In Memoriam de Jesus Garcia Garde

Tamaño Texto-+=
Hace unos dias recibimos la triste noticia del fallecimiento de nuestro camarada Jesús García Garde, “Garde” para los que le queríamos y admirábamos. En su adios, unas palabras escritas desde el sentimiento de un hijo, representan lo que para muchos fue Garde. Con ellas queremos mostrar nuestro sentimiento y solidaridad con su familia.
Lehenengo eta behin, familia guztiaren partez milesker hona gerturatu zareten guztiei.

Azken egun hauetan jaso dugun babesa bene benetan eskertu nahi genizueke. Aita

zoriontsu egongo litzake zuen guztien presentzia gertu sentituta. Ez da errexa izan orain

bota behar ditudan hitz hauek prestatzea. Nondik hasi, zertaz haritu, noraino iritsi.

Azkenean, aitaren azken egunetan berarekin negoela etorri zitzaidan ideia pare batetan

zentratzea erabaki det. Aitarekin nik erderaz egiten nuen, eta beraz erderaz doaz hitz

hauek.


Antes que nada, de parte de toda la familia. Un millon de gracias a todos y todas

quienes os habeis acercado hoy aqui. El cariño que hemos recibido estos dias ha sido

verdaderamente reconfortante, y nos gustaria agradeceroslo. El aita estaria feliz de

sentiros cerca. Preparar las palabras que voy a decir ahora no ha sido para nada facil.

Por donde empezar, de que hablar, hasta donde llegar. Al final, he decidido centrarme

en un par de ideas que me vinieron a la cabeza estando con el en sus ultimos dias. Yo

con el hablaba en castellano, y espero que a nadie le importe que asi prosiga.
 

Jesus, Trosky, Garde, Aita

Muchos sabreis que yo soy cientifico, y mi hermano Zigor artista. Me he preguntado

muchas veces que nos ha habra llevado a perseguir estas vocaciones, viniendo al fin y al

cabo de un pueblo bastante humilde y de una familia sin referentes claros ni en lo

artistico ni en lo cientifico. Tengo claro que en gran parte se lo debemos a la ama, que

desde pequeños nos enseño que “uno aprende lo quiere aprender” y que nos impulso

siempre a perseguir el camino que mas nos gustara.


Pero hay otra gran parte que creo, le debemos a nuestro padre. Y no es un parte

pequeña. Seguir el camino menos transitado”, como diria Robert Frost, implica ser

capaz de enamorarse de un sueño y requiere de mucho valor. Creo que estas

cualidades las adquirimos creciendo junto una persona que no tuvo ningun miedo a

saltar de vender chorizos y bolsas de basura a llevar un bar para luego regentar una

empresa de importacion de bacalao pero siempre manteniendo el corazon (y media

vida) en la lucha politica.


Cada persona que ha venido hoy aqui a despedirte compartio contigo vivencias

distintas. Cada uno, cada una, te conocimos de una manera diferente. Yo te conoci

como padre, otros como tio, como marido, aitona, amigo o camarada. Cada uno

guardamos un recuerdo diferente de ti, pero creo que no me equivoco al pensar que

todos estamos de acuerdo en algo. Es imposible recordar quien fuiste sin recordar la

pasion con la que defendias tus utopias.


De joven luchaste contra la dictadura. Lo haciste motivado por 3 ideales: la justicia, la

memoria y la libertad. Esa lucha te trajo torturas, carcel, y mas que alguna perdida. Pero

seria injusto no recordar que esos años tambien te regalaron grandes amigos, y si no

me equivoco alguno de los años mas felices de tu vida. No acabasteis con Franco, pero

te gustaba creer que lo matasteis a disgustos.


La defensa de tus ideales hizo que mas adelante apostaras por el federalismo y por el

fin de la violencia. Esa decision de nuevo trajo consigo sufrimiento. Al lado tuyo, vivimos

como renegaban de ti aquellos que antes te veneraban. Tu y tus camaradas fuisteis

condenados al ostracismo. Fueron tiempos de amenazas y marginacion. La historia la

escriben los vencedores, y vuestra historia aun esta por escribir. Solo el tiempo podra

daros las gracias y la razon.


Los tiempos han cambiado y con ellos el contexto en el que vivimos, pero tu lucha no ha

perdido nada de relevancia.


Justicia, memoria y libertad.


El amor hacia estos ideales y el compromiso hacia su defensa es la mayor herencia que

nos dejas.Tu ya has luchado todo lo que una persona puede luchar. Ahora es nuestro

turno para continuar la batalla.


Puedes irte tranquilo Aita. Salud y republica

Print Friendly, PDF & Email
Share This
A %d blogueros les gusta esto: