NAKBA 73

Desde hace varios días, las fuerzas armadas israelíes reprimen violentamente a las y los palestinos en Jerusalén movilizados para defender sus derechos, incluido el más fundamental de ellos: el de vivir en su ciudad, en su barrio, frente a la política de judaización sistemática de la parte palestina de la ciudad, llevada a cabo conjuntamente por el gobierno israelí y las organizaciones de colonos más extremistas.

Desde el lunes, el ejército israelí también ha lanzado una violenta campaña de bombardeos contra la Franja de Gaza, donde las manifestaciones de solidaridad con la ciudadanía palestina de Jerusalén se han multiplicado, como en el resto de los territorios ocupados, con el resultado de -en el momento de escribir estas líneas- al menos a 83 personas palestinas, incluidos niños y niñas muertas. También han muerto 7 israelíes. En Jerusalén, cientos de personas palestinas resultaron heridas y docenas fueron encarceladas.

Los acontecimientos actuales nos recuerdan que la empresa colonial israelí, compuesta a base de violencia, expropiaciones y humillación, continúa todos los días, en medio del silencio cómplice de la llamada “comunidad internacional”. Lo más que hace la ésta es llamamientos a la calma y la retención a la vez que reparte las responsabilidades de la situación actual por igual a Israel y a las fuerzas palestinas.

No hay “calma” colonial, y no hay responsabilidad compartida en este nuevo episodio de represión: lo que está en juego es la política de apartheid llevada a cabo por el Estado de Israel y la negación de los derechos democráticos y nacionales de las y los palestinos.

No se puede encontrar una “solución justa” sin la satisfacción de todos sus derechos: fin a la ocupación civil y militar, igualdad de derechos, derecho a la libre determinación y derecho al retorno. ¡El apoyo de la comunidad internacional al Estado de Israel debe terminar! Por el contrario, este último debe ser castigado y responsabilizado por sus crímenes. La gente que comprendemos estas verdades tan elementales debemos movilizarnos. Debemos intentar que las comprenda cada día más gente y que se presione a nuestros gobiernos para que dejen de tratar a Israel como un Estado más.


Duela zenbait egunetik hona, Israelgo indar armatuek bortizki erreprimitzen ari dira Jerusalemen mobilizatzen ari diren palestinarrak, zeintzuk haien eskubideak defendatzen ari dira, hala nola funtseskoak diren eskubideak: Israelgo gobernuak muturreko kolonoen erakundeekin batera hiriaren zati palestinarraren judaizazio sistematikoaren politikaren aurrean, beren hirian bizitzea, beren auzoa defendatzea.

Astelehenaz geroztik, Israelgo armadak bonbardaketa kanpaina bortitza egin du Gazako Franjaren aurka, eta Jerusalemgo herritarrekiko elkartasun adierazpenak ugaritu egin dira, gainerako lurralde okupatuetan bezala, lerro hauek idazteko unean gutxienez 83 pertsona palestinar hil baitira, haurrak ereb bai. 7 israeldar ere hil dira. Jerusalemen, ehunka palestinar zauritu dira eta dozenaka espetxeratu egin dituzte.
Gaur egungo gertaerek gogorarazten digute Israelgo enpresa kolonialaren indarkeria, desjabetzea eta umiliazioa egunero jarraitzen duela “Nazioarteko komunitatea” delakoaren isiltasun konplizearen erdian. Lasaitasunerako deia egiten du, baina aldi berean, egungo egoeraren erantzukizunak Israeli eta Palestinako indarrei berdin banatzen dizkie.
Ez dago “lasaitasun” kolonialik, eta ez dago erantzukizun partekaturik errepresio-gertaera berri honetan: jokoan dagoena Israelgo Estatuak egindako apartheid politika eta palestinarren eskubide demokratiko eta nazionalak ukatzea da.
Ezin da “konponbide justurik” aurkitu euren eskubide guztiak asetu gabe: okupazio zibila eta militarra amaitzea, eskubide-berdintasuna, erabaki askerako eskubidea eta itzulerarako eskubidea. Nazioarteko komunitateak Israelgo Estatuari ematen dion babesa amaitu egin behar da! Aitzitik, bere krimenengatik zigortua eta erantzulea izan behar du. Hain oinarrizko egiak ulertzen ditugunok mobilizatu egin behar gara. Saiatu behar dugu geroz eta jende gehiagok uler dezan gatazkaren egia eta gure gobernuei presio egin behar diegu Israel beste estatu bat bezala tratatzeari uko egin diezaioten.

F,E

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Share This