Alkontzan ez dago inor soberan

Dakizuenez, ALCONZAn greba mugagabean daramate otsailaren 28tik, enpleguaren eta lantegiaren etorkizunaren alde.
Apirilaren 5ean, enpresak enplegu-erregulazioko espedientea gauzatu zuen, 25 ikastaro kaleratuz.
Hilabete hauetan etengabe borrokatu dute kalean.
Epaiketaren eguna hurbiltzen ari da, hasiera batean data maiatzaren 24a da, baina aldatu egin daiteke sindikatuen aurkaratzeak bateratzean.
Epaiketaren atarian, kalera irten eta indar-erakustaldia egitea dagokigu, ez bakarrik kaleratzeengatik, baita gure industrian gertatzen ari den desegite progresiboak kezkatzen gaituelako ere.
Horregatik, idazki honen bidez, maiatzaren 20an 19: 00etan Berengon egingo dugun manifestaziora lagun gaitzazuen eskatu nahi dizuegu.
Une erabakigarri hauetan, zuek guztiok behar zaituztegu.
Asmoa da deialdia zuen enpresetan zabaldu eta animatzea, eta egun horretan denok zuen laneko arropekin etortzea.

Egin diezaiegun aurre guztion artean eraso horiei guztiei.
Egun horretan ere nabari dadila klase altuenekoak garela, langile-klasekoak.

Mila esker

Como ya sabéis, en ALCONZA llevan en huelga indefinida desde el 28 de febrero en defensa del empleo y el futuro de la planta.
El 5 de Abril la empresa ejecutó el ERE despidiendo así a 25 currelas.
Durante estos meses no han parado de luchar en la calle.
Se acerca el día del juicio, en un principio la fecha es el 24 de Mayo, aunque puede modificarse al unificar las impugnaciones de los sindicatos.
A las puertas del juicio, nos toca salir a la calle y hacer una demostración de fuerza, no sólo por los despidos sino también por que nos preocupa el desmantelamiento progresivo que se está dando en nuestra industria.
Por eso, mediante este escrito os queremos pedir que nos acompañéis el 20 de Mayo a las 19:00 en Berengo a la manifestación que vamos a hacer.
Necesitamos en estos momentos cruciales de tod@s vosotr@s.
La idea es que animéis y difundáis las convocatoria en vuestras empresas y ese día vengáis tod@s con vuestra ropa de trabajo.

Hagamos frente entre tod@s a todos estos ataques.
Que ese día también se note que pertenecemos a la clase más alta, la clase obrera.

Mila esker

Nosotras con las nuestras/Gu geure ahizpekin

Martxoaren 8a, emakumearen nazioarteko eguna, borroka eta aldarrikapen eguna da. Data egokia emakumeek jasandako zapalkuntzetan eta bizi garen sistema zapaltzailearen desberdintasunean arreta jartzeko. Borroka feminista aldarrikatzeko eguna da.

Gure helburua zisheteropatriar-katuarekin amaitzea da, kapitalismoarekin, arrazakeriarekin eta beste zapalkuntza-sistema batzuekin duen aliantza kriminalaren jakitun baikara. Horregatik, feminismo anitzaren aldeko apustua egiten dugu, ez erreakzionarioarena. Berrarmatze patriarkal eta arrazistak erasotzen dituen ikusezin, funtsezko, horien feminismoa.

Ekoizpen-lanaren eta ugaltze-lanaren, soldatapekoen eta soldatarik gabekoen arteko banaketa emakumeok bizi dugun egoeraren erruduna da hein handi batean. Horregatik bat egiten dugu Euskal Herriko mugimendu feministaren errebindikazioarekin, zainketen sistema publiko-komunitario bat eraikitzearen aldeko apustua egiten baitu, prekarietatearekin amaituko duena eta zaintzarako eskubide kolektiboa bermatuko duena.

Pandemiak osasunean eta zaintzan murrizketak egitearen ondorioak agerian utzi zituen arren, osasun- eta zaintza-sistema publikoak enpresa pribatuek kontrolatzen dituzte oraindik ere, pribatizazioekin irabaziak dituztenak, langileen eta erabiltzaileen eta haien familien lan-baldintzen kontura. Eta mundu guztiak zainketen zentraltasunaz eta autozainketaz hitz egiten duen arren, oro har logika neoliberala, familiarista, indibidualista eta merkantilista indartzen jarraitzen da, nork bere buruaren gain erantzunkizuna hartzen baitu eta Estatuari erantzukizuna kentzen baitio.

Gobernuek zaintza-, osasun- eta gizarte-babeseko sistemak alde batera uztearen eta sistema horiek indartzeari uko egitearen aurrean, guk elkarlanaren indarra, zainketen sozializazioa eta autoantolaketa feminista aldarrikatzen ditugu, gizarte bidezkoagoa eraikitzeko.

Gora borroka feminista! Gu geure ahizpekin!

 

El 8 de marzo, día internacional de la mujer, es una jornada combativa y reivindicativa. Una fecha idónea para poner el foco de atención en las opresiones sufridas por las mujeres y la desigualdad del sistema opresor en el que vivimos. Es un día de reivindicación de la lucha feminista.

Nuestro objetivo es acabar con el cisheteropatriarcado, somos conscientes de su alianza criminal con el capitalismo, el racismo y otros sistemas de opresión.  Por eso apostamos por un feminismo diverso, no reaccionario. Un feminismo de las invisibilizadas, las esenciales, de las que están siendo atacadas por el rearme patriarcal y racista.

La división entre trabajo productivo y reproductivo, asalariado y no asalariado, es culpable en gran parte de la situación que vivimos las mujeres. Por eso nos sumamos a la reivindicación del movimiento feminista de Euskal Herria, que apuesta por construir un sistema público-comunitario de cuidados, que acabe con la precariedad y garantice el derecho colectivo al cuidado.

A pesar de que la pandemia evidenció las consecuencias de recortar en sanidad y cuidados, los sistemas públicos de salud y cuidados siguen controlados por empresas privadas que se lucran con las privatizaciones a costa de las condiciones laborales de las trabajadoras y las personas usuarias y sus familias. Y a pesar de que todo el mundo habla de la centralidad de los cuidados y del autocuidado, en general se sigue reforzando la lógica neoliberal, familiarista, individualista y mercantilista, que nos autorresponsabiliza y le quita responsabilidad al Estado.

Frente a la dejación por parte de los gobiernos de los sistemas de cuidados, sanitarios y de protección social y la negativa a fortalecerlos, nosotras reivindicamos la fuerza de la cooperación, la socialización de los cuidados y la autoorganización feminista para construir una sociedad más justa.

Gora borroka feminista! Gu geure ahizpekin!

Alto Errusiaren Ukrainako inbasioari/Alto a la invasión rusa de Ucrania.

Alto Errusiaren Ukrainako inbasioari. NATOren esku-hartzeari Ez. Blokeen desegitearen eta

Antikapitalistakeko komunikatua

Gaur goizaldean, Errusiako Federazioak esku-hartze militarra hasi du Ukrainan, herrialde horren subiranotasuna urratuz, zonaldeko lurralde-haustura sakonduz eta gatazka zabaltzeko arrisku larria eraginez.

Erasoa berehala amaitu behar da eta bide diplomatikoari ekin behar zaio berriro!

Guztiz kalkulaezina da errusiar operazio militarrak eragingo duen giza suntsiketa, materiala, soziala, politikoa eta geopolitikoa, baina zalantzarik gabe, duela hilabete eta erditik hona piztutako beldur larrienak berresten ditu, eta mundu mailako bloke inperialisten arteko konfrontazioa areagotzen du. Badakigu bloke inperialisten arteko gatazken atzean beti daudela botere geopolitikoaren arrazoiak, lehengaien aldeko borroka eta oligarkien interes ekonomikoak. Gerra honek langile klaseak bakarrik kaltetuko ditu.

Putinek Leninek defendatutako herrien autodeterminazio-printzipioaren aurka egindako erasoek eta Errusiako Federazioan bertan oposizioaren aurka egindako jazarpenak (sektore ezkertiarrak, marxistak eta libertarioak barne), baita LGTBI pertsonenak ere, erregimenaren izaera erreakzionarioa, autoritarioa, inperialista eta oligarkikoa berresten dute. Ez dago inolako zalantzarik.

Aipatu behar dugu NATO dela sortutako egoeraren ko-erantzulea, bere interbentzionismo inperialistarekin eta base militar estatubatuar gisa duen hedapen globalarekin. Europak Washingtonen agindu geopolitikoekiko duen mendekotasunak eta gatazkari irtenbide baketsua emateko duen ezintasunak agerian uzten dute Europar Batasunak politika militaristekin eta arma-industriarekin duen ezintasuna eta konplizitatea.

Azken urteotan, Ukrainako gobernua Europar Batasunera eta NATOrantz biratu da, eta Errusiak etsaitzat jotzen du, bai arlo ekonomikoan, bai militarrean. Mendebaldeko potentziek bide guztiak erabili dituzte aldaketa hori bultzatzeko, Mendebaldeko inteligentzia-agentziek indar ultraeskuindarrak erabili izana barne. Ukrainaren subiranotasuna epe luzera defendatzeko irtenbide bakarra da bere neutraltasuna mantentzea, Errusiak hasi eta NATOk, eta bereziki Estatu Batuek eta Erresuma Batuak, babestutako espiral militaristaren haustura, eta Errusiarekin zein EBrekin harreman ekonomikoak izatea. Ukrainak estatu independente gisa existitzeko duen eskubidea argi eta garbi defendatzen dugun bezala, Donbass bezalako eskualdeen autodeterminazio-eskubidea ere babesten dugu, mendebaldeko inperialismoaren eta errusiarraren esku-sartzerik gabe erabaki behar baitute.

Espainiako gobernuak erretiratu egin behar ditu bertara joandako indar armatuak, uko egin behar dio eskalada militar batean parte hartzeko tentazioari, eta ahalegin diplomatikoei lagundu behar die irtenbide negoziatu baten alde, herrien askatasunean eta erabakitzeko eskubidean, bakezaletasun aktiboan, kanpo-politikaren, deseskalatzearen eta armagabetze globalaren gidari gisa.

Gaurtik aurrera deitutako elkarretaratze, ekintza eta manifestazio guztietan mobilizatzeko deia egiten dugu.

Kanpora tropa errusiarrak Ukrainatik, herrien bake, desnuklearizazio eta autodeterminazioaren alde eta bloke militarren eta NATOren aurka!

Alto a la invasión rusa de Ucrania. No a la Intervención de la OTAN. Por la disolución de los bloques y la autodeterminación de los pueblos: Abajo los imperialismos, luchemos por la paz

Comunicado de Anticapitalistas

Esta madrugada, la Federación Rusa ha iniciado una intervención militar en Ucrania que viola la soberanía de dicho país, profundiza la fractura territorial de la zona y supone un grave peligro de extensión del conflicto.

¡El ataque debe cesar inmediatamente y debe retomarse la vía diplomática!

Es totalmente incalculable la devastación humana, material, social, política y geopolítica que va a provocar la operación militar rusa en curso, pero sin duda confirma los peores temores suscitados desde hace mes y medio, y nos colocan en una agudización de la confrontación entre bloques imperialistas a nivel global. Ya sabemos que detrás de los conflictos entre bloques imperialistas siempre hay razones de poder geopolítico, la lucha por las materias primas y los intereses económicos de las oligarquías. Esta guerra solo perjudicará a las clases trabajadoras.

Los ataques de Putin contra el principio de autodeterminación de los pueblos defendido por Lenin y su persecución de la oposición en la propia Federación Rusa (incluyendo a sectores de izquierdas, marxistas y libertarios), así como de las personas LGTBI, confirman el carácter reaccionario, autoritario, imperialista y oligárquico del régimen. No hay duda alguna al respecto.

Debemos señalar que la OTAN es co-responsable de la situación creada, con su intervencionismo imperialista y su expansionismo global en forma de bases militares estadounidenses. La subordinación europea a los dictados geopolíticos de Washington, y su incapacidad para proponer una salida pacífica al conflicto, revelan la impotencia y la complicidad de la Unión Europea con las políticas militaristas y la industria armamentística.

Durante los últimos años, el gobierno ucraniano ha girado hacia la Unión Europea y la OTAN, lo que es considerado por Rusia hostil tanto en lo económico como en lo militar. Las potencias occidentales han contribuido a impulsar este giro por todos los medios, incluyendo el recurso a fuerzas ultraderechistas por parte de agencias de inteligencia occidentales. La única solución para defender la soberanía de Ucrania a largo plazo es su neutralidad, la ruptura de la espiral militarista iniciada por Rusia y secundada por la OTAN, y muy en particular por Estados Unidos y el Reino Unido, y mantener relaciones económicas tanto con Rusia como con la UE. Así como defendemos abiertamente el derecho de Ucrania a existir como estado independiente, también apoyamos el derecho de autodeterminación de zonas como el Donbass, que deben decidir sin injerencias ni del imperialismo occidental ni del ruso.

El gobierno español debe retirar las fuerzas armadas desplazadas a la zona, renunciar a la tentación de participar en una escalada militar y contribuir a los esfuerzos diplomáticos en favor de una solución negociada, basada en la libertad y el derecho a decidir de los pueblos, el pacifismo activo como guía de la política exterior, la desescalada y el desarme global.

Llamamos a movilizarnos en todas las concentraciones, acciones y manifestaciones convocadas desde hoy en adelante.

¡Fuera tropas rusas de Ucrania, por la paz, la desnuclearización y la autodeterminación de los pueblos, contra los bloques militares y la OTAN!

Contra la escalada militar de la OTAN y Rusia en Europa Oriental

DECLARACION IV INTERNACIONAL

Hay que movilizarse contra las amenazas militares (y nucleares) que se perfilan en el horizonte, en un marco de inestabilidad política, desorden económico y colisión interimperialista, defendamos los derechos de la población ucraniana

Una situación grave y peligrosa con una dimensión geopolítica mundial

Desde hace aproximadamente un mes estamos asistiendo a una escalada militar en torno a Ucrania que constituye una grave amenaza para Europa y el mundo y que nos retrotrae a las crisis más graves de los momentos álgidos de la Guerra Fría, como la Guerra de Corea (1950-53), la crisis de los misiles de Cuba de 1962 o el despliegue de los euromisiles (y los SS20 soviéticos) a principios de los años 80, cuando Ronald Reagan contempló la posibilidad de recurrir a armamento nuclear táctico en el teatro europeo.

La peligrosidad de la espiral verbal y militar en curso y el riesgo de deslizarnos hacia un conflicto armado, ya sea de baja intensidad o de gran alcance, localizado o generalizado, convencional o que incluya también alguna forma de amenaza nuclear, es mayor que en los episodios ya mencionados. Si bien el pueblo ucraniano es el primero en verse afectado, las amenazas conciernen a todos los actores implicados en la espiral verbal y belicosa de la crisis actual, en particular a todos los pueblos de Europa.

Por tanto, nos enfrentamos a un doble reto:

  • para responder a los temores expresados en Ucrania sobre las tropas rusas en sus fronteras, supuestamente con el fin de impedir la integración de Ucrania en la OTAN;
  • tomar la medida de los peligros reales producidos por la escalada de declaraciones belicosas y comportamientos cuyos intereses van más allá de la cuestión

Nuestra posición global sobre la OTAN es doble: tras la Segunda Guerra Mundial la Cuarta Internacional se opuso a la OTAN cuando se creó y, a fortiori, exigió que la Alianza Atlántica se desmantelada en 1991 junto al Pacto de Varsovia, y condenamos la retórica y el comportamiento imperialista de Rusia, que ha llevado a una parte creciente de la población ucraniana a volverse hacia la OTAN. La retirada de las fuerzas extranjeras (atlánticas y rusas) y la neutralidad militar de Ucrania son la única protección de su independencia. Pero es el pueblo ucraniano -y no el chantaje y las negociaciones entre las grandes potencias- quien debe decidir su pertenencia o no a la OTAN.

Los principales factores que contribuyen al peligro de una situación geopolítica inestable son

  • Grandes cuestiones energéticas (especialmente asociadas a los problemas de la transición a las energías renovables) con la potencia rusa capaz de explotar las diferentes situaciones energéticas (y dependencias) de la UE y los EE.UU. – en el contexto de una enorme volatilidad económica y el riesgo muy real de un nuevo crack financiero; problemas de escasez e inflación, dificultades energéticas y grandes problemas de la transición a las energías
  • Una acumulación de conflictos armados en la antigua Unión Soviética, desde Ucrania desde 2014 hasta Georgia, Armenia y Azerbaiyán, pasando por Chechenia y un largo proceso de reconstrucción del poder militar ruso y de recuperación de los reveses y humillaciones sufridos desde el final de la Guerra Fría – y una relativa consolidación del dominio ruso sobre Bielorrusia y Kazajistán que alienta el postureo de gran potencia de Putin.
  • Y, más concretamente, la crisis del sistema político y la inestabilidad interna de Estados Unidos -apenas un año después del asalto golpista al Capitolio promovido impunemente por un Trump que se ve volviendo a la Casa Blanca muy rápidamente-, la Unión Europea y, sobre todo, la propia Rusia, tras dos años de pandemia y revueltas generalizadas contra el autoritarismo, la corrupción y la represión.
  • El estancamiento del “formato Normandía” (Francia, Alemania, Rusia, Ucrania) de gestión del conflicto en Ucrania tras la ocupación rusa de Crimea desde

Tanto Putin como Biden necesitan dar una imagen de firmeza y agresividad importante por un lado para recuperar credibilidad y legitimidad internas y por el otro para disciplinar a lo que consideran sus respectivas áreas de influencia: Putin para reponerse de la mayor oleada de protestas antiautoritarias desde la Perestroika que vive Rusia desde hace varios meses y las revueltas contra la corrupción, las desigualdades y el paternalismo postestaliniano en lo que él cree ser área de influencia rusa (Bielorusia, Kazajistán, etc…); Biden, que está a las puertas de unas elecciones midterm al Congreso, tras una retirada humillante de Afganistán y lastrado por una decepcionante gestión interna que le ha reportado un nivel de impopularidad comparable a la cosechada por Trump en los últimos meses de su presidencia.

La posición de Putin dentro de Rusia también depende directamente de su postura de política exterior. Su cuarto mandato presidencial finaliza en 2024, tras lo cual tendrá que conservar el poder (ante el descenso de su popularidad) o cederlo a su “sucesor”. Este proceso de “tránsito de poder” en una situación de completa degradación de todas las instituciones políticas sólo depende de la propia decisión de Putin y de su capacidad para reunir a las élites burocráticas y financieras a su alrededor frente a las amenazas internas y externas.

Primera amenaza de guerra nuclear en sesenta años

La arrogancia de sus respectivas declaraciones es proporcional a su debilidad política: “espero que Putin sea consciente de que se encuentra no muy lejos de una guerra nuclear”. “Putin quiere probar a Occidente y pagará por ello un precio que le hará arrepentirse de lo que ha hecho”, dijo Biden durante una rueda de prensa el pasado 20 de enero. Pero las declaraciones belicosas de este tipo, aunque sean fruto de gesticulaciones y de una partida de póker de mentiras, nunca son inocuas y sin riesgo de espiral incontrolada.

El factor determinante que explica la masiva concentración de sus tropas en la frontera norte y este de Ucrania es el temor ruso ante una hipotética entrada de Ucrania en la OTAN, que permitiría un despliegue de armamento nuclear hostil al lado de su país.

A 30 años del fin de la URSS y la disolución del Pacto de Varsovia: entre la ampliación de la OTAN y la reconstrucción del imperialismo ruso

Cuando Mijaíl Gorbachov decidió desmantelar el Pacto de Varsovia hace 30 años los mandatarios de la OTAN acordaron que harían lo propio con ésta y se comprometieron a que la futura Alemania reunificada fuera un país neutral, como lo había sido Austria desde el fin de la II Guerra Mundial. Como sabemos, no solamente la Alemania reunificada se integró en la Alianza Atlántica, sino que ésta no ha hecho más que extenderse hacia el Este y ha integrado a la mayoría de los países que durante 45 años habían pertenecido al Bloque Soviético: en 1999 Polonia, República Checa y Hungría. En 2004 Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia hicieron lo propio. Albania y Croacia en 2009 y en 2020 ha sido el turno de Macedonia del Norte.

El mantenimiento y la expansión de la OTAN, lejos de pacificar las relaciones del continente, las está tensando, y sólo puede fomentar una gran lógica expansionista rusa en detrimento de los países situados entre la UE y la Unión Euroasiática dominada por Moscú.

La movilización militar de Rusia a lo largo de la frontera ucraniana es la razón por la que Biden anunció que estaba dispuesto a negociar que no se desplegaran armas estratégicas en Ucrania y que la adhesión de este país a la OTAN no estaba en la agenda. Sin embargo, no podemos olvidar que, según los propios informes del FBI, desde el derrocamiento del gobierno Yanukovich en Ucrania, la anexión de Crimea por parte de Rusia y el inicio de la secesión en el Donbass, Ucrania se ha convertido en un campo de entrenamiento para el movimiento fascista internacional, que reclutó a combatientes antirrusos para integrarlos en las milicias ucranianas de la misma manera que el fundamentalismo islámico utilizó la guerra de Afganistán primero (con la formación de Al Qaeda en su momento por la CIA y la inteligencia militar pakistaní), luego la guerra de Bosnia y, más recientemente, la de Irak y Siria (origen del terrorismo de Daesh). Pero la llamada “República Popular de Donetz” también está reclutando fuerzas fascistas y ultranacionalistas eslavas.

Lógicamente, a pesar de la escalada rusa y de la movilización de las tropas de la OTAN y del armamento estadounidense estacionado en las repúblicas bálticas, afortunadamente hay margen para la negociación, pero será difícil llegar a una solución flexible cuando ambas partes han tensado mucho la situación y parten de posiciones de debilidad política e inestabilidad institucional interna.

De las locuras militares a las locuras económicas: sobre las “sanciones” con las que amenaza Biden

A pesar de la agresividad de Biden y de la OTAN, las potencias europeas están divididas sobre lo que hay que hacer. Si bien algunos países como Francia y Alemania son muy renuentes a la disuasión militar, la actitud servil del gobierno “progresista” español es particularmente patética. Lógicamente, Alemania es un país clave en este escenario, ya que su vulnerabilidad económica y su dependencia energética de Rusia es enorme. Biden amenaza con sanciones nunca vistas, como expulsar a Rusia del sistema global de pagos SWIFT o cortar el gaseoducto “Nord Stream 2”, a las que Putin responde diciendo que eso significaría la “completa ruptura de relaciones” con Estados Unidos. Si Rusia, que ha estado aumentando deliberadamente el precio del gas que exporta a Europa como medida de presión geopolítica durante meses, decidiera o bien seguir escalando el precio o interrumpir directamente el suministro, estamos hablando de una drástica reducción de la actividad industrial y del suministro de electricidad y calefacción a buena parte Centroeuropa con su consiguiente impacto socioeconómico, que sin duda sería dramático. Por otro lado, si se expulsara a Rusia del sistema SWIFT muy probablemente los 56.000 millones de dólares en activos financieros occidentales y los  310.000 millones de euros colocados en empresas rusas correrían severo peligro al convertirse inmediatamente en blanco de la respuesta rusa (de hecho, incluso algunos funcionarios occidentales también afirman que esto no es realista). No cabe duda de que una guerra energética, financiera y comercial de este calibre sería letal para una economía global que arrastra consigo dos años de pandemia y todos los efectos desestabilizadores acumulados de cuarenta años de onda larga recesiva, financiarización y desregulación neoliberal y, último pero no menos importante, favorecería un mayor acercamiento geoeconómico y geopolítico entre Rusia y China, la mayor pesadilla imaginable para los estrategas de Washington.

Incógnitas de la situación

Las autoridades estadounidenses y británicas están ordenando a sus ciudadanos que abandonen Ucrania, alegando el peligro de una invasión rusa del país. Estas acciones ayudan a crear una psicosis bélica y a tensar todavía más la situación. Sin embargo, Alemania ha vetado la entrega de armas de la antigua RDA (Alemania del Este) a Ucrania que pretendían algunas repúblicas bálticas. Los vuelos militares británicos que estos días están llevando armas a Ucrania eluden sobrevolar territorio alemán. Paradójicamente, los pocos comentarios sensatos ante el panorama actual no provienen de políticos o periodistas, sino de algunos militares: “Los medios de comunicación están echando leña al fuego de un conflicto, tengo la impresión de que nadie se da cuenta de lo que una guerra significa en realidad”, dice el General Harald Kujat, ex inspector general del Bundeswehr. “No puede ser que solo hablemos de guerra en lugar de cómo impedir una guerra”.

La situación política rusa y las intenciones de Putin

Rusia, con un presupuesto militar equivalente al 3% del gasto militar mundial (no olvidemos que estamos hablando del segundo ejército convencional del mundo, de unas fuerzas terrestres equiparables a las norteamericanas y de un arsenal nuclear casi equivalente al estadounidense), está jugando un juego desestabilizador muy peligroso en un contexto de división estratégica y de crisis interna de la OTAN, que puede provocar una reacción muy agresiva de dicha alianza militar. Al contrario de lo que sostienen las corrientes de izquierda campistas nostálgicas de la Guerra Fría que confunden la política neozarista, oligárquica y nacionalista de Putin -que ha contribuido a aplastar rebeliones y revoluciones populares genuinas en Siria, Bielorusia y Kazajistán y a amordazar, reprimir e intimidar a la oposición democrática y las fuerzas populares de la Federación Rusa- con la política revolucionaria, proletaria e internacionalista de Lenin, la política exterior rusa es indudablemente reaccionaria.

En la actualidad, la sociedad rusa sufre una pobreza y una desigualdad masivas (incluso mayores que las de Estados Unidos). De hecho, la “nueva arquitectura del mundo” que defiende Rusia es el viejo imperialismo de principios del siglo XX, en el que el mundo está dividido en “esferas de intereses” de las grandes potencias y a los países pequeños se les niega cualquier derecho a controlar su propio destino. Desde esta perspectiva, el principal reclamo de Rusia a Estados Unidos es que ha construido un mundo “único y soberano” (según la famosa frase de Putin) y no está dispuesta a compartirlo con el resto de los actores globales.

No obstante, para la mayoría de los medios de comunicación occidentales Putin y el “temible” Lavrov son los únicos villanos de la película. Pero la verdad es que, en palabras de alguien tan poco sospechoso de radicalismo bolchevique como Oskar Lafontaine, “en el mundo hay muchas bandas de asesinos pero si contamos los muertos que causan, la cuadrilla criminal de Washington es la peor”. Lo que necesita el pueblo ruso es distensión, una posibilidad para desarrollar una oposición democrática y popular capaz de fracturar la frágil alianza entre burocracia postestalinista y oligarquía mafiosa que constituye la base del régimen autoritario encarnado por Putin, de desactivar la histeria nacionalista que cohesiona dicho bloque reaccionario y de relanzar las reivindicaciones de la juventud, las mujeres y el mundo del trabajo en clave internacionalista.

¿Qué cabe esperar?

Que Rusia vaya a “invadir Ucrania”, ocupando todo el país, está completamente descartado. En las calles de Budapest, todavía hoy se ven los rastros de la ocupación soviética de 1956. Lo que ocurrió entonces en Hungría sería un juego de niños comparado con lo que ocurriría en Ucrania en la actualidad.

Lo que sí es mucho más probable es que Putin instale misiles nucleares “tácticos” en Bielorrusia, Kaliningrado y otros territorios cercanos. No puede excluirse tampoco la posibilidad de una anexión del Donbass. Los actuales precios del petróleo y el gas al alza y la previsión de que se mantengan, podrían permitir al Kremlin sufragar los costes económicos de dichas operaciones. Y, aunque sea menos probable y mucho más arriesgado -y, con toda seguridad, muchísimo más sangriento-, tampoco puede descartarse una operación militar rusa para tomar la zona al sur del Donbass (Mariupol) para organizar un cinturón de seguridad en dirección suroeste y conectar dos zonas rebeldes con la península de Crimea.

Tareas de las fuerzas revolucionarias, pacifistas y democráticas en Europa y en el mundo

Los acontecimientos en curso son graves y extraordinariamente peligrosos para la paz en Europa. Como sabemos, en situaciones de tensión máxima ningún actor es dueño absoluto de los acontecimientos y cualquier accidente puede detonar situaciones incontrolables. Urge una movilización a nivel internacional que siente las bases para una ofensiva antimilitarista y antinuclear a nivel mundial. Las tensiones en la zona Asia- Pacífico también están relacionadas con la escalada en curso en Ucrania y las tentaciones imperialistas en momentos de crisis económica, social e institucional de las grandes potencias son particularmente peligrosas. Por todo ello, llamamos a las organizaciones políticas, sociales, asociativas, nacionales, regionales e internacionales a buscar grandes citas de movilización internacional para enlazar de nuevo con el impulso internacionalista y solidario de la izquierda.

¡Organicemos la movilización por la desescalada, la paz, la disolución de los bloques y la autodeterminación de los pueblos!

Buró Ejecutivo de la Cuarta Internacional 30 de enero de 2022

Balorazioa PPren lan-erreforma “ez indargabetzearen” aurrean

Antikapitalistak-en balorazioa PPren lan-erreforma “ez indargabetzearen” aurrean

– Gobernuaren, CCOOren eta UGTren eta patronalaren arteko akordioak gobernu-programa ez betetzea dakar, eta ez du PPren lan-erreforma indargabetzen.

– Esparru neoliberalaren eta PPren erreformaren onarpenaren aurrean gaude, indargabetu egingo zutela iragarri zuten alderdi eta eragile sozialen aldetik.

– Lan-erreformak badu ukitu positiboren bat, hala nola hitzarmenen ultraaktibitatea, baina finkatu egiten du prekarietatea, behin-behinekotasuna eta lantokietako enpresa-boterean oinarritutako eredua.

PSOEk eta UPk adierazitako gobernu-programak Mariano Rajoyren 2012ko lan-erreforma indargabetzea adostu zuen, Langileen Estatutu berri bat lortzeko, sektoreko hitzarmena enpresakoaren gainetik jartzeko, azpikontratazioa mugatzeko ( 42.1. Art.), enpresak lan-baldintzak bere kabuz aldatzea mugatzea, kaleratzeko arrazoiak berrikustea eta kontratu-modalitateak berrantolatzea, behin-behinekotasuna mugatzeko.

Erreforma 2022an jarriko da indarrean, eta ultraaktibitatea berreskuratuko du, nahiz eta Auzitegiak jada interpretatzen ari ziren eskubide batzuen jarraipena beharrezkoa zela. Hori da eskubide positiboen berreskurapen ia bakarra, 2012ko erreformak hitzarmen kolektiboen estaldurarik gabe utzi zituelako langileen % 50, eta horiek pixkanaka behera egiten ari ziren. Tresna sindikalei emandako kontzesioa, patronalarekin duten jarraipen-politika autojustifikatzea ahalbidetzen diena, langile guztiei kalte egiten dieten lagapenak onartuz.

Erreforma horrek soldata-lurzoruaren negoziazioa ematen dio sektore-mailari, baina kanpoan uzten ditu beste lan-baldintza batzuk, hala nola lanaldia edo lanaren antolaketa. Hau da, alderdi gehienak bere horretan uzten ditu Rajoyren erreformaren hildo nagusiak. Ez da berreskuratu enplegu-erregulazioko espedienteetarako administrazio-baimena; beraz, enpresek enplegu-espedienteak egiten jarraitu ahal izango dute, PPren erreformak ezarritako baldintza berberetan. Erreformak ez ditu kaleratzeagatiko kalte-ordainaren kausalitatea eta kostua ukitzen, ez ditu izapidetze-soldatak berreskuratzen, enpresek langile bat kaleratzen zutenetik epailearen erabakia izan arte ordaindu behar baitzituzten. Kaleratzeagatiko kalte-ordainik ez emateak eta ez igotzeak, edo lan-agintaritzak enplegu-erregulazioko espedienteetan esku hartzeak, aldi baterakotasuna eta enpleguaren ezegonkortasuna murrizteko asmoa ezerezean geratuko dela esan nahi du. Are gehiago, enpleguaren ezegonkortasuna sendotzen du, kontratu mugagabe batek ere ez duelako bermatuko egonkortasuna, kaleratzeagatiko kostu baxuak eta justifikatu beharrik ez izateak ez duelako bermerik enpresariaren aldebakarreko erabaki baten aurrean. Hau da, lan-ezegonkortasuna ia langile-klase osora zabaltzen da. Erreforma horrek uko egiten dio lan-behin-behinekotasunari eta -ezegonkortasunari benetako mugak jartzeari (ez du aldi baterako enpleguen gehieneko tasarik jasotzen, ez du kaleratzeagatiko kausalitatea ezartzen, eta ez du garestitzen aldi baterakoen eta mugagabeen kaleratzeagatiko kalte-ordaina, mugatzeko giltzak baitira).

Era berean, oraindik ez ditu bere gain hartu Euskal Herria, Katalunia edo Galiza bezalako lurraldeen berezitasun nazionalak, horien errealitate sindikalak nahita baztertzen baitira CCOOren eta UGTren monopolio negoziatzailea babesteko. Beraz, 2012ko erreforma ez da indargabetu, ia erreforma osoaren zati handi bat mantentzen baita. CEOEk garaipena lortu du, eta langile klasearentzat interesgarrienak diren neurriak aplikatzea eragotzi du. Gobernuak onartu egiten du Europako Batzordeak ezarritako esparrua, interesa baitu erreformek estatistikoki eta formalki murriztu dezaten enpleguaren behin-behinekotasuna, eta, aldi berean, esparru malgu eta merke bat bermatzen baita enpresentzat lan-kudeaketaren arloan, europar fondoak – «Next Generation» – Jasotzearen truke.

Gobernuaren propaganda eta tresna sindikalak gorabehera, CEOE da negoziazio hori garaipen gisa sal dezakeena. Lan-esparrua ukitu batzuekin bere horretan mantenduko da, eta langileen aldeko indar-harremana ez da hobetuko lan-legediaren eremuan. Gobernuak langileekin duen konpromisoa ez betetzea erabaki du, eta enpresaburuen onurak berreskuratzearen aldeko apustua egin du, desberdintasun sozial handiagoaren kontura.
Klase kapitalistarekiko bakeak eta adostasun sozialak justifikaezinak diren uko egiteak baino ez dakartza. Kasu honetan, ezkerreko sektoreak (Podemos, IU eta PCE) bermatzen eta zuzentzen ditu gobernuaren lagapenak, eta horrek PPren lan-erreforma indargabetzeko urtetan aktiboki mobilizatu ziren sektore askoren desafekzioa elikatzen du, eskuin muturrari bidea erraztuz, agindutakoa sistematikoki ez betetzearekin eta patronalaren aldeko politikekin. Indarren arteko harremanaren aitzakia barregarria da une honetan: gobernuan dauden alderdi guztiek lan-erreforma indargabetzea zeramaten programan, eta milioika pertsona mobilizatu dira haren aurka. Ezin da justifikatu akordio hori herritarrekin ez betetzea eta uko politiko bat garaipen gisa saltzen saiatzea, Legebiltzarrean gehiengoa dutenean agindutakoa betetzeko. Argi dago gobernuak patronalarentzat gobernatzea erabaki duela eta bere pribilegioak modu guztietan babestea, Cadizeko metalaren grebaren errepresio gogorrarekin ikusi genuen bezala.

Antikapitalistak bat egiten dugu ELA, CIG, LAB, Kataluniako Intersindical, CGT eta CNT sindikatuek, besteak beste, adierazitako gaitzespenarekin, eta dei egiten diegu orain arte gehiengo aurrerakoiari eutsi dioten ezkerreko alderdiei lan-erreforma indargabetu ez izanaren aurka bozkatzeko. Badakigu gobernuko alderdietako boto-emaile askok edo sindikatu sinatzaileetako oinarrizko afiliatu askok ez dituztela onartzen beren bizkar ezarritako uko justifikaezin horiek. Estatu osoan koordinazio- eta mobilizazio-egiturak sortzeko deia egiten dugu, langile-klasearen aurkako iruzur berri hori baztertzeko, gizarte-mugimendu guztiekin aliantzak sortuz, eta gobernua lan-erreforma osorik indargabetzera behartzeko, eta, jakina, gehiengo sozialarentzako eskubideak berreskuratzeko eta konkistatzeko bidean haratago joateko. Ezin dugu etsi orain arte bezala jarraitzera, hori baita, azken batean, akordio kupular hau zigortzen duena: ez dadila ezer aldatu.

 

Valoración de Anticapitalistas ante la “no derogación” de la reforma laboral del PP

-El acuerdo entre el gobierno, CCOO y UGT y la patronal supone un incumplimiento del programa de gobierno y no deroga la reforma laboral del PP.

-Estamos ante una aceptación del marco neoliberal y de la reforma del PP por parte de los partidos y agentes sociales que anunciaron que la derogarían

-La reforma laboral incluye algún retoque positivo como la ultra-actividad de los convenios, pero consolida un modelo basado en la precariedad, la temporalidad y el poder empresarial en los centros de trabajo.

El programa de gobierno afirmado por PSOE y UP acordaba una derogación de la reforma laboral de Mariano Rajoy de 2012, para alcanzar un nuevo Estatuto de los Trabajadores, primar el convenio sectorial sobre el de empresa, limitar la subcontratación (art. 42.1. ET), la limitación de modificar unilateralmente las condiciones de trabajo por parte de la empresa, la revisión de las causas de despido y la reordenación de las modalidades de contrato para limitar la temporalidad.

La reforma, que se pondrá en vigor en 2022, recupera la ultraactividad, aunque los Tribunales ya estaban interpretando que era necesario una continuidad de algunos derechos. Esta es prácticamente única recuperación de derechos positiva, porque la reforma de 2012 había dejado al 50% de los trabajadores sin cobertura de los convenios colectivos, que poco a poco iban decayendo. Una concesión a los aparatos sindicales, que les permite autojustificar su política de seguidismo con la patronal, aceptando cesiones que perjudican al conjunto de la clase trabajadora.

Esta reforma otorga al nivel sectorial la negociación del suelo de salarios, pero sin embargo deja fuera otras condiciones de trabajo, como la jornada o la organización del trabajo. Es decir, deja en la mayor parte aspectos intacto el espíritu de la reforma de Rajoy. No se recupera la autorización administrativa para los ERE, por lo que las empresas podrán seguir realizando expedientes de empleo en las mismas condiciones que impuso la reforma del PP. La reforma no toca la causalidad ni el coste de indemnización por despido, no recupera los salarios de tramitación, que las empresas estaban obligadas a pagar desde el despido de un trabajador hasta que hubiera decisión judicial. La no causalización ni la elevación de la indemnización por despido, o la intervención de la autoridad laboral en los expedientes de regulación de empleo, supone que el propósito de reducir la temporalidad y la inestabilidad en el empleo quedará en agua de borrajas. Es más, afianza la inestabilidad en el empleo porque ningún contrato indefinido garantizará la estabilidad, en tanto que el bajo coste por despido, y la no necesidad de justificarlo, hace que ningún trabajador tenga garantías ante una decisión unilateral del empresariado. Es decir, la inestabilidad laboral se extiende a casi el conjunto de la clase trabajadora. Esta reforma renuncia a poner límites reales a la temporalidad y la inestabilidad laboral (tampoco incluye una tasa máxima de empleos temporales, ni establece la causalidad por despido, ni encarece la indemnización por despido de los temporales ni de los indefinidos, llaves para limitarla). De la misma manera que sigue sin asumir las particularidades nacionales de territorios como Euskal Herria, Catalunya o Galiza, cuyas realidades sindicales se ignoran deliberadamente para preservar el monopolio negociador de CCOO y UGT.

Por lo tanto, no ha habido una derogación de la reforma del 2012, ya que se sostienen buena parte de sus preceptos. La CEOE ha logrado una victoria, ya ha impedido que las medidas de mayor interés para la clase trabajadora se apliquen. El gobierno acepta el marco impuesto por la Comisión Europea, interesada en que las reformas reduzcan estadística y formalmente la temporalidad en el empleo al mismo tiempo que se garantiza un marco flexible y barato para las empresas en materia de gestión laboral, a cambio de recibir los fondos europeos “Next Generation”.

Pese a toda la propaganda gubernamental y de los aparatos sindicales, lo cierto es que es la CEOE  la que puede vender como un triunfo esta negociación. El marco laboral se mantendrá intacto con algunos retoques y la relación de fuerzas en favor de los trabajadores y trabajadoras no mejorará en el terreno de la legislación laboral. El gobierno decide incumplir su compromiso con la clase trabajadora y apuesta por la recuperación de los beneficios de los empresarios a costa de más desigualdad social.

La paz y el consenso social con la clase capitalista solo implica renuncias injustificables. Las cesiones del gobierno están avaladas y dirigidas en este caso por su “sector de izquierdas” (Podemos, IU y PCE), lo cual alimenta la desafección de muchos sectores que se movilizaron activamente durante años para defender la derogación de la reforma laboral del PP, allanando el camino a la extrema derecha con el incumplimiento sistemático de sus promesas y con sus políticas pro-patronal. La excusa de la “relación de fuerzas” es ridícula a estas alturas: todos los partidos que están en el gobierno llevaban en su programa la derogación de la reforma  laboral y millones de personas se han movilizado durante años contra ella. Es injustificable que no se cumpla este acuerdo con la ciudadanía y que se intente vender como una victoria una renuncia política, cuando tienen mayoría parlamentaria para cumplir sus promesas. Queda claro que el gobierno ha decidido gobernar para la patronal y preservar por todos los medios sus privilegios, como ya vimos con la dura represión en la huelga del metal en Cádiz.

Desde Anticapitalistas nos sumamos al rechazo expresado por parte sindicatos como ELA, CIG, LAB, la Intersindical catalana, CGT y CNT entre otros, y llamamos a los partidos de izquierdas que han sostenido la mayoría progresista hasta ahora a votar en contra de esta “no derogación” de la reforma laboral. Somos conscientes de que muchos votantes de los partidos del gobierno o afiliados de base de los sindicatos firmantes no aceptan estas injustificables renuncias impuestas a sus espaldas. Hacemos un llamamiento a generar estructuras de coordinación y movilización en todo el estado para rechazar esta nueva estafa contra la clase trabajadora, generando alianzas con todos los movimientos sociales, y obligar al gobierno a derogar integramente la reforma laboral, y por supuesto, a ir más allá en la recuperación y conquista de derechos para la mayoría social. No podemos resignarnos a seguir como hasta ahora, que es, en definitiva, lo que sanciona este acuerdo cupular: que nada cambie.

III Congreso de Anticapitalistas-Reorganizar el anticapitalismo para avanzar

Lorena Cabrerizo *

“Para que las fuerzas prácticas desatadas en un momento histórico dado sean eficaces y expansivas es necesario construir sobre la base de una práctica determinada una teoría que por coincidir e identificarse con los elementos decisivos de esa misma práctica, acelere el proceso histórico en el acto mismo, vuelva más homogénea coherente y eficaz en todos sus aspectos aquella práctica” (Antonio Gramsci)

Bajo el lema “Hacer posible la revolución: organizarse para avanzar”, se celebró los pasados días 11 y 12 de diciembre el III Congreso de Anticapitalistas, previsto para 2020 y aplazado a causa de la pandemia. Un Congreso que, a diferencia del anterior, se enmarca en un cambio de fase política y social, de temporalidad incierta, y que requiere un profundo replanteamiento de nuestra estrategia y de las tareas revolucionarias asociadas a la construcción de un nuevo sujeto político anticapitalista con capacidad para asumir los enormes retos que enfrentamos.

Caracterizar esta nueva fase no es sencillo. No obstante, se están produciendo movimientos a escala global, europea y del Estado español que permiten perfilar, sin riesgo a equivocarnos, los contornos de un sistema mundo caracterizado por el incremento de las desigualdades y de la conflictividad, tanto al interior de las sociedades como entre países, fruto de una mayor explotación por parte del capital.

La situación global en la era de la covid viene marcada por una nueva fase de crisis económica que acentúa las tendencias depresivas de las tasas de ganancia que acompañan al capitalismo desde hace décadas, un hecho que acelerará el proceso de reordenamiento de las potencias y actores mundiales en una fuerte pelea por redefinir el hegemon de la nueva globalización. Por eso pensamos que la crisis de la covid, aun siendo contingente, tiene raíces estructurales asociadas directamente al sistema económico vigente. Se trata de una nueva carrera por los recursos, con la aparición de nueva formas de expolio de los países empobrecidos, muy vinculada a la crisis ecosocial por la finitud de recursos, la sobre-explotación destructiva de la naturaleza y el bloqueo de las posibilidades de desarrollo del capitalismo, que dividirá el mundo en zonas de influencia que compitan entre sí y condicionará los nuevos desarrollos políticos.

El capital ya no tiene dónde desplazarse y necesita reiniciar sus ciclos de recuperación. A nivel de acumulación interna, hay tres factores claves que se viene constatando desde la crisis anterior: la mercantilización de los servicios públicos, el ataque a los salarios y la expulsión fuera del terreno de los derechos de todo lo relacionado con la reproducción social. Lejos de haber generado menos estado, el neoliberalismo lo ha reforzado y convertido en un instrumento clave para financiar al capital y legislar a favor de sus intereses, al tiempo que retira la intervención genuinamente estatal para reducir desigualdades y pobreza. Si bien a raíz de la crisis covid algunos gobiernos están poniendo en marcha planes de expansión del gasto público para impulsar el consumo y paliar el hundimiento social de amplios sectores de población mediante mecanismos monetarios (relajamiento de las normas ordoliberales sobre el déficit, relanzamiento de la deuda soberana, etc.) éstos no dejan de ser instrumentos para empujar la recuperación de los beneficios del capital.

En cuanto a la UE, su indiscutible decadencia la vemos reflejada en la crisis económica, las desigualdades crecientes centro-periferia y la paralización de su construcción política, a la vez que aumenta el número de estados gobernados por la extrema derecha que desafían esa arquitectura institucional y que están demostrando mucha capacidad para marcar agenda europea. Por su parte, la izquierda se encuentra sumamente debilitada, con Grecia y la derrota de las esperanzas populares que despertó el oxi como punto indiscutible de inflexión. Si bien un desmembramiento en clave de repliegue nacional-estatal liderado por la extrema derecha aceleraría la recomposición reaccionaria, cualquier gobierno de izquierdas que se precie como tal tiene que enfrentarse a los límites impuestos por la UE mediante la desobediencia a los Tratados, avanzando en una ruptura en clave popular mientras busca alianzas internacionales y extiende su lucha y genera contradicciones al corazón de los demás países. En términos de construcción de sujeto político, nuestra propuesta busca una gran alianza de las trabajadoras europeas frente a sus respectivas burguesías; es decir, partiendo de la lucha de clases en cada estado, hay que avanzar en formas supranacionales de colaboración, buscando soluciones en una escala europea y tratando de construir movimientos sociales y políticos globales pero con raíces firmes en la realidad local.

Tendencias y contrapesos en la crisis del neoliberalismo

Las principales expresiones políticas que se han derivado de esta reconfiguración del escenario mundial son, principalmente, el auge de la extrema derecha y crisis orgánicas y revueltas. Caracterizar bien los nuevos autoritarismos, definiendo sus diferencias con los fascismos clásicos pero también sus líneas de continuidad, es importante para combatir frivolidades e instrumentalizaciones que justifiquen alianzas con las élites en torno a una defensa abstracta de unos regímenes constitucionales en los cuales los derechos democráticos están cada vez más degradados. Nuestra propuesta antifascista no es el frentepopulismo (que renuncia a la ruptura socialista al ligar la defensa de la democracia a la renuncia a la lucha de clases, mediante un pacto con la burguesía y sus representaciones políticas) ni tampoco el antifascismo defensivo e identitario. Bien al contrario, proponemos la recomposición de la unidad de la clase trabajadora en un sentido amplio, primero entendiendo que la clase trabajadora actual es diversa y, por tanto, que la clase trabajadora migrante es parte del movimiento obrero, y segundo, que no solo se trata de mejorar sus condiciones sino también de llevar a cabo reformas que favorezcan su posición estructural en la sociedad y su capacidad de lucha. Para recomponer un movimiento emancipatorio de clase debemos contar con todos los movimientos (sindical, ecologista, feminista, lgtbiq, antirracista, etc.) porque son consustanciales a la lucha trabajo-capital e imprescindibles para acabar con todas las formas de opresión y con instituciones como el patriarcado, y evitar así el colapso ecológico. Por ello es importante dirigir todos los esfuerzos hacia la construcción de una alianza de los movimientos emancipatorios y desarrollar fórmulas organizativas que identifiquen dónde están los nodos de poder estructural de la clase trabajadora capaces de atacar al capital en el terreno de la producción (¿qué huelga y en qué sectores es más eficaz hoy?) y de la reproducción (huelga feminista).

La cara b del auge de la extrema derecha y de las debilidades de la izquierda son las crisis orgánicas y su forma revuelta, con el proceso chileno como evidencia, que expresan un alto grado de malestar y que, sin embargo, carecen en sus inicios de proyecto y armazón política. En términos destituyentes, el éxito de estos estallidos sociales de naturaleza espontánea dependerá del tejido vivo que exista en las sociedades donde ocurren, y de su capacidad para dar soporte organizativo y dirección política al movimiento. Es urgente, por tanto, prepararse desde la izquierda para estos acontecimientos y poder defendernos ante procesos de restauración del consenso, avanzando así hacia la reorganización política. No nos cabe duda de que, a medida que la grieta de la desigualdad se haga más profunda, estos episodios serán cada vez más frecuentes e intensos, y no podemos permitir que se suturen a fuerza de represión.

Estas tendencias descritas también tienen su correlato en el Estado español. Tras un ciclo político intenso de ascenso de la izquierda que se inició con la crisis del 2008 y dio paso a la irrupción de expresiones políticas partidarias y sociales (15M, Podemos, referéndum catalán, etc.), más de una década después, éstas han desembocado en dique seco, hundiendo en la desafección política a amplios sectores de la sociedad y, lo que es más preocupante, acelerando una desmovilización que es ya generalizada. Un repliegue que se extiende incluso a los movimientos sociales y sindicales que han adoptado una lógica de apoyo y negociación con el gobierno y que van perdiendo progresivamente espacios y poder social, capacidad de combate y autonomía.

Considerando que la crisis actual está golpeando de forma profusa a nuestra clase (especialmente a mujeres, jóvenes y población migrante), por la condición semiperiférica de la economía español dentro de la división internacional del trabajo (turismo, industria desmantelada y con bajo valor añadido, etc.), el actual gobierno de coalición es un gobierno incapaz de llevar a cabo reformas contundentes que reviertan la precaria situación de cada vez más capas de la sociedad. Si bien está consiguiendo pasivizar momentáneamente las posibilidades de la protesta, no está obteniendo los logros mínimos programáticos que constituían sus de por sí modestas promesas electorales, demostrando su incapacidad para enfrentarse a las grandes empresas, como las energéticas o los fondos buitre, ni tampoco interviniendo favorablemente hacia la población en el terreno de las libertades y derechos civiles. Más bien al contrario, tal y como estamos observando en Cádiz con la feroz represión contra quienes ejercen legítimamente su derecho a huelga o la salvaje sentencia contra los seis chavales de Zaragoza.

Nos dirigimos, así, hacia la perpetuación de un modelo en declive (precarización, bajos salarios, debilitamiento estructural y saqueo de servicios públicos) que, paradójicamente, convive con una débil tendencia a la recuperación macroeconómica en marcha. Una relación dialéctica entre desigualdad social muy profunda y deterioro ecológico a medio y largo plazo, y una recuperación parcial a corto, basada en el dopaje de la industria, las ayudas a las empresas con dinero público que más pronto que tarde se convertirá en más deuda y recortes, o medidas cosméticas como el Ingreso Mínimo Vital (IMV). Una relación dialéctica que generará formas de lucha en el terreno del antagonismo de clases, pero también con repercusiones internas en la conformación del estado y su estructura nacional territorial (“la España vaciada”), emergiendo nuevos descontentos y tensiones territoriales que pueden adoptar diferentes formas, no necesariamente de izquierdas.

Nuevas tareas ante difíciles retos

Considerando este nuevo escenario en el que nos encontramos, muy diferente al anterior, estático y embarrado aunque con posibles irrupciones inesperadas, necesitamos readaptar del sentido de la organización, profundizando en la construcción de un partido activo y militante, radicalmente democrático hacia la sociedad y en su organización interna e independiente de los poderes económicos y estatales. Un partido que ponga en marcha nuevas ideas y un proyecto de sociedad ecosocialista alternativo al capitalismo basado en la activa participación pluralista de la ciudadanía en las decisiones mediante la planificación democrática. Ello implica también, mientras seguimos interviniendo en las coyunturas concretas y en la construcción leal de los movimientos, impulsar tareas de corte propagandístico en defensa de la independencia de clase, alternativas programáticas, así como la búsqueda intransigente de mayor cohesión y coherencia en los planteamientos que se formulen. Y abordar una tarea ineludible: sentar los hitos de una estrategia que posibilite ese cambio social de raíz.

Si en la fase del 15M tratábamos de que toda la ofensiva e indignación se tradujera en organización, ahora hay que traducirla en consignas, en ideas y propuestas fuertes que amplíen la conciencia de las mayorías trabajadoras y populares sobre la necesidad de frenar en seco esta deriva y plantear el antagonismo de clase como eje central en esa nueva fase. Contribuir en el seno de los movimientos sociales a la consolidación de su autonomía con respecto al estado desde un punto de vista rupturista y de clase, así como convencer de la necesidad de poner en práctica la unidad de acción y las alianzas programáticas como única vía para resistir, recomponer el movimiento popular y tomar el impulso necesario para hacer frente al neoliberalismo autoritario que gobierna el mundo.

También se trata de pensar una propuesta constituyente que, como queda claro una y otra vez en la historia del Estado español, tendrá que basarse en una alianza entre los movimientos emancipatorios y las naciones sin Estado, defendiendo el derecho de autodeterminación de forma coherente, para así pensar nuevos modelos confederales y republicanos basados en la libertad los pueblos. En este régimen eso no es posible; tampoco lo es bajo la dirección de las élites que dirigen los movimientos nacional-populares de las naciones sin estado. En ese sentido, no renunciamos a hacer apuestas político-electorales que luchen por mantener la brecha rupturista abierta, como es el caso de Adelante Andalucía.

Recordando a Bensaïd, somos conscientes que no debemos caer en una especie de movimientismo abstracto. La recomposición y fortalecimiento en lo social es fundamental y precondición para la construcción de un proyecto socialista, ecologista y feminista que combine la masividad con la radicalidad. Sabemos que esto tiene sus ritmos, y que la historia es un péndulo en donde hay que saber moverse con las oportunidades abiertas y con las oportunidades cerradas. Por eso apostamos claramente por construir una fuerza política capaz de implantarse en el movimiento real, pero que aspire a crear una dirección estratégica que dispute a largo plazo la cuestión del poder: es decir, qué clase gobierna. Lejos de toda veleidad sectaria (el gran riesgo de los proyectos revolucionarios en épocas de reflujo, más preocupados por marcar su minúsculo territorio y robarle algún militante a quién tienen al lado) y de toda impaciencia politicista, asumimos que el ritmo no lo marca simplemente el deseo, aunque nos volcaremos en generar una voluntad colectiva.

<

p style=”text-align: justify;”>* Lorena Cabrerizo es una de las portavoces de Anticapitalistas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar