Estados Unidos hace 100 años: la masacre de Tulsa

(Dan La Botz)
Hebdo L’Anticapitaliste – 572 (10/06/2021)

Hace cien años, una multitud de personas blancas atacaba el barrio negro de Greenwood en Tulsa, Oklahoma. En dos días, mataron a cientos de personas, quemaron edificios hasta convertirlos en cenizas y dejaron a 10.000 personas sin hogar.

Todo comenzó cuando Dick Rowland, un joven negro de 19 años que limpiaba zapatos para ganarse la vida, fue acusado de tratar de violar a una operadora de ascensores de 17 años con la que había tropezado. Rowland fue encarcelado y el periódico Tulsa Tribune publicó artículos sensacionalistas y agitadores, que alentaron a cientos de hombres blancos a reunirse frente a la prisión con la intención de linchar al joven negro. En respuesta, unos 75 hombres negros armados se situaron delante de la prisión para evitar su linchamiento. Tras un primer disparo, se produjo un tiroteo que causó doce muertos, diez blancos y dos negros. En esto, estalló el motín.

Motín blanco

El sheriff de Tulsa nombró ayudantes a cientos de hombres blancos a los que se les dijo que se fueran a casa y “cogieran un arma y luego un negro”. Una multitud blanca de mil hombres cruzó el distrito negro, incluida la zona llamada Black Wall Street, considerada la comunidad negra más rica de Estados Unidos, saqueando casas y luego quemándolas, mientras disparaba y mataba a unas 300 personas residentes negras. Cuando la multitud blanca demostró ser incapaz de imponerse a la gente negra armada que luchaba en legítima defensa, aviones privados lanzaron bombas incendiarias sobre el vecindario y se llamó a la Guardia Nacional. Cuando el humo se disipó, Greenwood, un área que cubría 40 manzanas, había sido completamente destruida. Unas 1.000 personas negras se establecieron en tiendas de campaña fuera de su antiguo barrio y tuvieron que vivir allí. Las compañías de seguros compensaron a las y los blancos, pero rechazaron todas las reclamaciones negras. Los tribunales no acusaron a ningún hombre blanco, pero 57 personas negras fueron acusadas de causar los disturbios.

¿Por qué este motín blanco y esta masacre? La acusación de que un hombre negro había mirado, tocado o hecho amistad con una mujer blanca a menudo era un pretexto para linchamientos o ataques de blancos contra barrios negros. Pero la verdadera razón de la masacre de Tulsa y otros eventos similares fue la creciente visibilidad, la mejora de la situación y la autoafirmación de la gente negra en Estados Unidos. El auge económico que siguió a la Primera Guerra Mundial había llevado a muchas personas negras a abandonar las plantaciones del sur y dirigirse al norte, durante lo que se llamó la Primera Gran Migración (1917-1930). La mayoría obtuvieron salarios más altos que en el Sur y algunas crearon pequeñas empresas. Los soldados negros que regresaban de la guerra habían aprendido a usar armas de fuego y estaban listos para defenderse. Tulsa también fue un caso especial porque se había descubierto petróleo en el Estado, en parte bajo tierras de propiedad negra, lo que había permitido el surgimiento de un grupo de personas negras ricas, de ahí el famoso Black Wall Street de la ciudad.

Hacia el movimiento de derechos civiles

Los ataques a Greenwood y otros barrios y ciudades negras en todo Estados Unidos tenían la intención de imponer segregación y privación del derecho a votar a lo Jim Crow (leyes estatales y locales racistas) en el Norte y el Sur, para evitar que las personas negras acumularan riqueza y sembrar miedo en los corazones de la clase obrera negra.

Mantener a la clase obrera negra “en su sitio” (en lo más bajo de la sociedad) requirió violencia. Entre 1900 y 1917, 1.100 hombres negros fueron linchados. Igualmente grave fue lo que los historiadores afroamericanos John Hope Franklin y Alfred A. Moss Jr. llamaron una “pandemia de disturbios raciales” que comenzó en 1895 y continuó durante la década de 1920. Los disturbios raciales blancos no solo llevaron en algunos casos a la autodefensa armada negra, sino que también llevaron a que W. E. B. Du Bois y otros líderes negros, con aliados blancos, se reunieran en Canadá en 1905 para fundar el Movimiento Niágara, que más tarde se convirtió en la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color (NAACP), la primera organización nacional de derechos civiles del país. Dirigida por personas liberales negras y blancas acomodadas, la NAACP utilizó los tribunales para tratar de evitar linchamientos y disturbios blancos, pero aún pasarán cincuenta años antes de que el movimiento de derechos civiles (que alcanzó su punto máximo entre 1954 y finales de la década de 1960) y la desobediencia civil comenzaran a hacer que cambiaran las cosas. El racismo sigue siendo endémico en Estados Unidos, y la lucha continúa hoy con el movimiento Black Lives Matter, que ha llevado a millones de personas a las calles contra la violencia policial.

 

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Share This