Marcelino Fraile
(Trabajador de la Concertada)
Como trabajador de la enseñanza concertada y afiliado a Steilas, en el momento de terminar el Curso Escolar 2019 (que no de la negociación, ni de la politica) me encuentro como mis 9.000 compañeras y compañeros ante la grave preocupación e indignación por no haber sido atendidas nuestras demandas de un Convenio digno desde hace 10 años, casi un centenar de reuniones de negociación, 24 jornadas de huelgas y otras tantas movilizaciones en la calle.

La intransigencia de la patronal Kristau Eskola e AICE, junto a la politica de recortes y complicidad con la patronal por parte de la Consejería de educación del PNV han echado a perder la atención del alumnado durante este curso, tal y como vienen haciendo esta última década con la Calidad de la enseñanza para 120.000 alumnas y alumnos. El mantenimiento y la mejora de las condiciones laborales del profesorado en general, es decir, la disminución de su carga de trabajo, el poder adquisitivo de sus salarios, la estabilidad en el empleo, la reducción de la edad de jubilación, el reconocimiento de la labor profesional de auxiliares y trabajadoras de infantil, etc. Repercute directa e indirectamente en la verdadera Calidad de la enseñanza, no las huelgas y movilizaciones que hemos realizado para defender nuestras demandas. Es evidente que esta Patronal no quiere acceder a ellas, porque no esta dispuesta a renunciar a los privilegios de que dispone gracias a una financiación de subvenciones cada vez mas elevadas por el PNV y de cuotas incontroladas que tienen que aportar las familias.

Para el profesorado de la concertada esta situación de bloqueo e intransigencia en la negociación de la Patronal y el Gobierno del PNV es desesperante, porque a nosotros y nosotras lo que nos gusta es mejorar en y con nuestro trabajo diario en los centros. Y sin embargo, nos vemos abocados a seguir en la lucha perjudicándonos en nuestras familias y también en las del alumnado, al que pedimos su solidaridad.

No vivimos en una burbuja y vemos como otros cientos de familias trabajadoras están en nuestra misma situación, 10 años sin Convenio, 50.000 trabajadores/as del Metal, empleados/as de instalaciones deportivas, trabajadoras de residencias, empleadas del hogar, etc. Lo triste de esta situación que atravesamos decenas de miles de personas y familias trabajadoras es que frente a la Unidad de criterios y dureza que presentas las distintas Patronales y el gobierno del PNV ante nuestras demandas; los sindicatos en general conducen nuestras luchas cada una por su lado, con diferentes calendarios y jornadas de huelga o movilización. Mi pregunta y mi inquietud como la miles de trabajadores de los distintos sectores es: ¿No es hora ya de que frente al rechazo y la contundencia de las patronales opongamos la necesaria unidad de las luchas de las trabajadoras y trabajadores de los distintos sectores?

Somos muchas las gentes de abajo, las que trabajan, pero sin Unidad en la lucha, los pocos privilegiados de arriba, las patronales y gobiernos, impondrán las condiciones que ellos quieran uno a uno, sector por sector, … ¡Nuestro desafío es no dejar que esto ocurra!

Borroka elkartua bide bakarra da!