(Abajo en castellano)
Aurten ere, azaroaren 25ean udaletxe, parlamentu eta instituzioetako fatxadak bioleta kolorez argiztatuta edo “bortizkeria matxistaren aurka” dioten pankarta bioletaz orniturik ikusiko ditugu.
Aldi berean, urtez urte, feminizidioaren zifrak jeitsi ez ezik, haunditzen ari dira. Feminizidioa emakumeek pairatzen dugun bortizkeriaren espresio krudelena da, baina ez da gutxiagorik ere bortizkeria bakarra. Ohiko nahiz eguneroko hainbat bortizkeria sufritzen ditugu: sexuala, ekonomikoa, laborala, ahozkoa eta sinbolikoagoak baina hain kaltegarriak diren bortizkeria psikolojikoak.
Komunikazio hedabide batzuetatik eta alderdi politiko batzuetatik mezua perbertitu egiten da eta matxismoa arazo pertsonala eta indibiduala bezela aurkezten dute. Honek konponente ideolojikoa dauka. Matxismoa ondo errotuta dago heteropatriarkatuan eta kapitalismoak erro hauek sendotu egiten ditu. Sistemari, gaur nagusi den neoliberalismoak bultzatuta, zaintza emakumeok doain egin dezagun interesatzen zaio. Eta zaintza administrazio publikotik kudeatu nahi denean, sektorea oso feminizatua izaten da, soldata arrakala izugarria eta lan baldintzak negargarriak izanik. Gogora dezagun Bizkaiko erresidentzietako langileek mantendu zuten konflikto luzea edo gaur Gipuzkoan dagoen borroka konbenio duin baten alde.
Aurten. Justiziari dagokionez, egoera negargarriak eta krudelak bizi izan ditugu. Hainbat prozesuetan sententzia oso polemikoak egon dira, emakume biktimaren sinesgarritasuna kuestioan jarriz, agresioaren ondoko biktimaren bizitzari buruz informeak eskatuz, biktimaren intimitatea bortxatuz, biktimaren janzkera, honek egresioari “baimena” ematen ote zion, analizatuz. Lege argiak eskatzen ditugu, ondo definitutako artikulatu konkretuekin, erabakiak epaile matxisten interpretazio librean uzten ez dituenak. Honela, biktima bezela tratatuak izango gara eta ez bi aldiz erasotuak.
Galeriarentzat egiten diren erakundeen deklarazio gutxiago behar ditugu, bai banderak, pankartak ala argi bioletak, eta aldiz, benetazko berdintasunerako eta bortizkeriaren kontrako prebentziozko lege eta neurriak eskatzen ditugu:
Irakaskuntza zentru etapa guztietan berdintasunaren eta genero bortizkeriaren kontrako promozioa
Kultura ekintza guztietan, jaietan, erakundeek esleitzen dituzten zerbitzuetan, segurtasuna, elkarbizitza eta sexismoaren kontra sentsibilizazioa

Sexismoa, segregazioa, sexu-jazarpena eta estereotipo sexualak errotik ateratzea.

Antikapitalistak, 2018 – 25 Azaroako

____________________________________________________________________________________________________________

Este año, el 25 de noviembre, veremos las fachadas de Ayuntamientos, Parlamentos e Instituciones con una pancarta violeta y el lema ‘Contra las Violencias Machistas’, o iluminadas en “violeta vivo” como cada año.
Al mismo tiempo, año tras año, las cifras de feminicidios no decaen, e incluso aumentan. Y estas son sólo la “punta de lanza”, la manifestación más grave de todas las violencias que sufrimos las mujeres. Tras la agresión física y el asesinato, hay otras muchas formas de violencia habitual y cotidiana: la sexual, económica, laboral, verbal y otras psicológicas mucho más simbólicas, pero no por ello menos dañinas.
Desde los medios de comunicación y ciertos partidos se pervierte el mensaje y tratan de hacer ver el machismo como problema personal o individual, lo que claramente tiene que ver con la ideología. El machismo está bien asentado en el heteropatriarcado e igualmente el capitalismo lo apuntala y refuerza. Al sistema, con el gran envite neoliberal imperante le interesa propiciar que las mujeres asumamos las labores de cuidados gratuitamente, y cuando se gestiona desde lo público, el sector de los cuidados es un sector mayoritariamente feminizado, peor pagado y con malas condiciones de trabajo. Recordemos el prolongado conflicto de las Trabajadoras de las residencias de Bizkaia y la actual lucha de las trabajadoras de las residencias o las limpiadoras de Gipuzkoa por un convenio digno.
Este año hemos asistido a un espectáculo verdaderamente lamentable en lo que concierne a la justicia, por varios procesos con sentencias polémicas donde se ha cuestionado la credibilidad de las mujeres víctimas, han admitido como pruebas informes de la vida posterior a la agresión, se ha violado la privacidad y/o “han analizado” su indumentaria por si esta pudiera dar “permiso” para la agresión. Exigimos leyes claras que, con articulado concreto y bien definido, no dejen las resoluciones a la libre interpretación de jueces o juezas machistas. Así podremos ser tratadas y reparadas como víctimas, en vez de ser agredidas doblemente.
Necesitamos menos declaraciones institucionales o gestos “de cara a la galería” ya sean banderas, pancartas o luces de neón violetas, y exigimos más leyes y medidas que nos equiparen en igualdad, así como la reactivación y mejora de la prevención de la violencia machista mediante:
Promoción de la igualdad y contra la violencia de género en todos los centros y en todas las etapas educativas.
Sensibilización contra el sexismo en toda actividad cultural, de organización de festejos, de seguridad y de convivencia o adjudicación de servicios de las instituciones.

Erradicación del sexismo, la segregación, el acoso y los estereotipos sexuales.

Antikapitalistak, 25 de Noviembre de 2018