CONSTRUYENDO ESPACIOS DE RUPTURA

OSASUNA, LANA, HERRIA una alternativa en tiempos de una izquierda institucionalizada

Sin duda nos encontramos en uno de esos momentos donde es necesario construir de manera conjunta espacios en los que personas muy diversas venidas de diferentes sectores de militancia política, acción sindical, o activismo social puedan trabajar bajo el convencimiento por el cual la única salida a los grandes problemas estructurales que sufre nuestra sociedad pasa por terminar con un sistema capitalista voraz que prioriza sistemáticamente el beneficio económico frente al de las personas.

En la siguiente entrevista desgranamos junto a Nekane Jurado la importancia de este tipo de espacios en estos momentos de crisis sanitaria, económica y social, que vivimos a nivel global y que deben hacernos reflexionar para lograr una respuesta activa desde lo colectivo,

Nekane Jurado. Una vida de activismo y militancia.

“Su éxito dependerá si con una mirada amplia cpaz de situarse por encima de todos los 1ismos”, y de los movimientos sociales” creados desde grupos de poder para parecer que algo se mueve y garantizar que nada cambie.”

Entrevista realizada por Mikel Labeaga. Militante Antikapitalistak.

P.¬- ¿Cuál ha sido tu trayectoria como militante, como activista política?

Mi trayectoria de militancia y lucha social comenzó a mitad de los años 70 como estudiante universitaria. En 1986 encabecé las listas sindicales de LAB (que se presentaba por primera vez) en la sede central del Gobierno Vasco, desde ahí, compaginando lucha obrera y política fui cofundadora del Area Nacional de Economía de Herri Batasuna hasta la creación de Sortu, con la que no pude identificarme al girar totalmente su apuesta socio-económica, Fui Parlamentaria Foral por Araba (1995-1999) y desde esa plataforma fui impulsora de la primera ILP de Euskal Herria por los Derechos Socioeconómicos, cofundadora de un movimiento social contra la exclusión y la pobreza, cofundadora de Bilgune Feminista, ect. Hoy, superados los 60 años, apuesto por la lucha popular amplia, en las calles, lugares de trabajo, centros de enseñanza, porque la institucional, una vez más, demuestra su acomodación al sistema que les mantiene, y solo el pueblo con su lucha genera los cambios.

P.¬- Qué piensas de un espacio asambleario como el de Osasuna Lana Herria?

Es una criatura aún muy débil, como todo neonato, pero con el gran potencial que radica en su apuesta por la transversalidad, la pluralidad, y la forma asamblearia para sumar y sumarse a cualquier LUCHA DE CLASE. Su éxito dependerá si con una mirada amplia es capaz de situarse por encima de todos los “ismos”, y de los “movimientos sociales” creados desde grupos de poder para parecer que algo se mueve y garantizar que nada cambie.

Daniel Bernabé, en su obra “La trampa de la diversidad” desarrolla el hecho de como el neoliberalismo ha fragmentado la identidad de clase. OLH debería de ser un conjunto de nudos marineros que volvieran a recomponer en una sola red luchas diverso cuyo objetivo común sea derrocar al Capitalismo salvaje de 2020.

La filósofa alemana Hanna Arendt a principio del SXX decía” Los asuntos de la política son demasiado serios para que se los dejemos a los políticos”

P.¬- Qué tipo de personas participan de un espacio como el de Osasuna Lana Herria ¿Cuáles son las reivindicaciones fundamentales de dicho espacio?

Han sido invitadas personas de muy diferente procedencia, pero con un elemento común son acreditadas militantes de luchas sociales, sindicales y/o políticas. Coincidimos en el diagnostico socioeconómico actual, de quien, y como se ha generado y en la respuesta para recomponerlo, que no es otra que de una vez por todas esta crisis la pague el capital, existe riqueza suficiente acaparada por ellos para hacer frente a esta crisis de nuevo generada por ellos mismos.

Pero esto solo es el aquí y ahora, el mañana debe de ser construido sobre pilares muy diferentes a los actuales que están totalmente carcomidos. La justicia social (con una fuerte redistribución de rentas), la recomposición de la Tierra (justicia medioambiental y decrecimiento económico van de la mano) y la igualdad de todos los seres humanos (sin distinción de género, raza, religión, lugar de procedencia) allá donde residan y trabajen deben de ser los que sustenten el nuevo modelo económico que debe de ser construido desde el pueblo y por el pueblo.

P.¬- Crees que un espacio de este tipo tiene recorrido a largo plazo

¿Qué plazo es necesario para cimentar y dar fuerza a estos nuevos pilares?? Es como la construcción de las catedrales, un trabajo en el que debemos confluir y relevarnos varias generaciones, con una planificación precisa y con la generosidad de saber que los más mayores vamos a realizar un trabajo que veremos avanzar, pero no concluir.

P.¬- ¿Cómo valoras la estrategia adoptada por la Izquierda Abertzale (IA) en los últimos años?

A la IA de Sortu-Bildu no le gusta que la llamen Izquierda Abertzale Oficial (IAO). Pero yo creo que no se puede hablar de IA sin marcar un antes y un después a la apuesta preeminente por la institucionalización como forma principal de intervención social. Existe una IA militante de décadas que siente que los valores centrales de la lucha de clases (y también nacionales) han sido abandonados para conseguir las cotas institucionales y el dinero que ello representa y que hoy sostiene a esa IAO.

Desde mi análisis la IAO carece de estrategia real para impulsar la lucha de clases, tan ineludible en este S.XXI, donde nos conducen a una lucha por la subsistencia obrera como la del S XIX. Eso sí, la IAO tiene una estrategia clara para mantenerse a cualquier precio en las Instituciones, incluso felicitando oficialmente y ofreciendo su colaboración a Trump al ser elegido, algo que la hemeroteca sigue recordando.

P.¬- ¿Crees que es posible cambiar algo desde las instituciones o por el contrario la acción debe ser combinada con la actividad en la calle?

Toda la izquierda europea, como la IAO, se ha centrado en “la política” y, olvidando la economía-política, se ha dejado llevar por la fantasía. Es fácil creer que, al final, todo es política y que por lo tanto se puede cambiar la relación de fuerzas sociales y que todo es posible en un parlamento. Hemos olvidado que la política, en última instancia, es el resultado de la realidad material de las relaciones económicas y de clase. Esa es una afirmación muy profunda de Karl Marx, que debe de ser comprendida correctamente, dado que su esencia muestra que no todo es posible mediante la política.

Y eso lo vimos en Grecia: un pueblo con voluntad de cambio, una acumulación política suficiente que desea liderar el cambio y una Troika que entiende la negociación en los términos: “Decide: me lo das o te lo quito”. Y este marco de negociación-imposición sigue siendo inamovible porque está dentro de un marco de capitalismo global y salvaje, sobre el que los pueblos parecen no poder opinar.

De hecho, toda la historia demuestra que siempre que las fuerzas populares han accedido a las instituciones con voluntad y acción de cambio el poder económico ha actuado a través de Golpes de Estado (España 1936, Chile 1973, etc) o con desestabilización total de la economía (en Cuba, Venezuela, etc), o con los llamados Golpes de Estado Financieros (Italia, Gracia).  Sin una calle impulsora y garante del cambio, las instituciones nunca lo sostendrán.

Marcos Roitman Rosenmann en Le Monde diplomatique de marzo 2017, en su artículo Reinterpretando los Golpes de Estado dice: “Si la finalidad de los Golpes es torcer la voluntad de un pueblo, suprimir derechos y libertades, recibir órdenes del exterior y asumir los postulados de organismos internacionales, bancos, Troyka, transnacionales y de complejo industrial-militar, sin rechistar, el GOLPE INSTITUCIONAL triunfa sin disparar un solo tiro. Ese es el peligro al que nos enfrentamos. Desenmascararlos es labor de todos aquellos que se sientan comprometidos con la libertad, la justicia social, la democracia y el socialismo”

P.¬- Crees que ahora mismo existe alguna formación de izquierdas en Euskal Herria que defienda posturas rupturistas de alternativa y no de alternancia

Como señalaba en la anterior pregunta, con el desarrollo de los acontecimientos de 2015 en Grecia, quedo en evidencia que el juego político “permitido” tiene un límite.

La Unión Europea sostiene más que Lobbys de poder, sostiene una troupé de políticos creados o patrocinados en sus propios centros, que parecen salir de la “nada”, y no son más que la rama política del capital financiero. Políticos-tecnócratas sin ideología que nutren todos los partidos: conservadores, liberales, y hasta los llamados nuevas izquierdas, dónde se incluyen las izquierdas actuales de EH (que todavía tienen la osadía de autotitularse así tras haber abandonado cualquier atisbo de lucha de clases, y asumen el ABC de la fiscalidad o la elaboración de Presupuestos según la ortodoxia del poder).

Sin lucha nunca hay ruptura, solo alternancia en una gestión de lo Público puesta al servicio de los intereses del Capital. Si queremos lograr otras cosas políticamente, tiene que cambiar el marco institucional-financiero de la Europa de los mercaderes.

No hay otra manera y la tragedia para las clases populares europeas es que sus “izquierdas” han obviado esta cuestión. Si no es así, sino es un problema ideológico, la conclusión es más dura: la izquierda europea tiene miedo al verdadero poder de transformación que le es entregado con el voto. La izquierda, incluida la IAO, se disfraza y oculta detrás de grandes palabras. Se alude al poder de los trabajadores, de los movimientos sociales, pero se “gestiona” el poder delegado por el marco institucional-financiero, pensando que con una gestión no corrupta, ya basta.

P.¬- Cuál crees que es la herramienta que debe forjarse para el cambio político en Euskal Herria

A estas alturas de mi trayectoria de lucha, creo que la verdadera y única herramienta es la propia persona con desarrollo de su consciencia. El saberse a sí misma SUJETO de CLASE explotada, SUJETO de LUCHA para transformar esta cruda realidad, SUJETO de CONSTRUCCION de comunidad que sostiene y cuida la vida en toda su extensión. Es esta persona comunera, reunida en BATZARRE y en BATZAR NAGUSIAK, en debate directo y permanente la herramienta que es imprescindible forjar.

 P ¿Crees que es necesario un sujeto político a la izquierda del Elkarrekin Podemos y de EH Bildu y ves factible construir ese espacio?

Empiezo por el espacio, sí, lo veo factible porque ese espacio existe y ni EP ni EHB lo ocupan. No está vacío porque me consta que existen sujetos que están trabajando dentro de ese espacio. Para mí es el símil de muchas pequeñas hogueras queriendo alumbrarlo, pero consumidas en sí mismas. Necesitamos agrupar todas las hogueras para hacer un fuego potente que no se apague, no es el momento de entrar en si es leña de roble o de haya, todos somos bosque autóctono, el objetivo primero es alumbrar el espacio, ocuparlo, hacerlo comunal.

Ese sujeto de lucha no solo es necesario es imprescindible, y solo lo haremos factible sumando, sumando y sumando. Nos anuncian que llega una noche fría y oscura, está ahí, noche de lobos, pero……todavía tenemos tiempo antes de que anochezca, no nos sobra ni un minuto.

Me gusta recordar una frase de Séneca “No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas”

P.¬- Cuál debe ser la tarea del militante de izquierdas en los próximos cuatro años seguramente una vez más dominados por un PNV cuasi hegemónico?

Los cuatro años es un lenguaje de las instituciones, no es ese el tiempo del pueblo, no es el tiempo de las trabajadoras que van a cruzar de la supervivencia a la exclusión en este periodo. El nuevo sujeto comunero tiene una tarea, de la que venimos hablando toda la entrevista, que debe empezar ya con la demolición de este modelo depredador, y con la co-creación de una sociedad libre donde la economía sea un medio para el desarrollo de toda la comunidad, no un fin en sí misma. Y esa tarea no es ni de cuatro años, ni de una década, es como mínimo de una generación entera.

Y me da igual que lo dirija un pene con cualquier sigla o una vagina si su hoja de ruta es la misma marcada por el capital, para seguir sosteniendo el mismo modelo globalizador de explotación. ¿Existen diferencias de política económica desarrolladas entre Reagan y Thatcher?, ¿entre  Merkel y Rajoy?. No es el género del gobernante quien marca la diferencia, es la ideología de clase la que la marca.

P.¬- Crees que en este momento clave se dan las condiciones para hablar claramente de políticas anticapitalistas

Cuando el capital danza sin máscara imponiendo su poder en todos los ámbitos de la vida, cuando la riqueza está más concentrada que nunca, cuando la Tierra está más dañada de lo que jamás ha estado, cuando el capitalismo niega el futuro a países enteros, cuando está convirtiendo el mar es un inmenso cementerio de personas que buscan otro futuro, cuando todas las facetas de nuestra vida y muerte están mercantilizadas, el solo hecho de NO CUESTIONARSE EL CAPITALISMO es un delito de lesa humanidad.

El capitalismo hace tiempo nos quitó la VIDA y nos arrojó a la supervivencia. Sino comenzamos a situar las acciones anticapitalistas en el centro de nuestra supervivencia (como trabajadoras, como consumidoras, como disfrute del tiempo libre, etc.) nuestro propio futuro está en peligro.

P.¬- Es tiempo de que todos los sectores de izquierda alternativa desde sectores rupturistas empiezan a organizarse de manera conjunta

Ese tiempo era ayer. Pero todavía no ha anochecido y podemos recuperar parte del tiempo perdido. Cualquier dilación es avanzar en la derrota. Y no olvidemos jamás que los grupos que han luchado separados han sido derrotados juntos. 

P.- Que relación crees que debe buscar la izquierda vasca con otros sectores de la izquierda rupturista en el Estado Español o a nivel internacional.

El capitalismo es una gran hidra destructoras que tiene cabezas de poder en todos los grandes enclaves internacionales, ello exige la coalición estratégica de todo el movimiento rupturistas, no solamente local, nacional, o europeo, sino un amplio movimiento internacionalista (superando los -ismos, y uniendo todas las manifestaciones de verdadera lucha de clases, sea obrera ecologista, feminista…). Ya lo he dicho antes, es el momento de SUMAR, sumar y sumar, aprender de las intrincadas alianzas del capital y responder con una gran alianza social y de clase que detenga la nueva esclavitud del S XXI.

En otra entrevista reciente recordaba que un día le pregunté al gran filósofo comunista Alfonso Sastre cual era, dentro de su propia obra, una lectura clave como guía de lucha, sin dudar me dijo “Los Intelectuales y la Utopía”. Ahí el gran reto.

“Utopía no es una quimera, utopía es lo que no hay todavía, y sería posible que hubiera, y es posible que llegue a haberlo, por medio de una práctica revolucionaria de la imaginación dialéctica, y a pesar de las ideologías reaccionarias”. Alfonso Sastre (Imaginación, retórica y Utopía)

Nekane Jurado

Militante de género y clase. Economista, Psicóloga Clínica.

 

Share This