Hoy jueves 14 de marzo se cumple 1 año desde el asesinato de Marielle Franco, feminista, negra y favelada y defensora de los derechos de las mujeres y la comunidad LGTBIQ en Brasil.

Su caso es tristemente un ejemplo de la violencia social y política que hoy enlutece Brasil. Una violencia que se ha visto incrementada a raíz de los discursos de intolerancia y odio generalizados desde la campaña electoral y que se ha instaurado en el ejecutivo de la mano del presidente Bolsonaro.

En los próximos días se organizan diferentes protestas, acciones y actividades en memoria de Marielle Franco y de todas las lideresas y líderes políticos y sociales brasileños. Hay 4 mensajes fundamentales:

1 Un año después del asesinato de Marielle Franco, sigue sin haber justicia, la investigación oficial no avanza y no hay voluntad para esclarecer los autores intelectuales vinculados al asesinato.

2 El asesinato de Marielle fue un adelanto de la amenaza homófoba y racista que ahora ensombrece Brasil. Ahora más que nunca Brasil necesita todo nuestro apoyo y solidaridad.

3 Es necesario que el Estado Brasileño se haga cargo de la protección de los y las representantes políticos y líderes sociales, hoy más amenazados que nunca en Brasil.

4 Hay que frenar los discursos de intolerancia y odio que afectan a comunidades LGTBIQ, mujeres, afrodescendientes, pueblos indígenas, y líderes y lideresas sociales y políticos.