Sudango estatu-kolpearen atzean dagoena

Lo que hay detrás del golpe de Estado en Sudán

(Paul Martial)

Abdel Fattah al-Burhane jeneralak amaiera eman dio Omar al-Bashir boteretik kendu zuen 2018ko iraultzaren ondoriozko trantsizio-prozesuari. Estatu-kolpe honekin batera, manifestarien, oposizioko ekintzaileen eta gizarte zibileko ekintzaileen aurkako errepresio bortitza gertatu zen. Ehun zauritu baino gehiago eta dozena bat heriotza zenbatu ziren urriaren 31n.

Jeneralek ez dute trantsizio demokratikorik nahi Sudanen. Gehiegi dute galtzeko. Izan ere, goi hierarkia militarrak bereganatu ditu herrialdeko aberastasun eta negozio gehienak. Uniformedunei ez zitzaien gustatzen gobernu zibilaren interferentzia beren arazoetan. Bankuen administrazio-kontseiluak desegin egin dira. Ingaz izenaz ezagutzen zen Al-Bashirren Erregimena Desegiteko Sudango Batzordea funtsen bidegabeko erabilpen garrantzitsua argitara ematen hasia zen.

Bere aldetik, Mohamed Hamdan Dogolo, Hemidt bezala ezaguna, Sudango gizon indartsuetako bat, bere egitura paramilitarra, Laguntza Azkarreko Indarrak, armadan sartzearen aurka agertu zen, botere zibilak proposatuta. 60.000 gizonekin, milizia hau pertsonen salerosketagatik, urrezko meategien kontrolagatik edo Yemengo lan mertzenarioagatik kobratutako komisioekin finantzatzen da, Saudi Arabiaren kontura.

Gainera, armadan kezka zegoen justizia nazionalak edo Nazioarteko Zigor Gortekoak esku hartuko ote zuen Sudango eskualde ezberdinetan, batez ere Darfurren, gerra krimenak egin dituzten goi-mailako ofizialen aurka.

Azkenik, 2020an Mini Minawi eta Djibril Ibrahim matxinada armatuaren bi buruzagiekin bakea sinatzeak haien eta armadaren arteko aliantza ahalbidetu zuen. Horrela ari dira orain bere miliziak errepresioan parte hartzen.

Desengainua sortu duen gobernu zibila

Beren kolpea justifikatzeko, jeneralak herriaren benetako nahigabean oinarritzen saiatzen dira. Hain zuzen ere, Abdallah Hamdok lehen ministroak, NDFren eskakizunen pean, austeritate-politika bat gauzatu zuen zorraren atzerapenak ordaintzeko eta, horrela, “Herrialde Pobre Oso Zorpetuen aldeko Ekimen Hobetuaz” (PPME) gozatu ahal izateko.

Hartutako neurriek, hala nola energiarako laguntzak indargabetzeak edo aurrekontu-gastua murrizteak, areagotu egin dute sudandar gehienen prekarietatea, eta higatu egin dute lehen ministroaren eta haren taldearen ospea.

Egoera ekonomiko hori nabarmen okertu zen Port Sudan herrialdeko hornikuntza-iturri nagusiaren blokeoarekin, Mohammed el-Amin Tirik Beja tribuko buruak antolatuta. Askok uste dute armadako liderrek instrumentalizatu dutela. Egia da ez dela kasualitatea izan Amin Tirik jeneralei babesa eman izana.

Ironia da tribu honek, beste askok bezala, estatu-kolpea eman duten pertsona berberek antolatutako marjinazioa jasan duela hamarkadetan.

Beraz, Abdel Fattah al-Burhane jeneralak bere posizioa sendotzea lortu du Hemidtekin aliatuta eta Mini Minawi eta Djibril Ibrahim buruzagi errebeldeei irabazita. Gobernu zibiletik irtetea ez da ustekabea. Duela zenbait hilabete, gobernu-egituretan ordezkaritza hobea eskatzen aritu ziren.

Mendebaldeko hipokrisia eta herri-mobilizazioa

Mendebaldeko herrialdeetako buruzagiek kolpea gaitzetsi zuten, baina neurri batean kolpearen arduradunak ere izan dira, NDFren politika babesten dutelako. Horrek sudandar gehienen baldintza ekonomikoak degradatu besterik ez du egin, eta Abdel Fattah al-Burhanek boterea hartzea bultzatu du. Aipatzekoa da Egiptoren, Arabiar Emirerri Batuen eta Saudi Arabiaren laguntzaz baliatu dela, horiek baitira Estatu Batuen aliatu leialak eskualdean.

Kolpearen porrota herritarren erresistentziatik etorriko da batez ere. Greba orokorra masiboki jarraitzen da eta, errepresioa gorabehera, manifestazioetan parte hartzea indartsua da, joan den larunbatean % 100eko gobernu zibila exijitzeko kalera atera ziren ehunka mila sudandarrek erakusten duten bezala.

2021/11/3

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/les-dessous-du-coup-detat-au-soudan

Itzulpena: R.B. antikapitalistak.org web gunerako.

Paul Martial

El general Abdel Fattah al-Burhane acaba de poner fin al proceso de transición resultante de la revolución de 2018 que derrocó a Omar al-Bashir. Este golpe de Estado va acompañado de una feroz represión contra manifestantes, activistas de la oposición y de la sociedad civil. Ya se contaban más de cien heridos y una docena de muertes a 31 de octubre.

Los generales no quieren una transición democrática en Sudán. Tienen demasiado que perder. En efecto, la alta jerarquía militar se ha apoderado de la mayor parte de la riqueza y los negocios del país. A los uniformados no les gustaba la interferencia del gobierno civil en sus asuntos. Los consejos de administración de los bancos ya se han disuelto. La Comisión Sudanesa para el desmantelamiento del régimen de Ingaz (nombre del régimen de al-Bashir) estaba empezando a sacar a la luz la importante malversación de fondos.

Por su parte, Mohamed Hamdan Dogolo, conocido como Hemidt, uno de los hombres fuertes de Sudán, se opuso a la integración en el ejército de su estructura paramilitar, las Fuerzas de Apoyo Rápido, propuesta por el poder civil. Con 60.000 hombres, esta milicia se financia con comisiones cobradas por la trata de personas, el control de minas de oro o el trabajo mercenario en Yemen a cuenta de Arabia Saudita.

Además, en el ejército había la preocupación de que la justicia, nacional o de la Corte Penal Internacional, interveniera contra oficiales superiores que han cometido crímenes de guerra en diferentes regiones de Sudán, especialmente Darfur.

Finalmente, la firma de la paz en 2020 con los dos líderes de la rebelión armada, Mini Minawi y Djibril Ibrahim, permitió una alianza entre ellos y el ejército. Así es como sus milicias están participando ahora en la represión.

Un gobierno civil que ha decepcionado

Para justificar su golpe, los generales intentan surfear sobre el muy real descontento popular. En efecto, el primer ministro Abdallah Hamdok, bajo las exigencias del FMI, llevó a cabo una política de austeridad para pagar los atrasos de la deuda y así podar disfrutar de la “Iniciativa Mejorada en favor de los Países Pobres Muy Endeudados” (PPME).

Las medidas adoptadas, como la abolición de las ayudas a la energía o la reducción del gasto presupuestario, han acentuado la precariedad de la mayoría de las y los sudaneses y erosionado la popularidad del Primer Ministro y su equipo.

Esta situación económica se deterioró considerablemente con el bloqueo durante un mes de Port Sudan, la principal fuente de suministro del país, organizado por Mohammed el-Amin Tirik, líder de la tribu Béja. Muchos consideran que ha sido instrumentalizado por líderes del ejército. Ciertamente no es coincidencia que Amin Tirik haya dado su apoyo a los generales.

La ironía es que esta tribu ha sufrido durante décadas, como muchas otras, la marginación orquestada por las mismas personas que han dado el golpe.

Por lo tanto, el general Abdel Fattah al-Burhane ha logrado fortalecer su posición al aliarse con Hemidt y ganar a los líderes rebeldes Mini Minawi y Djibril Ibrahim. Su salida del gobierno civil no es una sorpresa. Desde hace varios meses habían estado exigiendo una mejor representación en las estructuras gubernamentales.

Hipocresía occidental y movilización popular

Si los dirigentes de los países occidentales condenaron el golpe, son en parte responsables de él al apoyar la política del FMI. Esto no ha hecho sino degradar las condiciones económicas de la mayoría de las y los sudaneses y ha favorecido la toma del poder por Abdel Fattah al-Burhane. Cabe señalar que se ha beneficiado del apoyo de Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, aliados leales de los Estados Unidos en la región.

La derrota del golpe vendrá sobre todo de la resistencia de la población. La huelga general se sigue masivamente y, a pesar de la represión, la participación en las manifestaciones es fuerte, como lo demuestran las y los cientos de miles de sudaneses que salieron a las calles el sábado pasado para exigir un gobierno 100% civil.

3/11/2021

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/les-dessous-du-coup-detat-au-soudan

Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Share This