Valoración política de los resultados electorales del 10 de Noviembre.

Azaroak 10eko hauteskundeen emaitzen balorazio politikoa:

Ezker alternatiboak nahiko argi zeukan, hauteskunde hauetarako deialdiarekin batera, Pedro Sánchez-ek bera eta bere alderdia ezkerrean nagusitasuna sendotzea zela, bere eserleku kopurua are gehiago haunditzeko asmoarekin (alderdia demokraziaren fase txarrenetik iritsi ondoren, non Sorpassoa jasateko aukera ere bizi zuten) eta Unidas Podemos likidatzea (hauteskundeetara deialdia alderdi moreak ustez beheranzko joera gelditu ezin zuenean, komunikabideek kementsu UP adierazten zutenean hauteskundeak errepikatzearen erantzule, eta alderdi morearen eszizio traumatikotik jaiotako alderdi berria zilegituz). Bi helburuetarako, “bloke konstituzionalista”rekin, gaur “trifachito”, Katalunian estrategia berbera partekatuz: estatuaren erantzuna gogortu zuen errepresio poliziala eta judiziala erabiliz; Gatazkaren tentsioa haunditu zuen estatuan beste alianza batzuk bilatzeko eskuin muturrak bere programa politikoaren kapitalizazioa eta inposizioa neutralizatzeko. Modu berean Unidas Podemos isolatu egin zuen (zein bere sumisioarekin, argitasun gabeziarekin eta posizionamentu demokratiko erradikalaren gabeziarekin bere buruaren hutsaltasuna haunditzera lagundu duen).

Estatuan PSOErentzat estrategia hau porrota izan da eta onuradun handienak VOX eta alderdi subiranistak eta independentistak izan dira, Euskal Herrian faktore esanguratsuenetako bat izanik. Euskadin (% 68’91) eta Nafarroan (% 69’22) ezohiko partaidetza txikia izanik, igoera konbinatu handiena izan duen alderdia Euskal Herria Bildu izan da. Bel Pozuetak irabazi duen eserlekua, Altsasuko gazteetako bat den Adur Ramirezen ama, hauteskunde hauek Euskal Herrian uzten duten berririk onena da, errepresioaren aurkako borroka adierazten duen garaipen sinbolikoa.

Zoritxarrez mantra forma hartzen ari da, baina EAJk aurrera egin du berriro hauteskunde hauetan Euskadin. Abstentzioan 17.000 boto utzi arren, botoen portzentajea handitu du, guztira 6 lortu baititu Euskadin (18).

PSOEk aurreko hauteskunde orokorretan lortutako bigarren postua mantentzen du, baina 25.000 boto baino gehiago galtzen ditu. 4 eserlekuak mantendu egin ditu. Aipatu beharra dago bialderdi euskaldunak, PNVPSE, botoen% 51,26 gehitzen dutela Euskadin. Zifra benetan dramatikoa eta pedagogikoa, Euskal Autonomia Erkidegoan 78 erregimenaren oinarrizko bi zutabeen artean sortutako adostasunaren dimentsioaren berri ematen baitu.

EHBildu-k lortutako emaitzak, trifachitoaren eserleku pirrikoaren ostean, Euskadiko ezkerraldean irakurketa positibo bakarra da. Ezkerraren desmobilizazioaren testuinguruan 8.000 boto gehitzea (Kataluniako faktorea presente egon arren) eta parte hartzearen jaistearekin batera, lorpen garrantzitsu bat da eta bere horretan jarraitzen du, ahula izan arren, bere sabaia zabalduz. Oraingoz, bere %18,7ak estatuko hauteskundeetan hirugarren indar gisa kokatzen du, datu ezezaguna orain arte.

Ezkerraren beste alde ilunak Elkarrekin Podemos-ek lortutako emaitzak dira, bere jaitsiera sakontzen jarraitzen baitu. 40.000 boto baino gehiago gelditu dira errepidean eta 4 ordezkaritzatik 3 eserlekuetara (bat lurralde bakoitzeko) pasa dira. Bereziki esanguratsua da eta bere intzidentziaren eta errealitate politikoaren isla da 2016. urteko emaitzekin alderatzea. Garai hartan Euskadin irabazi egin zuen, 333.730 boto eta %29’05arekin. 2019ko azaroan, 152.393 boto galdu ditu (% 45eko jaitsiera), eta eserlekuen erdia.

Eskuineko blokeak zero absolutua errepikatzeko zorian egon da, 17.000 boto galdu baititu, batez ere Ciudadanos-en porrotaren ondorioz. Baina zoritxarrez, Bizkaian PPk azken eserlekua lapurtu dio EAJri azkeneko unean, postaz emandako boto kopuruaren arabera. Popularrak dira EAEn hauteskunde hauetan boto gehien igo dituztenak, kontuan hartuz abstentzioari esker izan arren. VOX-ek ere zertxobait igo du boto kopurua, trifachiitoaren blokearen lekualdatzeagatik.

Nafarroan, zenbait ñabardura izan arren, azpiko joerek modu berean funtzionatu dute (estatuko ezkerreko botoaren desmobilizazioa eta independentismoaren boto kopurua handitzea), nahiz eta Euskadiko eta Nafarroako egoera desberdina izan. Alderdi bozkatuena Nafarroa Suma (UPN, PP, C’s) eskuin muturreko koalizioa izan da, 9.000 boto galdu arren bere portzentajea handitu gabe, eserlekurik gehitu gabe, 2 mantenduz. PSN-k 10.000 boto galdu arren bere eserleku bakarra mantendu du. UPk dramatikoki huts egin du, 13.000 boto galduz, baina diputatuari eutsi dio. Bestalde, Nafarroan gehien hazi den alderdia EHBildu da, eta ia 10.000 boto gehitu ditu, Geroa Bai-k galdu dituenak. Igoera honek Bel Pozuetari eserlegua egokitu zaio eta Altsasuko gazteen borrokarekin batera antolatutako mobilizazioekin lotzen da.

Bai Autonomia Erkidegoan bai Foru Erkidegoan irakurketek norabide beretik doazela dirudi, bloke konstituzionalistaren (PSOE eta trifachito) bira errepresiboak eta autoritarioak independentziaren eta burujabetzaren posizioen erreakzio mobilizatzailea sortu dute, batez ere EHBildu (nahiz EAJk bankuek bezalaxe, beti irabazten du); nahiz eta horrek ez duen PSOErentzat higadura gehiago ekarri gainerako estatuan jasan duen bezala. Unidas Podemos-en indefinizioak, Kataluniako auzian batez ere, eta bere PSOErekiko menpekotasun politikoak botoak kenduz jarraitzen du eta galtzaile handia da 28A-ren aldean; zaila da imajinatzea joera hori alderantzizkoa izango dela gutxiengo gobernuan egonik (alderantziz baizik). Espainiako eskuin indarren blokea, PPk eta VOXk gora egin izan arren, Ciudadanosen beherakada izugarriaren ondorioz, boto kopuruan jaitsi egin da; bere diskurtso matxista, xenofoboa eta, batez ere, zentralistak, Eukal Herrian errotzea zaila da (ezinezkoa ez izanik). Euskadiko eskuina finkatua modernoagoa da, burgesia ez-parasitario eta ez-aristikratiko baten interesak defendatzen ditu eta bizi-maila gaur egun estatuarekiko batez bestekoan haundiagoa da. Hala eta guztiz ere, parte-hartzearen jaitsiera, Casado-ren alderdiari kongresulari bat eman dio.

Duela bi egun ikusi dugu PSOEk eta UPk beharra bertutea eginez, gobernu akordio baten zirriborroa itxi egin dutela, non presidenteordezkoa eta ministerioak banatuko dituzten. Ikusi behar da akordio hori nola itxiko den beste indar politikoekin, zenbakiek ez dutelako gehitzen. Ez da gure apustu politikoa, baina koalizio gobernu “progresista” batek ezkerreko jende askorentzat dakarren lasaitasuna ulertzen dugu. Hala eta guztiz ere, EBko austeritate neoliberaleko politiken aginduetara subordinatutako ezker instituzional batek dakarren arriskuaz ohartarazi behar dugu. Ez dugu uste gaurko legebiltzarreko ezkerrerako, aldaketa deitu zen bloke honetarako, bere marjina politikoa aurrekontu mugatuak kudeatzeko eta Kataluniako edo EBko zuzentarauak bezalako gaietan ekintza politikoa besteren gain uztea estrategia egokia denik. Hala ere, ez daukagu inolako zalantzarik 0 minututik premiazko neurriei aurre egin behar zaiela, hala nola lan ereformak bertan behera uztea, baita Konstituzioaren 135 eta 155. artikuluak ere, mozal legea, errenten kontrola, zerga erreforma justua, non aberatsek gehiago ordainduko duten klase popularren onuragarri, memoria historikoaren legearen garapen osoa, hegoaldeko mugan egiten den politika …

Ezkerreko indar alternatiboen esku egongo da koalizioaren gobernuaren jarraipena egitea eta ezker eraldatzaileko posizioetara bultzatzea.
Ezin diogu eskuin muturrari kalea utzi. Ezin dira izan EBren, FMI edo Munduko Bankuaren gizarte-neurrien aurkako oposizio politiko bakarra.
Historian zehar, aurrerapen sozialak, konkistak eta eskubideen birkonkistak gobernu eta parlamentuek baino mobilizazio sozialaren ondorioz gertatu dira. Adibideak gaur baditugu pentsiodunengan, mugimendu feministan, klima-aldaketaren aurkako borrokan dauden ingurumen-mugimenduetan.
Euskal Herrian uste dugu garrantzitsua dela ezkerreko espazio alternatibo, zabal eta plurala irekitzea inor atzean utzi gabe, burujabetza, feminista, internazionalista, behetik, sektore sindikal eta zibilak, mugimendu sozialak gehituz … Hurbileko horizontean aukera paregabea Greba Orokorraren deia; Antolatu ditzagun batzarrak, protesta ekintzak eta has gaitezen denon artean aliantzak ehuntzen.


Era una tesis bastante compartida en la izquierda alternativa que con la convocatoria de estas elecciones Pedro Sánchez trataba de consolidar su primacía en la izquierda ampliando aún más su número de escaños (tras llegar de la peor etapa del partido en democracia, donde incluso se contemplaba la posibilidad del sorpasso) y liquidando a Unidas Podemos (realizando la convocatoria en una tendencia muy a la baja del partido morado en las encuestas, bajo un bombardeo mediático que lo señalaba como responsable de la investidura fracasada y legitimando a su nuevo oponente surgido de una escisión traumática). Para ambos objetivos formó parte con el resto del antaño “bloque constitucionalista”, hoy “trifachito”, de la estrategia de la tierra quemada en Catalunya: endureció la respuesta del estado con represión policial y judicial; provocó el tensionamiento del conflicto en aras de recabar apoyos en el resto del estado ante una extrema derecha capaz de capitalizar e imponer su programa político y a su vez aisló a Unidas Podemos (que con su sumisión, falta de claridad y de un posicionamiento de radicalidad democrática ha contribuido a su irrelevancia en este tema).

Esta estrategia que se ha demostrado fracasada para el PSOE en el estado y cuyos mayores beneficiarios en términos electorales han sido VOX y los partidos soberanistas e independentistas, ha repercutido como uno de los factores más significativos en Euskal Herria. Con una participación inusualmente baja en Euskadi (68’91%) y Nafarroa (69’22%), el partido con mayor ascenso combinado ha sido Euskal Herria Bildu. El escaño conseguido por Bel Pozueta, madre de Adur Ramírez, uno de los jóvenes de Altsasu, es sin duda la mejor noticia que estas elecciones dejan en Euskal Herria, una victoria simbólica que representa la lucha antirrepresiva.

Desgraciadamente va cogiendo forma de mantra, pero el PNV vuelve a avanzar en estas elecciones en Euskadi. Pese a dejarse 17.000 votos en la abstención, ha incrementado su porcentaje de voto, consiguiendo un total de 6 en Euskadi (de 18).

El PSOE conserva la segunda posición alcanzada en las anteriores elecciones generales, aunque pierde más de 25.000 votos. Sigue con 4 escaños. Cabe reseñar que el bipartido a la vasca suma el 51’26% de los votos en Euskadi. Una cifra verdaderamente dramática y a la vez pedagógica, ya que nos da una ligera idea de las dimensiones del consenso que generan dos de los pilares fundamentales del régimen del 78 en la Comunidad Autónomica Vasca.

Los resultados obtenidos por EHBildu son, tras el pírrico escaño del trifachito, quizá lo único positivo para una lectura desde la izquierda en Euskadi. Sumar 8.000 votos en un contexto de desmovilización de la izquierda (aunque con el factor de Catalunya presente) y de bajada de participación es un logro y sigue, pese a que sea tímidamente, ampliando su techo. Por lo pronto, su 18’7% le posiciona como tercera fuerza en unas elecciones estatales, algo inédito.

En el reverso oscuro de la izquierda están los resultados obtenidos por Elkarrekin Podemos, que sigue profundizando en su caída. Más de 40.000 votos que se dejan por el camino y reduciendo de 4 a 3 escaños (uno por provincia) su representación. Es especialmente significativo y reflejo de su incidencia y realidad política, realizar una comparación con los resultados de 2016. En aquel entonces resultó vencedor en Euskadi con 333.730 votos y un 29’05%. En Noviembre de 2019 deja un saldo de 152.393 votos perdidos (una caída del 45%), la mitad de los diputados.

El bloque de las derechas ha estado a punto de volver a repetir su cero absoluto en la CAV, perdiendo por el camino 17.000 votos debido sobretodo al descalabro de Ciudadanos. Pero lamentablemente, el PP le ha escamoteado in extremis en el conteo de voto por correo el último escaño al PNV en Bizkaia. Los populares son los que más votos consiguen sumar en estas elecciones en la CAV, un dato a tener en cuenta pues lo han hecho a pesar de la abstención. VOX sigue en su ligero pero, hasta ahora, inconsecuente ascenso, debido al trasvase en el bloque del trifachito.

En Nafarroa pese a ciertos matices las tendencias de fondo han operado de la misma manera (desmovilización del voto de la izquierda estatal y aumento del voto independentista) aunque la situación es diferente en relación a Euskadi. El partido más votado ha vuelto a ser la coalición de derechas Navarra Suma (UPN, PP, C’s), que pese a la pérdida de 9.000 votos aumenta su porcentaje sin que esto le suponga sumar escaño, quedándose con 2. El PSOE pierde más de 10.000 sufragios conservando su único asiento, aunque peor le va a UP con 13.000 papeletas que se desvanecen, volviendo a ser el partido que más cae también en la Comunidad Foral pese a mantener la diputada. Por contra el partido que mejor sube en Nafarroa es EHBildu, con casi 10.000 votos sumados que coinciden con los que pierde Geroa Bai. Este ascenso está muy probablemente relacionado con la candidatura cristalizada en escaño por Bel Pozueta y las varias movilizaciones organizadas al hilo de la lucha de los jóvenes de Altsasu.

Las lecturas tanto en la Comunidad Autónoma como en la Foral parecen señalar en la misma dirección, el giro represivo y autoritario del bloque constitucionalista (PSOE y trifachito) ha generado una reacción movilizadora de las posiciones independentistas y soberanistas, sobretodo de EHBildu (pese a que el PNV en Euskadi es como la banca, siempre gana); aunque ello no le ha supuesto al PSOE un desgaste mayor del que ha sufrido en el resto del estado. La indefinición de Unidas Podemos en la cuestión catalana y su subordinación política para con el PSOE le siguen restando apoyos y es el gran perdedor respecto al 28A, siendo difícil imaginar que esta tendencia vaya a revertirse estando en un gobierno en minoría (más bien al contrario). El bloque de derechas españolas, pese a las subidas de PP y VOX, cae en votos debido al hundimiento de Ciudadanos; sus discursos machistas, xenófobos y sobretodo centralistas tienen un arraigo más complicado (que no imposible) en una Euskadi con una derecha consolidada más moderna (que representa los intereses de una burguesía menos parasitaria y aristocrática que la española) y unos niveles de vida hoy en día superiores a la media. Aún así la bajada de participación, focalizado sobretodo en la izquierda estatal, le ha acabado brindando un congresista al partido de Casado.

Hace dos días hemos visto que PSOE y UP haciendo de la necesidad virtud, han cerrado un principio de acuerdo de gobierno donde se van a repartir vicepresidencias y ministerios. Falta por ver cómo se va a cerrar ese acuerdo con otras fuerzas políticas, porque los números no suman. No es nuestra apuesta política, pero entendemos el alivio que supone para mucha gente de izquierdas un gobierno de coalición “progresista “. Aun así debemos alertar del peligro que supone una izquierda institucional subordinada a los dictados de las políticas austeritarias neoliberales de la UE. No creemos que hoy para la izquierda parlamentaria, para ese bloque que se denominó del cambio, subordinar su margen político a manejar unos presupuestos limitados y a ceder la acción política en cuestiones como Catalunya o directivas desde la UE sea una estrategia adecuada. Sin embargo no nos queda ninguna duda de que hay cuestiones de máxima urgencia que deben abordarse desde el minuto 0 como son las derogaciones de las reformas laborales, así como el de los artículos 135 y 155 de la constitución, la ley mordaza, una ley de control de los alquileres, una reforma fiscal justa para las clases populares donde los ricos paguen más, el desarrollo pleno de la ley de memoria histórica, viraje de 180º en la política que se hace en la frontera sur…

A las fuerzas de izquierda alternativa nos va a corresponder vigilar al Gobierno de coalición y tirar de él hacia posiciones de izquierda transformadora.

No podemos dejar la calle a la extrema derecha. No pueden ser la única oposición política a las medidas antisociales de la UE, el FMI o el Banco Mundial.

A lo largo de la historia los avances sociales, las conquistas y reconquistas de derechos, han llegado resultado de la movilización social más que de gobiernos y parlamentos. Ejemplos hoy los tenemos en los pensionistas, el movimiento feminista, los movimientos ecologistas contra la lucha por el cambio climático.

En Euskal Herria consideramos que es importante abrir un espacio de izquierda alternativa, amplia y plural sin dejar a nadie atrás, soberanista, feminista, internacionalista, desde abajo, sumando a sectores sindicales y civiles, movimientos sociales… En el horizonte próximo la oportunidad nos la brinda la convocatoria de Huelga General;  organicemos asambleas, acciones reivindicativas y empecenos a tejer alianzas entre todas.

Frente al Golpe de Estado en Bolivia y la ofensiva reaccionaria, ¡solidaridad con la resistencia  popular, obrera, feminista e indígena!

Comunicado de Anticapitalistas

Con el Pacto de Unidad se inicia la construcción de un proceso emancipador sin parangón en Bolivia. Hacia el 2006 el Pacto de Unidad reunió las aspiraciones populares en clave constituyente de amplios sectores trabajadores e indígenas organizados al amparo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), la Confederación Sindical de Mujeres Campesina Originarias “Bartolina Sisa”,  la Confederación Sindicalista de Comunidades Interculturales (CSCIB), la Central Obrera Boliviana (COB) y el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ). El liderazgo de Evo Morales entre los sectores populares e indígenas, permitiría ganar las primeras elecciones a través del Movimiento al Socialismo, Instrumento Popular al Servicio de los Pueblos (MAS-IPSP). En ese contexto y amparados al Pacto de Unidad, se impulsó la refundación del Estado Plurinacional de Bolivia y la creación de la actual Constitución Política del Estado en 2009, de abierto carácter indigenista y decolonizador.

Con la fundación del Estado Plurinacional, fue necesario democratizar el aparato del Estado en el marco de la plurinacionalidad en un país cuya población es mayoritariamente indígena. Arropado por amplias fuerzas sociales y para avanzar en esta reconstrucción indígena popular del aparato del Estado, la táctica del gobierno con las élites económicas y las fuerzas armadas bolivianas fue la de pactar en clave de “no agresión” a los intereses estratégicos de la clase dominante, evitando llevar hasta el final la expropiación de poder económico y material de las élites. Por otro lado, el gobierno del MAS asumió una política basada en “estatizar” los movimientos populares, debilitando a los que presionaban al gobierno por la izquierda y sin acometer una política revolucionaria que destruyese los viejos poderes estatales. Política que a la larga ha debilitado a las bases sociales que sostenían el gobierno y que ha permitido a la reacción fascista recomponer su bloque político.

A pesar de ello, se logró una redistribución de la riqueza que benefició a las clases populares y se avanzó en la democratización de los recursos. Con la nacionalización del sector hidrocarburos (2006) y a partir de un impuesto directo a éstos, se propició un aumento de fondos públicos que fueron descentralizados a los territorios. Solo en los primeros años del proceso de cambio, la pobreza extrema fue reducida del 65% (2002) al 45% (2011), con especial énfasis en las zonas rurales indígenas y campesinas. Otro incuestionable logro de este proceso de transformación, ha sido la puesta en valor del carácter plurinacional de identidades indígenas e indígenas originarias y han sido asumidas como parte de la identidad del propio Estado, lo cual ha sido acompañado un proceso de decolonización y deconstrucción de las estructuras sociales jerárquicas y racistas heredadas de la colonización española. Así la Wipala, bandera que representa los pueblos originarios del Abya Yala, se convirtió así en un símbolo del nuevo Estado.

El Pacto de Unidad derivó en una ruptura hacia finales del 2011 y desde entonces la relación entre el Gobierno y los movimientos indígenas populares y sindicales ha tenido fluctuaciones según la agenda política-económica. Una de las principales tensiones ha sido la incapacidad del nuevo Estado de responder a las demandas de los pueblos indígenas frente al modelo económico extractivista, lo cual generó divisiones internas en organizaciones como CONAMAQ y CIDOB. Con el pasar de los años, distintas coyunturas han cristalizado las diferencias existentes entre el Gobierno, el MAS y las organizaciones indígenas, debilitando el proyecto inicial y desgastado el liderazgo de Morales, al tiempo que se ha carecido de liderazgos renovados que hicieran frente a los retos y contradicciones del proceso.

Las ausencias y contradicciones propias del proceso han sido una fuente de rédito político para los sectores oligarcas y conservadores de Bolivia, que han sabido canalizar el descontento de ciertos sectores populares, principalmente urbanos, y en octubre de 2019 han encontrado la oportunidad ideal para el restablecimiento del status quo anterior.

El pasado 20 de octubre tuvieron lugar elecciones generales que colocaban a Evo Morales como ganador en primera vuelta pero con una estrecha ventaja sobre su principal opositor, Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana, tendencia del centro liberal, apoyada por la oligarquía de Santa Cruz y otros sectores reaccionarios y conservadores del país. Aceptando lo establecido y recomendado por la auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA), el día 10 de noviembre de 2019 el Gobierno de Morales anunció la repetición de elecciones, garantizando la sustitución del Tribunal Supremo Electoral, todo con la finalidad de desatascar el conflicto político y detener la violencia social desatada entre grupos opositores, el MAS y la población que apoya a Evo.

A pesar de ello, unas horas después, las Fuerzas Armadas se pronunciaron “sugiriendo” a Morales su renuncia al mandato presidencial lo cual permitiría, según ellos, la “pacificación y el mantenimiento de la estabilidad por el bien de Bolivia”.  A partir de ese momento, se extendió por todo el país un levantamiento militar y se ha iniciado una persecución contra militantes, dirigentes y cargos del MAS e incluso se ha llegado a temer por la integridad física de Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera, quienes desde el día 12 de noviembre están exiliados en México.

La violencia social y política, derivada de la polarización en las calles, ha ido en aumento y el apoyo de las fuerzas armadas y policiales, acompañada de una campaña de mensajes racistas desde la derecha, están sumando a la persecución de masistas y denostando los logros simbólicos y la dialéctica indígena en la base de la plurinacionalidad. Todo ello ha hecho de este Golpe de Estado una reedición cívico militar, con dosis de racismo, de este recurso al servicio de las clases dominantes y que nunca ha abandonado la región latinoamericana. Es mucho lo que el pueblo boliviano puede reclamar sobre las políticas del Gobierno de Evo Morales y la degradación del proyecto inicial, pero es inaceptable que, frente a esta situación, se habiliten respuestas golpistas que propicien la toma del poder político a la ultraderecha fundamentalista, fiel representante de los intereses de la clase dominante.

El gesto de Mesa y Fernando Camacho, presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, caras visibles del golpe de Estado, al ingresar al Palacio Quemado con una bandera boliviana, una biblia y un rosario frente a los que se arrodillaron con la promesa de “devolver” el cristianismo a Bolivia, así como la quema de Wipalas en las calles, no pueden entenderse más que como una expresión del fascismo y racismo que caracteriza esta ofensiva que niega y vilipendia la diversidad indígena. La legitimidad del proceso boliviano es incuestionable a pesar de las  contradicciones y errores de su gobierno.

Ante esta situación, desde Anticapitalistas nos solidarizamos con el pueblo boliviano. Nuestra solidaridad está con todas las organizaciones de base indígenas e indígenas originarias y campesinas, con la clase obrera, con las organizaciones de mujeres y feministas, con los sindicatos, el movimiento estudiantil y las organizaciones de barrio en todo el país. Nuestra solidaridad con la lucha social e indígena, la resistencia y el poder popular frente a la ofensiva racista y el fundamentalismo religioso que amenaza la esencia plurinacional e intercultural del proceso y a las clases populares, en especial a las mujeres. Rechazamos cualquier avance reaccionario, rechazamos el Golpe de Estado de la derecha oportunista.

¡No al golpe de Estado!
¡Por una salida democrática! 
¡Por los derechos de los pueblos indígenas originarios y del pueblo trabajador!
¡Por los derechos de las mujeres!

Contra el Golpe de Estado en Bolivia

No hay tiempo para tergiversaciones. Bolivia está sufriendo un brutal y violento golpe de estado organizado por una extrema derecha racista, que ha comenzado a recuperar un espacio político y respaldo social en los últimos meses en el país andino. ¡Denunciamos este golpe y expresamos nuestra plena solidaridad con el pueblo boliviano!

A principios de la década de 2000, los movimientos sociales bolivianos del campo y de las ciudades, liderados por campesinos indígenas, construyeron un largo y arduo proceso de lucha contra las medidas neoliberales, que acentuaron la extrema pobreza del país al privatizar todo, incluido el agua. Poco a poco, se formó un consenso antineoliberal en el país andino, y la derecha perdió terreno. Luego surgió como una alternativa electoral del poder Evo Morales, a la cabeza del MAS. Hubo un proceso pulsante, vivo e intenso de movilización y debate que llevó a Morales y García Linera al poder en 2006. La historia de Bolivia estaba cambiando, y se formó una Asamblea constituyente con protagonismo indígena, que dio forma a la Constitución que transformaría a Bolivia en un Estado Plurinacional. En 2008, la extrema derecha, formada principalmente por oligarquías de terratenientes blancos, intentó un golpe de Estado al detener la aprobación de la nueva constitución. La presión y la movilización popular fueron inmensas, y la Constitución se promulgó en 2009. Así se cerró un momento de intensa disputa de hegemonía y empezó un período de mayor estabilidad bajo la dirección del MAS.

Con el contexto internacional favorable económica y políticamente, Bolivia ha sentado bases para la estabilidad económica con crecimiento, distribución del ingreso y reducción de la pobreza. Bases que se vieron poco afectadas por la crisis internacional de 2008, que trajo tantas consecuencias negativas para el mundo y para América Latina. Durante los años del gobierno Evo, Bolivia transformó su estructura estatal de manera a ampliar las formas de participación de los pueblos indígenas, cuadruplicó su PIB, redujo la pobreza extrema del 35.2% al 15.2%, y fue el país que más creció en la región. Sin embargo, poco a poco, tanto por los límites estructurales del país como por los errores de conducción, el llamado proceso de cambio comenzó a mostrar sus límites. La tensión entre el bienestar retórico y un proyecto desarrollista y extracctivista condujo a graves crisis en el gobierno y la pérdida de apoyo de parte de sus bases, ya a partir de 2012. Además de eso, la dificultad de la renovación del liderazgo también reforzó la dificultad de sostenibilidad de ese proceso en el tiempo.

En Bolivia, la nueva constitución (promulgada en 2009 durante el primer mandato de Evo) permite solo una reelección. Sin embargo, se entendió que el primer mandato de Evo, iniciado bajo la Constitución anterior, no contaba. Por lo tanto, fue “elegido por primera vez bajo la nueva constitución” en 2009. Luego fue reelegido en 2014. Teóricamente, ya no podía ser candidato. Con la dificultad de la renovación del liderazgo, el MAS propuso un referéndum para decidir si él podía volver a intentarlo, y en 2016 Evo fue derrotado en la votación, su candidatura fue impedida. Apeló a la Corte Suprema y tuvo su solicitud aprobada. Bajo estas condiciones de desgaste, en 2019, fue candidato contra Carlos Mesa, uno de los bastiones del neoliberalismo que había sido derrotado en 2005 por las movilizaciones sociales. Evo ganó las elecciones de primera vuelta en un proceso mal conducido y confuso, y la oposición lo acusó de fraude. La OEA, con una posición política a la derecha, ha sugerido nuevas elecciones. Presionado, Evo aceptó. Pero la extrema derecha ha asestado un golpe siniestro.

La extrema derecha boliviana, que había sido derrotada en 2008, regresó con toda su fuerza en un contexto internacional favorable a ella, con Trump como presidente de los Estados Unidos y Bolsonaro gobernando Brasil. Liderada por Fernando Camacho, un fundamentalista cristiano, gradualmente logró convencer a los militares de unirse al golpe, y eso decidió el proceso.

No hay duda de que los equívocos de Evo Morales, García Linera y del MAS en la conducción del proceso de cambio boliviano contribuyeron a la creación de condiciones de insatisfacción social y a la construcción de argumentos “democráticos” para la derecha golpista. Sin embargo, el golpe no se dio debido a los errores del gobierno de Evo, sino para contrarrestar sus logros y su peso simbólico: inclusión social, la autonomía y la emancipación de tantos pueblos originarios, la reducción de las desigualdades y de la pobreza.

El método utilizado para forzar la renuncia del presidente fue la violencia, con la quema de casas de familiares y simpatizantes, la violación y la humillación pública. Poco después de la renuncia, la violencia continúa y todos los partidarios de Evo Morales están amenazados. Hay informes de “desapariciones” forzadas y detenciones arbitrarias. Es un golpe de estado clásico, con una coalición entre comités policiales, militares y cívicos.

Evo Morales y sus correligionarios no merecen ser arrestados o perseguidos. La población boliviana ha sufrido demasiado históricamente. Deseamos y contribuiremos a tener la fuerza para recuperar su país. Toda solidaridad con el pueblo boliviano, toda solidaridad con Evo Morales y sus compañeros, toda solidaridad con Bolivia. Que los vientos golpistas no sean duraderos y que el pueblo boliviano recupere el país. ¡La lucha nunca termina!

¡No pasarán!

SOLIDARIDAD CON EL LEVANTAMIENTO POPULAR EN CHILE

(Buró Ejecutivo de la IV Internacional)===>

Desde el 18 de octubre estamos asistiendo al alza popular más potente desde los tiempos de la Unidad Popular en Chile (1970-1973). En un contexto mundial convulsionado por grandes movimientos de contestación al neoliberalismo, el autoritarismo y la corrupción — en los últimos meses ha habido revueltas en Francia, Puerto Rico, Hong Kong, Líbano, Chile, Ecuador, Honduras, Nicaragua, Haití, Iraq, Sudán y Argelia—, el levantamiento popular chileno reviste una importancia y un simbolismo enorme.

La brutal represión gubernamental de Piñera, que se apoya en un Estado de excepción y en el uso del toque de queda, así como en la movilización del ejército con técnicas que recuerdan a las del régimen de Pinochet, en lugar de detener la movilización la ha alimentado y ha generalizado la indignación en el país y el aislamiento del gobierno. Junto con victoria de la movilización popular en Ecuador, encabezada por los pueblos indígenas algunas semanas antes, el levante chileno vuelve a ubicar Latinoamérica en la vanguardia del enfrentamiento al neoliberalismo.

Centralidad de la juventud en el desencadenamiento del movimiento

El movimiento se inició como respuesta al alza de la tarifa del metro por el gobierno derechista de Sebastián Piñera el pasado 4 de octubre. El día 7 los estudiantes de secundaria se movilizaron bajo la consigna “Evadir, no pagar, otra forma de Luchar”, viajando sin pagar. Este gesto de rebeldía ha prendido la mecha tras años de malestar social, pero también de resignación y depresión de los sectores populares. El “despertamos” es uno de los lemas más presentes en las movilizaciones. Hay que destacar que las luchas estudiantiles —en particular las de 2006 y 2011— han jugado un papel clave en la radicalización de la juventud y en el proceso molecular de removilización social que está eclosionando con el movimiento actual.

El 14 de octubre la “evasión” en el transporte era ya masiva y se cerraban estaciones de metro.

El día 18 estalló el conflicto directo con las fuerzas gubernamentales, con los primeros enfrentamientos con los carabineros, los primeros cacerolazos. Ese mismo día, Piñera – que es además uno de los hombres más ricos del país – decretó el Estado de Emergencia, que limita la libertad de movimientos y de reunión, como respuesta a los incendios de estaciones de metro y de algunos supermercados, algo que encendió todavía más los ánimos. En ese momento Santiago se paralizó y el movimiento se extendió a las regiones. Acto seguido el gobierno impuso el toque de queda. Las masas no acataron las prohibiciones y se desencadenó ya una represión salvaje

Brutalidad de la represión

Según datos del Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile, en tan solo 15 días, se constatan 1.574 heridos en hospitales, incluidos 473 por disparos de perdigones, 305 por armas de fuego no identificadas, 40 por bala, 30 por balines y 157 con lesiones oculares. El citado organismo ha presentado 179 acciones judiciales, incluidas cinco querellas por homicidio y 18 por violencia sexual. Además, se han registrado 4.271 detenciones en todo el país. Es más, algunas fuentes contabilizan ya el pasado 27 de octubre 42 muertos y 141 desaparecidos en las protestas. Estas cifras dan una idea de la intensidad de la represión. A pesar de ella, la indignación popular no hace más que incrementar la movilización, que tras la huelga general de los días 23 y 24 de octubre, ha conocido otro momento álgido en la marcha del pasado viernes día 1 de noviembre.

Rebelión contra el neoliberalismo en su primer laboratorio

La rabia, el descontento, la angustia se acumularon durante muchos años. Las protestas pacíficas fueron ignoradas. Chile es el país pionero en la aplicación del modelo neoliberal y se caracteriza por una de sus consecuencias estructurales: unas desigualdades sociales abrumadoras como consecuencia de un reparto sumamente regresivo de la renta nacional (cercana, por otro lado, a la de los países de la OCDE). Sumiso al Fondo Monetario Internacional y a las condiciones impuestas por tratados de libre comercio, vía elegida para la integración subordinada del país al mercado mundial y a los intereses de compañías trasnacionales. Modelo que profundizó el extractivismo y el agronegocio,  con todas sus consecuencias ambientales destructivas.  Durante años se puso a Chile como ejemplo de lo “bien que le hace el neoliberalismo a los países que desean desarrollarse”. Miles de latinoamericanos migran hacia Chile con la esperanza de integrarse al paraíso del consumo.

El orden neoliberal privatizó y convirtió en mercancías todos los derechos sociales y los elementos que permiten la vida y su reproducción. Salud, educación, vivienda, seguridad social, circulación por carreteras, energía eléctrica, agua, etc. Todo privatizado y funcionando con lógica de mercado. En un contexto de salarios insuficientes, sólo quedan dos vías para obtener los bienes necesarios y para integrarse como consumidores a este mercado en expansión. Una vía es trabajar el doble y la otra es el endeudamiento. Cualquiera de los dos caminos es una bomba de relojería.

Crisis institucional

El fin de la dictadura militar de Pinochet y su reemplazo por gobiernos democráticos no puso fin al neoliberalismo. Los gobiernos de la Concertación, Nueva Mayoría y de derecha han mantenido lo esencial del régimen social, económico y constitucional instaurado en dictadura. El pueblo trabajador, los estudiantes, las mujeres, los pensionados, los pueblos originarios, han luchado durante años para poner fin a este orden de cosas. Quienes prometieron cambios para ser elegidos con votos populares —la Concertación y Nueva Mayoría— traicionaron en toda la línea las esperanzas que tuvo el pueblo de recuperar en democracia los derechos arrebatados por la dictadura.

La distancia entre el pueblo y los partidos políticos que dirigieron la transición hacia la democracia creció día a día. Hoy, un abismo los separa. El modelo de democracia limitada contempló mecanismos que profundizaron el divorcio entre el pueblo y la élite política.

Hoy el pueblo se levanta, no tan solo contra el neoliberalismo y sus consecuencias, sino también contra el régimen político inaugurado en 1990, que mantuvo inalterado el poder de los militares pinochetistas. Hoy se manifiesta el odio a estos treinta años de democracia diseñada para enriquecer a los más ricos y para mantener al pueblo atomizado, fragmentado, enajenado en el trabajo, en el consumo y en las drogas. La fragmentación del sujeto popular es incentivada por mecanismos legales y por el modelo de relaciones laborales también heredados de la dictadura. Impedir la rearticulación de fuerzas que permitan el desarrollo de la lucha de clases es un objetivo estratégico de la clase dominante.

La corrupción y el abuso cruzan el aparato del Estado, a las empresas, e iglesias católica y evangélica. Carabineros, militares, senadores, diputados han robado miles de millones de pesos, empresarios pagan a los legisladores para que dicten leyes a su favor y han sido descubiertos. Figuras importantes de las iglesias han cometido abusos sexuales hacia niños y niñas. Y el país se ha enterado. Crece la rabia y desconfianza hacia todas las instituciones.

“No son 30 pesos, son 30 años”. Así reza uno de los múltiples virales compartidos en las redes sociales, en referencia a los 30 pesos de aumento del pasaje de metro versus los 30 años de “transición a la democracia”, pactada en el plebiscito de reforma a la Constitución de 1989 entre los partidos y el régimen militar. Es precisamente esa democracia pactada y tutelada sobre los pilares dictatoriales consagrados en la Constitución pinochetista aún vigente en el país una de las causas del enorme malestar contenido. Y la que explica la importancia de la extensión de la consigna de la asamblea constituyente por parte de amplios sectores del movimiento popular.

Autoorganización popular

Sin lugar a dudas, las luchas populares de los útimos años han preparado en Chile el sustrato sobre el que se están desarrollando nuevas formas de autoorganización popular. El levantamiento de estudiantes por el derecho a la educación pública en 2011 (la “rebelión de los pingüinos”), las luchas socioambientales antiextractivistas, los combates de los pueblos originarios, el levantamiento de estudiantes universitarios y secundarios contra la discriminación y el acoso, las huelgas y organización  de mujeres los 8 de marzo de 2018 y 2019, han creado las condiciones objetivas y subjetivas para el estallido social actual, que está protagonizado por la clases trabajadores, las mujeres organizadas en comités locales y regionales, las clases medias empobrecidas y los sectores más depauperados. Es como si las experiencias únicas en cada sector en lucha durante los últimos años haya sido canalizado hacia un movimiento nacional contra un régimen opresivo y explotador.

La radicalización del proceso y el antagonismo creciente con el Ejecutivo —Piñera ha destituido a buena parte de su gabinete sin que la maniobra haya surgido efecto y se mantiene en buena medida por la pasividad de un sector muy amplio de la oposición parlamentaria— está abriendo dinámicas de autoorganización barrial y local, aquí se inscriben los llamados “cabildos populares”. La masividad y la duración de las protestas, unidas a las citadas dinámicas de autoorganización, parecen estar sentando las bases para una recomposición de conjunto del movimiento obrero y popular chileno, que sigue sin haber logrado reconstruirse tras los terribles golpes de la dictadura, de la atomización neoliberal y de las relaciones laborales precarizadas que la acompañan. La intensa politización de estos días hacer crecer entre el pueblo organizado la grita por una Asamblea Constituyente Popular. Pero que la necesaria Asamblea Constituyente sea Popular, es decir, que no sea restringipa a una representación desconectada de la autoorganización popular, Así pues, la Constituyente Popular debe basarse en un debate nacional entre trabajadores, en asambleas locales y barriales, entre los pueblos originarios, organizaciones de mujeres, de la juventud y los sindicatos.

¡Solidaridad con la lucha popular en Chile!

Desde la IV Internacional queremos mandar toda nuestra solidaridad al movimiento popular chileno, denunciar la represión brutal de Piñera y exigir su renuncia como paso previo a un cambio político real en Chile. Creemos que la movilización popular está permitiendo una verdadera ruptura democrática con las herencias de la dictadura y es un punto de apoyo clave para bloquear y superar las políticas neoliberales en el país donde se aplicaron por primera vez.

 

Apoyamos especialmente a los sectores anticapitalistas, ecosocialistas y feministas del movimiento popular chileno que están incentivando los procesos más avanzados de autoorganización y que luchan por levantar un programa anticapitalista y revolucionario capaz de articular un bloque rupturista a la vez radical y unitario, capaz de aportar elementos de orientación y un horizonte estratégico al proceso en curso.

 

¡Solidaridad con el pueblo chileno!

¡Alto a la represión!

¡Abajo Piñera!

¡Adelante la autoorganización y el poder popular!

¡Todo nuestro apoyo a la izquierda anticapitalista, ecosocialista, feminista y revolucionaria chilena!

 

 

Azaroak 10-ko hauteskundeen aurrean Antikapitalistak-en adierazpena

Comunicado de Antikapitalistak ante las elecciones del 10 de noviembre

Azaroaren 10-ean euskadunok berriro ere hauteskunde orokorretara deitu gaituzte. Hauteskunde berri hauek PSOE eta Unidas Podemosen arteko negoziazioaren porrotak markatuta eta sistema politikoaren ezegonkortasunean oinarriturik daude. PSOE-ren eskubirako bira azkenengo hilabeteetan argia da. Bere programa sozialaren ildo progresistak alde batera utzi ditu (lan erreforma edo mozal legearen legegabetzea adibidez) eta Ciudadanos-en imitazio prozesuari ekin dio, diskurtsu erreakzionarioa egokituz Catalunyaren gainean eta ezkerrarekiko etsaitasuna erakutsiz. Azken finean errejimen zaharkitu honen zutabea izaten jarraitzen du, eraberritzeko eta langileriaren bizi baldintzak hobetzeko ezgaitasun nabarmenaz. Bien bitartean Unidas Podemosek aurreko akats berdinetan erortzen diardu, PSOE-ren aurpegia garbitu duen taktika bera erabiliz honekin koalizio gobernu bat eratzea gehiengoaren egoera hobetzeko bide bakar bezala aurkeztuz. Más País-en agertzeak ez ditu gauzak errazten, 78-ko errejimenaren ardatz nagusiak inolako zailtasun gabe onartu bait ditu. Eskubia aldi berean bere birmoldatze prozesuan diardu, PP zentrorako bidaian C’s-en kontura eta orokorrean estatuko espektru politiko guztia eskubira bultzatuz VOX-en normalizazioak sustatuta.

Euskal Erkidegoan EAJ gehiengoaren jaun da jabe agertzen da berriz, Catalunyako auzian posizio demokratikoak defendatzen dituen heinean hauen gizarte adierazpenak errepresioz kaleetan ixilduz (eta PSOE-rekin duen Erkidego mailako aliantza inondik inora zalantzan jarri gabe). Nafarroan PSN-Geroa Bai-Podemos koalizio gobernuak normaltasunez agenda neoliberalaren politikak egiten ditu, gehiengoaren bizi baldintzak kaltetuz eta Maiatzaren 15-etik eratorri ziren aldaketa aldarriak gero eta gehiago baztertuz.

Euskal Herri mailan, estatu hauteskunde hauetan ez da soilik Espainiako gobernua erabakitzen, Euskadi eta Nafarroan egun hegemonikoa den eredu neoliberalari ezkerretiko erantzun bat eman ahal izateko gaitasuna ere jokoan dago. Langileriaren bizi baldintzak kapitalaren zapaten azpian jazartzen dituen sistema patriarkal eta ekozida bat inposatzen digun ereduari, EAJ eta PSOE-ren ereduari, botoaren bidez aurre egiteko aukera zabaltzen digu hauteskunde hauek. Maila elektoralean bada ere.

Zentzu honetan, azpikook ez gaude alargun. Maiatzaren 15-eko mugimendutik jaio ziren aldarrikapen programatikoak balioa izaten jarraitzen dute, batez ere beste krisi ekonomiko baten atarian. Herri mugimendu mailan, astebukaera honetan mugimendu feministak beste ezinbesteko lekzio berri bat eman du Durangoko jardunaldietan, Euskal Herrian patriarkatuaren aurkako borroka inoiz baino biziago dagoela erakutsiz. Asterik aste gure nagusiek etsigabe jarraitzen dute kaleetan, pentsionisten eskubideak aldarrikatzen. Gazteak mugimendu ekosozialista berri baten eratzea aurreratzen ari dira. Langilergoaren mobilizazioak ere baditugu: Gipuzkoako erresidentziak, Bizkaiko metala, Huerta de Peralta eta Navarplumako lan konfliktuak Nafarroan eta beste hainbat mobilizazio. Honenbestez, garrantzia berezia dauka euskal mailan datorren urte hasierarako deitua dagoen greba orokorrak, non ahalegin guztiak egin beharko ditugun ahalik eta mobilizazio zabalenak lortzeko.

Ezkerreko indarrek ezinbestekoa izango dugu sektore borrokalari guzti hauen artean aliantzak ehuntzea eta batasunez sujetu berri bat sortzea, 78-ko errejimenari eta sistema neoliberal honi alaitasun eta trinkostasunez aurre egiteko, eredu gorri, more eta berde bat guztion artean bultzatuz.

Ondorioz, Antikapitalistak-etik zerumuga berri honen alde egiteko prest gauden jendarte guztiari deialdia zabaltzen diogu Azaroaren 10-ean etxetik irten eta estatu errepresore eta antidemokratiko honi bizirik gaudela erakusteko. Lan erreforma, mozal legea, krisiaren aurreko austeritate neurriak, eraso matxistak, sarraski ekologikoa, Altsasuko gazteen aurkako sententzia, Catalunyarekiko errepresio neurriak, frankismoaren gailentzea… arrazoiak etengabeak dira eta gure eginbeharrak ez dira hauteskundeetan bukatuko, are gutxiago, Igande honetako zita beste pausu bat besterik ez da. Gizarte eragileei, sindikatuei, ezkerreko indarrei Azaroaren 11-tik aurrera ezkerreko alternatiba zabal baten alde lan egitera deitzen ditugu, kontratu sozial berri bat eta nazio desberdinak errespetatzen dituen estatu konfederal bat sortzeko eta Estatu antisozial eta errepresore hau suntsitzeko. Antolatuz, aliantzak ehunduz, errejimen eta sistema honekiko haustura sustatuko duen programa eratuz, kaleetan borroka sutuz… Hasi gaitezen.


El 10 de Noviembre las ciudadanas y ciudadanos de Euskal Herria estamos otra vez convocadas/os a elecciones generales. Estas nuevas elecciones están marcadas por el fracaso en la negociación entre el PSOE y Unidas Podemos y la inestabilidad del sistema político. El giro hacia la derecha del PSOE en los últimos meses es evidente dado el paulatino abandono de las propuestas en su programa social (las derogaciones de la reforma laboral o la ley mordaza por ejemplo), en una tendencia de asimilación a las tesis de Ciudadanos adoptando un discurso reaccionario para Catalunya y mostrando hostilidad hacia su izquierda. En último término, sigue siendo un pilar fundamental de este régimen caduco y es incapaz de regenerarse e incorporar mejoras sustanciales en las condiciones de vida de la clase trabajadora. Mientras tanto Unidas Podemos sigue en los mismos errores, limpiando la cara al PSOE con su táctica de insistir en un gobierno de coalición, con el argumento de que es la única manera de mejorar la situación de las mayorías sociales. La aparición de Más País no ha contribuido a cambiar esta tendencia, ya que acepta sin ambages los ejes principales que componen el régimen del 78. La derecha a su vez se encuentra en un proceso de recomposición, con un viraje del PP hacia el centro a cuenta de C’s al mismo tiempo que el espectro político general se inclina hacia la derecha promovido por la normalización de VOX.

En este escenario estatal, en Euskadi el PNV sigue mostrándose hegemónico, defendiendo posturas democráticas en cuanto al procés en Catalunya mientras reprime sus expresiones sociales en las calles de Euskadi (y sin cuestionar en ningún momento el pacto autonómico con el PSE-PSOE de ninguna de las maneras). En Nafarroa la coalición en el gobierno de PSN-Geroa Bai-Podemos lleva adelante con total normalidad una agenda neoliberal, perjudicando las condiciones de vida de las mayorías y abandonando gradualmente las reivindicaciones de cambio surgidas del 15M.

En Euskal Herria en estas elecciones no solo se juega el gobierno del estado, si no la capacidad de dar una respuesta desde la izquierda al modelo hegemónico neoliberal en Euskadi y Nafarroa. Un sistema que mantiene bajo las botas del capital a la clase trabajadora, a las mujeres bajo el patriarcado y a nuestra tierra bajo la explotación ecocida. Un modelo del PNV-PSOE que tenemos la posibilidad de poner en cuestión, al menos a nivel electoral, en estas próximas elecciones.

En este sentido, las y los de abajo no estamos huérfanas/os. El programa que nació del movimiento 15M sigue más vigente que nunca, sobretodo a las puertas de una nueva crisis económica. En cuanto al movimiento popular, este fin de semana el movimiento feminista de Euskal Herria ha vuelto a dar una lección incontestable en las V jornadas de Euskal Herria en Durango, demostrando que la lucha contra el patriarcado en Euskal Herria está más vivo que nunca. Nuestras/os mayores siguen semana tras semana en las calles, reivindicando los derechos de las/os pensionistas. Las/os jóvenes están constituyendo otro frente de lucha en torno a la emergencia climática. Los numerosos conflictos laborales como las que llevan a cabo en las residencias de Gipuzkoa, en el metal en Bizkaia, Huerta de Peralta y Navarpluma en Nafarroa y tantas otras marcan un camino de lucha por nuestros derechos sociales y laborales. Es importante señalar también la huelga general convocada en Euskal Herria a principios del próximo año, donde deberemos dirigir todas nuestras energías para conseguir las movilizaciones más amplias posibles.

Es prioritario para las fuerzas de izquierda tejer alianzas entre todos estos sectores en lucha, para desde una unión plural conformar un nuevo sujeto que enfrente a este sistema neoliberal y al régimen del 78. Desde la alegría y la firmeza, estirar entre todas hacia un nuevo modelo rojo, morado y verde.

En consecuencia, desde Antikapitalistak hacemos un llamamiento hacia toda la sociedad que comparta este horizonte, para salir de casa el 10 de Noviembre y demostrar a este estado represor y antidemocrático que estamos vivas/os y dispuestas/os a luchar. La reforma laboral, la ley mordaza, las medidas austeritarias frente a la crisis en ciernes, las violencias machistas, el desastre ecológico, la sentencia contra las jóvenes de Altsasu, la represión en Catalunya, la ola franquista… las razones son innumerables y nuestras tareas no acabarán en estas elecciones, ni mucho menos, la cita de este domingo no supone más que otro paso, un paso necesario.

A todos las agentes sociales, sindicatos y fuerzas de izquierda, les convocamos a trabajar desde el 11 de Noviembre por la construcción de un nuevo bloque de alternativa de izquierdas que constituya un nuevo contrato social, bajo el respeto y reconocimiento de todas las naciones en aras a una confederación de los pueblos, para destruir este estado antisocial y represor. Organizándonos, tejiendo alianzas, promoviendo un programa de ruptura con este sistema y régimen, encendiendo la lucha en las calles… Empecemos

Sacar a Franco, ¡Acabar con el franquismo!

Gaur Franco diktadorearen exhumazioa ospatzen dugu. Frankismoaren biktimekin dagoen zor historiko izugarriarekin bukatzeko jartzen de lehen harria da. Gogoan izan behar dugu 40 urte itxaron ondoren paradoxikoa dela hauteskunde kanpainaren erdian exhumatua izatea, alderdi sozialistaren aurre-kanpainaren ekintza bat bezelakoa balitz, ekitaldi egitea xume eta solemnea izan behar zuenean. Halaber, bailaran eta Espainiako uharretan dauden milaka hildakoak gogorarazi nahi ditugu. Ezinbestekoa da gorputzak berreskuratzea, duintasuna berreskuratzea eta ehorzketa eta omenaldi egokia ematea. Gaur Egia, Justizia eta Erreparazioa eskatzen ditugu

Hoy celebramos la exhumación del dictador Franco. Es la primera piedra para poner fin a la enorme deuda histórica que se tiene con las víctimas del franquismo. Cabe recordar que después de 40 años de espera resulta paradójico que se exhume en plena campaña electoral, haciendo de un acto que debería ser sobrio y solemne, otro acto más de precampaña del partido socialista. Queremos recordar también a los miles de asesinados que hoy todavía se encuentran en el valle y en las cunetas de España. Es imperativo recuperar los cuerpos, recuperar su dignidad y darles debida sepultura y homenaje. Hoy exigimos Verdad, Justicia y Reparación

 

 
 

Defendamos los derechos democráticos del pueblo catalán contra una sentencia injusta y frente a la represión

Declaración del Buró de la Cuarta Internacional

La publicación de la sentencia del Tribunal Supremo el pasado lunes 14, tras el juicio a varios líderes independentistas, ha desencadenado una oleada de protestas en Catalunya y, en menor medida, en otros territorios del Estado español e incluso en algunas ciudades europeas. La condena de 12 líderes sociales y políticos independentistas, 9 de ellos con penas de cárcel de entre 9 y 13 años, es percibida como un castigo colectivo a todo un pueblo que osó enfrentarse al régimen político de la transición postfranquista y al sistema institucional de la Constitución de 1978. Es una condena injusta e ilegítima tras un largo proceso judicial cargado de irregularidades y en el que los magistrados han forzado en sentido regresivo la legislación vigente (en una lógica que los anglosajones llaman Lawfare, guerra judicial). Si ya el “procés independentista” se explica en buena medida como una radicalización de franjas muy amplias de la población catalana cuando el intento de reforma del Estatut d’Autonomia de 2006 fue totalmente desfigurado por el gobierno del PSOE en las Cortes españolas y, posteriormente, llevado a los tribunales por la derecha reaccionaria representada por el PP (algo percibido, mucho más allá de las corrientes nacionalistas tradicionales, como una auténtica humillación colectiva y una imposición antidemocrática), es impredecible qué impacto tendrá la reciente sentencia a largo plazo y qué escenarios puede abrir en el futuro.

Pensemos que, después de dos años de prisión preventiva, esta sentencia condena en conjunto a 104 años de cárcel a los presos y presas, proclamándoles culpables de sedición y de malversación de fondos públicos. La dureza de la pena (globalmente superior en años de cárcel a la que recayó sobre los individuos juzgados y condenados por su participación directa en el golpe militar del 23 de febrero de 1981) así como la naturaleza política del juicio han generado un clima de profunda indignación popular en Catalunya. El contenido clave de la sentencia es que han sido condenados por un alzamiento público y tumultuario por los hechos transcurridos en los meses de septiembre y octubre de 2017. Ello supone una criminalización del derecho a la protesta colectiva y al ejercicio de derechos fundamentales, como los de expresión, reunión, asociación y manifestación. Es la desobediencia civil y colectiva la que ha sido condenada con esta sentencia, que a partir de ahora sentará precedente para ser aplicada de forma extensiva a cualquier forma de protesta o resistencia pacífica frente a las decisiones, leyes y sentencias que puedan provenir de los poderes del Estado.

Nuevo salto en la involución política

La regresión antidemocrática de la monarquía postfranquista española no es algo nuevo. La LOAPA (una ley destinada a frenar la descentralización del Estado tras el “fallido” golpe de Estado de 1981), el terrorismo de Estado practicado por los gobiernos del PSOE de los años 80 contra ETA, la “ley mordaza” aprobada por Rajoy para contener las luchas de l@s indignad@s tras el 15M (y que limita severamente la libertad de manifestación, reunión, huelga e información) y la represión salvaje del referéndum del 1 de octubre de 2017 en Catalunya han jalonado un endurecimiento represivo del Estado español. Si bien esta dinámica se está dando ya a nivel internacional como efecto de la crisis de hegemonía del neoliberalismo y el endurecimiento autoritario que lo acompaña, no es menos cierto que la naturaleza de la transición postfranquista, que renunció a juzgar los crímenes de los exponentes del régimen anterior y a depurar los aparatos del Estado procedentes de la dictadura, refuerza dichas dinámicas. No obstante, esta sentencia constituye un verdadero punto de inflexión, una amenaza muy grave para los movimientos sociales y la izquierda y un precedente muy peligroso para el futuro de la democracia en el conjunto del Estado español.

Dinámica de movilización y auto-organización

Tras años de movilizaciones independentistas masivas y con un amplio apoyo de la población catalana (más del 80% en las encuestas) a la reivindicación del derecho de autodeterminación (también llamado “derecho a decidir”), la sentencia ha conducido a unas dinámicas de movilización más militantes y contundentes (con un repertorio de desobediencia civil y de cortes de rutas de comunicación que tuvo como momento estelar la ocupación del aeropuerto de Barcelona el día 14, mimetizando los métodos de lucha de los activistas de Hong Kong) y todavía muy mayoritariamente pacíficas. La huelga general del pasado viernes 18, que confluyó con las llamadas “marchas por la libertad” ha sido la movilización más masiva hasta el momento, concluyendo en una manifestación con más de medio millón de participantes.

¡Alto a la represión y solidaridad con el pueblo catalán!

No obstante, se han registrado importantes choques minoritarios con las fuerzas represivas, algo inédito hasta el momento. Choques que las fuerzas represivas han aprovechado para ir generalizando una represión cada vez más dura e indiscriminada, en particular contra la juventud, con la participación activa también de la policía catalana. En un contexto preelectoral, los incidentes han abierto una amplia campaña de criminalización del independentismo, y la disidencia en general, que denunciamos abiertamente. No sólo se están utilizando métodos represivos extraordinarios que por el momento han conducido a 194 detenciones (16% de menores de edad), al encarcelamiento preventivo de 28 manifestantes (la fiscalía general ha dado orden de prisión provisional a los juzgados para todos los detenidos en medio de los disturbios), 576 heridos (de los cuales 4 han perdido la vista de un ojo por disparos de material antidisturbios); sino que también se han registrado numerosas agresiones contra los medios de comunicación por parte de la policía. Es más, también se constatan agresiones contra manifestantes por parte de grupúsculos de extrema derecha (a veces con clara connivencia de las fuerzas represivas), tanto en Catalunya como en otros territorios donde ha habido movilizaciones de solidaridad.

Ante las movilizaciones en Catalunya el gobierno español no tiene más política que la amenaza de reforzar la represión y, presionado por la derecha y la extrema derecha a tres semanas de unas nuevas elecciones generales, dice no renunciar a ningún escenario represivo, incluida la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional (que le permitiría pasar a controlar directamente la policía catalana), el artículo 155 de la Constitución (que supondría la abolición de la autonomía catalana) o incluso un Estado de excepción.

Llamamos a la solidaridad con las fuerzas que en Catalunya y el conjunto del Estado español están luchando por los derechos y libertades contra la escalada represiva y reiteramos nuestro apoyo a una salida democrática al conflicto político en curso, que no puede reducirse a un problema de orden público.

¡Libertad presos y presas políticas! ¡Amnistía!

¡Liberación de todos los detenidos y encarcelados!

¡Por el derecho de autodeterminación del pueblo catalán!

¡Alto a la represión policial y fascista!

Lepoko ezberdinak, errepresio bera/Distintos collares, misma represión

Antikapitalistak-etik gure elkartasuna eta babes guztia adierazi nahi diegu Proces eta Altsasukoen sententziaren aurka Ernai-ek antolatutako mobilizazioetan jipoituak izan diren gazte guztei, bereziki Gasteizen manifestatzeko eskubidea gauzatzeagatik atxilotu dituzten 19-ei. Espainiar Estatuaren bira errepresorea argi geratzen ari den momentu hauetan, manifestaldi popular guztiekin grinatzen (Catalunya, Madrid edo Euskal Herrian), guztiz beharrezkoa da errejimen eta sistema honekiko haustura defendatzen dugun indar eta ekintzaile guztiok batasuna eta aliantza erakustea.

Zentzu berean segurtasun indarren biolentzi eta krudeltasunez jositako ekimenak gaitzestu nahi ditugu, era sistematikoan eskubide eta askatasun zibil guztiak urratzen bait dabiltza. Polizia Nazionala, Mossos d’Esquadra edota Guardia Zibila Catalunyan, Polizia Nazionala Madrilen edo Ertzaintza Euskal Herrian; arduradun politiko ezberdinak izan arren, helburu eta erreminta berdinak dituzte: zilegizko protesta guztiak ixilaraztea errepresio gordinaz zapalduz. Estefanía Beltrán de Heredia, Ertzaintzaren ekimenen arduradun den Euskadiko Segurtasun sailburua, Jaurlaritzako kide delarik (EAJ-PSE) estatuko homologoek erabiltzen dituzten neurri berdinak erabiltzen ditu gizarte zibil euskalduna zigortzeko, biolentzia poliziala.

Antikapitalistak-etik gizarte katalanaren autodeterminazio eskubidea defendatzen jarraituko dugu, preso politikoen askatasuna eta amnistiarekin batera inongo atzerapausorik gabe. Horretarako, gizarte zibil eta indar politiko euskaldun guztiak kataluniako herriaren zilegizko borrokari elkartasuna adieraztera animatzen ditugu, desobedientzia zibila eta askatasun eta eskubideak aldarrikatzen dituzten mobilizazioak defendatzera. Ildo berean, larunbatean Donostian Gure Esku-k deituriko manifestaldian parte hartzeko deialdia zabaltzen dugu.

 

 

Desde Antikapitalistak queremos mostrar nuestra solidaridad y apoyo a todas los y las jóvenes aporreadas por la Ertzaintza en las movilizaciones convocadas por Ernai condenando las sentencias del procés y Altsasua, especialmente a las 19 que han sido detenidas en Gasteiz por ejercer su derecho de manifestación. En estos días en los que el giro represivo del Estado Español se está haciendo patente cebándose con todas las manifestaciones populares (sean en Catalunya, Madrid o Euskal Herria) es imprescindible que las organizaciones y activistas que defendemos una salida de ruptura democrática con este régimen y este sistema mostremos unión y alianza.

En este mismo sentido queremos condenar las actuaciones brutalmente violentas de las fuerzas de seguridad, que indistintamente y de manera sistemática siguen vulnerando todo derecho o libertades civiles que se les ponen por delante. Tanto la Policía Nacional, Mossos d’Esquadra o Guardia Civil en Catalunya, Policía Nacional en Madrid o Ertzaintza en Euskal Herria; pese a tener diferentes responsables políticos su uso de la represión para acallar toda protesta legítima es análoga. Denunciamos que Estefanía Beltrán de Heredia, Consejera de Seguridad del País Vasco y responsable de las actuaciones de la Ertzaintza, formando parte del Gobierno Vasco (PNV-PSE) utiliza las mismas medidas violentas y herramientas coercitivas que su homólogo estatal para reprimir a la sociedad civil vasca.

Desde Antikapitalistak seguiremos defendiendo el derecho de autodeterminación de la sociedad catalana, así como la libertad y amnistía total sin paliativos de las y los presos políticos. Por ello, animamos a toda la sociedad civil y fuerzas políticas vascas a solidarizarse con la legítima lucha del pueblo catalán, a defender la desobediencia civil y todo tipo de movilizaciones que reivindiquen derechos y libertades civiles; y a acudir masivamente a la manifestación convocada por Gure Esku Dago este Sábado en Donosti.