Adiós a un luchador infatigable e imprescindible, nuestro compañero y amigo Patricio Alonso

En la pasada noche del 28 de diciembre, mientras paseaba por una transitada calle de Zamora, nuestro compañero y amigo Patricio Alonso, militante de Anticapitalistas y abogado de profesión, falleció tras sufrir una parada cardiorrespiratoria. El terrible zarpazo que hemos recibido por su fortuita desaparición y el vacío que una pérdida como la de Patri deja son inmensos, insondables, por ello, en primer lugar y en este momento de dolor compartido, desde Anticapitalistas enviamos todo nuestro afecto y cariño a su compañera, a sus hijas –como él, luchadoras e inconformistas- así como a todos sus compañeros y compañeras de activismo y militancia en Zamora y Castilla y León.

El compromiso de Patri destacó siempre para todas las personas que lo conocíamos por su nivel de implicación y su inagotable energía, por su defensa cerrada y solidaria de los derechos de la clase trabajadora, de las y los de abajo, de los valores de la memoria histórica, de la verdad, la justicia, la reparación. Su compromiso antimilitarista desde muy joven y su conciencia ecologista militante ante la crisis global del capitalismo le hicieron participar activamente durante muchos años también de estas causas.

La capacidad de escucha y análisis de nuestro compañero, su inconformismo rebelde a la par que pausado y reflexivo hacían de Patri un militante especial. Un luchador generoso y diferente. No solo era grande en el debate político y en la defensa de sus ideas de igualdad, la justicia social y económica, contra las tiranías de todo tipo, era una buena persona y era, además, un “hacedor”: abogado de la PAH de Zamora, fundador y secretario del Foro por la Memoria de Zamora, luchador sindical en CGT y candidato en las listas de Podemos en Movimiento y, por supuesto, militante incansable de Anticapitalistas, Patri nunca se dio por vencido ante las injusticias, fueran del tipo que fueran.

Este final de año se hace más duro sin ti. Siempre te recordaremos con tu sonrisa inteligente y tu especial manera fraternal, combativa y generosa de afrontar los debates y conflictos. Nos vas a faltar mucho, compañero. Pero nos quedarán siempre en el recuerdo tu energía y tus convicciones y esa forma enriquecedora de compartir sueños y luchas.

¡Seguimos, Patri! ¡Hasta la victoria!

Entrevista a Michael Löwy: El socialismo heroico de Mariátegui

 Nicolas Allen  (Via Viento Sur)

                    El más grande y original pensador marxista de América Latina nació el 14 de junio de 1894 en el departamento meridional peruano de Moquegua. José Carlos Mariátegui (1894-1930) es recordado hoy como el más excepcional de los intelectuales radicales, latinoamericanos o no: una figura cuya influencia no solo perdura en todo el arco del pensamiento político del siglo XX, sino que evoluciona junto con los contextos históricos más variados. De la teoría de la dependencia a la teología de la liberación, de la teoría de la descolonización a la marea rosa latinoamericana, la historia del pensamiento radical de la región puede leerse y se ha leído como una exégesis ampliada de los escritos de José Carlos Mariátegui, o el Amauta, como le llamaban los compañeros.

No hay mejor introducción al pensamiento de Mariátegui que sus 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana, una obra sin precedentes de pensamiento marxista latinoamericano, cuyo 90º aniversario, que se celebra este año, es la perfecta excusa para revisitar su legado.

La vida de Amauta fue tan breve como intensa. Una enfermedad potencialmente fatal mantuvo al joven peruano postrado en cama durante gran parte de su juventud y prácticamente le impidió cursar la enseñanza formal. Sin embargo, aquellos años de convalecencia vieron convertirse a Mariátegui en un formidable autodidacta con una poderosa disposición, algunos dirían que melancólica. Cuando todavía era un adolescente, empezó a escribir en periódicos limeños para ayudar al sustento de la familia, y en 1918, inspirado por la remota Revolución Rusa y una oleada de huelgas en el país, se convirtió en un socialista comprometido.

El paralelismo entre Mariátegui y Antonio Gramsci es tan evidente que pocos biógrafos pueden eludir la comparación. Marxistas heterodoxos, periodistas combativos, fundadores de los partidos comunistas de sus respectivos países, la vida de ambos escritores estuvo marcada por su debilidad física y los dos fueron víctimas de una intensa persecución política. Más allá de estas similitudes anecdóticas, Mariátegui también pasó sus años de formación política como testigo del biennio rosso, conociendo de primera mano la experiencia de los consejos de fábrica turineses en 1919-1920 y, el año siguiente, la fundación del Partido Comunista Italiano en Livorno.

Pese a que no hay pruebas de que ambos revolucionarios llegaran jamás a encontrarse, Mariátegui se inspiró en su experiencia italiana de un modo que recuerda al autor de los Cuadernos de la cárcel. En Italia, Mariátegui había descubierto a una nación que carecía de las tradiciones venerables del pensamiento socialista, más propias de países como Francia o Alemania. Aun así, en la península echó raíces una filosofía marxista viva que brotó del historicismo típicamente italiano de Benedetto Croce.

Este encuentro con la filosofía de la práctica peninsular resultaría decisivo para las futuras formulaciones de Mariátegui. En primer lugar, la idea de un marxismo vernáculo pasaría a ser un rasgo distintivo del marxismo indoamericano del pensador peruano. Esta influencia italiana también se plasmó en su comprensión marcadamente voluntarista del método marxista, concebido como unidad del pensamiento y de la acción, la transformación material y consciente. En la terminología preferida de Mariátegui, “el socialismo como creación heroica”.

Pese a que resulte tentador imaginar a Mariátegui como suma de sus influencias dispares (Croce, Sorel, Marx, el surrealismo, el indigenismo, por mencionar tan solo algunas), sus intérpretes más lúcidos prefieren calificar al Amauta de interlocutor visionario con las posibilidades revolucionarias que se abrían en la época. De ahí su parecido con Gramsci, basado más en un conjunto común de intereses que en una influencia directa.

Por ejemplo, el Gramsci de la Cuestión meridional halla su corolario en el llamamiento de Mariátegui a “peruanizar Perú”. En el caso de Gramsci, la cuestión meridional gira en torno a la elaboración de un programa nacional-popular capaz de integrar políticamente a los subalternos marginados por el proceso mismo de formación de la nación italiana. Para Mariátegui, “peruanizar Perú” suponía impulsar un nacionalismo desde abajo capaz de cuestionar las imposiciones nacionalistas de la oligarquía criolla peruana y el patriotismo chovinista que emanaba de Europa.

Tras su retorno a Perú en 1923, Mariátegui entró en la fase madura de su proyecto intelectual. Además de escribir los 7 ensayos, durante la década de 1920 dirigió una empresa cultural única, llamada Amauta. Esta revista mensual de “doctrina, artes y literatura” juntó artes vanguardistas, polémicas marxistas y política indígena con el fin de encabezar un renacer cultural de toda la nación. Centrada en la política socialista, la revista Amauta ofreció una visión del marxismo como medio privilegiado para canalizar y amalgamar las expresiones e ideas más avanzadas de la época: una cultura de vanguardia en la que el marxismo, como argamasa común, se convertiría finalmente en sinónimo de la propia cultura.

Durante el mismo periodo, Mariátegui polemizó con compañeros de viaje de la izquierda peruana. La más conocida de esas disputas fue la que tuvo lugar con Víctor Raúl Haya de la Torre, fundador y dirigente de la influyente Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA). Pese a que ambos habían compartido un terreno político común a comienzos de la década de 1920, en 1928 rompieron en torno a la cuestión del cambio revolucionario. Haya de la Torre había abandonado su marxismo inicial a favor de una línea populista, defendiendo una alianza de clase entre el indigenismo, la burguesía y el proletariado con el fin de superar el feudalismo y derrotar al imperialismo. Desde su punto de vista, el marxismo era una teoría estrictamente europea, hecha a medida de la realidad social del Viejo Continente, pero inadecuada por el desarrollo semifeudal de América Latina.

La respuesta de Mariátegui no se hizo esperar: únicamente el socialismo revolucionario podía aportar el programa para un posicionamiento genuinamente antimperialista. Pero justo cuando estaba defendiendo la universalidad del método marxista frente a las acusaciones de eurocentrismo procedentes de las crecientes filas de la APRA, Mariátegui tuvo que enfrentarse a otro conjunto de acusaciones desde un flanco diferente. En 1929, el recién creado Partido Socialista de Perú de Mariátegui (nótese la anomalía: un partido comunista había conservado la bandera socialista) fue invitado a asistir a la primera Conferencia Latinoamericana de la Comintern. Sin embargo, los delegados peruanos del PSP provocaron un escándalo al negarse a someterse a la exigencia de la Tercera Internacional de impulsar la revolución democrático-burguesa, la vía correcta para los llamados países coloniales y semicoloniales.

Imposibilitado de asistir en persona debido al importante avance de su enfermedad, Mariátegui hizo entregar los 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana al cabecilla del Buró Latinoamericano de la Tercera Internacional, Victorio Codovilla. El argentino Codovilla, famoso por su estalinismo de línea dura, hojeó el volumen con desdén. Ensayos de interpretación y realidades nacionales eran expresiones propias de diletantes pequeñoburgueses. Cuando la noticia del escándalo llegó a Moscú, los aparáchiks soviéticos se enfurecieron especialmente ante la defensa que hacía Mariátegui de un comunismo inca: la noción de que las semillas de la utopía comunista ya estaban presentes en las comunidades indígenas milenarias de la región, tanto como el internacionalismo revolucionario de la Unión Soviética. Mariátegui escribe en sus 7 ensayos: visto el “socialismo práctico en la vida agrícola e indígena […], las comunidades representan un factor natural para la socialización de la tierra”.

Por supuesto, Mariátegui reconocía que la transición del comunalismo anticapitalista a la revolución socialista requeriría un sujeto proletario, pero en este terreno también su pensamiento iba contra la corriente. El campesinado andino no se convertiría en proletariado por mor del desarrollo de las fuerzas productivas, sino a través de la propia revolución socialista: la revolución como proceso de transformación en sujeto de esa revolución o, más poéticamente, lo que Mariátegui llamaba la lucha por una creación heroica de la sociedad socialista (nótese aquí el eco del socialismo humanista voluntarista del Che Guevara esbozado en su El socialismo y el hombre en Cuba).

Tachado de populista por la intelligentsia de la Comintern, el anticapitalismo romántico de Mariátegui pasaría a ser una piedra angular del pensamiento del filósofo marxista franco-brasileño Michael Löwy. Con la categoría de marxismo romántico, Löwy ha colocado a Mariátegui en el centro de un panteón intelectual que incluye a Walter Benjamin, Antonio Gramsci y Ernst Bloch. Todos ellos habían comprendido a su manera que por cada revés histórico, impasse revolucionario o derrota popular todavía quedarán fragmentos utópicos entre las ruinas del pasado que podrían juntarse para tejer líneas de resistencia y vías de avance alternativas.

La crítica romántica-revolucionaria del capitalismo, particularmente en su variante radical tipificada por Mariátegui, no insiste en un retorno literal al pasado (en ninguno de los escritos de Mariátegui consta una aspiración nostálgica a recrear el imperio inca autárquico), sino más bien en la recuperación de referencias históricas capaces de arrojar luz sobre la naturaleza contingente de nuestro presente capitalista y en el renacimiento del potencial emancipatorio autotraicionado, propio de la modernidad. Como reconoce el propio Löwy en su libro El marxismo en América Latina, el dramático enfrentamiento con la Comintern marcó uno de los capítulos finales de la edad de oro de creatividad teórica del marxismo latinoamericano (Juan Antonio Mella, el fundador del Partido Comunista Cubano, también fue de aquella época). El periodo subsiguiente de esterilidad intelectual y predominio soviético comenzó, por casualidad, en 1930, al año en que murió Mariátegui.

El legado del peruano conocería un renacimiento significativo en el seno de la nueva izquierda latinoamericana en las décadas de 1960 y 1970. Hasta entonces, el proyecto intelectual de Mariátegui quedó durante décadas como el intento más audaz de rescatar el marxismo vivo del doble peligro que acechaba a las tendencias de izquierda de la región. Según Löwy, se trata, por un lado, de una tentación nativista de rechazar como foráneas todas las teorías que aspiran a la universalidad –el marxismo, principalmente– y, por otro, del señuelo de la aceptación acrítica de dicha universalidad sin prestar atención a las particularidades locales.

En ningún otro escrito se expresa más lúcidamente el equilibrismo de Mariátegui entre lo universal y lo singular que en sus 7 ensayos de interpretación, donde un análisis marxista riguroso ilumina las formaciones socioeconómicas y culturales concretas de la sociedad peruana, de una manera dialéctica que recuerda al 18 Brumario de Marx o El desarrollo del capitalismo en Rusia de Lenin. Hemos hablado con Löwy con ocasión del 90º aniversario de los 7 ensayos de interpretación, para recordar el legado del peruano y preguntar por su relevancia en el presente.

Pregunta: Quisiera comenzar preguntando por el trabajo que has presentado en Lima con motivo del 90º aniversario de los 7 ensayos de interpretación. Has establecido una comparación entre Walter Benjamin y José Carlos Mariátegui. ¿Qué aspectos te parece que tienen en común?

Respuesta: A pesar de pertenecer a dos universos culturales muy diferentes –la América andina y Centroeuropa–, Benjamin y Mariátegui tienen muchas cosas en común: no solamente su adhesión heterodoxa al comunismo y su simpatía por la figura de León Trotsky, sino también su interés por el pensamiento de Georges Sorel, su pasión por el surrealismo y su visión religiosadel socialismo. Y lo que es más importante, ambos pensadores comparten una crítica romántica de la civilización moderna que es inseparable de su hostilidad hacia el positivismo y la ideología del progreso. Las afinidades entre ambos son tan llamativas que es un milagro que no estuvieran familiarizados con sus obras respectivas.

Pregunta: En cuanto a Mariátegui, ¿cómo se plantea una revolución sin progreso?

Respuesta: Como señaló Benjamin en el Libro de los pasajes, su propósito era desarrollar una forma de materialismo histórico que rompiera con la ideología del progreso. Mariátegui hizo algo parecido. En su Dos concepciones de la vida, rechazó, en sus propias palabras, “el respeto supersticioso por la idea del progreso”, una “filosofía sosa y acomodaticia”, como la llamaba. Para Mariátegui, la revolución no es nunca el producto del progreso, sino la recuperación del pasado comunista precolombino.

Pregunta: ¿Puedes desarrollar más esta última cuestión? Un “pasado comunista precolombino” suena sospechosamente a lo que Marx y Engels llamaron el “comunismo primitivo”. ¿Defiende Mariátegui el retorno a un pasado comunista?

Respuesta: En efecto, existe una similitud con el comunismo primitivo definido en la tradición marxista. Añadiré que Rosa Luxemburg utilizó la expresión “comunismo inca” al hablar de las diversas formas del comunismo primitivo en su Introducción a la economía política. En Perú, esto hace referencia a las ayllu, las comunidades campesinas que constituían la base social del imperio inca que existía en la región andina antes de que Colón descubriera América y los colonialistas españoles la conquistaran. Mariátegui no defiende, por supuesto, el retorno al pasado precolonial, sino que ve en la tradición colectivista de las comunidades indígenas una base sólida para el desarrollo del movimiento comunista moderno en el mundo rural.

Pregunta: ¿Puedes decir algo sobre la perspectiva teórica específica que permitiría a Mariátegui calificar al campesinado y a los indígenas de protagonistas del movimiento comunista?

Respuesta: Como he tratado de explicar, Mariátegui veía en las tradiciones colectivistas del campesinado indígena un poderoso factor favorable a su integración en el movimiento comunista. Es más, en su lucha por la tierra, las masas campesinas entran necesariamente en conflicto con la oligarquía terrateniente capitalista y pueden incorporarse a una vanguardia socialista-comunista, pues esta sería la única fuerza política que luchara por una reforma agraria radical.

Pregunta: Dicen que Mariátegui fue el primer marxista de América Latina, y hay quienes van más allá y lo llaman el creador de un marxismo exclusivamente latinoamericano. ¿Qué sentido tiene hablar de un marxismo específicamente latinoamericano, opuesto, por ejemplo, al concepto de marxismo periférico? Por decirlo de otro modo, ¿por qué molestarse en diferenciar cuando el objeto de análisis del marxismo, el capitalismo, es a su vez universal?

Respuesta: Creo que en el caso de Mariátegui las tres perspectivas no son mutuamente excluyentes. Mariátegui es, en efecto, el primer marxista de América Latina. Es cierto que hubo otros autores que se remitían a Marx en escritos anteriores, como por ejemplo Juan B. Justo, el traductor argentino de El Capital. Pero Justo nunca entendió a Marx. Su pensamiento estaba mucho más basado en la filosofía positivista de la época que en Marx. De hecho, Mariátegui fue el primer pensador que propuso un análisis marxista de las formaciones sociales latinoamericanas, concretamente en sus 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana. Pese a su adhesión al comunismo, Mariátegui nunca aceptó la doctrina estalinista oficial de la Comintern, o sea, la necesidad de pasar por una etapa democrático-burguesa en Latinoamérica. Para él, la única alternativa a la dominación imperialista era lo que llamó el “socialismo indoamericano”.

También es perfectamente lícito hablar del marxismo latinoamericano, y no solamente porque el pensamiento de Mariátegui se centre principalmente en Perú y América Latina. Su punto de vista estaba profundamente arraigado en la cultura y la historia del continente. Del mismo modo podríamos hablar de un marxismo periférico, ya que Mariátegui compartió con otros –de Latinoamérica, Asia y África– una visión del capitalismo situada en los márgenes del sistema. Sin embargo, me parece importante destacar que el marxismo de Mariátegui es universal. Esta universalidad no solo está presente en sus escritos sobre el capitalismo, sino también en sus reflexiones sobre una serie de cuestiones: el método marxista; la ética revolucionaria; la visión mística del socialismo, la cultura y las artes; y por supuesto sus polémicas en defensa de una filosofía antipositivista y su crítica del progreso como una ilusión.

Se trata de aportaciones profundamente innovadoras al marxismo como tal. Creo que sería un error hacer depender la reputación de Mariátegui únicamente de sus brillantes ensayos sobre la realidad peruana. Su pensamiento universal va a la par con el de sus pares intelectuales de las décadas de 1920 y 1930: Walter Benjamin, Antonio Gramsci o Ernst Bloch. Francamente, Mariátegui es uno de los mayores pensadores marxistas de la primera mitad del siglo XX.

Pregunta: ¿Y qué hay de la acusación de eurocentrismo? ¿No podríamos invertirla y, en el caso de Mariátegui, decir que el peruano es un ejemplo de la universalidad del marxismo, la prueba viva de la capacidad de la teoría de evolucionar mediante el encuentro con formaciones sociales periféricas que se encuentran fuera del campo visual de las formulaciones originales de Marx?

Respuesta: Mariátegui no era eurocéntrico ni antieuropeo. Su gran logro fue proponer una síntesis dialéctica entre la singularidad latinoamericana y la universalidad del método marxista. Por supuesto que reinterpretó el método marxista con ayuda de ciertas figuras, particularmente Georges Sorel y Miguel de Unamuno, desarrollando una singular vertiente romántico-revolucionaria del marxismo.

Pregunta: Un marxista más ortodoxo podría cuestionar, a la luz de este eclecticismo, que Mariátegui fuera marxista. ¿Qué responderías a esto?

Respuesta: ¿Acaso existe un marxómetro para medir si alguien que se reclama del marxismo es o no un auténtico marxista? José Carlos Mariátegui se consideraba un marxista, uno de sus libros se titula Defensa del marxismo (1930) y en 1928 se adhirió a la Internacional Comunista. No veo por qué se le podría denegar la identidad marxista. De hecho, el marxismo es una categoría muy heterogénea: André Tosel, un conocido marxista (gramsciano) francés, escribió que existen “mil marxismos”. Podemos criticar a algunos de ellos, o decir que han malinterpretado totalmente a Marx, pero no sirve de nada discutir sobre quién es un auténtico marxista.

Pregunta: La cuestión de la ortodoxia o heterodoxia de Mariátegui parece ser relevante al menos para comprender su recepción. Marginado por la Tercera Internacional, más tarde fue redescubierto por la nueva izquierda latinoamericana en la década de 1970 y, más recientemente, rememorado por la marea rosa latinoamericana. ¿Qué relevancia crees que tiene Mariátegui en la actualidad? ¿Qué nuevas lecturas pueden realizarse a la luz de la coyuntura actual?

Respuesta: Cada época, con sus fuerzas políticas peculiares, tendrá su propia lectura de Mariátegui. En cuanto al momento presente, creo que su visión de un tipo de socialismo que no es ni copia ni calco de otras experiencias históricas, sino más bien una creación heroica de los pueblos latinoamericanos, una creación basada en su cultura, su historia, sus tradiciones, es una idea muy relevante para la época actual. Su insistencia en las raíces indoamericanas del comunismo, expresada en todos sus escritos, también es aplicable a las luchas de los afroamericanos. A menudo se menciona la visión de Mariátegui en relación con el multiculturalismo, o con las instituciones plurinacionales, pero tiene que ver principalmente con las tradiciones comunitarias que se hallan en conflicto abierto con el capitalismo y que encierran un potencial radicalmente subversivo.

Durante demasiado tiempo, la izquierda latinoamericana ha estado calcando y copiando otros socialismos, particularmente el modelo soviético. Tal vez haya llegado la hora de redescubrir, de nuevo, la propuesta de Mariátegui de buscar una nueva vía que tenga sus raíces en las culturas y prácticas de las clases populares de América Latina.

Pregunta: ¿Ves alguna fuerza política en el continente que, explícitamente o no, emprenda esta clase de vía? Sé que João Pedro Stédile, el líder del Movimiento de los Sin Tierra de Brasil, es un gran admirador de Mariátegui.

Respuesta: Desde luego, ha habido grandes pensadores peruanos, como Aníbal Quijano y Alberto Flores Galindo, que siguieron su ejemplo. También tenemos a líderes políticos indígenas, como Hugo Blanco, que se han visto influidos por el pensamiento de Mariátegui. Más recientemente, podemos hallar ejemplos de su repercusión en figuras como Hugo Chávez o en movimientos campesinos como el MST, que has mencionado. Pero pienso que el movimiento revolucionario actual que mejor encarna la visión general de Mariátegui –y no necesariamente porque se atenga a sus escritos– se encuentra en la experiencia zapatista en Chiapas.

Pregunta: Has señalado que el concepto de revolución tiene un significado particular para Mariátegui. Como has comentado, es una constante en todos sus escritos que a veces se asemeja a una fe religiosa, como si la revolución fuera una fuerza imbuida por poderes redentores divinos. ¿Acaso no es esto un anacronismo en la situación actual, que se caracteriza por ambiciones políticas más modestas, o incluso por horizontes contrarrevolucionarios si contemplamos el contexto de América Latina?

Respuesta: No cabe duda de que el presente político en América Latina muestra todos los signos de una potente contrarrevolución. Pero entonces la cuestión es: ante esta situación, ¿no es tanto más necesario reafirmar el horizonte revolucionario? ¿Cómo podemos siquiera empezar a imaginar que nos liberamos del yugo de la oligarquía –con la versión reaccionaria, autoritaria y represiva del neoliberalismo que estamos viendo ahora– sin aspirar al mismo tiempo a una transformación radical de las estructuras económicas, sociales y políticas subyacentes? Por supuesto, los procesos revolucionarios comienzan a menudo con el tipo de luchas que podríamos calificar de modestas, basadas en reivindicaciones concretas y en formas de enfrentamiento limitadas.

Más allá de esto, la mayor parte de los acontecimientos revolucionarios en América Latina en al menos los últimos 50 años han estado conectados con alguna forma de fe religiosa o fuerza redentora, como la llaman ahí. Es decir, el cristianismo de liberación o la teología de la liberación. Sin tener en cuenta este componente es imposible entender los procesos revolucionarios que se produjeron en Centroamérica entre las décadas de 1970 y 1990 o, pongamos por caso, el levantamiento zapatista de 1994. El potencial emancipador de esta tradición continental sigue lleno de vitalidad y no está ni mucho menos agotado.

Pero más allá de la dimensión estrictamente religiosa del fenómeno que estamos describiendo, es imposible imaginar realmente un movimiento amplio que lucha, resiste y combate por un cambio social radical que no se nutra de cierta fe, pasión, voluntad y mística, como solía decir Mariátegui. [La cita completa dice así: “La fuerza de los revolucionarios no reside en su ciencia, sino en su fe, su pasión, su voluntad. Es una fuerza religiosa, espiritual, mística.”]

Pregunta: Aludes a las ideas muy comentadas de Mariátegui sobre el mito revolucionario. Podría ser interesante reconsiderar hoy este concepto a la luz de los mitos reaccionarios que prevalecen y circulan por ahí. ¿Podría Mariátegui, quien fue testigo del ascenso del fascismo en Italia y escribió mucho sobre el tema, ofrecer algún criterio en relación con el giro actual a la extrema derecha en América Latina?

Respuesta: El mito reaccionario surge de la confrontación con el mito revolucionario. El mito contrarrevolucionario fascista, como sabemos, se erigió contra la marea creciente del bolchevismo. Lo que trata de hacer el mito fascista es monopolizar el patriotismo. Como escribió Mariátegui, el fascismo “extiende su bandera patriótica para tapar todos sus contrabandos, sus equívocos doctrinales y programáticos”. Estas palabras, escritas con respecto al fascismo italiano en 1925 y publicadas en La escena contemporánea, son sumamente relevantes hoy en día en América Latina.

Pregunta: En alguno de tus trabajos más recientes exploras las posibilidades de una perspectiva ecosocialista. ¿Podría la visión más amplia del socialismo que tenía Mariátegui como alternativa civilizacional al capitalismo servir de inspiración o guía para una nueva política ecosocialista?

Respuesta: Mariátegui no puede ofrecernos respuestas acabadas a todos los problemas actuales, no más que Marx o Lenin. Mariátegui no expresó jamás alguna preocupación medioambiental, cosa que es más que comprensible teniendo en cuenta que los problemas medioambientales de su época no tenían nada que ver con la crisis que estamos viviendo actualmente. Pero más allá de ello, vista su crítica radical del sistema capitalista como crítica de toda una civilización –es decir, no la mera crítica de la extracción de plusvalía– o su rechazo de la ideología burguesa del progreso, o su ensalzamiento de las tradiciones comunitarias indígenas, si tenemos en cuenta todos estos factores, su obra constituye, en efecto, una contribución muy significativa al desarrollo del pensamiento ecosocialista.

En todo el continente americano, desde Canadá hasta la Patagonia, los pueblos indígenas encabezan la resistencia contra la destrucción capitalista de la naturaleza. Son los defensores más resueltos de los ríos, los árboles y la tierra, son quienes luchan contra la cruel devastación ecológica perpetrada por las multinacionales del petróleo y la minería, y por la agroindustria. Es una oposición basada en las condiciones de vida materiales de las comunidades indígenas, en su verdadera supervivencia. Pero también es un conflicto entre una espiritualidad indígena y el espíritu del capitalismo. Lo que hizo Mariátegui es aportarnos una clave importante para comprender las comunidades indígenas como protagonistas en las luchas socioecológicas de hoy. Como uno de los mayores admiradores de Mariátegui, el indígena y líder campesino peruano Hugo Blanco solía decir: “Nosotros, los indios, llevamos practicando el ecosocialismo desde hace cinco siglos”.

15/12/2018

https://www.jacobinmag.com/2018/12/jose-carlos-mariategui-seven-interpretive-essays-peru-marxism-revolutionary-myth

Traducción: viento sur

DRAGA GELDITU! elkarretaratzea

Abra kanpoaldeko itsas-hondoetako harea erausteak gelditu daitezen aldarrikatzeko, Abra Bizirik Getxoko Plataforma, Meatzaldea Bizirik, Eguzki, Ekologistak Martxan, Tosu Betirako eta Izate Ingurugiro Elkarteak deituta gaur eguerdian elkarretaratzea egin dugu Algortako Portu Zaharreko moilan.

Bilboko Portu Agintaritzak 2016ko irailean eman zien hasiera Erdialdeko Kaiaren eraikuntza lanei. Aurtengo urrian beteketa lanak hasi dira eta hauek egiteko Luzero muturraren kanpoaldeko itsas-hondoetatik 8,5 milioi m3 harea ateratzen ari dira.
Harea erauste hauek:

  • Itsas-hondoan kalte atzeraezinak eragiten ditu.
  • Faunan eta floran kalte larriak eragiten ditu.
  • Hondartzen egonkortasuna arriskuan jartzen du, Muskiz eta Zierbenako Arena hondartzaren eta Getxo eta Uribe Kostako hondartzen egonkortasuna.
  • Klima aldaketak eta itsasoen ur mailaren igoerak gure kostaldean izan dezaketen eragina larriagotzen dute.
  • Dragatze gunearen kutsadura maila altuaren ondorioz, material kutsakorrak hedatzeko eta ingurugiro zein osasun arazoak sortzeko arriskuak ekartzen ditu.

Zeharo arduragabe irizten diogu kostaldetik hurbileko itsas-hondoak eraikuntzarako harrobi erraldoi gisa erabiltzea eta draga gelditzeko ekimenekin jarraituko dugu.

Atendiendo a la convocatoria de Abra Bizirik Getxoko Plataforma, Meatzaldea Bizirik, Eguzki, Ekologistak Martxan, Tosu Betirako e Izate Asociación Medioambiental, hoy al mediodía nos hemos concentrado en el murallón del Puerto Viejo de Algorta para exigir la paralización de las extracciones de arenas de fondos marinos en las inmediaciones del Abra.

La Autoridad Portuaria de Bilbao inició las obras del Espigón Central en septiembre de 2016 y este mes de octubre dieron comienzo las tareas de relleno, para lo que quieren extraer 8,5 millones de m3 de arenas de la zona exterior de Punta Luzero.

  • Esta extracción de arenas en mar abierto,
  • Produce daños irreversibles en el fondo marino.
  • Afecciones graves a flora y fauna.
  • Se pone en peligro la estabilidad de la playa de La Arena en Zierbena y Muskiz y la estabilidad de las playas de Getxo y Uribe Kosta.
  • Agrava las consecuencias que el cambio climático y la subida del nivel del mar puedan tener en nuestra costa.
  • Debido al alto nivel de contaminación en la zona de dragado, alto riesgo de extender materiales tóxicos, con afecciones al medio ambiente y a la salud.

Consideramos totalmente irresponsable utilizar los fondos marinos cercanos a la costa como enorme cantera para la construcción y seguiremos con iniciativas para parar la draga.

Abra Bizirik Getxoko Plataforma

“Gure borroka egungo eta biharko pentsiodunen duintasunarengatik da”/”Nuestra lucha es por la dignidad de los pensionistas de hoy y de mañana”

Miles de personas se han manifestado este sábado en tres de las capitales vascas Gasteiz, Donostia y Bilbao en defensa de pensiones públicas “dignas” y han advertido de que la falta de acuerdo en las negociaciones presupuestarias ha representado una “oportunidad perdida para mejorar las condiciones de vida de miles de personas, muchas de ellas pensionistas”.  Han remarcado que su “lucha” es “por la dignidad de los pensionistas de hoy y de mañana”.

Milaka pertsonak manifestazioa egin dute Gasteizen, Donostian eta Bilbon, pentsio publiko “duinak” alde batera utzita, eta, ondorioz, “Milaka pertsonaren bizi-baldintzak hobetzeko aukera galdua” agertu dute, eta “egungo eta biharko pentsiodunen duintasuna” dela azpimarratu dute.

A las 17.00 horas del Sagrado Corazón tras una pancarta en la que se podía leer ‘Pensiones públicas dignas, no 0,25%’, empezaba la manifestación de Bilbao más de 30000 personas con todo tipo de personas entre ellas, jóvenes, mayores y ha transcurrido entre gritos de “ni un paso atrás’, ‘gobierne quien gobierne las pensiones se defienden’ o ‘fuera corruptos de las instituciones’. Al paso por el edificio de la diputación han arreciado los gritos que recordaban que ese edificio, era la cueva de Ali Baba.

17: 00etan, ‘Pentsio publiko duinak, % 0,25’ irakur zitekeen pankarta baten ostean, Bilboko manifestazioa Bilbon hasi zen, eta manifestazioa Bilbon hasi zen, milaka pertsona, gazte, nagusi eta “atzerapauso bat ere ez” lelopean. Ali Baba kobazuloa zela gogorarazten zuten oihuak egin dituzte Diputazioko eraikinean.

Tras recorrer las principales calles de la capital vizcaína, la marcha ha finalizado en el Ayuntamiento, y tras unos versos, en nombre de la Plataforma de Pensionistas de Bizkaia, se ha leído un comunicado, en euskera y castellano, en el que han resaltado la necesidad de defender “pensiones de dignidad”.

Bizkaiko hiriburuko kale nagusietan ibili ostean, manifestazioa udaletxean amaitu da, eta Bizkaiko Pentsionisten Plataformaren izenean, komunikatu bat irakurri dute, euskaraz eta gaztelaniaz, eta “duintasun pentsioak” defendatu behar direla azpimarratu dute.

BERAIEK DIRA GURE ARAZOA/ELLOS SON NUESTRO PROBLEMA   

Gure gizarteko klase popular eta langileak jasaten ari diren hondatze larri eta jarraituaren aurrean, lehenik, errudunak seinalatu behar dira, beren benetako intentzioak eta delituzko prozedurak; eta bigarrenik, gure defentsa-lerroak, gure alternatibak eta egungo egoera leheneratzeko kirurgia popularra.

Gure arazo handienak izena dute: langabezia, miseriazko lanak, ezegonkortasuna, zerbitzu publikoen degradazioa, pobrezia energetikoa eta genero desberdintasuna gizarteko arlo guztietan, besteak beste.

Izena dute, baita ere, egungo hondatze sozialaren eragile interesdunek: denena dena bereganatzen duten lizunki aberatsak direnak, multinazionalak eta goikoekiko morroiak diren gobernu eta alderdiak.

Gobernu desberdinek, eta beren nagusiek, sistematikoki erabiltzen dituzte immigrazioa bezalako tragediak gu banantzeko, gure lana lapurtzera datozela argudiatuz, beraiek direnean, beren lan-erreformen bidez, langile klasea behartzen dutenak lan prekarioak onartzera bizirauteko.

Errekurtsoen faltari buruz etengabe hitz egiten dute, eta diru publikoa alaiki xahutzen dute komisioen bidez beren poltsikoak betetzeko erabiltzen dituzten azpiegitura faraonikoetan, inora eramaten ez duten abiadura handiko trenetan, hutsik dauden aireportuetan, funtzionatzen ez duten gerrarako armetan, mila milioika erdi aroko estatu-buruzagitza bat mantentzean eta ustelkeri sistemiko eta sistematiko batean.

Hauekin batera, milioi askoko diru-sarrerak pilatzen, inpunitate osoarekin zerga oro ordaintzea saihesten dutenak daude, eta zerbait ordaintzen badute, beste herrialde batean edo paradisu fiskal batean egiten dute. Multinazionalak, bankua eta gobernuek eman izan dituzten erraztasunen bidez aberastu direnak dira hauek.

Eskuin muturraren beldurra erabiltzen dute gu kikiltzeko. Europa osoko mugimendu xenofoboen hazkundea, gertakari erreal eta arriskutsu bat da baina, nork sustatzen ditu eta nori egiten dio mesede honek?

Historikoki, oligarkiak eskuin muturra erabiltzen zuen beren biziraupena arriskuan jartzen zuten prozesu iraultzaileak gauzatzen zirenean: Weimarko Errepublikak nazien aurreko Alemanian, espainiar Errepublikan 1936an, Salvador Allenderen gobernuan 1973an, e.a. Oligarkiak hauen beharra sentitzen zuenean erabiltzen zituzten; egun, erdi ezkuturik dituzte, eta periodikoki aurkezten dituzte beraiek baina mehatxu handiago bat bezala, jendeak beraiei aukeratuz gaitz erdi moduan. Honen adibide da Macronenganako bozketa masiboa Le Pen gelditzeko azken frantziar hauteskundeetan.

Betebehar saihestezina dugu bihurtu nahi gaituzten simaurtegi sozial hau leheneratzea, proposamen alternatiboekin, pazientziarekin eta jendearengan harrera ona duen pedagogia batekin.

Soberan dakigu, mobilizazioak eta borrokak bakarrik aldatu ahal izango duela egungo egoera. Baina mahai gainean jarri behar ditugu hau posible egingo duten neurriak.

  • Bankaren nazionalizazioa, benetako zerga-erreforma bat gehien dutenak gehiago ordain dezaten.
  • Eguzkiaren zergaren desagertzea eta energia berriztagarrien aldeko apustua diru-laguntza publikoak emanez teilatuetan eguzki-panelak jartzea erabakitzen duten bizilagun-komunitateei.
  • Enpresa elektrikoen nazionalizazioa.
  • Uneko makro-azpiegitura guztien etetea, eta egungo zerbitzuen hobekuntza: tranbia, trenbideak, aldiriko trenak, e.a.
  • Gure auzoen hobekuntza azpiegituren, parkeen, haurtzaindegien, sarbideen eta adinekoen zentroen bidez, besteak beste. Eta ez bakarrik gure hirietako zentroen itxura hobetu turistak erakartzeko.

Horrekin batera, garrantzitsutzat dugu auzoetako merkataritza sustatzeko kanpaina bat hastea eta ekintza pedagogiko bat egin elikagaien saltoki handietako kontsumoari buruz, non zerga barregarri batzuk ordaintzen dira, maiz beste herrialde batzuetan. Gure inguruko saltoki txikiek, ordea, unean-unean ordaintzen dituzte legeak ezartzen dituen zergak eta ezintasunez ikusten dute lehia desleial hori.

Borroka globalak garai bakoitzerako proposamen zehatz eta puntualekin batuz gure auzoak aldatuz joan ahal izango gara, eta ondorioz, gizartea.


  Ante el deterioro alarmante y continuado que están sufriendo todas las clases populares y trabajadoras de nuestra sociedad, en primer lugar, hay que señalar a los culpables, sus intenciones reales y sus procedimientos delictivos, y en segundo lugar, nuestras líneas de defensa, nuestras alternativas y la cirugía popular necesaria para revertir la actual situación.

Nuestros mayores problemas tienen nombre, son el paro, los trabajos de miseria, la precariedad, la degradación de los servicios públicos, la pobreza energética y la desigualdad de género en todos los ámbitos sociales, sólo por citar los más graves.

También tienen nombre los responsables interesados en mantener el actual deterioro social, los obscenamente ricos que acumulan lo que es de todos, las multinacionales y los gobiernos y partidos serviles con los de arriba.

Los diferentes gobiernos, y sus amos, utilizan sistemáticamente tragedias como la inmigración para dividirnos, esgrimiendo el malévolo mantra de que vienen a robarnos el trabajo, cuando son ellos con sus reformas laborales los que propician que las clases trabajadoras tengan que aceptar trabajos precarios para poder subsistir.

Hablan, y no paran, de la falta de recursos, y dilapidan dinero público alegremente en infraestructuras faraónicas que llenan sus bolsillos de comisiones, trenes de alta velocidad que van de la nada a ninguna parte, aeropuertos vacíos, armas de guerra que no funcionan, miles de millones para mantener a una jefatura del estado medieval y corrupción sistemática y sistematizada.

Luego están los que, acumulando ingresos millonarios, evitan con total impunidad pagar cualquier tipo de impuesto, y si pagan algo, lo hacen en otro país o paraíso fiscal. Son las multinacionales, la banca y los miles de personajes que se han enriquecido con las facilidades que les han dado los diferentes gobiernos para expoliarnos.

Están utilizando el miedo a la extrema derecha para amedrentarnos. La creciente ola de movimientos xenófobos en toda Europa, es un hecho real y sumamente peligroso, pero ¿a quién beneficia realmente, y quienes lo impulsan?

Históricamente, la oligarquía llamaba a la extrema derecha cuando había procesos revolucionarios que ponían en peligro su supervivencia, la República de Weimar en la Alemania prenazi, la República española en 1936, el gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende de Chile en 1973, etc. La oligarquía los mantenía en el congelador, y los sacaba cuando lo creía necesario, ahora los tiene en la trastienda, semiescondidos, y los muestra periódicamente en el escaparate esgrimiéndolos como una amenaza mayor que ellos mismos, obligando a la gente a tomar partido por ellos como mal menor. Ej.: el voto masivo a Macron, para frenar a Le Pen, en las últimas elecciones francesas.

Tenemos la obligación ineludible de revertir este estercolero social en el que nos quieren convertir, con propuestas alternativas, con paciencia y con una pedagogía que vaya calando en la gente.

Sabemos de sobra que sólo la movilización y la lucha podrá cambiar la situación actual, pero también tenemos que poner encima de la mesa propuestas concretas que lo hagan posible:

  • Nacionalización de la banca, una verdadera reforma fiscal que haga pagar más a quien gana más.
  • Derogación del impuesto al sol y una apuesta decidida por las energías renovables con subvenciones públicas a las comunidades de vecinos que decidan poner paneles solares en sus tejados.
  • Nacionalización de las empresas eléctricas.
  • Paralización de todas las macro-infraestructuras en curso, y mejorar las actuales en servicio, autovías, líneas de trenes convencionales en uso y de cercanías.
  • Mejora de nuestros barrios en infraestructuras, parques, guarderías, accesibilidad, centros de mayores etc. Y no sólo de la fachada de postal del centro de nuestras ciudades para deleite de turistas.

También consideramos de suma importancia iniciar una campaña para potenciar el comercio de los barrios y hacer una labor explicativa y pedagógica sobre el consumo en las grandes superficies de la alimentación que pagan unos impuestos ridículos, a veces en otros países, mientras nuestros pequeños comercios pagan puntualmente lo que marca la ley y ven con impotencia esa competencia desleal.

Combinando las luchas globales con propuestas concretas y puntúales para cada periodo podremos ir poco a poco cambiando nuestros barrios, y por extensión, la sociedad.

CONSTITUCIÓN DE 1978. CUARENTA AÑOS ATRAPADOS EN UN LABERINTO POST-FRANQUISTA Y OLIGÁRQUICO.

Para que la constitución española de 1978 hubiera sido verdaderamente democrática no debería reconocer ningún vínculo jurídico con el pasado, negar toda validez a las anteriores leyes y constituciones. Se trataría, por tanto, de la expresión más radical de ruptura con el pasado.

Nada de eso sucedió, más bien todo lo contrario, el pacto entre las élites franquistas y las direcciones de los partidos reformistas PSOE y PCE no supuso ni la mínima depuración del aparato del estado franquista, ejército, cuerpos represivos, judicatura y políticos de la dictadura.

Además, nos coló subrepticiamente la aceptación de una monarquía nombrada por el dictador, sin consultar directamente al pueblo en un referéndum diferenciado y democrático.

Pero incluso a la gente que ve ciertos aspectos progresistas en la constitución, el mismo redactado de la misma les quita la razón. Tanto en el tema de libertades públicas como en lo relativo a derechos sociales. Derecho a la vivienda, por ejemplo, los derechos y las normas progresivas quedaron reducidos a la función de simples principios informadores (“rectores”) y por tanto no susceptibles de alegarse ante los tribunales.

Se podría decir, sin temor a equivocarnos, que la constitución del 78 era un traje a la medida para el ejército, la iglesia, la patronal y el blindaje de la monarquía franquista.

Al ejército se le garantizó ser el máximo garante de la indivisibilidad de España, lo cual venía a decir que, ante cualquier intento de autodeterminación y secesión, las fuerzas armadas intervendrían para garantizar la ” sagrada unidad de la Patria”.

La polémica gravitó en torno al reconocimiento de la Iglesia. El conflicto no estaba realmente en la declaración de la “aconfesionalidad del Estado”. El nudo gordiano tenía que ver con lo que era el principal “negocio” de la Iglesia: la educación. Apenas presentable, el texto final estableció en su art. 27 el “derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Las leyes orgánicas ya se encargarían después de seguir regulando uno de los pocos sistemas de educación dual de todo el planeta, en el que la educación privada se nutre de fondos públicos bajo el eufemismo de “concertada”.

La patronal también vio colmadas su aspiración. La discusión giraba en torno a los límites del derecho a huelga y al reconocimiento tanto del despido libre como del derecho al cierre patronal. El resultado final, regulado luego en el art. 28, remitió de nuevo al desarrollo normativo de las leyes orgánicas: ” La ley que regule el ejercicio de este derecho establecerlas garantías precisas para el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad”. Y seguidamente en el art. 37, además de sancionar la regulación colectiva, en su segundo párrafo reconocía “el derecho de los trabajadores y empresarios a adoptar medidas de conflicto colectivo”. Meses después con los Pactos de la Moncloa se lapidaría cualquier “veleidad asamblearia” y el único cauce de negociación colectiva estaría en manos de los comités de empresa, dominados por los sindicatos reformistas.

El blindaje de la figura de Juan Carlos de Borbón fue total, tanto los partidos franquistas como el PSOE y el PCE lo aceptaron sin rechistar. La figura del referéndum se estipula como meramente consultivo, y además con tal número de trabas constitucionales, dos tercios de la cámara, etc.… que hacían casi imposible su realización.

La constitución del 78 no reconoce el derecho democrático de autodeterminación, las libertades públicas y los derechos sociales se recomiendan, no se regulan por ley. Sin embargo, si se legisla específicamente la intervención del ejército y los privilegios de la Iglesia y de la patronal, así como el blindaje de una monarquía heredera de una dictadura.

Por lo tanto, nuestra obligación, como gente honesta y radicalmente democrática, es derogar esta constitución y abrir procesos constituyentes en todas las nacionalidades del estado que así lo demanden.

    Mauricio Rodriguez – Gastaminza

Llamamiento a la movilización contra el G7 y su mundo

G7 eta bere munduaren aurkako mobilizaziorako deialdia
(Abajo en castellano)
G7a zer ote ?
G7ak mendebaldeko 7 potentzia ekonomikoak elkartzen ditu (AEB, Japonia, Alemania, Frantzia, Erresuma Batua, Italia, Kanada).  Hierarkia bat ezartzen du herrien artean : potentzia handikoak direnak, ideologiko behar bezala lerrokatuak alde batetik eta besteak, baztertuak. Ez baitu zilegitasunik, hasieratik beretik  G7a zalantzan emana izan da.

Merkataritza askea, desarautzea eta aurrekontu austeritatea sostenguz, G7ko estatuek inegalite sozialak bultzatu dituzte, azken ehun urteetan sekulan iritsi ez diren hein batera. G7ko gailurrak mendebaldeko potentzia handien nagusitasunaren sinboloa dira, kapitalismoaren interesen araberako konpromiso hoberenak bideratzeko eginak. Konpromiso horien koadroan dira erabakitzen beste herriei inposatzen zaizkien ekonomia eta finantza politikak.

  • G7 gailur horrek berezitasuna izanen du: Euskal Herrian iraganen da, kapitalismoaren, heteropatriarkatuaren eta inperialismoaren zapalkuntzei erresistentzia, elkartasuna eta bestelako mundu bat eraikitzeko borontatea sustraituak eta bizirik diren lurralde batean.

G7ko mundua

G7 gailurren helburua kapitalismoaren etengabeko krisiei aurre egitea izan da luzaz, munduari neoliberalismoaren koadro zurruna inposatuz. Gaur egungo premia, sistema G7ko partaideek berek azken 40 urteetan garatutako politiken ondorioetatik salbatzea da. Haatik, nazioarteko egonkortasun eza, korapilaturiko maila desberdinetako krisiak, interes kapitalisten indarrak eta arazoen sustraiak hunkitzen ez dituzten neurriak direla kausa, gailur horiek omen duten eraginkortasuna ere zalantzan emana da. Oroz gainetik diru zama ikaragarriak xahutzen dituzten G7ko gailurrak (2018an 500 milioi dolar) komunikazio operazioak baizik ez dira.

G7a sinbolotzat duen munduaren egoera larria da oso eta bere ezaugarriak argi bezain eztabaidaezinak dira :

  • klima nahasmendua,
  • ingurumenaren pozoitzea eta bioaniztasunaren murrizketa gaitza,
  • herri eta klase sozialen arteko desberdintasunen emendatzea,
  • gerla inperialistak, elikaturiko gatazkak eta milioika jenderen pobretzea
  • behartutako migrazioak eta herri aberatsetako mugen itxiera.
  • autoritarismo, erlijio fundamentalismo eta ideia arrazisten hedapena.
  • Indarkeria matxistaren areagotzea sustatzen duten politika neoliberalak.
  • Transnazionalen nagusitasunaren ondorioz, herritarren, herrien eta lurraldeen desjabetzea.

Gizadiaren parte handi bati Eskubideen adierazpen unibertsalean aldarrikatu oinarrizko  eskubideak ukatuak zaizkio. Herri batzuk ez dira ezagutuak edo bortizki zapalduak eta beren autodeterminazio eskubidea ukatua da oraindik,  bai eta Europaren bihotzean bertan ere. G7ko herri aberatsetan austeritate politikek bizi eta lan baldintzak kaltetzen dituzte etengabe.

Alderdi askotako sistema krisia orokorra jasaten dugu gaur egun : soziala, politikoa, ingurumenarena, zaintzena, geopolitikoa…. biziaren baldintzak berak zalantzan ematen dituena.

Zein izanen dira 2019ko gai nagusiak ?

Urtero, bere legitimitateari buruzko kritikei buru egiteko xedez, G7ak aitzinera eramaten ditu aktualitate gaiak eta gomitatzen ditu jendarte zibileko eragileak eztabaidatzera. Errealitatean G7ko buruzagiek sekulan ez dituzte hitz hartutakoak bete. Gailurren bukaerako adierazpenek xede politak zerrendatzen dituzte baina sekulan ez dira neurri konkretu eta behargarriak  bilakatu: garapenari laguntzak (Eskozia 2005), paradisu fiskalak (Irlanda 2013) edota migrante eta errefuxiatuen eskubideen alde agertuz baina estatuen interesetan oinarrituta mugen kontrola indartzea defendatuz (Italia 2018), adibideak badira gainezka.

G7ko gailurra gertatzen deneko lurraldean zer ?

G7a biltzen den lurraldean eta bitartean askatasun publikoak frango murriztuak dira, joan etorriak edo manifestatzeko eskubideak adibidez. Egiazko setio egoera eta polizi okupazioa itogarria inposatzen ditu zenbat egunez (15.000 militar eta polizia aurreikusiak).

Zergatik onartu behar genuke hori guztia ihardetsi gabe ?

G7aren eraginkortasunean nehork ez du gehiago sinesten. Nehork ez du gehiago onartzen. Debaldetako diru publiko xahutzea da eta aterabide hoberena bere disoluzioa da .

EHtik beste mundu bat sortzen

2019ko agorrilean Euskal Herrian iraganen den G7-ren aurka mobilizatzera goaz sinbolizatzen duen mundua errotik aldatu behar delako lehenbailehen. Beste mundu bat sortzea posible da eta premiazkoa da, eta Euskal Herritik ere norabide horretan ekarpena egitea dagokigu. Azken urteotan eredu aldaketaren aldeko mobilizazioak eta egitasmoak biderkatzen ari dira: aldaketa klimatikoaren aurka, mugikortasun eskubidearen alde, langileen eskubideen alde, feminismotik, kultur eta hizkuntza aniztasunaren alde, gerraren kontra eta bakearen alde….

Ildo honetan, G7aren presentzia errefusatzearekin batera, aldaketa sozialaren aldarriari hauspoa eman nahiko genioke.

Mobilizatuko gara beste eredu batzuen babesteko eta beste aterabide batzuk eraikitzeko, justizia soziala, elkartasuna eta berdintasuna oinarri eta errealitate konkretu izango dituen mundu baten alde ; jadanik martxan diren ereduak munduko lau izkinetan arlo hauentzat :

  • Esplotazioan oinarritutako logika kapitalistarekin hausteko.
  • Patriarkatuarekin eta sexuaren araberako lan banaketarekin amaitzeko.
  • Aldaketa klimatikoaren aurkako ekintza eraginkor eta ekosistemak errespetatzen dituen bizimolde berri baten alde.
  • Antinperialismoan, internazionalismoan eta herrien arteko elkartasunean oinarritutako mundu bat sortzeko bai eta nazioarteko harremanen desmilitarizazioaren alde ere.
  • Bizitza komunaren antolaketan lotura duen guztia demokratikoki erabakitzeko eta Herrien autodeterminazio eskubidea defendatzeko.
  • Kultura eta hizkuntza aniztasuna bermatzeko.
  • Arrazismoa mota guztien kontra borrokatzeko eta planetaren biztanle guztientzat eskubide guziak aitortzeko.

Deialdi honekin bat egiten duten eragile guziak gomitatzen ditugu plataforman integratzera eta dei egiten diegu hemengo nahiz kanpoko herritar guztiei mobiliza daitezen, 2019ko agorrileko G7-ren kontra ahal bezainbat indar bil ditzagun.

G7 EZ !

EHtik beste mundu bat sortzen

Euskal Herriko plataforma

_____________________________________________________________________

¿Qué es el G7?

El G7 agrupa a las 7 potencias económicas occidentales (EEUU, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá). Establece una jerarquía entre las grandes potencias, debidamente alineadas ideológicamente, y el resto de países. El G7 ha sido cuestionado desde su inicio, por carecer de legitimidad.

Apoyando el libre comercio, la desregulación y la austeridad presupuestaria, los estados del G7 han impulsado las desigualdades sociales hasta niveles a los que jamás habían llegado en los últimos cien años. Las cumbres del G7 son un símbolo de la supremacía de las grandes potencias occidentales, y se celebran al objeto de encauzar los mejores compromisos para los intereses del capitalismo. Las políticas económicas y financieras que se les imponen a los demás países se deciden en base a esos compromisos.

  • La próxima cumbre del G7 tiene la particularidad de que se va a celebrar en Euskal Herria, esto es, en un territorio en el que la solidaridad, la voluntad de construir un mundo distinto y la resistencia frente al capitalismo, el heteropatriarcado y el imperialismo están vivas y fuertemente enraizadas.

El mundo del G7

Durante mucho tiempo, el objetivo de las cumbres del G7 ha sido hacer frente a las continuas crisis del capitalismo, imponiéndole al mundo duras recetas neoliberales. Hoy en día, su necesidad más urgente es salvar al sistema de las consecuencias de las políticas que los propios países miembros del G7 han desarrollado en los últimos 40 años. Sin embargo, últimamente ha sido cuestionada incluso la supuesta eficacia de esas cumbres, debido a la inestabilidad internacional, a la combinación de diferentes crisis, a la fuerza de los intereses capitalistas y a medidas que no van a la raíz del problema. Por encima de todo, las cumbres del G7, que despilfarran enormes cantidades de dinero (500 millones de dólares en 2018), no son más que operaciones de comunicación.

La situación del mundo que tiene como símbolo el G7 es muy grave, y sus características son tan evidentes como indiscutibles:

  • cambio climático,
  • contaminación del medio ambiente y enorme pérdida de biodiversidad,
  • aumento de las desigualdades entre países y clases sociales,
  • guerras imperialistas, conflictos alimentados y empobrecimiento de millones de personas
  • migraciones forzadas y cierre de fronteras de países ricos,
  • expansión del autoritarismo, el fundamentalismo religioso y el racismo,
  • políticas neoliberales que impulsan el aumento de la violencia machista,
  • expropiación de personas, pueblos y territorios por parte de las transnacionales.

A una gran parte de la humanidad se le han negado los derechos fundamentales recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Algunos pueblos no son reconocidos y, además de verse violentamente oprimidos, todavía se les niega el derecho de autodeterminación, incluso en el mismo corazón de Europa. En los países ricos que integran el G7 las políticas de austeridad empeoran continuamente las condiciones de vida y trabajo.

Hoy en día el sistema atraviesa una crisis general y múltiple: social, política, medioambiental, de cuidados, geopolítica…. Es una crisis que cuestiona incluso las condiciones para la vida.

¿Cuáles serán los grandes temas de 2019?

Todos los años, queriendo hacer frente a las críticas sobre su legitimidad, el G7 adelanta temas de actualidad e invita al debate a los agentes de la sociedad civil. En realidad, quienes lideran el G7 nunca han cumplido sus promesas. Las declaraciones finales que siguen a cada cumbre recogen hermosos objetivos que nunca se traducen en medidas concretas. Los ejemplos son innumerables: ayudas al desarrollo (Escocia 2005); paraísos fiscales (Irlanda 2013); defensa de los derechos de las personas migrantes y refugiadas pero, anteponiendo los intereses de los estados, endurecimiento del control de fronteras (Italia 2018).

¿Qué ocurre en los territorios donde se celebran cumbres del G7?

Durante el transcurso de las cumbres las libertades públicas se ven enormemente recortadas (libertad de circulación y derecho de manifestación, por ejemplo). Durante varios días se impone un verdadero estado de sitio y una asfixiante ocupación policial (se prevén 15.000 militares y policías).

¿Por qué tendríamos de admitir todo eso sin dar ninguna respuesta?

Ya nadie cree en la eficacia del G7. Ya nadie lo acepta. Es un enorme despilfarro de dinero público, y la mejor salida es su disolución.

Creando otro mundo desde EH

Vamos a movilizarnos contra la cumbre del G7 que se va a celebrar en agosto de 2019 en Euskal Herria, porque urge cambiar radicalmente el mundo que simboliza. Crear otro mundo es posible, necesario y urgente, y desde Euskal Herria también tenemos que aportar en esa dirección. En los últimos años se están multiplicando las movilizaciones y proyectos por un  cambio de modelo: contra el cambio climático, por el derecho a la movilidad, por los derechos de la clase trabajadora, desde el feminismo, por la diversidad cultural y lingüística, contra la guerra y a favor de la paz…

En esa línea, además de rechazar la presencia del G7 queremos reivindicar con fuerza el cambio social.

Nos movilizaremos para defender otros modelos y construir otras salidas, por un mundo en el que la justicia social, la solidaridad y la igualdad se conviertan en una realidad concreta. Vamos a impulsar modelos que ya están en marcha en diferentes partes del mundo:

  • Para romper con la lógica capitalista basada en la explotación.
  • Para acabar con el patriarcado y con el reparto del trabajo en función del sexo.
  • Por una acción eficaz en contra del cambio climático y por un nuevo modo de vida que respete los ecosistemas.
  • Para crear un mundo basado en el antiimperialismo, el internacionalismo y la solidaridad entre los pueblos. Por la desmilitarización de las relaciones internacionales.
  • Para decidir democráticamente todo lo relacionado con la organización de la vida común y para defender el derecho de autodeterminación de los pueblos.
  • Para garantizar la diversidad cultural y lingüística.
  • Para combatir todas las formas de racismo y luchar por el reconocimiento de todos los derechos para toda la población del planeta.

Invitamos a integrarse en la plataforma a todos los agentes que compartan este llamamiento. Llamamos a movilizarse a toda la población, tanto a la de aquí como a la de otros lugares. Aunemos todas las fuerzas posibles en contra de la cumbre del G7 de agosto de 2019.

G7 EZ !

EHtik beste mundu bat sortzen

Euskal Herriko plataforma

Benetako negoziaren alde,LAN HITZARMEN ORAIN!

ELA, STEILAS, CCOO, LAB eta UGT sindikatuok Gizarte Ekimeneko ikastetxeetako patronalei, eduki esanguratsurik gabeko proposamenak egiteari utzi eta langileen aldarrikapenei erantzungo dioten bideak lantzen zentratzeko eskatzen diegu

Aldi berean, Gizarte Ekimeneko ikastetxeetako langileak aste honetako 4 greba egunak babestera animatzen ditugu, bihar bertan goizeko 11.30etan Bilboko Jesusen Bihotzetik aterako den manifestazioan parte hartzetik hasita

EAEko Gizarte Ekimeneko langileok gure Lan Hitzarmenaren eta lan baldintzen aldeko borrokan  daramagu 2010 urtetik geroztik. Orduan, sektoreko patronalek erabakitako murrizketak pairatu genituen lehendabizi, eta ondoren 2009ko gure Lan Hitzarmena aplikatzeari utzi nahi izan zioten.  Beharrezkoa izan zen mobilizazio eta greba dinamika garrantzitsu bat eta epaitegien babesa hemengo Lan Hitzarmenaren aplikazioa bermatzeko.

Ordutik, Lan Hitzarmena berritu gabe gaude sektore honetan, 10 urte Lan Hitzarmena eguneratu gabe, %10etik gorako eroste-ahalmenaren galera metatuta jasaten. Pedagogien modernizazioa, digitalizazioa eta hezkuntza berrikuntza langileon kontura joan da lan kargak handituz jasanezinak izateraino. Emakume aurpegia duten, eta lan baldintza kaxkarrenak dituzten bi kolektiboen lan baldintzak hobetzeko neurriak hartzea ezinbestekoa da: Hezkuntza Laguntzako Espezialista gehienek lanaldi partzialak izanik asko ez dira 1.000 €ko soldatetara iristen, Haur Hezkuntzako lehengo zikloko Langileak gainerako irakasleekin alderatuta 300 ordu gehiagoko lanaldiak dituzte, kolektibo hauei ez zaie ordu osagarririk bermatzen, ez eta heziketa izaera aitortzen ere. Gelen itxiera aurreikusgarria izanik, lanpostuak bermatzeko birkokapen akordio bat erdiestea garrantzistua da, baita Administrazio eta Zerbitzuetako langileen lanaldia murriztu eta Lanbide Heziketakoa modu adostuan banatzea ere.

2017ko Azarorarte hamaika aldiz bildu ginen sindikatuok patronalekin. Sindikatuok,  bakoitzak aurkeztuta genituen hasierako plataformetako edukiak moldatu eta ahalegin nabarmena egin genuen gutxiengo aldarrikapenak jasotzen dituen plataforma bateratu bat aurkezteko. Baina patronalak beraien hasierako planteamenduetatik mugitzen ez zirenez, mahaiko parte hartzea eten eta mobilizazio eta greba bideari ekin beste biderik ez ziguten utzi. Hainbat elkarretaratze, manifestazio eta ekintza ondoren, lehendabiziko greba eguna martxoak 20an deitu genuen. Ondoren Maiatzak 15 eta 16koak etorri ziren, eta azkenak Urriak 9 eta 10ekoak izan dira. Greba hauek eta antolatutako ekintza guztiek langileen babes zabala jaso dute, 9.000 langile inguruko kolektibo bat izanik, 5.000 langiletik gora bildu baitira antolatu ditugun manifestazio eta ekintza ugarietan.

Patronalak ordea ez dira dagokien arduraz erantzuteko gai izaten ari. Greba dinamika hasi genuenetik, bi proposamen helarazi dizkigute, biak jadanik 5 greba egun egin ondoren, eta Azarorako aurreikusita eta publiko eginda  geneuzkan lau greba egunen bezperan. Lehenengoa Azaroak 16ko mahai negoziatzailekoa eta bigarrena Azaroak 21 arratsaldez posta bidez helarazitakoa. Bi proposamen hauek 2017ko Azaroan egindako proposamenarekiko aurrerapauso aipagarririk ez daukate, eta sindikatuok adostutako gutxieneko plataforma bateratuan jasotzen diren aldarrikapenetatik urrun egoten jarraitzen dute.

Azken asteotan argitara eman ditugun oharretan, sindikatuok argi esan dugu, 5 greba egun ondoren patronalak mugiarazi  ditugula, proposamenak egitera behartuak ikusi direla. Baita ozen adierazi ere proposamen horiek eduki esanguratsu gutxi dituztela, eta ez dugula ontzat emango edukirik gabe mobilizazio eta grebak desaktibatzeko helburua duten jokamolderik.

Gure helburuak argiak dira eta ez dute inolako asmo ezkuturik. Gizarte Ekimeneko ikastetxeetako langileen lan balditzen berreskurapena eta hotzekuntza dugu helburu, hobekuntza hauek gure ikastetxeetan eskeintzen den hezkuntza kalitatean eragin zuzena dutela konbentzituta baikaude.  Ez da  onargarria hezkuntza proiektu bat langileen lan baldintzen prekarizazioaren kontura eta hezkuntzaren kalitatearen kontura  aurrera atera nahi izatea.

Hori dela eta, ELA, STEILAS, CCOO, LAB eta UGT sindikatuok Gizarte Ekimeneko ikastetxeetako patronalei, beraien langileen lan baldintzekiko duten ardura bere gain hartu, eduki esanguratsurik gabeko proposamenak egiteari utzi eta langileen aldarrikapenei erantzungo dioten bideak lantzen zentratzeko eskatzen diegu.

Aldi berean, Gizarte Ekimeneko ikastetxeetako langileak aste honetako 4 greba egunak babestera animatzen ditugu.

Euskal Herrian 2018ko Azaroak 26an.