Una convergencia de crisis dominada por la pandemia de covid-19

Copyright Dominique Botte

Buró Ejecutivo de la Cuarta Internacional
Introducción

En el año 2020 hasta ahora se ha visto la convergencia de grandes crisis, la más característica es la pandemia covid-19 que, al parecer había alcanzado un pico en el segundo trimestre, está alcanzando una vez más niveles sin precedentes de infección. Esto se ha combinado con los efectos extremos de la crisis climática: incendios forestales en California y Brasil, inundaciones generalizadas en Asia; la ofensiva neoliberal reforzada mientras los gobiernos capitalistas tratan de recuperar las pérdidas del período de confinamiento; reaparición de conflictos localizados como en el Mediterráneo oriental en un contexto de lucha continua por la hegemonía geopolítica. Al mismo tiempo, la incertidumbre del resultado de las elecciones presidenciales estadounidenses es un factor en la situación internacional. Es demasiado pronto para decir cómo será el mundo a finales de 2020 y hasta qué punto habrá cambiado profundamente.

Los efectos combinados de estas crisis siguen revelando las formas en que los trabajadores pobres y, entre ellos, en particular las mujeres, los negros y las minorías étnicas así como las poblaciones rurales sufren todas estas crisis. Pérdida de vidas, de empleos y medios de vida, de educación, de hogares… se combinan para crear una capa cada vez más empobrecida y desposeída en todo el mundo. Las luchas y los movimientos  se han desarrollado desafiando a gobiernos autoritarios que descuidan la salud de sus poblaciones, impugnando las condiciones inseguras de políticas de “retorno al trabajo” cuyo objetivo es beneficiar a la economía capitalista  y poniendo de relieve el lugar particular que ocupan las mujeres y las minorías étnicas entre los trabajadores esenciales. Éstos estallaron de manera dramática con el movimiento Black Lives Matter en Estados Unidos, que impugnó el racismo y la violencia policial, que rápidamente se extendió por todo el mundo, no sólo como movimiento solidario, sino también desafiando las manifestaciones locales de racismo y violencia policial.

Una pandemia continua

A principios de junio, cinco meses después del estallido de la pandemia de Covid-19, ya había causado más de 400.000 muertes en todo el mundo, con más de 6,8 millones de casos registrados oficialmente en 216 países —y más de 3.000 millones de personas habían sido confinadas en sus hogares hacia abril—.

A medida que la pandemia comenzó a retroceder en Europa, después de haber retrocedido en China y el Lejano Oriente al comienzo de la primavera, pero se mantuvo particularmente aguda en América del Norte y del Sur, se planteó la cuestión de hasta qué punto habría una segunda ola galopante de infección, o si el virus mutaría en una forma más benigna, las incertidumbres seguían siendo muy grandes.

A mediados de octubre de 2020, el número total de muertes en todo el mundo ascendió a 1,2 millones, y confirmó más de 40 millones de casos. Estados Unidos, India y Brasil siguen encabezando las listas de muertes e infecciones, pero la tasa de infección está aumentando en todas partes, de un modo particularmente brusco en Europa, donde el Reino Unido ha registrado más de 43.000 muertes y más de 33.000 en Francia y el Estado español.

En muchos países, el número de personas infectadas, enfermas o muertas es notoriamente subestimado, en primer lugar debido al deseo político de ciertos líderes de negar la gravedad de la situación, y también por la falta de medios para probar, hospitalizar y centralizar el recuento de casos Covid-19.

Frente al desastre sanitario del neoliberalismo globalizado, muchos gobiernos, bajo la presión de la profesión médica y la opinión pública, trataron de recuperar el control tomando medidas contundentes. El resultado fue una clara calma en la epidemia —a principios de la primavera en China y el Lejano Oriente, a finales de la primavera en Europa y Nueva Inglaterra— que condujo a una flexibilización más o menos extensa del confinamiento, con el mantenimiento de medidas de barrera, en sociedades traumatizadas por la violencia de la enfermedad y las medidas gubernamentales adoptadas. En la mayoría de los países de América del Norte y del Sur, la India y otros países de Asia y África la pandemia siguió desarrollándose lentamente, con medidas de protección muy desiguales. ¡Algunos países como Argentina o Filipinas han experimentado un confinamiento ininterrumpido desde marzo!

Con la llegada del otoño al hemisferio norte, una gran segunda ola de infección está tomando forma en Europa y Oriente Medio con nuevas restricciones, desde el aumento de los períodos de cuarentena para los viajeros, hasta la reimposición de medidas de bloqueo y toque de queda fuertemente represivas, a menudo diferenciadas regionalmente, en varios países de Europa.

Crisis económica

Las consecuencias de la desaceleración de la economía causada directa e indirectamente por medidas para confinar a la población, sin compensación financiera o totalmente inadecuada, en el contexto de una crisis financiera que ya se había estado gestando durante mucho tiempo, están empezando a entenderse mejor: una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 10% de media en los países de la OCDE (Europa , América del Norte, Japón, Corea del Sur, Australia…) en el segundo trimestre de 2020 (en comparación, fue del -2,3% en 2009 durante la crisis financiera anterior); una caída del 25% en India, del 20% en Gran Bretaña, del 17% en México, del 14% en Francia, del 9,5% en Estados Unidos, del 7,8% en Japón. La caída de la producción ya fue del 2 al 3% en el primer trimestre. Sin embargo, los líderes chinos proclaman que la recuperación ya ha tenido lugar en China en el segundo trimestre: +3,2% (frente al -7% en el primer trimestre). En cualquier caso, las proyecciones actuales estiman que el PIB mundial caerá alrededor del 6% en 2020 sobre la base actual, y no volverá a su nivel anterior a la crisis antes de 2023, sin anticipar un posible empeoramiento de la situación de la pandemia.

Hubo decenas de millones de desempleados en China en marzo, hasta 22 millones de desempleados en los Estados Unidos en abril de 2020 —y, si bien se anunció que estas cifras caerían bruscamente en los meses siguientes, parece que los puestos de trabajo que se están volviendo a crear son mucho más precarios y a tiempo parcial que antes de la crisis— y en Estados Unidos se estima actualmente que el número de personas con empleo es de 11,5 millones menos que en febrero. En la Unión Europea, el número de desempleados ha aumentado al 7,8%, ¡con enormes disparidades entre el norte y el sur!

Una nueva trampa de deuda se está acercando a un número creciente de países del Sur cuyas dificultades estructurales están empeorando con la crisis del Covid-19: una reducción de las reservas de divisas, un fuerte deterioro en términos comerciales con la caída del precio de las materias primas acompañada de una depreciación de las monedas de estos países frente al dólar estadounidense. Diecinueve países del Sur ya han suspendido pagos y hay 28 países con un alto riesgo de sobreendeudamiento. Los países del G20, el FMI y el Banco Mundial apoyan indefectiblemente a los acreedores y agravan aún más el endeudamiento de los países del Sur con financiación de emergencia principalmente en forma de préstamos, al tiempo que refuerzan la aplicación de políticas neoliberales de austeridad. Los reembolsos serán mayores en los próximos años y pesarán cada vez más en los trabajadores y las clases trabajadoras. La Cuarta Internacional apoya las diferentes movilizaciones de movimientos que luchan a nivel internacional por la abolición de las deudas ilegítimas.

Estragos por la ofensiva de las burguesías y sus gobiernos

Para los capitalistas y sus gobiernos, es necesario volver al trabajo y consumir lo que cueste en términos de salud y finanzas públicas, pero por otro lado tratan de limitar de una manera más o menos extrema otras libertades en nombre de la lucha contra la pandemia: moverse, reunirse, entretenernos de manera que eviten el gasto de un sistema adecuado de seguimiento de pruebas y de apoyo.

– Se promulgan planes de ayuda masivos para las empresas (a menudo independientemente de su crisis real), incluidas las reducciones de jornada y de impuestos en sectores de actividad que son viables, desde China hasta Estados Unidos y los diversos países europeos.

A su nivel, la Unión Europea ha proclamado un plan europeo de recuperación de 750.000 millones de euros en 3 años, de los cuales poco más de la mitad se encuentra en forma de deuda mutualizada, con una contrapartida de control sobre las políticas nacionales en los próximos años (esto es en parte un efecto propagandístico, ya que representa en realidad el 1% del gasto público).

– Los servicios públicos están sometidos a una presión cada vez mayor; no estamos viendo una reinversión masiva en salud pública, educación, atención para ancianos y niños y el apoyo a las personas discapacitadas u otros sectores que la crisis sanitaria ha puesto en grandes dificultades. De hecho, también estamos asistiendo a una creciente penetración del capital privado en sectores que, al menos en Europa, se han ejecutado como parte del sector público.

– En esta ocasión se están aplicando políticas cada vez más autoritarias. Después de la lucha contra el terrorismo, es la lucha contra la pandemia la que se utiliza para justificar las medidas liberticidas: policía en todas partes; multas prohibitivas para aquellos que no respeten las cuarentenas o las máscaras obligatorias —después de dar mensajes contradictorios acerca de su eficacia—; confinamientos y toques de queda que prohíben la vida social.

Estas políticas se afirman junto con la estigmatización de los jóvenes y los estratos populares, en particular las personas racializadas, ya sean de comunidades de larga trayectoria o de origen migrante más reciente, mantenidas como desconsiderados e irresponsables, como si no quisieran protegerse a sí mismas.

– La legislación laboral está sufriendo duras sacudidas en todas partes, se está perpetuando la flexibilidad impuesta inicialmente en nombre de una situación económica excepcional y se está facilitando el cierre de empresas;

– los derechos sindicales, de asociación y de manifestación han sido estrangulados durante el encierro y siguen siendo limitados, a menudo sujetos a normas cercanas a un estado de emergencia;

– Al mismo tiempo, estamos viendo una represión contra los migrantes, en particular en la frontera sur de Estados Unidos o al otro lado del Mediterráneo.

Pero las convulsiones de esta crisis multidimensional también contribuyen a una competencia exacerbada entre las grandes potencias y entre países: entre Estados Unidos y China -entre estados Unidos de Trump y el resto del mundo, empezando por Irán; con la Rusia de Putin; entre la Turquía de Erdogan y sus vecinos, por ejemplo la disputa con Grecia que se está calentando, con potencias europeas como la Francia de Macron avivando las llamas del conflicto. El régimen corrupto de Azerbayán, que perdía los medios financieros para mantener su despotismo, ha lanzado la ofensiva en Carabah con el apoyo de las fuerzas aéreas turcas y de mercenarios sirios. Intenta de ese modo dotarse de una legitimidad y aplazar cualquier posibilidad de proceso democrático.

Por último, con respecto a la crisis ambiental, aunque la caída de la producción mundial en la primavera puede haber tenido un breve efecto positivo en el nivel de contaminación y el calentamiento climático, sigue habiendo una fuerte tendencia a que aumenten los daños ambientales: los gigantescos incendios de 2020 en Australia, Brasil y toda la región amazónica o Estados Unidos son el resultado del aumento de las sequías causadas por el cambio climático, por la gestión neoliberal del territorio y, a veces, por sistemas de agricultura pirómana.

Efectos sociales y de salud

En cuanto a las políticas de cribado de coronavirus y el tipo de pruebas, las políticas de protección (máscaras, restricciones de acceso, cuarentenas…), la atención hospitalaria y el equipo, la investigación de vacunas: hay una avalancha de competencia y mala gestión liberal, ineficiencia burocrática, con riesgos de nuevos bloqueos traumáticos y nuevas crisis hospitalarias descontroladas mientras el personal sanitario está agotado y a menudo se ve particularmente afectado por el coronavirus.

Por lo tanto, hemos visto a los países ricos (empezando por los Estados Unidos) ser mucho menos eficaces en la lucha contra la epidemia que algunos países considerados pobres (Vietnam, Cuba…) pero con una tradición de atención sanitaria comunitaria.

¡También hemos visto las fuertes desigualdades sociales, raciales, de edad y de género frente a la pandemia! Empleados de base en los sectores de la salud, la limpieza y el transporte, a menudo altamente feminizados y racializados; trabajadores precarios e informales que no pueden permitirse el lujo de detener su trabajo, a menudo muy expuestos a enfermedades pero perdiendo la mayor parte de sus ingresos; las clases trabajadoras, a menudo racializadas, que sufren las consecuencias de las condiciones de vida superpobladas y la comida basura; migrantes y trabajadores en el extranjero; campesinos e indígenas de los países del Sur; personas vulnerables mayores de 65 años y, en general, personas que sufren de enfermedades crónicas: a pesar de que figuras públicas, artistas y líderes políticos también hayan sido sorprendidos por el Covid19, ¡el coste más elevado ha recaído en quienes son víctimas de la pobreza y las opresiones múltiples!

En particular, las mujeres han concentrado los riesgos y el sufrimiento en la carga de sus tareas profesionales y familiares y en la violencia machista que han generado y amplificados la pandemia y los confinamientos.

Ante los desastres sociales provocados rápidamente por los cierres y los confinamientos, muchos gobiernos —pero no todos— rompieron temporalmente con el dogma de la austeridad presupuestaria y distribuyeron ayudas sociales básicas: de nuevo, desde China hasta los Estados Unidos, incluidos varios países europeos. Estas asignaciones de unos pocos cientos de euros, pagadas en un solo pago o mensualmente, han servido como un amortiguador social mínimo, e incluso han ayudado a hacer que algunos de los sectores populares sean un poco más comprensivos con los líderes políticos, como sucedió con Bolsonaro en Brasil.

Sin embargo, estas políticas de nuevas redes de seguridad social son coyunturales y claramente no constituyen un punto de inflexión neokeynesiano para sectores significativos de la burguesía. La explosión de la deuda pública tendrá consecuencias duraderas y graves, ya que servirá como pretexto para profundizar las contrarreformas estructurales encaminadas a los contratos de trabajo, los derechos sindicales y los sistemas de seguridad social. Los gobiernos están pagando la deuda pública religiosamente y se están preparando para presentar el proyecto de ley neoliberal (especialmente en lo que queda de los servicios públicos) reafirmando el discurso de la competitividad. En ninguna parte los gobiernos utilizan las rentas altas y las grandes fortunas que, de hecho, han fortalecido sus activos. En ninguna se han nacionalizado las compañías farmacéuticas en un momento de gran necesidad.

Los efectos de la pobreza digital se han intensificado durante la pandemia:

– el acceso a la enseñanza en línea –las luchas de los profesores en todos los niveles por la enseñanza en línea para reducir los riesgos de la enseñanza presencial en los centros educativos no adaptados al distanciamiento físico y al respeto de las medidas de barrera han logrado algunas victorias; tienen que ir acompañados de la lucha por los estudiantes en cuanto al acceso a Internet, dispositivos y espacios de trabajo;

– el acceso a los servicios gubernamentales y de las autoridades locales es cada vez más tan sólo por Internet;

– Las compras por Internet han aumentado masivamente dejando en graves apuros a quienes no tienen las herramientas necesarias para acceder a ella (internet, tarjeta de crédito) y aumentando la explotación de quienes trabajan en la distribución (Amazon, por ejemplo, o el servicio postal).

El resultado a nivel político y en términos de luchas

La legitimidad de los poderes políticos y la lógica dominante de los beneficios se ve cada vez más erosionada en este contexto general, se ha visto que no ha podido hacer frente a tal catástrofe. Los trabajadores, especialmente los trabajadores “de abajo” y “en primera línea”, han sido revalorizados simbólicamente… Pero con los temores combinados a la enfermedad, el desempleo y la represión, el camino de la lucha es, para muchos, muy difícil en este momento. La resistencia no ha logrado crecer en número y seguir adelante con los destellos de la esperanza en junio.

En muchos países (si no en la mayoría) los principales sindicatos se han sumergido por completo en la crisis de la pandemia. No sólo se han vuelto aún más reticentes y renuentes a cualquier conflicto importante, a menudo ni siquiera tienen nada que decir sobre la política de crisis de las clases dominantes. Sin embargo, siguen desempeñando un papel importante en las luchas defensivas diarias de la clase trabajadora. Por lo tanto, en el futuro será importante en muchos países —más aún que en el pasado— participar en una política de lucha de clases en los sindicatos y generalizar las limitadas iniciativas que adoptan los sindicatos o las corrientes con un enfoque más combativo.

Muchos de los movimientos sociopolíticos balbuceantes o latentes de antes de la pandemia se han visto sofocados por la intensificación de la represión en Hong Kong, Argelia y Egipto. Los movimientos sociales y democráticos también han sido suspendidos bajo la epidemia en Chile, Irak, Francia, Cataluña… ¿Son posibles resurgimientos rápidos en estos países?

Sería necesario analizar con mayor detalle lo que ha sido de las estructuras ascendentes basadas en la solidaridad popular acumulada durante la pandemia, que podría desarrollarse en varios países.

Afortunadamente, varios movimientos de masas se han estado afirmando desde el final de la primavera, sobre diferentes bases pero con un contexto común de lucha por la democracia y contra el funcionamiento competitivo de la sociedad:

– El movimiento contra el racismo y la violencia policial, que comenzó en Estados Unidos, sigue siendo muy fuerte —en Europa, también en solidaridad con los migrantes sobre una base más limitada pero esencial (como las recientes manifestaciones en Alemania);

– El resurgimiento de la revuelta en el Líbano contra la corrupción del régimen confesional, empezando por la explosión del puerto de Beirut;

– El levantamiento en Mali;

– El levantamiento en Bielorrusia contra el gobierno de Lukashenko y sus elecciones constantemente amañadas;

– El levantamiento de la juventud tailandesa contra la realeza desacreditada;

– La victoria electoral en la primera vuelta del MAS en Bolivia como resultado de la movilización masiva;

– La revuelta popular en Chile ha forzado un referéndum el 25 de octubre sobre la constitución de la dictadura de Pinochet: el rechazo sería una victoria significativa.

Queda por ver qué nuevo ascenso puede tener lugar, integrando las lecciones de la pandemia, por los movimientos contra el cambio climático y la contaminación masiva, y más en general por las luchas ecologistas. ¿Qué resurgimiento de los movimientos feministas, que se han hecho valer a la vanguardia de las luchas en los últimos años?

El potencial de luchas y levantamientos sigue ahí contra un orden dominante que, frente a una crisis de ganancias y creciente deslegitimación, está tratando de fortalecerse con un autoritarismo generalizado, pero con ciertos líderes que a veces son muy aventureros, incluso desde el punto de vista de la burguesía. Pero este potencial ha tenido dificultades para expresarse hasta ahora debido al miedo a la pandemia y la confusión de medidas para revertirla. Hasta ahora no ha sido posible cambiar el equilibrio de poder y hacer que una alternativa al capitalismo sea más creíble.

En esta situación, las ideologías más reaccionarias y autocráticas, conspirativas y racistas se afirman en la extrema derecha, se estructuran y, para atacar a los oprimidos y explotados en lucha, encuentran relevos o incluso conductores con líderes políticos que ganan o se aferren al poder como Trump, Putin, Bolsonaro, Xi Yiping, Modi, Duterte, Rohani, Nethanyahu, Erdogan, Orban, Kacz… mientras que los líderes más “presentables” sólo pueden alentarlos al llevar a cabo ataques contra principios democráticos, a menudo sin precedentes en sus países durante décadas.

Las elecciones del 3 de noviembre en Estados Unidos serán un evento decisivo: si conducen a una reelección (probablemente ilegítima) de Trump, podrían hacer que la situación sea aún más tensa, con una polarización en la que la extrema derecha ganaría una ventaja y los riesgos de revuelta masiva crecerían. Por otro lado, si Trump fuera derrocido, un eslabón importante en la cadena de la extrema derecha y los gobiernos autoritarios sería eliminado y, sin tener ilusiones en lo que Biden representa o pretende, esto representaría un soplo de aire fresco para las personas explotadas y oprimidas en la lucha en todo el mundo.

Conclusión

El movimiento obrero, los movimientos sociales (y nosotros mismos) están desarmados, divididos entre la necesidad de cuidar de la salud, de protegernos de la pandemia, por un lado, y, por otro, de la oposición a las medidas de restricción de la libertad impuestas por los gobiernos que han destruido la protección social y los sistemas de salud pública.

¡Los y las revolucionarios y activistas anticapitalistas se enfrentan a grandes tareas! Debemos ayudar a forjar y fortalecer los frentes unitarios de los explotados y oprimidos contra los gobiernos autoritarios y los programas ultraliberales.

En la situación de emergencia que estamos viviendo, es esencial en todas partes reinvertir masivamente en los servicios públicos universales, empezando por los sistemas de salud, y relanzando masivamente los programas de asistencia social y vivienda financiados mediante impuestos a los ricos y los beneficios y el bloqueo de dividendos. Es necesario socializar las industrias farmacéuticas y de otros intereses generales como la energía, el sistema bancario y la distribución de agua. Los sistemas de producción deben reconvertirse para satisfacer inmensas necesidades sociales en lugar de las industrias mortíferas de armamento, productos químicos contaminantes, artículos de lujo, etc. La agricultura debe reorientarse hacia sistemas sostenibles de cultivo del suelo y de los recursos naturales. ¡Hay que detener las políticas discriminatorias, abrir fronteras para proteger a las poblaciones en peligro de extinción y poner en común los intercambios humanos en lugar de ponerlos en competencia y provocar guerras!

Debemos conceder un lugar central a la auto-organización de la población y de los trabajadores de la salud y los cuidados. Las medidas más eficaces para luchar contra la pandemia son las que serán mejor aceptadas porque serán definidas por las propias personas con los trabajadores de la salud y los cuidados. Se trata de recuperar el control sobre nuestras vidas.

En este camino, en las luchas, en la resistencia contra el capitalismo destructivo, por la democracia y por una política económica alternativa y sostenible, está la posibilidad de cambiar las relaciones de poder nacionales que hoy son desfavorables y hacer más concreta una alternativa ecosocilista para la humanidad.

19 de octubre de 2020

Share This