Atzo Estatuko gobernuak #Coronavirus-ak eragindako krisiari aurre egiteko hainbat neurri argitaratu zituen. Gure ustez oso urriak dira eta neurri ausartagoak eskatzen ditu. Ezberdintasunari aurre egin behar zaio.

Langile klasea babestu, mundu guztiari bizitza duin bat bermatzeko diru sarrera egokiak bermatuz eta enpresen despotismoari aurre eginez.

Familiak babestea eta multinazionalek negozio txikien hondamenari esker aberastasuna kontzentratzea ekiditea.

Badakigu dirua badagoela. Baina horretarako borondate politikoa behar da, ezin da diru publikoa empresa haundi eta bankuetara desbideratu. Gainera bankuei utzitako dirua bueltatzea eskatu behar zaie.

Administrazio publikoaren diru sarrerak haunditu egin behar dira. Eta eliteei probilejio guztiak ezabatu.

Baliabideak guztiontzat bermatzeko ekonomia planifikatzea ezinbestekoa da. Aberastasuna guztion eskuetan jarri behar dugu.

Zaintza gizarte osoaren erantzunkizuna da: ezin dugu inor kanpoan utzi; horretarako ongizatean inbertsioak egin behar dira, zaintza, zainduak eta zaintzaileak babesteko.


Ayer el gobierno anunció medidas ante la crisis desencadenada por el coronavirus. Son medidas insuficientes y creemos que es necesario ir más allá. Urge combatir la desigualdad y evitar que la crisis la paguen las y los de abajo. Os dejamos nuestras propuestas en este hilo 

Necesitamos medidas que protejan con contundencia a la clase trabajadora, impidiendo el despotismo empresarial y garantizando ingresos y condiciones dignas a todo el mundo frente al desempleo.

Proteger a las familias y evitar que las grandes multinacionales concentren más riqueza a costa de la ruina de los pequeños negocios es fundamental.

Por supuesto que hay dinero. La crisis económica no puede suponer una transferencia de fondos estatales a las grandes empresas y bancos, hay que exigirles que contribuyan más y que devuelvan lo prestado.

Hay que aumentar los ingresos públicos de las instituciones. Ningún privilegio para los privilegiados.

Planificar la economía es imprescindible para garantizar los recursos. La riqueza que generamos socialmente debe ponerse al servicio de la ciudadanía.

Los cuidados son responsabilidad de toda la sociedad: no podemos dejar a nadie atrás y hay que invertir recursos en garantizar el bienestar de todo el mundo, especialmente de las que cuidan y de las personas que necesitan cuidados.