Ryad Hamadi

Se había especulado mucho con el impacto de los éxitos del equipo de fútbol en la copa de África sobre la movilización popular. Era no tener en cuenta la determinación de la gente de proseguir la movilización hasta la satisfacción de su reivindicación: la de que se vayan el sistema y las figuras que lo simbolizan.

También este viernes, el 21º tras el 22 de febrero, eran centenares de miles de personas las que acudían a la cita en varias wilayas para exigir de nuevo que se vayan “todos”. “Yetnahaw Gâa”, según una fórmula ya consagrada.

En Argel, aunque la movilización no era de la amplitud de la del viernes anterior, los manifestantes, hombres, mujeres, jóvenes y menos jóvenes, han tomado el centro de la capital, no lejos de la Gran Poste, lugar emblemático de la protesta desde el comienzo de la insurrección ciudadana, para reclamar el cambio del sistema y denunciar a las dos “B”, Abdelkader Bensalah y Noureddine Bedoui, a las que niegan el derecho a organizar las elecciones.

Aunque sea de destacar la ausencia casi total del emblema amazigh, por temor sin duda a las represalias y las detenciones, hay que constatar también que la principal consigna coreada desde el comienzo de la manifestación ha sido la que se refiere a la consagración del Estado civil. “Dawla Madania machi askaria, Estado civil y no militar”, han entonado durante toda la manifestación miles de voces. Las y los manifestantes han gritado igualmente consignas a favor de las y los detenidos del Hirak y a favor de las libertades de prensa y de expresión.

A pesar de un enorme despliegue policial, la gente ha conservado el carácter pacífico de sus manifestaciones. Algunas detenciones han sido realizadas en Argel pronto por la mañana y una manifestante ha sido detenida en Jijel, acusada de haber enarbolado una bandera amazigh. Pero globalmente las manifestaciones se han desarrollado sin incidentes.

Dentro de 10 días el movimiento popular emprenderá su sexto mes. En ausencia de una verdadera oferta política proveniente del poder, con medidas de apaciguamiento, es poco probable que asistamos a un retroceso de las manifestaciones como desea el régimen.

12/07/2019