Italia : Con los ojos vendados ante el horror de los muertos mediterráneos

(Hélène Marra)

El 14 de julio de 2021, en la plaza de Montecitorio de Roma (sede del Parlamento italiano), la manifestación “Libia, ¿una venda para no ver? “, promovida por 100 organizaciones, expresó su rechazo e ira tras la renovación de las misiones en el extranjero y la financiación de la Guardia Costera Libia decidida por el gobierno de Mario Draghi.

El evento comenzó con un minuto de silencio en memoria de las personas muertas en el Mediterráneo, seguido del conmovedor testimonio de un joven migrante que vivió el horror de la detención en Libia.

Las ONG piden la abolición de Frontex y los acuerdos con Libia

Las y los organizadores, incluidos Arci, Emergency, Amnistía Internacional, así como mucha gente activista contra el racismo y voluntaria de ONGs mediterráneas como Mediterranea, Open Arms, Sea-Watch, Médicos Sin Fronteras o SOS Méditerranée, piden la interrupción de la financiación y la cooperación con Libia, la liberación inmediata de las personas encarceladas en centros de detención, la ampliación de los canales de acceso regulares, el restablecimiento de un sistema institucional de búsqueda y rescate en el Mediterráneo y el reconocimiento del papel esencial de las ONG en la protección de vidas humanas en el mar. Las y los manifestantes llevaban una venda en los ojos, cuyo simbolismo tenía la intención de denunciar el comportamiento de las autoridades italianas y europeas que optaron por no ver el horror de los campamentos de migrantes y seguir respaldando, a través de sus políticas de expulsión, la violación de los derechos humanos.

La culpa y la indiferencia de quienes nos gobiernan

Desgarrado entre la extrema derecha xenófoba de Matteo Salvini y la posición crítica del Partido Demócrata, el gobierno de Draghi decidió mantener una continuidad con la indecente política de gestión de los flujos migratorios inaugurada por el gobierno de Gentiloni en 2017. No importa si esto viola los derechos consagrados en la Constitución italiana y las convenciones internacionales, lo importante es preservar la estabilidad del gobierno para continuar el proceso neoliberal de “modernización” del país. Menos gloriosa que las victorias futbolísticas de Squadra azzurra, la decisión de hacer la vista gorda ante los crímenes de lesa humanidad puede ser eliminada del espacio público por muchas operaciones de distracción. Incluso pueden afirmar que esto responde a una lógica de eficiencia en la gestión de los flujos migratorios, pero la verdad es muy diferente. La criminalización de las ONG no ha tenido el efecto esperado por las autoridades italianas y europeas: los flujos migratorios han aumentado (+59% en comparación con el año pasado, según la agencia europea Frontex), en particular los que salen de Libia y Túnez (21.955, +159%). Esto se debe al hecho de que los movimientos de las poblaciones no están vinculados a la posibilidad de recibir o no socorro en el mar, sino a otros factores como las crisis sanitaria, económica y política, y la búsqueda legítima de mejores condiciones de vida.

Expulsión y violencia como de costumbre

Por lo tanto, Libia continuará gestionando la expulsión con los recursos dispuestos por Italia y Europa; será libre de seguir haciéndolo con total indiferencia por los derechos humanos fundamentales. Bastará con cerrar los ojos y pensar en otra cosa mientras continúan la tortura, las violaciones, la violencia, la esclavitud y la muerte.16:42

Desde 2017, más de 60.000 personas han sido rechazadas y expulsadas a través de herramientas y operaciones proporcionadas y coordinadas por Italia y las milicias libias. Algunas operaciones de desalojo se camuflan detrás de la cobertura del rescate y son llevadas a cabo directamente por las autoridades italianas frente al puerto de Trípoli. Según la diputada del Partido Demócrata Laura Boldrini, la misión militar debe ser cancelada, no puede ser revisada o modificada porque es contraria a la dignidad política del Parlamento y al contenido de la Constitución; mientras que el secretario de La Sinistra Italiana (La Izquierda Italiana) Nicola Fratoianni señala que debemos dejar de tratar un fenómeno estructural como la migración con una política de emergencia.

Las y los manifestantes que llegaron a la Plaza de Montecitorio nos piden que actuemos para restaurar los principios elementales de la humanidad. No podremos cerrar los ojos indefinidamente y no tenemos la intención de hacerlo.

Hebdo L’Anticapitaliste – 578 (22/07/2021)

https://lanticapitaliste.org/actualite/international/en-italie-les-yeux-bandes-face-lhorreur-des-morts-de-la-mediterranee

Traducción: FE para antikapitalistak

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Share This