Ucrania: el gobierno ucraniano sacudido por la corrupción

[wpavefrsz-resizer]

Jacques Babel //

Ante la invasión de Ucrania proseguida salvajemente por Putin, el pueblo ucraniano se levantó masivamente, de forma armada y no armada. El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky consiguió encarnar esta resistencia, consolidando una gran popularidad. Sin embargo, su gobierno sigue estando, en primer lugar, al servicio de las clases poseedores, marcado por su lógica y sus aliados neoliberales. Las terribles consecuencias de la guerra hacen aún más insoportables los privilegios y comportamientos rapaces de los miembros de las capas gobernantes.

El país ya parecía fuertemente corrupto antes de la guerra. Ocupó el puesto 122 de 180 en el índice de percepción de la corrupción de la ONG Transparency International. Si bien la ley marcial promulgada al comienzo de la guerra sofocaba el derecho a la huelga, sin bloquear todos los movimientos de protesta, sigue habiendo una libertad de prensa que permite que estallen escándalos como la corrupción agobiante.

Trenes de vida fastuosos y privilegios

Así, a finales de enero, el medio de investigación en línea Nashi Groshi (“Nuestro dinero”) reveló que los contratos firmados por el Ministerio de Defensa sobrefacturaban de forma vergonzosa la compra de alimentos para el ejército, lo que provocó el despido de un viceministro de Defensa. En los días siguientes, el viceministro de Infraestructuras fue destituido de sus funciones, detenido por flagrante delito de recepción de sobornos relacionados con la compra de equipos, incluidos generadores eléctricos. En el proceso, otros altos funcionarios como el vice fiscal general, así como los gobernadores de las regiones de Dnipro, Kherson, Kiev, Soumy y Zaporijjia, e incluso el subjefe de la oficina del presidente, una persona muy cercana a Zelensky, fueron despedidos por sus fastuosos trenes de vida y sus comportamientos privilegiados, como unas vacaciones en el extranjero, en una total falta de sintonía con las privaciones que sufren sus compatriotas. Estas cuestiones son obviamente muy sensibles tanto para la opinión pública como para el mantenimiento de la cohesión en la resistencia a la invasión rusa, como desde el punto de vista de los aliados occidentales que brindan una ayuda masiva al Estado ucraniano en esta guerra. Estos promueven los intereses de los capitalistas y del sector privado frente a los derechos sociales de las y los trabajadores y de la población, pero saben que la corrupción directa y visible no es asumible para la ­credibilidad de su modelo.

Solidaridad con los movimientos sociales

En una situación muy difícil, los movimientos sindicales y sociales a veces han podido expresar su propia ira y sus propias aspiraciones. Así, los mineros de la mina n ° 9 de Novovolynsk en el oeste del país se movilizaron en agosto hasta obtener la invalidación del nombramiento de un nuevo director corrupto. Un movimiento ecologista actúa en contra de los planes de un oligarca para construir una estación de esquí en montañas protegidas; los estudiantes de Lviv y otras universidades se niegan a que éstas sean cerradas para convertirse en centros de acogida de refugiados, considerando que el cese de la educación superior sería una victoria enemiga. Los sindicatos también se movilizan por el pago de salarios atrasados y contra los despidos de trabajadores voluntarios para el frente. Todos estos movimientos sociales necesitan nuestra solidaridad al mismo tiempo que ésta debe expresarse contra la guerra de Putin.

Por su parte, el jefe de Estado ruso tiene una actitud muy especial frente a la corrupción. Cuando no la instrumenta, o incluso la inventa para eliminar a los opositores, ¡la legaliza! Así, firmó el pasado 30 de diciembre un decreto que exime de la declaración de impuestos a todos los funcionarios que hayan servido en la guerra en Ucrania, legalizó la recepción de “regalos” en esta ocasión. Y la Cámara de Diputados también debe aprobar una ley que exime a todas y todos los electos de presentar a las autoridades fiscales una declaración de ingresos. En cuanto a la libertad de prensa, ¡no hay necesidad de hablar de ella!

Hebdo L’Anticapitaliste – 647 (02/02/2023)

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/ukraine-le-gouvernement-ukrainien-ebranle-par-la-corruption

<

p style=”text-align: justify;”>Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

Print Friendly, PDF & Email
Share This