Desde la plataforma Gueñes Bizia llevamos 4 años sufriendo y denunciando la situación que estamos padeciendo a raíz de la autorización por parte de las autoridades competentes (Gobierno Vasco y alcaldes), de la puesta en funcionamiento, en unas instalaciones obsoletas, de una planta de quema de biomasa cerca de dos núcleos de población. Nuestro periplo de estos cuatro años ha sido intenso en denuncias de las irregularidades e incumplimientos de la normativa, pero sobre todo, en la denuncia del carácter contaminante de las emisiones de esta fábrica.

Hemos hecho todo tipo de acciones de concienciación e información pero apenas hemos tenido eco en la prensa, salvo esta semana. Esta semana, a raíz del informe de los tres prestigiosos científicos (Fernando Palacios, Josep Ferrís i Tortajada y Eduard Rodríguez- Farré), en el que expresamente se indica que la incompatibilidad de la actividad contaminante de Glefaran con la salud, se ha podido leer en prensa algo “negativo” relativo a esta empresa.

Pues bien, ese algo ha puesto muy nervioso al PNV, tanto, que se ha lanzado a toda máquina a intentar desprestigiar a los tres autores del informe, cuestionando tanto su capacitación profesional como su integridad e independencia.

¿No llama la atención esta reacción? ¿A qué puede deberse? Pues a que tienen miedo y están muy nerviosos. No les interesa que la gente se entere y tome conciencia de que la actividad de esta empresa es altamente contaminante y nociva para la salud. Porque ello significaría que los alcaldes de los dos municipios afectados, Güeñes y Zalla, y el Gobierno Vasco, han estado engañando a la ciudadanía. Engañando durante cuatro años. Cuatro años diciendo que todo estaba bien y que la calidad del aire era muy buena. El mismo mantra que repiten en todas pares en las que la ciudadanía protesta por la calidad del aire de su localidad.

Pero para desgracia de estos señores del PNV los tres científicos, además de reputados profesionales son unas personas íntegras y valientes. Tanto que van a volver mañana a Zalla a ratificar el contenido del informe y exponer nuevamente el peligro que corre nuestra salud si Glefaran continua con su actividad contaminante. Y decimos volver, porque en mayo de 2019 estos ilustres profesionales ya vinieron a Zalla a ofrecer una charla informativa sobre el tema. A esa charla no acudió ningún responsable político de la zona. ¿Lo harán en esta ocasión, en la charla de hoy?

En todo caso, a los que sí os esperamos es a todos y todas que formáis parte del colectivo de la alianza climática. Poder escuchar de primera mano lo que estas eminencias van a contarnos es una ocasión única e impagable, especialmente para todas las personas, asociaciones y plataformas que tengan su preocupación o razón de ser en el medio ambiente, la contaminación y calidad del aire que respiramos.

¡Nos vemos!

Share This