EL INTERNACIONALISMO COMO EJE DEL PROYECTO EMANCIPATORIO GLOBAL. UNA PROPUESTA DE ACCIÓN DESDE LAS ORGANIZACIONES INTERNACIONALISTAS

Desde las organizaciones internacionalistas, junto con los movimientos sociales y el conjunto de la izquierda, tenemos que involucrarnos en la construcción de alternativas no solo a nivel micro, sino también con una mirada estratégica de largo plazo.
13/05/2020

 Después de dos meses de desarrollo de una nueva pandemia (aunque su impacto en nuestras vidas haya sido inesperado, la humanidad ha sufrido numerosas situaciones similares que han provocado millones de muertos en el pasado), desde las organizaciones internacionalistas, en cuanto parte constituyente del abigarrado escenario de la izquierda, disponemos de algunos insumos para analizar el contexto actual con un mínimo de realismo.

A lo largo de estos meses, en los que las medidas de limitación del contacto social se han expandido por todos los lugares del globo, las reacciones y actitudes de los diferentes gobiernos, aunque han sido diversas en función de las distintas realidades sobre las que han operado, nos permiten extraer una conclusión de carácter general. Así, podemos afirmar que la crisis de la Covid-19 ha generado las condiciones objetivas (recesión económica, destrucción de recursos, desempleo) y subjetivas (miedo, aislamiento, desarticulación de estrategias de resistencia colectivas) para profundizar en las dinámicas antidemocráticas y autoritarias preexistentes.

Esto es así porque el sistema capitalista solo puede responder con violencia, ya sea ésta estructural, simbólica o física, si quiere sobrevivir a las contradicciones que esta crisis ha planteado. Es imposible defender la mayor eficiencia de los mecanismos de mercado para la asignación de recursos o la necesidad de la privatización de los servicios públicos sin caer en la indigencia intelectual y demostrar la funcionalidad de estos postulados a los intereses de las élites dirigentes. Por esta imposibilidad de defensa racional de sus premisas teóricas, el sistema va a necesitar mostrar con mayor severidad su cara menos amable, restringiendo derechos y negando libertades.

Esta dinámica, que ya puede observarse en las cárceles de El Salvador, en las calles de Bolivia, en el Pacífico colombiano o en los barrios más desfavorecidos de Bilbao, se va a ver agudizada por la inestabilidad que va a provocar la pérdida de vigencia de la estructura institucional del neoliberalismo a escala global (FMI, Banco Mundial y OMC bajo la hegemonía estadounidense) y la aceleración de las transformaciones geoestratégicas que esta crisis atisba (desorientación de EEUU y la UE, auge del bloque euroasiático, mayor relevancia de Rusia y China).

Ya hoy, apenas dos meses después del inicio de la crisis en Europa, se empiezan a escuchar los avisos de los esfuerzos y sacrificios que la sociedad en su conjunto deberá realizar para superarla. El poder económico, cobijado tras la liberación de las fuerzas represivas, nos presenta un futuro ajustado a su necesidad de mantenimiento de la tasa de reproducción del capital en unos niveles radicalmente insostenibles social y ecológicamente, donde la solidaridad y el cuidado colectivo queden relegados al elemento caritativo y asistencial.

Desde las organizaciones internacionalistas, junto con los movimientos sociales y el conjunto de la izquierda, tenemos que involucrarnos en la construcción de alternativas no solo a nivel micro, sino también con una mirada estratégica de largo plazo. Es imprescindible ser parte del diseño de un proyecto antagonista y de emancipación de las mayorías sociales, asumiendo que el espacio de confrontación va más allá de los limitados mecanismos de las democracias liberales y situando la cooperación y el internacionalismo en el centro del mismo.

Desde el internacionalismo solidario, constituido en el componente vertebrador de las relaciones internacionales en ese proyecto emancipatorio, tenemos que definir los ejes estratégicos sobre los que construir una agenda política que vertebre las diferentes realidades y contextos.

Como respuesta al autoritarismo emergente, tenemos que explicitar un claro posicionamiento en favor de sociedades basadas en el respeto de los derechos humanos. Con todas sus insuficiencias en tanto fruto de un pacto entre bloques ideológicos en un contexto de Guerra Fría, los derechos humanos han adquirido un carácter antisistémico de gran potencia transformadora. En un escenario hegemonizado por el neoliberalismo, en el que el ejercicio de los derechos más elementales atenta contra la lógica de acumulación capitalista, debemos utilizar esta herramienta con una perspectiva revolucionaria y humanista.

Debemos asumir el feminismo como cuerpo político y teórico de una sociedad global en la que desaparezca el patriarcado en cuanto sistema de opresión. La lucha del movimiento feminista y su propuesta de un paradigma emancipatorio que pone en cuestión todas las certezas previas de la izquierda, debe ser incorporado como el hilo morado que conecte con el proyecto contrahegemónico las luchas diversas que se dan en distintas partes del mundo.

Y, por último, pero no por eso menos importante, incorporar el ecologismo, con la soberanía alimentaria y la agroecología en el centro, como modelo de relacionamiento con el medio ambiente del que obtenemos los alimentos para nuestra supervivencia y con las generaciones futuras (a las que les debemos un planeta mejor del que nos hemos encontrado). La tendencia suicida del sistema capitalista debe ser confrontada por un proyecto antagónico consciente de los límites del planeta y la necesidad de su cuidado.

Estos tres ejes de acción y su naturaleza antagonista a los mecanismos básicos de reproducción del capital en la era del neoliberalismo, tienen que ser integrados en una lógica relacional entre organizaciones que profundice en la cultura de la colaboración y la cooperación, generando espacios de articulación y coordinación estables. De lo contrario, las organizaciones internacionalistas mantendremos vínculos débiles con la lógica general del movimiento social y lucharemos aisladas en los espacios de confrontación que, inevitablemente, están por venir.

Omnia sunt communia

Laura Perez

  “Beldurra, lagun txarra”. Alarma egoerarekin, ordea, pertsonen zirkulazio askatasuna ukatzeaz gain, beldurra dekretuz ezarri digute. Gaixotzeari beldurra diogu, maite ditugunak kutsatzeari, etxetik ateratzeari, egoera ekonomikoak okerrera egiteari, etorkizunari, bizitzeari…Eta ikarak airean gauden honetan, “osasun publikoa” babesteko “ardura kolektiboa” eskatzen zaigu; “etxean gera zaitez” lelopean, birusa ez zabaltzearen eta, ondorioz, zainketa intentsiboetako kolapsoa ekiditearen erantzukizuna jendarteari egozten zaio. Ahaztu egiten zaie, ordea, eguneko gaixotuen, sendatuen eta hildakoen zenbaketarekin batera, azken urteetan osasungintzan egindako murrizketen gaineko datuak aipatzea: ospitaletan zenbat ohe gutxiago dagoen, zenbat sendagile kaleratu dituzten edo zenbat ikertzailek erbestera joan behar izan duten, hemen etorkizunik ez zutelako.

Pandemia, agian, ezin zitekeen saihestu, baina bultzatutako politika ekonomikoak, zerbitzu publikoen hondamendia eta pribatizazioak, bai. Horiek ekarri dituzten ondorio latzak ez ziren halabeharrezkoak. Hortaz, “erantzukizun kolektiboaren” eskaerarekin, ados; baina gogoan izanda nortzuk izan diren egoera larri honetara ekarri gaituztenak eta nork salbatu gaituen. Diotena diotela, inoiz baino isun gehiago ezarri duten garai honetan, jendarteak azaldutako elkartasuna eta osasun neurriak betetzeko irmotasuna ezinbestekoak izan dira errealitate gordina leuntze aldera: auzoz auzo sortutako babes sareak, emakumeen aurkako indarkeria salatzeko bizilagunen engaiamendua edo lehenengo lerroan egon diren osasun-langileak, garbitzaileak, supermerkatuko kutxazainak, zaintza lanez arduratzen direnak, batik bat emakumezkoak…finean, eta ezinbestekotzat jo diren jarduera horiei esker atera gara aurrera, nahiz eta, paradoxikoki, sistema honek okerren ordaintzen dituenak diren. Bizitzeko funtsezkoak diren lan horiek gizarteari egiten dioten ekarpena IBEX 35eko enpresena baino handiagoa da. Izan ere, ogasunak hiru aldiz gehiago jasotzen du lan-errentetatik kapitalaren etekinetatik baino. Hortaz, esan beharrik ez dago nori ordainarazi nahiko dioten, neurri sozialez mozorroturik, banku eta enpresetara bideratzen ari diren diru pubikoaren faktura.

Alarma egoera, aitzakia perfektua izan da diru-kutxa publikoa, beste behin, husteko eta bide batez, larrialdi honek eragindako beldurraz baliatuz, oinarrizko eskubideak eta askatasun publikoak ere “berrogeialdian” jarri dituzte. Herriak, orokorrean, izan duen erantzun egokia ikusita, beharrezkoa al zen armadak gure kaleak okupatzea edo poliziak epaile bilakatzea? Zer zentzu dauka osasunerako arriskurik eragiten ez duten jokabideak jazartzeak, existitzen ez diren ustezko arauetan oinarrituta?

Alarma egoerak areagotu duen kontrol polizialak eta sozialak, pertsonen askatasuna mugatzeaz gain, boterearen zentralizazioa ekarri du, gutxi batzuen mesedetan, eta ez gehienonean . Demokrazia bera jarri da kolokan, aintzat hartu gabe hura justizia sozialean, ongizatea ahalbidetuko duten zerbitzu publikoetan eta giza eskubideetan oinarritzen dela; egoera latzetan inoiz baino gehiago. Beraz, “ardura kolektiboaren” izenean, “omnia sunt communia!”, dena denona dela aldarrika dezagun, gure lanetik eta bizitzatik etekinak ateratzen dituzten horiek herriari herriari dagokiona itzultzeko, etorkizunari itxaropenez aurre egiteko. Beldurrik gabe bizitzea baita askatasuna.

Covid-19, krisia eta borroka

 
 

Abajo en Castellano
Igor Urizar (Antikapitalistak-eko militante eta Elkarrekin Arrasateko zinegotzi).

COVID-19-ak gure gizartean eragindako danbatekoak errealitatea goitik behera astindu du. Ia bi hilabete irauten ari duen “limbo” existentzial honek agerian utzi ditu ekoizpen eredu kapitalistaren jarioak. Baina garrantzitsua da kontuan izatea konfinamenduak ekarri duen ekonomiaren geldierak ez duela krisi ekonomikoa berez sortu, ekoizpen krisi hau denbora luzean egosten izan da (eraikuntzaren sektorea atzerapenean sartu zen Otsailean eta automobilgintzan beherakada konfinamendua baino lehenago hasi zen). Pandemiak lehenagotik garatzen zebilen krisiaren txinparta piztu du, baina gasolina aurretik botata zegoen. 2008-ko krisitik ekonomiaren berreskuratzea zapaldutako klaseen sorbaldetan eman zen, banaketa desorekatu baten. Krisiaren “amaieran” batzuk aberatsago izaten jarraitu zuten eta gehiengook prekarizatuago. Datorren krisi berriak askoz ere egoera latzago batean aurkitzen gaitu gizartearen zati zabal bat. Baina nola eragiten ari da eta ze ondorio izango dituzte osasun krisiak eta krisi ekonomikoak gurean? Erantzun zehatz bat ematea ezinezkoa da, krisien dimentsioak sakonak eta anitzak izango dira, baina orain arte ikusitakoarekin zirriborro bat pentsatu dezakegu.

Lehenengo eta behin konfinamendua ez dela denontzat berdina izan aitortu behar da. Klaseen arteko hasierako baldintzak ez dira berdinak, errealitate materialak edo baliabide mailak zerikusi zuzena dute isolamendu soziala bizitzerako orduan. Beste hainbat esan daiteke genero desberdintasunekin. Zaintza eta erreprodukzio sozialerako lanen banaketa ez da berdintsua eta konfinamendu egoera honek emakumeen bizitzan izan dituen aldaketak sakonki aztertu beharko dira. Galerak orokorrak izan direla esan dezakegu ia guztiontzat (sektore batzuk lanean jarraitu dute eta beste batzuk etekina atera diote osasun krisiari), baina ez da berdina 200 metro karratuko etxe batean edo 50-ekoan familia bat konfinaturik egotea. Ez da berdina aurrezki poltsa izatea, errentaduna edota denboraldiko lan gabe geratu eta alokairu/hipoteka ordainduz ia diru gabe gelditu izana (edo etorkizunean atzerapena ordaindu beharra). Askotan baliabide gutxien dutenek familia, lagun, komunitate edo sare asistentzialen laguntzara jo behar izaten duten oinarrizko beharrak asetzeko. Hau konfinamendu egoeran ez da posible izan. Elikagai bankua adibidez geldirik egon da bi hilabete hauetan gure herrian. 200 bat familia hartatzen zituen, 600 bat pertsona, egunero jan ahal izateko bankura jotzen zutenak eta bi hilabete hauetan baliabide hau gabe gelditu direnak udal administrazioaren inoperantziaren aurrean.

Enpleguan oso ondorio nabarmenak izan ditu geldialdi honek, baina sektore ezberdinen arteko desberdintasunak ere handiak dira. Bigarren sektorean geldialdia xamurra izan da kasu batzuetan. Patronalen presioek, CONFEBASK eta Urkulluren amodioa medio, ehunka langile behartu dituzte euren osasuna kolokan jartzera lanera joatera behartuz. Gainera ERTE-ak erraztu zaizkie enpresa handi askori, etekinak sobera zituzten erraldoiei diru publikoaren kontura. Enpresa ertain eta txiki ugarik ez dute zorte bera izan eta askoren etorkizuna kolokan dago. Iada hasi dira kaleratze eta kontratazioak errazteko, lan ordutegiak malgutzeko eta orokorrean jabeen etekinen izenean langileen baldintzak zatitzeko ahotsak.

Emaitza okerrena hirugarren sektorean daukagu, funtsezko zerbitzuen salbuespenaz. Baina kontuan izan dezagun funtsezko zerbitzu hauetan irabazle enpresen jabeak izan direla, hauetan langile askok gain esplotazio basatia bizi izan dute, lan baldintza kaxkarrekin (zahar egoitzetan adibidez) eta kasutan baita osasuna arriskuan jarriz. Negozio txikiak, merkatariak, ostalaritza, zerbitzu sektoreetakoak (prekarizatu eta feminizatuenak), denboraldiko langileak… gizarte zati hau sufritzen ari dena eta epe motzean sufrituko duena ez da neurri kosmetikoez konponduko. Aldaketa estrukturalak hausnartzea, inplikatuekin batera, ezinbestekoa izango da krisi sozial luze eta latz bat ekiditu nahi bada.

Hala ere badago beste gizarteko geruza bat egoera zahurgarriago baten bizi dena. Kalkulatzen da Arrasateko biztanleriaren %20-a pobreziaren mugan edo azpitik bizi zela konfinamendu aurretik. Momentu honetan ezin da ezagutu muga hori nola aldatu den baina segurtasunez esan dezakegu jende multzo guzti honen egoerak okerrera egin duela eta beste jende multzo bat mugara heldu edo azpira erori dela (edo eroriko dela). Langabeak, beltzean eta “prekarioan” lan egiten zutenak, enplegua izanda ere hilabete bukaerara heltzen ez zirenak, migranteak (%60-a pobreziaren muga azpitik), pixu pateratan bizi direnak… familia eta norbanako guzti hauen egoera larrialdi egoerakoa dela ia seguru esan dezakegu eta berriz ere udal administrazioaren psikopatia sozialak marjinalitate hutsean uzten ditu.

Ikus dezakegunez, salbuespen egoera erabatekoa da. Eredu honen gizagabekeria eta desberdintasun sozialen basakeria biluztu ditu pandemiak. Eta ez du berez hobera egingo, ez eredu hau defendatzen duten eta eredu honetaz baliatuz eta azpikook zapalduz etekinak ateratzen dituztenen eskutik jarraitzen badugu. 2008-ko krisia ordaindu genuenok berriro krisi hau ordaintzea bilatuko dute. Enpresen etekinak salbatzea langile klasekoen bizien gainetik. Horretarako parasitatzen dituzten instituzio liberaletaz eta alderdi morroietaz baliatuko dira, zahar egoitzetan izan den sarraskian ikus dezakegu. Urteetan pribatizatzen jardun duten sektorea, enpresa pribatuen etekinen mesedetan egoiliar eta langileen lan eta bizi baldintzak xurgatuz. Prozesu sarraskitzaile honen emaitzak argi ditugu, zoritxarrez, baita Arrasaten ere.

Ez du egoerak berez hobera egingo. Beti izan den bezala, borrokak markatuko du emaitza. Eta horretan ere beste mundu bat proiektu dugun antolakuntzok (alderdi, mugimendu, sindikatu, elkarte) aitortu beharra daukagu konfinamendua gogorra izan dela guretzat. Antolakuntza eta mobilizazio tresna tradizionalak ezinezkoak izan dira epe honetan. Desmobilizazioa, tentsioa galtzea, motibazio zailagoa, bakoitzak borroka bere aldetik egitea… patroi bilakatu dira hainbat eta hainbat erakundetan. Ez da erraza izango berriz martxan jartzea, baina guztiz ezinbestekoa izango da datorren ofentsiba neoliberalaren aurrean. Eta eraso horrek behar bezalako erantzun bateratu eta indartsua izan beharko du ezkerreko indarren aldetik. Arrasaten ere bai. Udal gobernuko alderdiek erakutsi dituzte euren kartak (egia esan ez zen bestelakorik espero bi alderdi neoliberal hauen aldetik), instituzioko botere erlazioak ez du ahalbidetzen krisi honek eskatzen duen lan politikoa soilik bertatik egitea. Ez dauka zentzu handiegirik alderdiok borroka partidista horretan behar den baino denbora gehiagoi galtzerik. Garrantzitsua izango da bertan egotea, baina momentu honetan borrokaren gakoa beste toki batetik sustatu eta antolatu beharko da. Kalea, mugimenduak, aliantzak ehuntzea da momentuko erronka. Hor izan dezakegu potentziala, subjektu anitz, zabal eta horizontalaren bitartez; desberdinen artean helburu partekatua finkatuz, krisi honetatik gure eta gureon bizitza defendatzeko gutxiengo programa amankomuna eratuz. Hor izan dezakegu aukera lehenengo borroka politikoa irabazi, hegemonia soziala lortu eta ondoren arerioari eskua bihurritzeko. Eraikuntza demokratikotik, konfiantzak landuz, bakoitzaren pertsonalitatea mantenduz baina aukera eta erronka historikoaren arduraz. Etsaiak ez du itxaroten, erresistentzia eraiki dezagun.


El shock causado por COVID-19 en nuestra sociedad ha sacudido la realidad al revés. Este “limbo” existencial que ha durado casi dos meses ha revelado los avances del modelo de producción capitalista. Pero es importante tener en cuenta que la recesión económica provocada por el confinamiento no ha creado una crisis económica per se, esta crisis de producción se ha estado cocinando durante mucho tiempo (el sector de la construcción se desaceleró en febrero y el declive en la industria automotriz comenzó antes del confinamiento). La pandemia ha provocado una crisis que ya se estaba desarrollando, pero la gasolina ya estaba llegando. La recuperación económica de la crisis de 2008 se dio sobre los hombros de las clases oprimidas, en una distribución desequilibrada. Al “final” de la crisis, algunos seguían siendo más ricos y la mayoría más precarios. La nueva crisis que se avecina pone a un sector más amplio de la sociedad en una situación mucho más grave. Pero, ¿cómo nos está afectando y qué consecuencias tendrán para nosotros las crisis sanitarias y económicas? Es imposible dar una respuesta específica, las dimensiones de las crisis serán profundas y variadas, pero podemos pensar en un borrador con lo que hemos visto hasta ahora.

Primero debe reconocerse que el confinamiento no es lo mismo para todos. Las condiciones iniciales entre las clases no son las mismas, tienen una relación directa con la realidad material o los niveles de recursos cuando se trata de vivir en aislamiento social. Muchos otros se pueden decir con diferencias de género. La división del trabajo para el cuidado social y la reproducción no es la misma y los cambios que ha sufrido este estado de encierro en la vida de las mujeres deben estudiarse en profundidad. Podemos decir que las pérdidas han sido generales para casi todos (algunos sectores han seguido trabajando y otros se han beneficiado de la crisis de salud), pero no es lo mismo estar confinado a una familia en una casa de 200 metros cuadrados o 50 pies cuadrados. No es lo mismo tener una bolsa de ahorro, el inquilino se ha quedado sin un trabajo de temporada y se ha quedado casi sin dinero al pagar el alquiler / hipoteca (o tener que pagar un retraso en el futuro). A menudo, aquellos con menos recursos necesitan recurrir al apoyo de familiares, amigos, comunidades o redes de atención para satisfacer sus necesidades básicas. Esto no fue posible en la situación de confinamiento. El banco de alimentos, por ejemplo, ha estado parado durante dos meses en nuestra ciudad. Albergó a unas 200 familias, unas 600 personas, que fueron al banco a comer todos los días y que se quedaron sin este recurso durante estos dos meses debido a la ineficacia de la administración municipal. Esto no fue posible en la situación de confinamiento. El banco de alimentos, por ejemplo, ha estado parado durante dos meses en nuestra ciudad. Albergó a unas 200 familias, unas 600 personas, que fueron al banco a comer todos los días y que se quedaron sin este recurso durante estos dos meses debido a la ineficacia de la administración municipal. Esto no fue posible en la situación de confinamiento. El banco de alimentos, por ejemplo, ha estado parado durante dos meses en nuestra ciudad. Albergó a unas 200 familias, unas 600 personas, que fueron al banco a comer todos los días y que se quedaron sin este recurso durante estos dos meses debido a la ineficacia de la administración municipal.

Este estancamiento ha tenido efectos muy significativos en el empleo, pero las diferencias entre los diferentes sectores también son grandes. La recesión en el sector secundario ha sido leve en algunos casos. La presión de los empleadores, debido al amor de CONFEBASK y Urkullu, ha obligado a cientos de trabajadores a poner su salud en peligro al obligarlos a ir a trabajar. Además, los ERTE se han hecho más fáciles para muchas grandes empresas, los gigantes que tenían ganancias excedentes a expensas del dinero público. Muchas pequeñas y medianas empresas no han tenido la misma suerte y el futuro de muchas está en duda. Las voces ya han comenzado a facilitar los despidos y la contratación, flexibilizar las horas de trabajo y, en general, dividir las condiciones de los empleados en beneficio de los empleadores.

Tenemos el peor resultado en el sector terciario, con la excepción de los servicios esenciales. Pero tengamos en cuenta que estos servicios clave han sido propiedad de empresas ganadoras, en las que muchos trabajadores han experimentado una explotación salvaje además de las malas condiciones de trabajo (por ejemplo, en residencias antiguas) y en algunos casos ponen en peligro la salud. Las pequeñas empresas, los minoristas, la hostelería, los sectores de servicios (precarios y feminizados), los trabajadores temporeros que sufren de esta parte de la sociedad y que sufrirán en el corto plazo no serán remediados con medidas cosméticas. Reflexionar sobre los cambios estructurales, junto con los involucrados, será esencial para evitar una crisis social larga y grave.

Sin embargo, hay otra capa de la sociedad que vive en una situación más vulnerable. Se estima que el 20% de la población de Mondragón vivía en o debajo de la línea de pobreza antes del confinamiento. Por el momento no es posible saber cómo ha cambiado este límite, pero podemos decir con seguridad que la situación de todo este grupo de personas ha empeorado y que otro grupo de personas ha alcanzado o caído por debajo del límite (o caerá). Desempleados, trabajadores negros y “precarios”, que no alcanzan el empleo a fin de mes, migrantes (60% por debajo del umbral de pobreza), que viven en la pobreza … casi podemos decir que la situación de todas estas familias e individuos es una emergencia y Una vez más, la psicopatía social de la administración municipal los deja en pura marginalidad.

Como podemos ver, el estado de emergencia es abrumador. Las pandemias han expuesto la inhumanidad y el salvajismo de la desigualdad social de este modelo. Y no mejorará en sí mismo, no si continuamos estando en manos de aquellos que defienden este modelo y aprovechan este modelo y lo oprimen. Aquellos de nosotros que pagamos por la crisis de 2008 intentaremos pagar por esta crisis nuevamente. Ahorro de ganancias corporativas por encima de la vida de la clase trabajadora. Para ello, aprovecharán las instituciones liberales y los partidos mágicos que los parasitan, como podemos ver en la masacre que tuvo lugar en las antiguas residencias. Un sector que ha sido privatizado durante años, absorbiendo las condiciones laborales y de vida de los residentes y trabajadores en beneficio de las empresas privadas. Los resultados de este proceso devastador son claros, desafortunadamente, incluso en Mondragón.

No mejorará la situación en sí misma. Como siempre, la pelea marcará el resultado. Y también en esto, las organizaciones (partidos, movimientos, sindicatos, asociaciones) que tienen un proyecto mundial diferente deben reconocer que el encierro ha sido difícil para nosotros. Las herramientas tradicionales de organización y movilización han sido imposibles durante este período. La desmovilización, la pérdida de tensión, la motivación más difícil, cada lucha por su cuenta … se han convertido en patrones en muchas organizaciones diferentes. No será fácil relanzarlo, pero será absolutamente esencial ante la próxima ofensiva neoliberal. Y este ataque debe tener una respuesta adecuadamente unificada y fuerte de las fuerzas de izquierda. También en Mondragón. Los partidos en el gobierno municipal han mostrado sus tarjetas (de hecho, no se esperaba nada más de estos dos partidos neoliberales), las relaciones de poder de la institución no permiten hacer solo el trabajo político requerido por esta crisis. No tiene mucho sentido que estos partidos pierdan más tiempo del necesario en esta lucha partidista. Será importante estar allí, pero en este punto la clave de la lucha tendrá que ser promovida y organizada desde otro lugar. Tejer la calle, los movimientos, las alianzas es el desafío del momento. Allí podemos tener potencial, a través de temas múltiples, amplios y horizontales; establecer un objetivo compartido entre los diferentes, formando un programa minoritario común para defender nuestra vida y la nuestra de esta crisis. Allí podemos tener la oportunidad de ganar la primera lucha política, para lograr la hegemonía social y luego torcer la mano del enemigo. Desde una construcción democrática, cultivando la confianza, manteniendo la personalidad de cada uno pero con una responsabilidad por la oportunidad y el desafío histórico. El enemigo no espera, construyamos resistencia.

IKURRIÑAS EN LOS BALCONES

Ixone Rekalde-Mikel Labeaga
(Militantes de Antikapitalistak)

Ikurriñas en los balcones de Euskal HerriaEste año, las celebraciones por un lado del Aberri Eguna, y con menos transcendencia, del día de la República, han venido fuertemente marcadas y condicionadas por la crisis sanitaria debido a la pandemia del Covid19.

Pandemia que ha traído una crisis sanitaria de impacto aún desconocido, pero que ha traído consigo una crisis económica y social de alcance también hoy incuantificable. A nivel global, y en Euskal Herria también, ha dejado al descubierto la decadencia del capitalismo y las élites económicas de aquí y de allí. Los sistemas públicos de salud, precarizados por las privatizaciones y el ejercicio de la salud como negocio capitalista, han sido desbordados por el enorme número de personas infectadas. En Euskal Herria también, nos hallamos ante una crisis humanitaria, ecosocial y climática.

En cuanto al Aberri Eguna no hemos asistido a convocatorias separadas y partidistas, si no que se ha limitado a declaraciones de diferentes líderes políticos y un llamamiento tímido a que fuera “unitario”. Previo al 12 de abril, los líderes de las formaciones nacionalistas o abertzales de Euskal Herria han hecho declaraciones más o menos grandilocuentes, muy diferenciados en el diagnosis social y soluciones ante la crisis, pero ambos fuertemente nacionales y apelando a un Estado Vasco y República Vasca. Otegi por un lado, recordando que para cuidar a nuestra gente de situaciones como el Covid 19 y para no depender de la ineficacia del Gobierno de Sanchez, había que dejar de mirar a Madrid y que es necesario un Estado Vasco y la Republica Vasca. Y por el otro lado, el Burkide Ortuzar, recordándonos que las y los vascas y vascos tenemos los mismos derechos que el resto de Europa a tener nuestro propio Estado y animándonos a todos unidos arrimar el hombro para salir de esta pandemia.

Pero lo cierto es que el Real Decreto que establece el Estado de Alarma ha dejado al descubierto los límites de la soberanía de Euskal Herria. En un segundo, la soberanía de la autonomía “más desarrollada del mundo” quedaba subordinada a la corona y constitución española. Nos encontramos en un ciclo de involución democrática donde todo el arco político se desplaza a posiciones más reaccionarias. Un contexto en donde las legítimas aspiraciones de democracia de los diferentes pueblos del estado se han visto brutalmente reprimidas bajo el Estado de Alarma y unas instituciones, partidos políticos, y la izquierda en general noqueadas, donde los poderes fácticos del estado se inclinan claramente por una recentralización autoritaria.

Las fuerzas de izquierda, sindicatos, activistas y un largo etcétera, repetimos una y otra vez que ese mantra de que Euskadi es un oasis es mentira. Pero debemos poner los pies en suelo firme y aceptar que Euskadi, Euskal Herria, tampoco es una isla y que la lucha por unas condiciones dignas de vida, de unos derechos laborales justos, de un reparto justo de la riqueza que fortalezca todo el sistema público de salud sin olvidarnos de la educación, RGI y servicios y prestaciones públicos, también se juegan en el ámbito territorial español.

Así, las brillantes y vibrantes declaraciones de los líderes políticos, son para enmarcar si no hubiese un ayer y un mañana.

Pero existe ese ayer y ese mañana. Y la soberanía nacional, el derecho a que el pueblo vasco tome en sus manos sus destinos no depende de discursos más o menos brillantes. La historia, el ayer, debe servir para que nuestros actos, nuestras estrategias de liberación social y nacional, mediante el balance de lo realizado en ese pasado sirva para adecuarla a lo realizable. Ni la experiencia y estrategia de “colaboración” entre gobiernos de quienes tienen más de 120 años de experiencia, ni los años de acción basada en la política exclusivamente nacional e irredentista de los últimos 40 años ha hecho avanzar considerablemente la causa de la liberación nacional vasca.

En el aprender de las experiencias, tenemos algunas realidades cercanas y más próximas que también nos han de servir como parte de modificación de nuestra estrategia. Hablamos del Proces y la tan querida Catalunya. Una movilización masiva de su ciudadanía, masiva y continuada en el tiempo, con una resistencia ejemplar ante los envites centralistas de los Gobiernos del Estado y sus instituciones, se han demostrado insuficientes para lograr los objetivos de constituir la República Catalana. Un buen artículo del Profesor Zubiaga, titulado “La zorra y las Uvas”, dice que “En este momento, la interlocución estatal no puede ofrecer lo que la catalana no puede dejar de pedir” y termina diciendo” No obstante, si la mayoría de la sociedad catalana todavía aspira a alcanzar las uvas que llegó a acariciar en el 2017, será mejor prepararse para una nueva fase de confrontación democrática tras el probable fracaso del proceso negociador. Una nueva fase cuyo éxito dependerá, entre otras cuestiones, de la asunción de los costes de una movilización civil más radical y constante que agite la agenda europea, de la unidad de acción en Cataluña y de la puesta en marcha de una «unilateralidad multilateral» a escala estatal.”

En otras palabras, la correlación de fuerzas de una nacionalidad que aspira a conquistar su derecho a decidir como sujeto político en su territorio, necesita que la correlación de fuerzas en el Estado sea favorable a que ese sujeto nacional pueda ejercer como tal.

Y esa es una realidad que vale para Catalunya, Andalucía, etc. y Euskal Herria; por tanto, hay que ir más allá de las brillantes y emocionales declaraciones pre Aberri Eguna. Se trata de poner las condiciones de que la ciudadanía de los pueblos del Estado Español teja redes y sentimientos de solidaridad y acuerdo para cambiar el modelo y régimen que nos, les gobierna. Tenemos que buscar la forma de afianzar nuestra soberanía nacional a la vez que tejemos alianzas de clase, de lucha, de confraternidad con los demás territorios de Estado español.

El Proces también nos mostró otra debilidad; el error de no haber implicado en el mismo a los/as trabajadores de otras procedencias del Estado. Se dejó el procés en manos de aquellos que no representan un modelo social de defensa de los de abajo, sino en quienes habían participado y recortado los servicios públicos como la sanidad o la educación y que, en muchos casos, ante la protesta social, habían dirigido la represión contra el pueblo. Aquí, la respuesta de sus homólogos vascos, el PNV y Urkullu, desde las instituciones vascas contra la crisis del Coronavirus, ha sido la de poner la economía, las empresas y el capital por encima de la salud de los/as trabajadoras.

No, no va a haber un proceso de construcción nacional ni emancipatorio interclasista. No, no hay un modelo común entre “ellos” y “nosotros” para la construcción de Euskal Herria aunque las ikurriñas en los balcones sean la mismas. La historia de lucha de nuestro pueblo, como la del, pueblo catalán ha puesto blanco sobre negro que la soberanía de los pueblos se va a enfrentar con el modelo instaurado en 1978 y sólo la lucha común y solidaria de los pueblos del Estado Español será capaz de romper el modelo nacional-centralista y abrir las avenidas de libertad de nuestros pueblos. Y se van a enfrentar a aquellos que han sido y son muletas de dicho régimen.

Dos días después de este Aberri Eguna, otras banderas se han puesto en algunos balcones, la bandera de la república, y si,  si queremos una república vasca y una república que luche con el resto de los pueblos del Estado Español por la soberanía y los derechos de los pueblos, tendrá que ser una República construida desde abajo, desde el pueblo. Que primero derribe todas y cada una de las actuales instituciones que no representan más que a unos pocos, y que la ciudadanía se ponga a construir otras nuevas que adivinen un futuro mejor y más justo. Repúblicas que tengan la justicia social como bandera, el feminismo como estandarte y que, poniendo el derecho a la vida y a los cuidados en el centro, sea el fin de la dictadura financiera. Repúblicas que rompan los grilletes a las clases trabajadoras, que sean garantes de una Escuela Pública y Laica. Repúblicas que hagan de la sanidad gratuita y universal una realidad obligatoria. Repúblicas que nacionalicen la banca y todas las empresas privatizadas, estratégicas y de servicios esenciales y las pongan al servicio de las clases populares. Que cada nación del actual Estado ejerza libremente el derecho a decidir su futuro y su posterior relación con el resto de los pueblos libres de la península en pro de una República confederal socialista de trabajadores y trabajadoras.

 

EUROPA, UN GIGANTE CON PIES DE BARRO

IOSU DEL MORAL
(Militante de ANTIKAPITALISTAK)—————-
 

Así que es tiempo de miradas amplias, de no caer en la miopía habitual que termine por poner un simple parche a modo de solución cortoplacista, y de que desde ópticas a largo plazo realmente se apueste por entrar en un ciclo de construcción de procesos emancipatorios.

2020/04/04

Por enésima vez la Unión Europea deja, a las primeras de cambio, en evidencia su debilidad a la hora de mostrarse como un sujeto político sólido; incapaz de ser un marco de decisión unitario donde dar soluciones conjuntas a la crisis sanitaria, social y económica que nos asola. La UE muestra la fotografía de un paraje desolador donde la Unión se lava las manos a lo Poncio Pilatos, mientras sus provincias reculan hacia posiciones de unilateralidad. Una crisis humanitaria en forma de pandemia, que pone de manifiesto que la prioridad para la Unión Europea es salvaguardar el poder financiero y económico, frente al interés común de sus ciudadanos.

Más allá de algunos discursos buenistas formulados desde la izquierda reformista, embriagada por la quimera del bienestar europeo, es fundamental comprender que la idea de la UE, ya desde sus primeros pasos, estuvo enfocada hacia una unión meramente económica. Simplemente con retrotraernos a sus comienzos como identidad supranacional, observamos como todos sus impulsos iban dirigidos a facilitar modelos ultraliberales que pusieran en el centro de la acción política al capital en vez de a las personas. Iniciativas embrionarias como el Benelux, la Comunidad Europea del Carbón, o la Euratom, no fueron organismos que precisamente se caracterizasen por tratar de poner los recursos al servicio de la gente.

Por lo tanto, no es de extrañar que una estructura de la magnitud de la Unión, forjada sobre unos pilares que priorizan ante todo el lucro económico, se tambalee siempre que dicho beneficio se encuentre en una situación de riesgo; no es nada nuevo, ni nada que no hayamos visto ya antes a lo largo de estos últimos años. Ejemplos como la crisis de 2008, el caso griego, el Brexit, o ahora la problemática sanitaria, demuestran que esa proyección llamada Europa y destinada a ser el paradigma de los derechos sociales y civiles, se diluye en una mezcolanza de ceguera política, avaricia económica y ruindad humana.

Esta vez no tenía por qué ser distinta la cosa y en cuanto se empezaron a apreciar los primeros conatos de crisis, cada país miembro comenzó a mirarse al ombligo tratando de salvar su pellejo sin importarles un ápice el devenir del resto. Con lo que, si ya teníamos una Europa plagada de euroescépticos y eurófobos, ahora el escenario es perfecto para aquellos que tan bien rapiñan en el tablero del miedo y la paranoia. No olvidemos que Europa ya estaba sufriendo un ascenso de la extrema derecha que no se daba desde el segundo tercio del siglo pasado, habiendo logrado espacios relevantes en la mayoría de parlamentos europeos.

Un caótico cóctel de ingredientes que harán que Europa se dirija hacia un escenario mucho menos tolerante, mucho menos solidario, y seguramente mucho menos democrático. Un espacio donde el control sobre la movilidad de la población aumente de manera exponencial, donde vuelva a hablarse de fronteras, y donde los hipernacionalismos y populismos de derechas campen a sus anchas. Poco les ha faltado a personajes de la talla de Orban, aprovechando la gestión de la crisis, para darle una vuelta de tuerca a su concepción autocrática de la política. Debemos asumir que el reforzamiento de la idea del Estado-nación vendrá irremediablemente acompañada de menos unión, y cada vez de menos Europa.

Así que es tiempo de miradas amplias, de no caer en la miopía habitual que termine por poner un simple parche a modo de solución cortoplacista, y de que desde ópticas a largo plazo realmente se apueste por entrar en un ciclo de construcción de procesos emancipatorios que acaben de manera concluyente con el verdadero virus de esta sociedad, que no es otro que el sistema capitalista. Un capitalismo que, al igual que el Covid-19, se extiende por todo el planeta, llegando a todos sus rincones, y dejando un reguero de muerte a su paso frente al ojo que todo lo ve pero que nunca hace nada.

“Ez da kritikarako ordua…/No es hora de criticar…”

“Ez da kritikarako ordua. Igarotzen denean egongo da…”

Asto ilari uzkitik lastoa  (Abajo en castellano)

(Hugo eta Itxaso Apraiz)                    

Behin eta berriro eta sistematikoki dabilzkigu mezu berberarekin: pandemia igarotzen denean egongo dela kritikarako betarik… Jo ta ke esaten ari zaigun hori masa popularren kontzientzian ere sartzen ari da. Nolabait esaten ari zaiguna da, buruzagi politikoei zuzenduriko kritikek oraintxe bertan borroka amankomun baterako esfortzuak banatu besterik ez dituztela egiten.

Baina, hau al da arazoa aztertzeko modu bakarra?

Ados gaude ez dela garaia kritika politiko oportunistarik egiteko, aurkari partidista ahultzeko asmoarekin erabiltzen dena gero bere lekua hartzeko. “Kendu zaitez zu, ni jartzeko” hori, hain zuzen ere, alderdi politikoetako buruzagiek hain ohituta gauzkaten hori. Jakina, kritika hori arlo politikotik ezabatu beharko litzateke, baina ez bakarrik abagune honetan, baizik eta une oro. Tamalez eguneroko ogia da hau eztabaida politikoan eta horregatik, erraza da bihurrera hartzea esaten dena. Kritika politikolez hori besterik ez badugu ulertzen, hobe denak isilik baleude!

Baina guretzako kritikaren gauzatzeak, txarto iruditzen zaigun, bide okerra hartu duen, erabaki bidegabekoa den, eta abar horri buruz aritzea edo idaztea, ez da bakarrik eskubide bat, baizik eta betebehar soziala. Oraindik ere hanka-sartzeak zuzentzeko garaiz gauden honetan, arduragabekeria galanta litzateke hanka-sartzea ikusi duten horiek txintik ez esatea jarduketa politikoen bilakaera aldatze aldera.

Eskubide eta betebehar hau defendatu behar dugu isilik eta etxean nahi gaituzten horien aurrean. Konplexurik gabe eta beharrezkoa den ekintza bat defenditzen dugun harrotasunarekin. Eta horrela adierazi behar diegu geure auzokideei ere.

Esaten ari gatzaizkigu beharrezkoa egiten dihardutela osasungintzako langileen babeserako tresnak bermatzeko… horretan dabiltzala… eta besteko barik sermoia botatzen digute guda dela, denok batera joan behar dugula, etxean eta errezatzen…

Txinan birusaren berri eman zenetik hiru hilabete igaro ondoren, iritzi publikoari jakinarazten digute txinatarrek mozorroak eta bestelako materiala behar izan zituztela eta guk bidali genizkiela. Eta bi hilabete igaro ondoren, Italiako arazoaren berri jakiten hasi ginenean, estatu espainiarreko gobernu guztiak – eta guztiak diogunean, gai honen gainean erabakimen-ahalmena duten guztiei buruz ari gara -, gora begira gelditzen ziren!

Krisiak ezaugarri dinamikoa duelako estrategia horrekin eta beraz, arazoak etorri ahala hartuko direla neurriak esanez, ez dira prebentziozko ekimenik hartzeaz arduratzen. Duela bi hilabete gobernuek osasun-tresnak produzitzeko estrategiak garatzeko neurriak hartu izan balituzte, beharrizanak dituzten guztientzako izango genituzke tresnak gaur.

Herrialde industrializatu batean, puntako produkzio-tekniketan garatua dena, ez da batere ezinezkoa ingeniari-taldeak martxan jartzea egun gutxitan diseinatu ditzaten erraminta horiek garatzeko produkzio-lerroak. Autogintzak, aeronautikaren industriak, badauzka produkzio hori denbora laburrenean egiteko medio lain, batez ere kontutan hartzen badugu ez dela ezer asmatu behar, kopiatu besterik ez dela egin behar.

Patente arazoak ote? Baina, agintariek dioten bezala guda-egoeran bagaude, hori oztopo bat litzateke? Milaka tona plastiko produzitzen dituen herrialde batek, milioika metro karratu plastiko iragazgaitz produzitu ditzake osasun-langileentzat. Zergatik ez dituzte gobernuek ekimen hauek hartu bere gaitasun teknologikorako hain sinpleak diren medio hauetaz herrialdea hornitzeko?

Badakusagu enpresa batzuk ekimena hartzen hasiak direla, ziurrenik negozio-aukerek bultzatuta, begi bistakoa baita tresna hauen eskariak mozkin onak emango dituztela datozen hilabeteetan. Zergatik ez zituzten gobernuek ekimenik hartu enpresa horiek guztion onaren zerbitzura jartzeko, beharrezkoa balitz haiek esku hartuz? Eta zergatik egun jarraitzen dute uzten “merkatuaren”, hau da, irabaziaren lehiaren eskuetan beharrizan horien asetzea? Itxaron beharko al dugu txinatar enpresek euren produkzioaren zati bat, eta modu mailakatuan, hau da, ordaintzeko orduan eskaintzaile hoberena denaren arabera, bidali diezaguten?

Esaten dute erosketa horiek hemendik eta ekainerarte iritsiko omen direla… beste hiru hilabete gehiago. Zergatik ez dira herrialde honetako produkzio medio guztiak – eta asko eta nahikoak dira- jartzen modu azkar batean eta gaurdanik, produzitu ditzaten tresna horiek, boluntarioen esku utzi gabe? Boluntarioen lana eskertzekoa da, baina oraintxe bertan enpresa handiak dira beharrizan horiei erantzungo dien produkzio medioak dauzkatenak. Enpresa handietan hartu ezazue parte eta jarri itzazue produkzio horiek martxan!

Momentu honetan estatu espainiarreko herrialdeek ez dute hegazkinen hegorik ezta autoak muntatzeko piezarik behar. Horrek itxaron dezake. Arduragabea da, eta bidegabea, krisi honetan beharrezkoak ez diren lantegiak funtzionaraztea, milioika langile birusarekin kutsatzeko arriskuan jartzea lantegietan, gainontzeko herritarrok konfinamenduan jarraitzen dugun bitartean. Noski, agintarientzat hau ez da arazoa: populazioaren isolamenduak ez baitakarkie murrizketarik euren balantzeetan.

Beharrezkoak ez diren lantegiak zarratzea, eta martxan jartzea beharrezkoak ditugun osasun-tresnak produzitzeko behar ditugun lantegiak, hori da kritika honen arrazoia. Gauza daitekeen proposamenezko kritika.


“No es hora de criticar. Cuando pase ya habrá…”

A burro muerto, cebada al rabo

(Hugo e Itxaso Apraiz)

Nos dicen y machacan sistemáticamente con ese mensaje: cuando pase la pandemia ya habrá tiempo de hacer la crítica… Y esa insistencia cala también en la conciencia de las masas populares. Viene a significar algo así como que ejercitar ahora la función de criticar a los líderes políticos no sirve más que para dividir los esfuerzos en la lucha común.

¿Es ésta la única forma de ver el tema?

Estamos de acuerdo en que no es hora de ejercer esa crítica política oportunista que se ejerce con la intención de debilitar al enemigo partidista para quitarlo y ponerse en su lugar. Eso de “quítate tu para que me ponga yo”, que es a lo que nos tienen acostumbrados los líderes de los partidos políticos. Y evidentemente, esa crítica se debería eliminar del campo político, pero no solo en esta coyuntura, sino en todos los tiempos. Desgraciadamente, es el pan de cada día en el debate político y por ello es fácil tomar el rábano por las hojas. Si por crítica política entendemos solo eso, mejor que estén todos callados.

Pero para nosotros el ejercicio de la crítica, de decir y escribir aquello que nos parezca mal, camino equivocado, decisiones injustas etc. es no solo un derecho sino todo un deber social. Cuando todavía estamos a tiempo de enmendar los errores, sería una grave irresponsabilidad que los que se han dado cuenta del error no lo digan a fin de cambiar el curso de las actuaciones políticas en curso.

Este derecho y deber debemos defenderlo frente a quienes nos quieren callados y en casa. Sin complejos y con el orgullo de defender una acción necesaria. Y decirlo así a todos nuestras vecinas y vecinos.

Nos dicen que hacen lo necesario para poner equipos de protección a las personas sanitarias … que están en ello … y sin más añadidos pasan a sermonearnos con eso de que es la guerra, de que todos juntos, en casa y rezando…

Tras casi tres meses desde que se declarara el virus en China, se nos pone a la opinión pública en conocimiento que los chinos necesitaban mascarillas y demás material, y que ya entonces se los enviamos. Y después de que pasaran ya más de dos meses, y empezáramos a ver el problema en Italia, todos los gobiernos de nuestro estado español – y cuando decimos todos, nos referimos a todos los que tienen poder de decidir a este respecto-, ¡se quedaban mirando a las nubes!

Con esa estrategia de que la crisis es de carácter dinámico, y que se tomarán las medidas en la medida que se vayan presentando los problemas, no se preocupan de tomar iniciativas preventivas. Si hace dos meses los gobiernos hubiesen tomado la precaución de elaborar estrategias de producción de equipos sanitarios, hoy día tendríamos equipos para todas las personas necesitadas.

En un país industrializado, desarrollado en técnicas de producción puntera, no es nada imposible poner en marcha equipos de ingenieras que diseñen en pocos días líneas de producción para elaborar esos instrumentos. Una industria del automóvil, de construcción aeronáutica, tiene los medios para esa producción en tiempo mínimo, máxime teniendo en cuenta que no se trata de inventar, sino simplemente de copiar.

¿Problemas de patente? Pero, en una situación de guerra como dicen los gobernantes. ¿es eso una pega? Un país que produce miles de toneladas de plástico, puede producir millones de metros cuadrados de plástico impermeable para los sanitarios. ¿Por qué razón los gobiernos no han tomado estas iniciativas, a fin de dotar al país de estos medios tan simples para su capacidad tecnológica?

Vemos que ahora ciertas empresas están tomando la iniciativa, posiblemente animados por expectativas de negocio, pues se hace evidente que la demanda de estos equipos va a dar buenos beneficios en los próximos meses. ¿Por qué razón los gobiernos no tomaron la iniciativa poniendo esas empresas al servicio del bien común, interviniéndolos si fuese necesario? ¿Y todavía a día de hoy siguen dejando en manos del “mercado”, es decir, en manos del afán de lucro, la satisfacción de esas necesidades? ¿Habremos de esperar a que las empresas chinas destinen parte de su producción, y de manera escalonada, es decir, según tengan mejor o peor postor a la hora de pagar?

Dicen que esas compras llegarán de acá a junio… otros tres meses más. ¿Por qué no se adoptan todos los medios de producción de este país a fin de producir rápidamente, con todos los medios, que son muchos y suficientes, y desde ya mismo, sin dejarlo en manos de voluntarios? Los voluntarios son de agradecer, pero ahora mismo los que realmente tienen los medios para cubrir estas necesidades son las grandes empresas. ¡Actúen sobre ellas y pongan en marcha estas producciones!

Ahora mismo los pueblos del estado español no necesitan producir alas de avión ni piezas para construir autos. Eso puede esperar. Es irresponsable, e injusto, hacer funcionar a las fábricas no de necesidad para esta crisis, obligar a millones de trabajadoras y trabajadores a correr el riesgo de contagio en sus factorías, mientras el resto de la población estamos confinados. Claro que para los que mandan esto no es un problema: el aislamiento de las poblaciones no supone una merma en sus balances.

Cerrar las fábricas no necesarias, poner en marcha aquellas que necesitamos para producir los equipos sanitarios necesarios, es la razón de esta crítica. Una crítica propositiva y realizable.

¿Esta creciendo la influencia política del estalinismo entre la juventud Radicalizada?

(KOLDO SMIHT)/

En estos últimos días han surgido comentarios sobre la referencias Estalinistas que se aprecian en algunos sectores radicalizados de la juventud en Euskalerria. Es discutible la extensión y la profundidad de esa influencia, pero indudablemente existe. Antes de indagar en las posibles razones de esa “simpatía” y reivindicación ideológica, es bueno recordar el Estalinismo representa ante todo un periodo en la historia de la desaparecida Unión Soviética y del movimiento comunista ligado a la III internacional desde mediados de los años 20.

El estalinismo, por lo tanto, se refiere a un período histórico, caracterizado por la burocratización del primer estado socialista y por el poder absoluto que tuvo José Stalin, en el Partido Bochevique, en toda la vida socioeconómica y política de la Unión Soviética y, como consecuencia, sobre en las zonas de influencia de ésta incluyendo la mayoría de los partidos comunistas “oficiales” en todo el mundo. Desde esta perspectiva el estalinismo es un tipo de régimen autocrático, caracterizado por la estatalización económica, la censura artística, el control social y la represión masiva; modelo que se exporta primero a Europa del Este, después de la conquista posterior a 1945. Se trata de  un periodo de gobierno de aproximadamente treinta años, marcado por los momentos de ascenso y la muerte del dictador, aunque se puede afirmar que el Estalinismo como forma de gobierno y Régimen sobrevive en la Unión Sovietica y sus países satélites y que la ruptura que los partidos comunistas oficiales con su política, incluyendo los partidos maoistas, es más aparente que real. 

En los países capitalistas y en desarrollo la existencia de la Unión Soviética como sistema social alternativo y contrapoder en la arena internacional,sirvió para que recibiera el apoyo de amplios sectores de los trabajadores y el pueblo de izquierda durante mucho tiempo, perviviendo incluso después de la muerte de Stalin y la revelación de los crímenes y abusos que este había protagonizado durante más de un cuarto de siglo. Después del derrumbamiento de la Unión Soviética y la caída del muro se constato que el socialismo real había fracasado y de que, a pesar de que mantenía avances sociales, era un sistema burocratizado, carente de democracia y económicamente ineficiente. Pero quizás todavía persiste la idea de que frente al sistema Capitalismo inmerso en una crisis y al mismo tiempo poniendo en crisis no solo el bienestar y derechos de las clases trabajadores sino el destino del planeta,  el “campo socialista” era una alternativa y que su existencia sirvió como barrera y desafío al poder de las principales potencias capitalistas empezando por los EE.UU; Este hecho que supuso un beneficio y una oportunidad para los movimientos populares en muchos países. Esas percepciones podía ser la primera razón de la identificación con el Régimen creado por Stalin y con el  mismo.

Cabría cuestionarse si también hay componentes de la teoría estalinista que pueden contribuir a su atractivo para sectores radicalizados, pero eso requeriría hacer un repaso de la doctrina política estalinista. Stalin no fue en sus primeros años un teórico sino un organizador y un divulgador del pensamiento de Lenin, sin prácticamente ninguna aportación significativa propia si se exceptúan sus escritos sobre la cuestión nacional, escritos en los que fue directamente supervisado por aquel. Esa faceta de divulgador seguramente contribuyó a que en el curso de los años sus intervenciones destaquen por una “simplificación” de la teoría marxista que va convirtiendo en una doctrina fosilizada y dogmática. Una teoría que de esta forma no puede actuar como inspiradora de la practica política. Si para el Marxismo Filosofía, teoría política, estrategia, táctica…. tienen que ser considerada en conjunto y se influencian mutuamente (no se aplica la teoría directamente sino se recrea al hacerlo), en el Estalinismo existe una desconexión  entre un marxismo fosilizado (y deformado) y una practica política repleta de giros bruscos sin fundamentos teóricos

Por lo tanto, no podemos considerar que el Estalinismo constituya una Teoría Política que inspire su práctica, ayudando a definir líneas estratégicas concretadas mediante tácticas concretas, sino más bien la teorización de una línea política que responde a las necesidades, privilegios  y “mentalidad” de la burocracia que controlaba el Poder (y de Stalin como su representante) y a los intereses geopolíticos de la URSS. En múltiples ocasiones Stalin expreso directa e indirectamente un desdén absoluto por las ideas y reivindicó un empirismo permanente. Se necesita una teoría política  para transformar la sociedad no para dar continuidad a lo “existente”.

En la visión oficial de Stalin, el marxismo, de ser una forma de pensamiento crítico, abierto y global, pasa a convertirse en una doctrina que funciona como sistema filosófico oficial, una doctrina que es interpretada y codificada por el partido y el líder. Porque otra característica esencial del Estalinismo es la burocratización de los partidos comunistas, su verticalidad, su monolitismo y el control absoluto por parte de su dirección de toda su vida política y organizativa. El Estalinismo llevo a la practica la predicción de Trostki: “el partido se convierte en sustituto político de toda organización y acción de la clase obrera, posteriormente el Comité Central sustituye al partido, luego el politburó sustituye al comité central y a la postre un dictador termina dominando por encima de todo y todos”.

El Dogmatismo y Fosilisación de la teoría marxista aunque, como hemos dicho, se podría relacionar con su carencia de sofistificación teorica individual de Stalin, representa sobre todo los intereses de la burocracia que domina los partidos y los Estados “obreros”. Paradojicamente con posterioridad a su muerte, aunque se agudiza la renuncia a una perspectiva revolucionaria y se mantiene continuidad política y teórica de fondo con el estalinismo, en los partidos comunistas oficiales durante unos años hay un cierta revitalización del debate poñitico (dentro de estrechos limites)  y intelectuales como Althusser (que finalmente rompió con el Partido Comunista Francés) realizan aportaciones significativas a la teoría Marxista. Esa revitalización teórica se termino hace tiempo. Hoy día las organizaciones de la antigua corriente estalinista y su continuidad eurocomunista, o bien han abandonado explícitamente el marxismo, o lo mantienen como doctrina oficial pero sin participar en su desarrollo.

Eso no quiere decir que no haya existido históricamente elementos teóricos que se asocien a la corriente política que representaron los partidos comunistas de la tercera internacional una vez que el legado de Lenin fue abandonado. Estos elementos, como la teoría de socialismo en un solo país,  se fueron incrustando en ese Marxismo que hemos denominado fosilizado y desconectado de la reflexión critica y de la praxis política en función de su virtualidad para el mantenimiento del poder y el control político de la burocracia y del propio Stalin.

Volviendo a la pregunta inicial sobre el posible aumento de la influencia estalinista en sectores radicales hay que señalar que el dogmatismo y simplificación que aporto el Estalinismo puede hacerla atractiva por su comprensibilidad para personas sin formación política de fondo y, sobre todo, por que parece ofrecer respuestas directas y contundentes con una coherencia, aparente de nuevo, derivada de la ausencia de cualquier actitud dialéctica y “problematizadora. Asimismo un Partido que mantiene una estructura férrea y un verticalismo absoluto  puede ofrecer un contexto para que personas adquieran el sentido de pertenencia y la seguridad que proporciona el sometimiento a la autoridad y una respuesta al “miedo a la libertad”.

Koldo Smith

 

COSTUMBRISMO CORRUPTO

(Angel Selas)
El PNV está entrando ya en la dinámica costumbrista-corrupta de tantos otros partidos que llegaron a ser hegemónicos en su momento y aguantaron años ilusionando a sus votantes. Pero que con el descontrol interno, la corrupción poco a poco institucionalizada y el desprecio manifiesto por la ciudadanía fueron perdiendo apoyos en beneficio de la abstención electoral.
La frustración que desde hace unos años está generando el PNV en parte de sus votantes crea grandes dudas en estos sobre si tienen que seguir dándole su apoyo o no. Antes bastaba con decir que lo importante era conseguir cosas para Euskadi, bien en forma de trasferencias o de concesiones de obra publica del estado. Todo valía y con ello justificaban sus pactos con la rancia derecha española (PP) o los socialdemocratas (PSOE) incluso hasta se podía aceptar como socios a los restos de la vieja izquierda renovada (IU). Lo que no decian era que con ello trataban de garantizar el funcionamiento de su gran máquina de negocio, principalmente de la construcción (todo lo relacionado con el mundo del hormigón).
Continuar obteniendo beneficios económicos para los “suyos” era el objetivo. Había que construir infraestructuras, viviendas, servicios, sin entrar a reconsiderar la idoneidad de los proyectos propuestos para ello. O lo que es más grave aún: desoyendo la opinión puntual de la ciudadanía en esos casos.
Por poner unos ejemplos: el TAV, la Super-sur, Zabalgarbi, Zorrozaurre, etc.
Así propiciaron y apoyaron cantidad de obra civil e infraestructuras para enriquecimiento de empresas afines al partido e intermediarios. Y a la ciudadanía hablarle de progreso urbanístico, y de crecimiento del sector servicios. Un rosario de buenas intenciones donde todo valía para orgullo de Euskadi.
Más no todo debe valer a cambio de la ambición de hacer caja, pues a pesar de esas “buenas intenciones”, ese comportamiento puede conducir a las instituciones gobernadas por dicho partido a una situación de descontrol y corrupción que ignora las consecuencias sobre la ciudadanía, propiciando que las empresas adjudicatarias solo piensen en sus beneficios económicos olvidándose de todo lo demás. Así vemos cómo el proyecto del TAV tiene un impacto ambiental difícil de compensar, igual que la Super-sur. O las pocas garantías que ofrecen las incineradoras con sus emisiones descontroladas de dioxinas, o los lixiviados que escapan de tanto vertedero mal mantenido.
Sin ninguna solución aún para el caso de GLEFARAD, donde el pueblo de Aranguren viene denunciando desde hace meses una industria que les envenena el aire diariamente, se añade un nuevo escándalo con el accidente del vertedero de Zaldibar. Sus dimensiones catastróficas para el medio ambiente además del impacto económico y social desde el momento del derrumbe, han significado la perdida de dos vidas humanas. Y la reacción de sus líderes políticos ha pasado de no saber valorar la importancia del suceso en los primeros momentos, a echar la culpa a otros (ahora dicen que se construyó el vertedero sin respetar el proyecto aprobado inicialmente). Lo último, por aquello de decir algo, es afirmar que están respondiendo desde el primer momento. Ahora nos presentan un Urkullu que preside un gabinete de crisis y visita la zona junto a familiares de los desaparecidos aunque la realidad no sea asi. Con ello quizá pretenden que se olvide su afirmación de que él no iba a ir allí porque lo dijesen en twiter. Poca responsabilidad y falta de visión política la suya, es lo que ha demostrado con ello.
El PNV cree tener una clientela electoral fija que va a seguir respondiendo a ciegas en próximas citas, pero eso también cambia si se ignora tanto la voz de la ciudadanía. Sus votantes y no votantes ya no se sienten tan seguros como antes frente a tanto desastre incontrolado.
Lo necesario era invertir en prevención y correcta gestión, pero los responsables no lo hicieron y siguen sin hacerlo prefiriendo el enriquecimiento económico de unos segmentos ajenos al pueblo.
La ciudadanía ve que se le ignora gravemente y con ello aumentan sus riesgos.
El pasado
 
día 6 de febrero fueron dos personas las desaparecidas. A día de hoy aún no los han encontrado.
Con tantos peligros ocultos cualquier otro día en cualquier otro sitio de nuestra geografía puede ocurrir otro accidente con similares consecuencias. A quienes en ese momento tengan la mala suerte de estar en ese hipotético lugar de riesgo nadie les preguntará a quien votaron.
El PNV ya no ofrece garantías de que pueda hacer la vida mejor para los habitantes de Euskadi. Es necesario su relevo.
Angel Selas
Militante de Antikapitalistak