LA CONSULTA POPULAR FRENTE AL PELOTAZO URBANISTICO

Neskutz Rodriguez
<Concejala de Herriaren Eskubidea y miembro de Antikapitalistak>   

Durango es conocido en Euskal Herria especialmente por su Azoka anual de diciembre y su característico olor.

Sin embargo, a partir del 14 de marzo, será conocido también porque mediante una consulta popular, la ciudadanía hemos dicho que SÍ a la paralización de un pelotazo urbanístico de 5 torres de 18 plantas en el centro del pueblo.

¿Pero cuándo y cómo comenzó esta operación?

El proyecto denominado por Gobierno Vasco como “Operación Durango” comenzó en 2005. Hacía ya varios años que las personas de Durango exigíamos a las instituciones que nos dieran una solución a las vías del tren, porque además de que dividían el municipio en dos, generaban gran inseguridad por los constantes fallos que se producían en el funcionamiento de las barreras.

Por aquella época, la empresa pública ETS (Eusko Trenbide Sarea) reconocía que las instalaciones del tren estaban obsoletas y la infraestructura viaria no satisfacía la capacidad que el servicio demandaba.

Ese fue el pistoletazo de salida del soterramiento del tren. Un soterramiento que comenzó con un presupuesto de 80 millones de euros y terminó en 2012 con un coste de más de 270 millones de euros.

Cuando finalizó el soterramiento en 2012, el entonces consejero de vivienda, obras públicas y transporte, Iñaki Arriola (PSE), presumía de que era la mayor inversión realizada en una infraestructura viaria de la red propia.  Lo que nos ocultó en ese momento, era que pretendían vincular el coste de un servicio público a un pelotazo urbanístico privado. Fue un proyecto ideado en despachos por el PNV, y continuado con alguna pequeña modificación por el PSE, en el que pretendían convertir suelo público en suelo privado.

Durante varios años, de 2012 a 2017, el proyecto urbanístico planificado en plena burbuja inmobiliaria quedó en stand by. Pero en 2017 el PNV y PSE, que gobernaban tanto en Durango como en Gobierno Vasco, decidieron darle impulso y firmar un convenio para seguir con la urbanización. En ese convenio, que ha sido judicializado y declarado nulo de pleno derecho, el ayuntamiento de Durango perdonaba 4,2 millones de euros a Gobierno Vasco como contrapartida de las obras y desmantelamiento realizados en el terreno que ocupaban las vías del tren.

Cuando salió a la luz ese convenio y la apuesta por PNV de PSE de retomar la construcción de las 5 torres de 18 plantas en el corazón de Durango, una gran parte de la ciudadanía de Durango se indignó y se implicó para pedir al ayuntamiento que paralizara la construcción de las torres y realizara un proceso participativo para decidir conjuntamente qué hacer en esos terrenos públicos. Así surgió la plataforma “Erabaki”. El lema de la plataforma era “Queremos decidir”.

Desde 2017 a 2109 se realizaron manifestaciones multitudinarias en Durango para hacer ver al gobierno del PNV y PSE que Durango quería decidir sobre ese espacio público, que las torres iban a condicionar el paisaje urbanístico y no satisfacían las necesidades reales del municipio. Además, la plataforma recogió casi 4000 firmas (más del 10% exigido por ley) para que se dieran los primeros pasos para realizar una consulta popular.

Hasta que no se produjo el cambio de color en el ayuntamiento todo fueron piedras en el camino. Cuando llegamos Herriaren Eskubidea, candidatura municipalista, y EH Bildu al gobierno, fue una de las primeras medidas que tomamos. Poner en marcha la consulta. Después de aprobar por unanimidad la pregunta que se realizaría en la consulta en pleno, la remitimos al Consejo de Ministros de Madrid (PSE+UP). Tampoco allí nos lo pusieron fácil. Hubo algún que otro intento de retrasar la respuesta, pero finalmente dieron luz verde a que Durango realizara la consulta popular.

Y tras un largo proceso y una pandemia global de por medio, por fin pusimos fecha. El 14 de marzo de 2021.

Y el pasado domingo fue el día de la celebración de la primera consulta popular organizada por el Ayuntamiento de Durango. A pesar del boicot a la participación en la consulta promovido por PNV y PSE, los resultados fueron un éxito. Un 28,55% de la población nos acercamos a votar. La respuesta fue rotunda. El 94% votamos a favor de paralizar el proyecto y comenzar un proceso participativo.

Más allá del resultado de la votación, lo que nos dice esta consulta es que queremos pasar a ser sujetos activos en la política municipal. Queremos decidir sobre nuestros proyectos estratégicos. No queremos ser meras espectadoras entre periodos de cada proceso electoral y dejar que los acuerdos se hagan en despachos.

La consulta de Durango ha puesto en evidencia el modelo de gestión urbanístico de PNV y PSE. Vincular el coste de las obras de los servicios públicos a especulación urbanística para privatizar suelo público.

A partir de ahora nos toca negociar con Gobierno Vasco, que ya ha insinuado que no se van a quedar sin sus beneficios económicos. Pero vamos con el apoyo del mandato popular. Con el apoyo de un pueblo que se ha movilizado, que ha hablado y dice NO a la construcción de 5 torres de 18 plantas. Un Durango que dice NO al pelotazo urbanístico.

Porque lo que ha quedado claro es que la democracia representativa se ha quedado caduca. Es hora de dar pasos firmes y reales hacia una democracia participativa.

Confiamos en que la Consulta Popular del 14 de marzo de Durango sirva de ejemplo para muchas más.

HERRI GALDEKETA HIRIGINTZAKO ESPEKULAZIOA GELDIARAZTEKO

Neskutz Rodriguez
Herriaren Eskubidea-ko zinegotzia eta Antikapitalistak-eko kidea

Durango ezaguna da Euskal Herrian, abenduro ospatzen den Azokagatik eta bere usain bereziagatik.

Martxoaren 14tik aurrera, ezaguna izango da ere, herri-kontsulta baten bidez, herritarrok baietz esan diogulako herriaren erdigunean 18 solairuko 5 dorreko pilotakada urbanistiko bat gelditzeari.

Baina noiz eta nola hasi zen operazio hau?

Eusko Jaurlaritzak “Durango operazioa” izeneko proiektua 2005ean hasi zuen. Urteak ziren Durangarrok trenbideari irtenbide bat eman ziezaion eskatzen geniela erakundeei; izan ere, udalerria bitan zatitzeaz gain, segurtasunik eza sortzen zuten, langen funtzionamenduan sortzen ziren etengabeko akatsengatik.

Garai hartan, ETS (Eusko Trenbide Sarea) enpresa publikoak onartu zuen trenaren instalazioak zaharkituta zeudela eta azpi-azpiegiturak ez zuela zerbitzuak eskatzen zuen behar guztiak asetzen.

Hori izan zen trena lurperatzearen hasiera. 80 milioi euroko aurrekontuarekin hasi eta 2012an 270 milioi euro baino gehiagoko kostuarekin amaitu ziren lurperatze obrak.

Lurperatzea 2012an amaitu zenean, orduko Etxebizitza, Herri Lan eta Garraioko sailburu Iñaki Arriolak (PSE) uste zuen sare propioko azpi-azpiegitura batean egindako inbertsiorik handiena zela. Une hartan ezkutatu ziguna zera zen: zerbitzu publiko baten kostua hirigintza-pilotakada pribatu batekin lotu nahi zutela. EAJk bulegoetan pentsatutako eta PSEk aldaketa txikiren bat egindako proiektua honekin, lurzoru publikoa lurzoru pribatu bihurtu nahi zuten.

Hainbat urtez, 2012tik 2017ra, higiezinen burbuila betean planifikatutako hirigintza-proiektua inolako mugimendu barik egon zen. Baina 2017an EAJk eta PSEk, bai Durangon bai Eusko Jaurlaritzan agintzen zutenak, bultzada ematea eta urbanizazioarekin jarraitzeko hitzarmen bat sinatzea erabaki zuten. Judizialki erabat deusez deklaratu zuten hitzarmen horretan, Durangoko Udalak 4,2 milioi euro barkatzen zizkion Eusko Jaurlaritzari trenbideak okupatzen zituen lursailean egindako obren eta desegiteen ordainetan.

Hitzarmen hori publiko egin zenean, eta Durangoren bihotzean 18 solairuko 5 dorreak berriro eraikitzeko PSEren EAJren aldeko apustua ezagutu genuenean, Durangoko herritar asko haserretu egin zen eta udalari dorreen eraikuntza geldiarazteko eta lursail publiko horietan zer egin erabakitzeko parte hartze-prozesu bat egiteko eskatzeko inplikatu zen. Horrela sortu zen “Erabaki” plataforma. Plataformaren leloa “erabaki nahi dugu” zen.

2017tik 2109ra manifestazio jendetsuak egin ziren Durangon, EAJren eta PSEren gobernuari ikusarazteko Durangok espazio publiko horri buruz erabaki nahi zuela, dorreek hirigintza-paisaia baldintzatuko zutela eta ez zituztela udalerriko benetako beharrak asetzen. Gainera, plataformak ia 4.000 sinadura bildu zituen herri-galdeketa bat egiteko lehen urratsak emateko.

Udaletxean kolore aldaketa izan arte, ostopoak baino ez zegoen bidean. Herriaren Eskubidea (udal hautagaitza) eta EH Bildu gobernura iritsi ginenean, Kontsulta abian jartzea izan zen hartu genuen lehen neurrietako bat. Osoko bilkuran kontsultan egingo litzatekeen galdera aho batez onartu ondoren, Madrilgo Ministroen Kontseilura (PSE+UP) bidali genuen. Han ere ez ziguten erraztasunik jarri. Erantzuna atzeratzeko ahaleginen bat edo beste egon zen, baina azkenean Durangori herri galdeketa egiteko baimena eman ziguten.

Eta prozesu luze eta pandemia global baten ondoren, azkenean data jarri genuen. 2021eko martxoaren 14an.

Joan den igandean izan zen Durangoko Udalak antolatutako lehen herri-galdeketa. EAJk eta PSEk galdeketan parte hartzeari boikota egin zioten arren, emaitzak arrakastatsuak izan ziren. Herritarren % 28,55 hurbildu gara botoa ematera. Erantzuna erabatekoa izan zen. % 94k proiektua geldiaraztearen eta partaidetza-prozesu bat hastearen alde bozkatu genuen.

Bozketaren emaitzaz haratago, kontsulta honek esaten diguna da udal-politikan subjektu aktibo izatera igaro nahi dugula. Gure proiektu estrategikoei buruz erabaki nahi dugula. Ez dugula ikusle soilak izan nahi hauteskunde-prozesu bakoitzeko aldien artean, eta ez dugual babestuko horrelako akordioak bulegoetan egitea.

Durangoko galdeketak agerian utzi du EAJren eta PSEren kudeaketa urbanistikoaren eredua. Zerbitzu publikoen obren kostua hirigintza-espekulazioarekin lotzea, lurzoru publikoa pribatizatzeko.

Hemendik aurrera, Eusko Jaurlaritzarekin negoziatzea dagokigu eta dagoeneko, Arriolak, ETS-ko zuzendariak, medioetan aurreratu du ez direla bere onura ekonomikorik gabe geratuko. Baina herri-agintearen babesarekin goaz. Mobilizatu, hitz egin eta 18 solairuko 5 dorre eraikitzeari ezetz esaten dion herri baten babesarekin goaz. Hirigintza pilotakadari ezetz esaten dion Durangoren babesarekin.

Izan ere, argi geratu da ordezkaritza-demokrazia zaharkituta geratu dela. Demokrazia parte-hartzailerantz urrats irmo eta errealak emateko garaia da.

Espero dugu Durangoko martxoaren 14ko Herri Galdeketa herri gehiagorentzat eredu izan dadin.

=========================================================================================


Neskutz Rodriguez
Concejala de Herriaren Eskubidea y miembro de Antikapitalistak

Durango es conocido en Euskal Herria especialmente por su Azoka anual de diciembre y su característico olor
Sin embargo, a partir del 14 de marzo, será conocido también porque mediante una consulta popular, la ciudadanía hemos dicho que SÍ a la paralización de un pelotazo urbanístico de 5 torres de 18 plantas en el centro del pueblo.

¿Pero cuándo y cómo comenzó esta operación?

El proyecto denominado por Gobierno Vasco como “Operación Durango” comenzó en 2005. Hacía ya varios años que las personas de Durango exigíamos a las instituciones que nos dieran una solución a las vías del tren, porque además de que dividían el municipio en dos, generaban gran inseguridad por los constantes fallos que se producían en el funcionamiento de las barreras.

Por aquella época, la empresa pública ETS (Eusko Trenbide Sarea) reconocía que las instalaciones del tren estaban obsoletas y la infraestructura viaria no satisfacía la capacidad que el servicio demandaba.

Ese fue el pistoletazo de salida del soterramiento del tren. Un soterramiento que comenzó con un presupuesto de 80 millones de euros y terminó en 2012 con un coste de más de 270 millones de euros.

Cuando finalizó el soterramiento en 2012, el entonces consejero de vivienda, obras públicas y transporte, Iñaki Arriola (PSE), presumía de que era la mayor inversión realizada en una infraestructura viaria de la red propia.  Lo que nos ocultó en ese momento, era que pretendían vincular el coste de un servicio público a un pelotazo urbanístico privado. Fue un proyecto ideado en despachos por el PNV, y continuado con alguna pequeña modificación por el PSE, en el que pretendían convertir suelo público en suelo privado.

Durante varios años, de 2012 a 2017, el proyecto urbanístico planificado en plena burbuja inmobiliaria quedó en stand by. Pero en 2017 el PNV y PSE, que gobernaban tanto en Durango como en Gobierno Vasco, decidieron darle impulso y firmar un convenio para seguir con la urbanización. En ese convenio, que ha sido judicializado y declarado nulo de pleno derecho, el ayuntamiento de Durango perdonaba 4,2 millones de euros a Gobierno Vasco como contrapartida de las obras y desmantelamiento realizados en el terreno que ocupaban las vías del tren.

Cuando salió a la luz ese convenio y la apuesta por PNV de PSE de retomar la construcción de las 5 torres de 18 plantas en el corazón de Durango, una gran parte de la ciudadanía de Durango se indignó y se implicó para pedir al ayuntamiento que paralizara la construcción de las torres y realizara un proceso participativo para decidir conjuntamente qué hacer en esos terrenos públicos. Así surgió la plataforma “Erabaki”. El lema de la plataforma era “Queremos decidir”.

Desde 2017 a 2109 se realizaron manifestaciones multitudinarias en Durango para hacer ver al gobierno del PNV y PSE que Durango quería decidir sobre ese espacio público, que las torres iban a condicionar el paisaje urbanístico y no satisfacían las necesidades reales del municipio. Además, la plataforma recogió casi 4000 firmas (más del 10% exigido por ley) para que se dieran los primeros pasos para realizar una consulta popular.

Hasta que no se produjo el cambio de color en el ayuntamiento todo fueron piedras en el camino. Cuando llegamos Herriaren Eskubidea, candidatura municipalista, y EH Bildu al gobierno, fue una de las primeras medidas que tomamos. Poner en marcha la consulta. Después de aprobar por unanimidad la pregunta que se realizaría en la consulta en pleno, la remitimos al Consejo de Ministros de Madrid (PSE+UP). Tampoco allí nos lo pusieron fácil. Hubo algún que otro intento de retrasar la respuesta, pero finalmente dieron luz verde a que Durango realizara la consulta popular.

Y tras un largo proceso y una pandemia global de por medio, por fin pusimos fecha. El 14 de marzo de 2021.

Y el pasado domingo fue el día de la celebración de la primera consulta popular organizada por el Ayuntamiento de Durango. A pesar del boicot a la participación en la consulta promovido por PNV y PSE, los resultados fueron un éxito. Un 28,55% de la población nos acercamos a votar. La respuesta fue rotunda. El 94% votamos a favor de paralizar el proyecto y comenzar un proceso participativo.

Más allá del resultado de la votación, lo que nos dice esta consulta es que queremos pasar a ser sujetos activos en la política municipal. Queremos decidir sobre nuestros proyectos estratégicos. No queremos ser meras espectadoras entre periodos de cada proceso electoral y dejar que los acuerdos se hagan en despachos.

La consulta de Durango ha puesto en evidencia el modelo de gestión urbanístico de PNV y PSE. Vincular el coste de las obras de los servicios públicos a especulación urbanística para privatizar suelo público.

A partir de ahora nos toca negociar con Gobierno Vasco, que ya ha insinuado que no se van a quedar sin sus beneficios económicos. Pero vamos con el apoyo del mandato popular. Con el apoyo de un pueblo que se ha movilizado, que ha hablado y dice NO a la construcción de 5 torres de 18 plantas. Un Durango que dice NO al pelotazo urbanístico.

Porque lo que ha quedado claro es que la democracia representativa se ha quedado caduca. Es hora de dar pasos firmes y reales hacia una democracia participativa.

Confiamos en que la Consulta Popular del 14 de marzo de Durango sirva de ejemplo para muchas más.

REFLEXIONES SOBRE LAS ELECCIONES EN CATALUNYA

Opinion. : Mauricio Rodriguez-Gastaminza Suarez.

Las últimas elecciones en Catalunya han dejado varias incertidumbres y también varias certezas. La única fuerza que ha subido en votos ha sido el PSC , el resto ha descendido. El descenso más pronunciado lo ha protagonizado Ciudadanos. Esto se ha debido a la confluencia de varios factores.El ascenso espectacular del PSC, con el antiguo ministro de Sanidad como aspirante a presidir la Generaltat, es un voto útil moderado alejado de posiciones independentistas, pero también lejos de posiciones furibundamente españolistas y anticatalanistas.

  1. Este ascenso del PSC corrobora, una vez más, la complejidad y diversidad de la actual sociedad catalana.
  2.  Los votos de la CUP. En estos momentos la CUP está muy fragmentada endiferentes posiciones. La postura que prioriza el independentismo se concentra sobre todo, en las zonas de la Catalunya más profunda, Girona, Lleida, norte de la provincia de Barcelona y ciertas zonas de Tarragona, sin embargo, en las zonas más industrializadas, como el Baix Llobregat, un sector nada desdeñable de los anticapitalistas ha puesto en primer término la demanda de soluciones socialesradicales y la denuncia de los innumerables recortes en Sanidad y Educación que los anteriores gobiernos han llevado a cabo. Curiosamente ha sido en estas zonas industriales donde la Cup ha obtenido sus mejores resultados.
  3. JxC y ERC. Las dos fuerzas han descendido en votos, no así en escaños debido a la fuerte abstención. JxC enmascarando sus recortes neoliberales en un sospechoso radicalismo independentista ha recogido los votos de la burguesía catalanista y en menos medida de sectores independentistas rurales. ERC con una larga tradición republicana, ha recogido los votos de la gente que ve a esta fuerza como la postura histórica más republicana y catalanista. Su pérdida de votos, además de la abstención, también puede ser debido a la visión que el electorado tiene de su complicidad en los recortes que los últimos gobiernos de la Generalitat de los que ha formado parte, han perpetrado.

    Nota – Para conocer mejor los desmanes, robos y recortes cometidos por los gobiernos de Pujol y Cia. Recomiendo el libro de Jordi Amat “El hijo del chófer” Ed. Planeta.

  4. PP, Ciudadanos y Vox. Tanto el PP como Ciudadanos han pasado a ser fuerzas residuales en Catalunya, especialmente el PP. Los anticatalanistas más recalcitrantes han preferido a Vox que ha sabido tocar su fibra más sensible y ha apelado al racismo cada vez más presente en la sociedad catalana. También ha utilizado con inteligencia la islamofobia que late en una parte del electorado cada vez mas amplio. Ha ligado demagógicamente delincuencia con inmigrantes de origen árabe, 10% de la población, y el mensaje ha calado en una parte de la población mas conservadora y rural de Catalunya.
  5. EnCP, Se ha librado un poco de la deriva estatal de UP, debido sobre todo a la figura de Ada Colau y a la tradición que recoge IC, y el PSUC histórico, poco más.

A modo de conclusión. Estas elecciones han demostrado por un lado la gran abstención y al hartazgo que la gente tiene de los diferentes gobiernos que no han sabido o no han querido solucionar sus problemas más cotidianos, como la Sanidad, Educación o Vivienda. Por otro lado, al polarizarse la sociedad catalana entre independentismo y españolismo, nadie ha utilizado la opción soberanista como eje que seguramente aglutinaría más voluntades.

Mauricio Rodriguez-Gastaminza Suarez.

 

La deuda o la vida

El Parlamento de Navarra, a propuesta de Geroa Bai, tiene a bien debatir la modificación del Convenio Económico en su art. 54.2.c) que hace referencia a “los intereses y cuotas de amortización de todas las deudas del Estado” que, como carga no asumida por la Comunidad Foral, Navarra tiene que pagar en un 1,6%.


<Laura Lucía Pérez Ruano, Javier Onieva Larrea Ahora Navarra-Nafarroa Orain Bai>

Teniendo en cuenta que la deuda del Estado supera los 1,3 billones y que supone el 114 % del PIB, no se trata de una cuestión menor. No se clarifica, sin embargo, en qué sentido pretenden modificarlo.

Como ya adelantaba el Diario de Noticias el 13 de febrero, este debate no es nuevo. De hecho, la necesidad de auditar la deuda fue uno de los ejes de la acción política de Orain Bai durante la pasada legislatura y en esa línea, propusimos, en reiteradas ocasiones, la eliminación del citado artículo del convenio, del término “todas” las deudas, para sólo hacer frente a aquellas que se consideren legítimas. No hay que olvidar que, según los informes de los técnicos de Hacienda, de los 560 millones que Navarra aportará este año al Estado, el 60%, es decir, aproximandamente 320 millones, se destinarán a pagar una deuda que se ha visto engrosada en gran medida por la corrupción, los rescates a la banca, infraestructuras megalómanas, como el TAV, o unas políticas de desfiscalización por las que los que más tienen cada vez pagan menos.

Sólo los intereses suponen un 28,7% frente al 0,4% del fondo de compensación interterritorial, por lo que la solidaridad con otros pueblos del Estado no es el problema, sino que es el origen ilegítimo y contrario al interés general de esa deuda lo que hay que cuestionar y que Geroa Bai nunca ha hecho.

Entre la vida y la deuda, sea la estatal o la navarra, eligen deuda. Hasta tal punto, que durante el gobierno de Uxue Barkos, lejos de abordar la posibilidad de negarse a pagar una deuda que no nos corresponde, o plantear un debate público al respecto, fueron sus perfectos gestores. ¿Realmente ahora sí, estarían dispuestos a desafiar al Estado y llegar hasta el final? ¿Sabían que cuando Aranburu acogió de buen grado esta propuesta de la que ahora Geroa Bai se apropia, el ministro Montoro del Partido Popular, mostró su disposición a negociarla, pero la ministra Montero, nombrada por Sánchez tras la moción de censura, la retiró de la mesa? Lo recordamos, porque se trata del partido con el que cogobiernan en Navarra y el PNV sustenta en Madrid. El mismo que nos impuso la reforma del artículo 135 de la Constitución por la que se antepone el pago de la deuda a cualesquier otra necesidad social; y que, dicho sea de paso, no ha sido derogada por el nuevo “gobierno progresista”, ni por los grupos que lo sustentan, que se han conformado con suspender temporalmente la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Estamos de acuerdo en que Navarra no puede seguir engrosando una deuda que alcanza ya los 2.961 millones: más del doble que lo presupuestado este año para salud y casi cuatro veces más que para educación. Pero a diferencia de Geroa Bai, que plantea esta cuestión en términos puramente competenciales, sin revisar en qué medida sus políticas neoliberales y su modelo de desarrollo económico contribuyen a agravar el problema, desde Ahora Navarra-Nafarroa Orain Bai respaldamos la postura de movimientos sociales como el Parlamento Social, recogiendo la tradición que ya mantuvimos en las instituciones: la auditoría de la deuda, el impago de su parte ilegítima y políticas fiscales justas que, confinen de una vez por todas la desigualdad. De modo que la solidaridad, en defensa de la vida, sea el más contagioso de los virus.

Una mirada geopolítica para una crisis inesperada

(Tomado de Naiz)
*Iosu del Moral y Mikel Labeaga
Militantes de Antikapitalistak Euskal Herria
 
“Tiempos complicados para políticas de cambio real, donde los Trump, Bolsonaro y compañía hacen buenos a los Biden y las Merkel.”

Al tratar de analizar la crisis de la covid-19 desde una perspectiva geopolítica, algunos de los interrogantes claves que se nos presentan son aquellos que tratan de discernir los movimientos que en esta coyuntura se están dando por parte de los diferentes actores y cuál será el escenario que se produzca tras dichas implicaciones.

Nada de esto debiera parecernos algo nuevo o cogernos por sorpresa, ya que la OMS, en los últimos años, había anunciado hasta en siete ocasiones el peligro de posibles pandemias a nivel global. Enfermedades como el virus del Ébola, el Zika, o las gripes porcina y aviar, hace tiempo ya que venían revelándose como una amenaza real. Algo muy ligado a las dinámicas de un sistema capitalista desenfrenado y a su modus operandi de explotación y destrucción de grandes ecosistemas, con los consecuentes desplazamientos masivos de población humana y de fauna salvaje, que sin duda son el germen perfecto para que una pandemia de este tipo se produzca.

Así que, como afirman algunos, de consecuencia indirecta nada, esta enfermedad es una injerencia directa del capitalismo, ahora bien, otra cosa es que como si de un hijo bastardo se tratase, éste lo haya provocado pero no lo reconozca. De ahí que sea primordial reflexionar acerca de cuál será la reordenación del escenario mundial en este nuevo tablero de juego y qué papel desempeñarán los distintos países y el propio capitalismo como sistema hegemónico.

De lo que no cabe duda es que los efectos están siendo mucho más globales que nunca, posiblemente bastante más de lo que lo fueran en la segunda gran guerra, por lo que habrá que luchar por una salida global y de carácter social, y no permitir como ya estamos viendo que los estados pongan en práctica el individualismo proteccionista del sálvese quien pueda.

Grandes potencias a las que un establishment les marca su hoja de ruta y que como remedio son peor que la propia enfermedad. Entidades a las que poco o nada les importa la gente y que no dudan un segundo en priorizar sus propios intereses económicos frente a la salud de las personas. Países que siguen obcecados en dar soluciones cerrando sus fronteras, esas líneas imaginarias que solo existen en sus mentes y que por supuesto el virus curiosamente logra cruzar con mucha mayor facilidad que con la que se le permite al propio ser humano. El tiempo sin duda será un factor determinante y que cuanto más se alargue esta situación, de mayor calado será su impacto. No es que esta crisis suponga per se un cambio, si no que más bien, al igual que ya sucediera con el 11S, sea un catalizador que haga que muchos de los acontecimientos que ya venían sucediéndose en los últimos años se cristalicen.

Acaecimientos que apuntan a un declive de los EEUU que como un excampeón noqueado y venido a menos, suelta en el ring golpes al aire sin sentido. El problema está en que muchas veces un luchador sonado puede suponer mayor peligro y que al igual que un jabalí herido quiera morir matando. Al otro lado un joven aspirante encarnado por la República de China que en poco más de medio siglo ha pasado de la revolución cultural de Mao Zedong, a aquello que se decía y que se sigue diciendo de una China dos sistemas, pero que en su praxis, no va más allá de una China, un partido, un sistema. Una única forma de hacer basada en la producción masiva a bajo coste, hiper contaminante y que de derechos laborales poco tiene de marxista.

Frente a ambos, la siempre omnisciente Rusia que cuando de crisis internacionales se trata, aguarda agazapada cual carroñero su momento, y una Unión Europea que ni está, ni se le espera, la cual continúa en su particular parálisis. Ante este panorama poco podrán hacer las gentes del cono sur más allá de surfear como puedan otra ola de miseria hasta que el tsunami abandone en la orilla sus restos.

Por un lado no olvidemos que los Estados Unidos, considerados hasta el momento como la primera potencia del mundo, tras el final de la guerra fría simbolizada con la caída del muro y el triunfo de las tesis de los Reagan y las Thatcher, habían podido gozar durante dos décadas de un liderazgo internacional prácticamente unilateral. Hegemonía que a partir de la crisis financiera del Lehman Brothers y compañía, sumada a la llegada del gigante chino que se confirmaba como una realidad competitiva a nivel macroeconómico y tecnológico, hacía tambalear dicha supremacía. Si además a esto le sumamos la inestabilidad política agudizada con la llegada de Trump y la animadversión que dicho personaje suscitaba a nivel internacional, por primera vez en mucho tiempo comenzaba a resquebrajarse el liderazgo en solitario del Imperio Yanqui. Eso sí, no descartemos tan rápido a los USA, ya que no debemos olvidar que EEUU sigue siendo la primera potencia tanto económica, como militar del mundo, además de que mantiene una preeminencia descomunal a nivel cultural dentro de la sociedad de consumo.

Por otro lado la llegada de China, que con un crecimiento económico sin parangón, le ha ido comiendo terreno a los estadounidenses, sobre todo a niveles macro cuando a economía nos referimos. Además, previo a la crisis, ya se mostraba como un claro competidor en el ámbito de las nuevas tecnologías, donde ya se estaba dando una gran disputa con la llegada del 5G a los mercados. Pero sobre todo, si en algo le ha ido ganando espacio, ha sido en la influencia internacional que ha logrado adquirir China en las últimas dos décadas, donde ha sido capaz de ocupar grandes áreas de influencia en lugares como Oriente Medio, Latinoamérica o África, tradicionalmente zonas de dominio estadounidense. Pero sobre todo a China, si algo le ha supuesto esta crisis sin ninguna duda, es que ha terminado de consolidar al país asiático como una alternativa real al poder de los Estados Unidos, quedando en el imaginario de una gran parte de la población mundial como el gran salvador a semejanza de lo que ya sucediera con los EEUU tras la Segunda Guerra Mundial.

Esta crisis dejará grabada en las retinas de muchísima gente la instantánea de unos Estados Unidos zozobrando en el más absoluto caos. Hospitales colapsados y un sistema sanitario totalmente desbordado, mientras muchos de sus dirigentes permitían que un Donald Trump, día sí y día también, hiciera el mayor de los ridículos con su retahíla de declaraciones más acordes a un demente que al presidente de la supuesta primera potencia mundial. Una sociedad entregada incondicionalmente a un individualismo producto de décadas de una apuesta ultra-liberal, donde lo público y lo colectivo carece de cualquier importancia, que ha terminado abarrotando las calles con multitud de negacionistas, que como auténticos yonkis del vil metal contemplaban con total parsimonia la muerte de miles de sus conciudadanos. Y como colofón a un proceso decadente, en las últimas fechas asistimos al asalto al capitolio por parte de una mezcolanza de ultraderechistas y supremacistas, en aquella que se autodenomina la democracia más consolidada del mundo.

Algo que ha contrastado con la fotografía que China ha proyectado fuera de sus fronteras, mostrándose como un país serio, capaz y preparado a todos los niveles, tanto en lo material como a nivel de personal cualificado, demostrando otra forma de afrontar una crisis de semejante magnitud. Desde el primer momento no hemos dejado de asistir a como centenares de convoyes llenos de productos sanitarios, médicos y científicos llegaban a multitud de rincones, sin duda algo que ha mejorado ostensiblemente la imagen que de China se tenía en el exterior. Más allá de segundas intenciones y de si se ha tratado de una ayuda a modo de softpower (poder blando), como ya lo hiciera Estados Unidos con el plan Marshall, la realidad es que China se ha encumbrado a nivel internacional como el actor principal de esta crisis.

Y en medio de ambos colosos aparece la Unión Europea, cada vez menos unión y cada vez más desdibujada y alejada de aquello que alguna vez pretendiera ser. Una UE que desde sus primeros pasos no tuviera mayor intención que la de fundamentarse en principios económicos lo cual deja ahora al descubierto todas aquellas carencias. Toda una batería de debilidades a la hora de abordar la crisis, reflejadas en la habitual desunión entre los estados del centro y norte frente a los del sur, dejando como guinda del pastel, en su particular crisis territorial, la firma definitiva del Brexit. Una Europa, que en palabras de la propia Merkel, hace tiempo ya que dejara de ser relevante en la escena internacional pasando a ser un actor secundario. De lo que no cabe duda es que habiendo sido durante décadas un aliado estratégico de los EEUU, en los últimos años comenzaba a mostrarse dubitativa oscilando entre su viejo amigo al otro lado del Atlántico y el creciente poder de los chinos, donde al parecer la crisis ha decantado definitivamente la balanza hacia oriente.

Más allá de cualquier otra consideración, quien no puede quedar fuera de ningún análisis geo-político es Rusia. Una Rusia que en manos de Putin es experta en aprovechar las situaciones convulsas donde afloran las debilidades del resto, volviendo a la primera plana durante toda esta crisis y recuperando por momentos la relevancia internacional. Solo había que ver como su maquinaria informativa difundía imágenes de aviones de carga llenos de ayuda llegando a prácticamente todos los continentes, incluidos puntos de Europa del sur como Italia, durante los momentos más complicados. Una Rusia que en estos momentos es uno de los lugares del mundo donde el capitalismo más voraz campa a sus anchas en su versión más atroz, cuando no directamente mafiosa. Pero si algo le cuesta es dejar de seguir siendo ese viejo gigante con pies de barro que agoniza por la crisis del petróleo, que sigue sufriendo un goteo constante en su desmembramiento territorial y que cuenta con una población que además de envejecida no deja de decrecer como fiel reflejo de lo que es la actual Rusia.

Por desgracia, uno de los efectos inmediatos que tendrá esta crisis es el aumento en la brecha de desigualdad entre los más ricos y los más pobres. Latinoamérica, la parte del planeta donde más personas subsisten afinadas en inmensos centros urbanísticos donde prácticamente es imposible mantener ningún tipo de distanciamiento o confinamiento correcto que ayude a paliar la expansión del virus. Si a ello le añadimos un sistema sanitario precario, un mercado informal bastante amplio y en general unos países con economías débiles, el resultado es el drama que ya se está viviendo. Lo que sí, es que parece que la región, en gran parte de sus estados, ha apostado por la colaboración con Rusia y China más que con el eje Estados Unidos, Unión Europea. De hecho para China hace tiempo ya que el continente es un punto clave en su política de expansión, donde destaca como proyecto estrella la construcción de un canal en Nicaragua para ejercer como competencia directa del de Panamá, con el fin de hacerse con el control del comercio marítimo intercontinental.

Entre los más desfavorecidos, el norte de África y Oriente Medio, una parte del mundo siempre agitada y en constante conflicto, en gran parte debido a los intereses de las grandes potencias en la región. El control por el canal de Suez y el atractivo por el provecho energético del gas y del petróleo, nunca han pasado desapercibidos para los poderosos. Qué decir de los enfrentamientos armados como el de Siria, Yemen o las revueltas del Líbano, que si ya antes de esta crisis estaban pasando totalmente desapercibidos, ahora durante la pandemia han quedado absolutamente invisibilizados. Si ya era vital la cooperación internacional, ahora que los países pudientes guardarán todos sus recursos para salvar sus economías, difícilmente veremos algún gesto de solidaridad en la zona. Además recordemos que estos países, desde hace tiempo, están soportando sin apenas medios, ni recursos y mucho menos la colaboración internacional, la llegada de miles de refugiados y de inmigrantes llegados de territorios de Asia Central y del África subsahariana como paso previo a Europa.

Por último, el África negra, la siempre olvidada, que seguramente cuando todo pase veremos las típicas tardías e insuficientes campañas de solidaridad tratando de maquillar el problema y de limpiar la conciencia del hombre blanco. Una tierra para la cual la crisis es un statu quo permanente y que ya antes de esta pandemia convivía con infinidad de brotes víricos como el SIDA o la malaria entre otros muchos. Su situación económica, un mercado informal casi como modus vivendi y los grados de insalubridad derivados de la pobreza extrema, hacen casi imposible tratar de luchar contra la covid-19. Un continente, en su día, explotado por los gobiernos europeos y estadounidense y que ahora China se ha hecho en los últimos tiempos con el control casi total de la mayoría de sus recursos. Hipócritas a los que se les llenan las bocas hablando de las virtudes de las democracias occidentales y de lo escandaloso de los totalitarismos africanos, pero que llegada la hora, no dudan un ápice en negociar económicamente con muchos de sus dictadores.

Tiempos complicados para políticas de cambio real, donde los Trump, Bolsonaro y compañía hacen buenos a los Biden y las Merkel. Algo que se traslada a la sociedad, donde aquellos que luchaban por salir de la precariedad y la miseria, al asomarse al precipicio del apocalipsis en forma de pandemia, seguramente, durante un tiempo al menos, den por buena la vuelta a la pérdida de derechos y la explotación laboral. Se viene una época complicada para las tesis idealistas, en un horizonte casi por seguro plagado de políticas posibilistas. Con lo que la apuesta de los gobiernos, no cabe duda que pasará, en el mejor de los casos, por un estéril reformismo, por lo que ahora más que nunca será necesario mantener el espíritu revolucionario candente. Lo que está claro es que, otra vez más, los únicos rayos de esperanza en esta crisis están llegando desde los sectores públicos, frente a unos mercados y a un sistema capitalista que adolecen de la capacidad para dar salida a un problema que ataña a toda la humanidad.

Defender en las instituciones lo que predicas en las calles

Defender en las instituciones lo que predicas en las calles
Terminado el ciclo del 15-M a la formación y primer desarrollo de Podemos, debemos plantearnos si la izquierda institucional en Euskal Herria se contenta con el gobernismo del Estado junto al PSOE o abre vías de organización y ruptura con el actual régimen.

Ixone Rekalde*
Militante de de Antikapitalistak 

Muchas nos acercamos a la política tras la explosión de dignidad de lo que se llamó 15M, el movimiento de los indignados. El 15M nació como contestación a esa clase política erigida en casta, corrupta, clase política que estaba por encima del pueblo que decían representar. El movimiento de los indignados venía a decir que esa clase política no nos representaba, que no defendía los intereses de las clases populares. Aquello cambió el escenario político, gestando un movimiento que interpeló a las estructuras institucionales y cuestionó la democracia española y también la vasca.

Aquella contestación ciudadana, de gente joven mostrando enérgicamente su desafección hacia la clase dirigente, nos hizo creer que “sí se puede”. Casi 10 años después, vemos hoy a la izquierda institucionalizada predicando con disimulo en las calles, pero no aplicándose como ejemplo de transformación en las instituciones. Así, esa izquierda viene a decirnos que es necesario empujar desde las calles, que está muy bien la movilización ciudadana, pero que la realidad es la que es: la marcan las élites económicas y hay que asumir las reglas de juego del régimen, al que se muestran sumisos, a ver si se puede reformar un poquito “lo que nos dejan”.

Con la excusa de “parar a las derechas” y de ser “útiles” y “determinantes” se empieza impulsando y apoyando unos presupuestos que aumentan el gasto militar, el gasto a las fuerzas del ordencomo la Guardia Civil, la dotación a la monarquía, que prevén que más del 50 % de los fondos europeos a monstruos del cemento como el TAV, que aceptan condicionar esos fondos a una reforma laboral que no va a ser derogada y que mutará en mochila austriaca… y se termina en una reforma de las pensiones que traerá su privatización. En el mismo paquete de asunciones, se acaba haciendo dejación de las posiciones políticas, como por ejemplo la exigencia de cierre de los CIES o ponerse de perfil ante el conflicto del Sáhara donde han mostrado una tibieza muy decepcionante hacia el pueblo saharaui. Y al final, como le ocurre al PSOE, eres republicano, de izquierda, ecologista… pero asintomático.

Porque en el horizonte el objetivo es claro. Hay que captar el voto de centro de la derecha, otro poquito a la socialdemocracia y vaciar la masa electoral de “la otra izquierda institucionalizada”. Para eso hay que buscar la centralidad política; lo que “exige” el abandono de ideas pilares de tu propuesta política de izquierdas.

“Hoy nos encontramos a las fuerzas de la izquierda institucional vasca en un bloque progresista, sin tener claro cuál es el juego aritmético ni el rédito electoral que supone un apoyo a los PGE”

Hace un año, el secretario general del sindicato ELA, Mitxel Lakunza, escribió un certero artículo titulado Necesitamos una izquierda que ejerza. El artículo venía precedido por la aprobación de los presupuestos vascos, con el apoyo en forma de abstención de Elkarrekin Podemos. Presupuestos muy en la línea del PNV; neoliberales, de recortes sociales, de una presión fiscal baja, de la más bajas de toda Europa. Aquel apoyo no se entendió por parte de la militancia o de la ciudadanía vasca de izquierdas. Además de contribuir a unos presupuestos neoliberales fue un auténtico tiro en el pie para la nueva izquierda que se dejó más de la mitad de sus votos y escaños en las elecciones de julio de 2020. Votos que en parte se llevó EH Bildu, que en esa época formaba parte de aquel bloque contestatario al que aprobaba los presupuestos. Más adelante, además, se convocó una huelga general por parte de la carta de derechos sociales de Euskal Herria a la que se unía esa izquierda sociológica vasca, sindicatos, movimientos sociales etc.

Y si, desde parte de la izquierda rupturista, tomamos la decisión de dejar Podemos ante esa deriva gobernista-institucional que apoyaba presupuestos del PNV, hoy no podemos mirar a otro lado y no criticar la misma deriva que ha tomado la izquierda institucional vasca en su conjunto.

“Necesitamos una izquierda que ejerza, una izquierda rupturista organizada en las calles, recordándole al gobierno más progresista de la historia y al bloque del cambio galáctico sus deberes”

Necesitamos una izquierda que ejerza. Y hoy, visto el panorama de cierre progresista de cualquier espacio de impugnación, añadiría que necesitamos como el comer una izquierda rupturista organizada en las calles, recordándole al gobierno más progresista de la historia y al bloque del cambio galáctico que hay una reforma laboral sin derogar, que no hay una ley antidesahucios, que el Ingreso Mínimo Vital no se materializa, que hay miles de inmigrantes muriendo en las costas del Mediterraneo, que la economía de sol, playa y pintxos de este país condena a las próximas generaciones a unas condiciones precarias de vida…

“No somos un oasis vasco, porque tenemos gravísimos problemas que no son ajenos a la realidad española y europea, pero tampoco somos una isla, tenemos la obligación política de intervenir en otros espacios”

No tiene un pase defender una cosa en las instituciones españolas y la contraria en las navarras y vascas. El discurso que se tiene en las calles, contra el régimen, antimonárquico, de activista antidesahucios, de antifuerzas de la ocupación, hay que tenerlo también en el Congreso de los Diputados de España, en el Parlamento Vasco y en el Parlamento Navarro.

¿Recuerdan lo de “un pie en las instituciones y mil en las calles”?