerto de Trípoli. Según la diputada del Partido Demócrata Laura Boldrini, la misión militar debe ser cancelada, no puede ser revisada o modificada porque es contraria a la dignidad política del Parlamento y al contenido de la Constitución; mientras que el secretario de La Sinistra Italiana (La Izquierda Italiana) Nicola Fratoianni señala que debemos dejar de tratar un fenómeno estructural como la migración con una política de emergencia.

Las y los manifestantes que llegaron a la Plaza de Montecitorio nos piden que actuemos para restaurar los principios elementales de la humanidad. No podremos cerrar los ojos indefinidamente y no tenemos la intención de hacerlo.

Hebdo L’Anticapitaliste – 578 (22/07/2021)

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/en-italie-les-yeux-bandes-face-lhorreur-des-morts-de-la-mediterranee

Traducción: FE para antikapitalistak

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar