Los proyectos de ley de Biden fueron desmantelados por demócratas “moderados”

Bidenen lege-proiektuak demokrata "moderatuek" desegin zituzten

(Dan La Botz)

Hace cuatro meses, el presidente Biden presentó un proyecto de ley de 4 100 000 millones de dólares (2.300.000 millones de dólares para inversión en infraestructura y 1.800.000 millones de dólares para ayudar a las familias estadounidenses). Esta cantidad era mayor que la New Deal de Franklin D. Roosevelt y la Great Society de Lyndon B. Johnson. Este plan constituía la legislación de reformas más costosa y profunda de la historia de los Estados Unidos, con muchos elementos nuevos, como propuestas de energía limpia, licencias por paternidad/maternidad y asistencia médica remuneradas, una guardería universal gratuita y dos años de educación gratuita en un colegio comunitario público.

En un contexto de crisis y movilizaciones

“Se trata de un país que, una vez más, inspira y lidera el mundo gracias a las oportunidades que ofrecemos, las tecnologías que descubrimos, las que desarrollamos y las industrias que creamos. Y la nación que lidera el mundo en la lucha contra la amenaza existencial del cambio climático “, dijo Biden en julio. También dijo que su plan “nos pondría en condiciones de ganar la competencia mundial con China en los próximos años”.

Las verdaderas fuerzas en el origen de las propuestas de Biden son las persistentes crisis en los Estados Unidos, tanto en términos de salud como de economía, y el impulso dado a las solicitudes de reforma por parte de movimientos sociales como Occupy Wall Street en 2011, las enormes manifestaciones de Black Lives Matter contra el racismo y la violencia policial en 2020, y las dos campañas presidenciales de Bernie Sanders en 2016 y 2020, en las que hizo un buen número de propuestas recogidas posteriormente por Biden.

Las y los republicanos han aceptado el gasto en infraestructura (reduciéndolo), pero se han opuesto unánimemente a todos los programas sociales. En esta situación, los demócratas habrían necesitado el apoyo de los 50 votos demócratas del Senado, además del de la vicepresidenta Kamala Harris (que preside el Senado), y casi todas los votos demócratas en la Cámara de Representantes. Pero en las últimas semanas, dos  senadores demócratas de los llamados “moderados” han logrado obligar a Biden a reducir su propuesta a menos de la mitad de la cantidad inicial, eliminando así un gran número de programas sociales innovadores.

Cargos electos “moderados” al servicio de las empresas

Biden propuso originalmente financiar los gastos de su proyecto de ley aumentando la tasa del impuesto a las empresas del 21 % al 28 %, restaurando así parcialmente los impuestos que el presidente Donald Trump había reducido del 35 % al 21 %. Las y los republicanos, por supuesto, rechazaron este aumento de impuestos, pero también lo hicieron las y los demócratas “moderados”, creyendo que el partido tenía que encontrar otras fuentes de ingresos.

Los dos miembros del Senado que paralizaron el programa legislativo de Biden no son “moderados”, sino en realidad conservadores cuyas opiniones están más en sintonía con las del Partido Republicano. El senador Joe Manchin representa a Virginia Occidental, un Estado conocido por sus minas de carbón. El propio Manchin recibe 500.000 dólares al año en dividendos de acciones de compañías de carbón, lo que pone sus propios intereses en contradicción con el programa de energía limpia de su partido. La senadora demócrata Kyrsten Sinema de Arizona, antigua activista de izquierda del Partido Verde, dio un giro total, convirtiéndose en la voz de las empresas. Recibió casi 1 millón de dólares en contribuciones de campaña de grupos como la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, la Mesa Redonda de Negocios y la Asociación Nacional de Fabricantes. Estos dos senadores lograron tomar como rehén al Partido Demócrata y obligar a Biden a retroceder.

Como resultado, Biden tuvo que reducir su plan a 1.750.000  millones de dólares, menos de la mitad de la propuesta inicial, y eliminar muchos programas progresistas. Se abolirá la educación gratuita. La licencia de maternidad remunerada, propuesta inicialmente para 12 semanas, se ha reducido a cuatro, y ahora parece que será completamente abolida. La atención dental y la oftalmológica se eliminarían del plan Medicare. La tasa del impuesto de sociedades no aumentará.

Las y los progresistas en el Congreso, incluidos los pocos miembros de los Socialistas Demócratas de América, han luchado por un proyecto de ley mejor, pero al final, no tendrán más remedio que aceptar el compromiso alcanzado por Biden y la dirección del Partido Demócrata. Aunque las cantidades sigan siendo grandes, es insuficiente para las y los trabajadores.

4/11/2021

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/aux-etats-unis-les-projets-de-loi-de-biden-demanteles-par-les-democrates

Traducción: F.E. para antikapitalistak.org

(Dan La Botz)

Duela lau hilabete, Biden presidenteak 4.100.000 milioi dolarreko lege- proiektua aurkeztu zuen (2.300.000 milioi dolar azpiegituretan inbertitzeko eta

1.800.000 milioi dolar AEBetako familiei laguntzeko). Kopuru hori Franklin D. Roosevelten New Deal eta Lyndon B. Johnsonen Great Society baino handiagoa zen. Plan hori Estatu Batuetako historiako erreformarik garestien eta sakonenen legedia zen, elementu berri askorekin, hala nola, energia garbiaren proposamenak, aitatasun/amatasun lizentziak eta ordaindutako laguntza medikoa, doako haurtzaindegi unibertsal bat eta bi urteko doako hezkuntza ikastetxe komunitario publiko batean.

Krisi eta mobilizazio testuinguru batean

“Beste behin ere, mundua inspiratzen eta gidatzen duen herrialdea da, eskaintzen ditugun aukerei, aurkitzen ditugun teknologiei, garatzen ditugunei eta sortzen ditugun industriei esker. Eta klima-aldaketaren mehatxu existentzialaren aurkako borrokan munduaren buru den nazioa “, esan zuen Bidenek uztailean. Bere planak “datozen urteetan Txinarekin munduko lehia irabazteko moduan jarriko gintuzke”, gaineratu du.

Bidenen proposamenen jatorrian benetako indarrak honako hauek dira: estatu Batuetako krisi etengabeak, bai osasunari bai ekonomiari dagokienez, eta Occupy Wall Street bezalako mugimendu sozialek erreforma-eskaerei emandako bultzada 2011n, 2020an Black Lives Matterrek arrazakeriaren eta poliziaren indarkeriaren aurka egindako adierazpen izugarriak, eta Bernie Sandersek 2016an eta 2020an egindako bi presidentetza-kanpainak. Gerora, Errepublikanoek azpiegitura-gastua onartu dute (murriztu), baina gizarte-programa guztien aurka agertu dira aho batez.

Egoera horretan, demokratek Senatuko 50 demokraten botoen babesa beharko lukete, baita Kamala Harris presidenteordearena ere (Senatuko presidentea da), eta ia demokraten boto guztiak Ordezkarien Ganberan. Baina azken asteotan, “Moderatuen” bi senatari demokratek Biden behartu dute proposamena hasierako kopuruaren erdira baino gutxiagora murriztera, horrela programa sozial berritzaile ugari ezabatuz.

Hautetsi “moderatuak”, enpresen zerbitzura

Bidenek, hasiera batean, enpresen zerga % 21etik % 28ra igoz finantzatzea proposatu zuen, horrela Donald Trump presidenteak % 35etik % 21era murriztu zituen zergak partzialki berrezarriz. Errepublikanoek, jakina, uko egin zioten zergen igoera horri, baina demokrata “moderatuek” ere uko egin zioten, alderdiak beste diru- iturri batzuk aurkitu behar zituelakoan.

Bidenen programa legegilea geldiarazi zuten Senatuko bi kideak ez dira “moderatuak”, baizik eta kontserbadoreak, Alderdi Errepublikanoarekin bat datozenak. Joe Manchin senatariak Mendebaldeko Virginia ordezkatzen du, bere ikatz meategiengatik ezaguna den estatua. Manchinek berak 500.000 dolar jasotzen ditu urtean ikatz konpainien dibidenduetan, eta horrek bere interes propioak jartzen ditu bere alderdiaren energia garbiaren programarekin kontraesanean. Kyrsten Sinema Arizonako senatari demokratak, Alderdi Berdeko ezkerreko ekintzaile ohiak, erabateko bira eman zuen, enpresen ahotsa bihurtuz. Ia milioi bat dolar jaso zituen kanpainako kontribuzioetan Estatu Batuetako Merkataritza Ganberak, Negozioen Mahai biribilak eta Fabrikatzaileen Elkarte Nazionalak. Bi senatari hauek Alderdi Demokrata bahitu eta Biden atzera egitera behartu zuten.

Ondorioz, Bidenek 1.750.000 milioi dolarrera murriztu behar izan zuen bere plana, hasierako proposamenaren erdia baino gutxiago, eta programa aurrerakoi asko kendu behar izan zituen. Doako hezkuntza ezeztatuko da. Ordaindutako amatasun- lizentzia, hasiera batean 12 asterako proposatu zena, lau astera murriztu da, eta orain guztiz ezeztatuko dela dirudi. Hortzetako arreta eta arreta oftalmologikoa Medicare planetik kenduko lirateke. Sozietateen gaineko zergaren tasak ez

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Share This