Alto a la represión del pueblo argelino, por el respeto de los derechos humano

A la vez que el pueblo argelino se manifiesta pacíficamente, como desde hace cerca de cinco meses, se multiplican las detenciones arbitrarias, las palizas y los ataques mediáticos. Personalidades como Kader Attia, Etienne Balibar, Juliette Binoche, Said Bouamama, Souad Massi y Olivier Besancenot junto a otras decenas de ellas, así como diferentes asociaciones y organizaciones, fundamentalmente francesas y magrebíes, demandan “un alto inmediato de la represión y de las persecuciones así como la liberación de todas las personas detenidas por delitos de opinión”

DESDE HACE CERCA DE CINCO MESES, EL PUEBLO ARGELINO SE MANIFIESTA, con constancia, firmeza y valentía, para acabar con un sistema autoritario militarizado que le ha sido impuesto desde la independencia. Sus reinvindicaciones son reafirmadas cada viernes por todo el país: instaurar un Estado de derecho que garantice las libertades individuales y colectivas, promueva la igualdad ciudadana, por tanto la de las mujeres y los hombres también, y la justicia social.

Gracias a su pacifismo, alabado en todo el mundo, el pueblo argelino ha podido desmontar hasta ahora todas las maniobras de distracción, todas las tentativas de división, todas las manipulaciones de un poder que se revela tal cual es: tras una fachada civil, un poder militar-seguritario, que no engaña ni a las y los argelinos ni a la opinión pública internacional.

Estas últimas semanas, el poder ha decidido acabar las manifestaciones pacíficas de los viernes tal como se vienen produciendo: detenciones arbitrarias por el simple hecho de haberse manifestado pacíficamente o haber enarbolado una bandera bereber, palizas a la gente que se manifiesta, linchamientos mediáticos y campañas de odio en las redes sociales, son otras tantas herramientas de la represión.

En la manifestación del viernes 5 de julio se han visto ante los ojos del mundo entero escenas de gran violencia policial: unos policías se han ensañado con manifestantes que estaban ya por los suelos y no constituían ninguna amenaza ni para ellos ni para nadie. La lista de las violaciones de los derechos humanos es ya muy larga y no deja de crecer peligrosamente.

Esta represión no debe callarse. Debe ser denunciada firmemente, con vigor, por todas las conciencias libres.

Llamamos a todas las asociaciones y organizaciones a denunciar estos atentados a los derechos humanos.

Exigimos el alto inmediato de la represión y de las persecuciones así como la liberación de todas las personas detenidas por delitos de opinión.

(Se puede encontrar el original en francés de este manifiesto así como la lista de personas, asociaciones y organizaciones firmantes y la forma de sumarse a él en la web https://blogs.mediapart.fr/les-invites-de-mediapart/blog/160719/halte-la-repression-du-peuple-algerien-pour-le-respect-des-droits-de-l-homme?fbclid=IwAR0ffkqOJX0pU_Gwl1vovazgKPJpP7wY0a7Lb-0YsxShYB5rCzU46mgkNV4)