Por Roland Denis

Jueves, 27/12/2018 01:29 AM

Ya no son pocos los escritores desde todo el arco de Nuestra América, que siendo sinceros y objetivos en su palabra han dado cuenta del desmoronamiento de la izquierda burocrática, muy corrupta y reformista que durante mas de 10 años comenzando el siglo XXI gracias al empuje de los movimientos populares en todas las esquinas nuestramericanas, prácticamente tomaron la hegemonía sobre todo el continente. Ya sabemos lo que ha pasado. Hoy en día han perdido prácticamente todo espacio del poder constituido y estatal precisamente por esta euforia de poder que los llevo al cadastro de una derrota completamente tonta y sin capacidad de respuesta que no sean los debilitados medios de comunicación y un movimiento callejero completamente agotado o clientilizado. La lucha sigue y seguirá sobre nuevos actores y un programa o sueño antiestatista que forjarán los próximos años, eso no es una profesía es simplemente la lógica de un mundo que día a día se hace más absurdo, brutal e injusto .

Las luchas sociales a la final se hacen a guerra abierta. El mundo manejado por élites aristocráticas y burguesías que las acompañan ridículamente pequeñas pero de un poder que viene de los imperios babilónicos, extraordinariamente fuerte, siguen su curso, sin destino que diga a la final quien es el ganador; el bien o el mal (las religiones a la final como masa de maniobra de todos estos poderes fracasaron desde su origen buscando una bondad bajo el sometimiento de la conciencia a la creencia impuesta). La revolución popular y libertaria es un sueño que nunca perderemos, y eso nada tiene que ver con divinidades que se desvanecen en la medida en que ellas mismas como la envidia de Zeus derrotado restableció el altar divino.

Lo que nos trae a esta reflexión es la singular situación que se vive en el norte de Siria. Comenzada la guerra civil, la guerrilla Kurda –el PKK- con treinta años en guerra por las montañas de Kandil que rodean gran parte de la frontera entre el sur de Turquía, el norte de Irak y el occidente de Iran, supo ordenar no solo una fuerza militar combinada entre las milicias de mujeres (las YPJ) y hombres (las YPG) sino que ofrendó a aquellos pueblos del norte de Siria un programa de liberación conjunta para todos los ellos –kurdos o no- que constituye hoy en día uno de los movimientos más productivos políticamente de lo que aún se puede distinguir como revolución popular y libertaria (lo que se ha ordenado con la Federación del Norte de Siria). No han ofrecido ni separatismos ni nacionalismos manejados por élites políticas kurdas (reventaron en otras palabras los viejos principios de soberanía nacidos de la modernidad). Han establecido bajo el principio del Confederalismo Democrático una nueva civilización que rompa con el capitalismo, ecocidio, positivismo y patriarcado sostenido sobre el modernismo capitalista. Esto se ha hecho en la mas dura de las guerras, y aún así cada poblado, conquistado por las milicias del norte es el ejemplo a la humanidad entera de una nueva sociedad absolutamente igualitaria y bajo el grito de la liberación de la mujer, paradigma principal de la opresión dentro de los pueblos del medio oriente, siendo las milicias kurdas las que han derrotado sobre el terreno al ISIS (de allí la corta alianza con fuerzas norteamericanas y rusas, particularmente las primeras que utilizaron al ISIS hasta donde les fue conveniente).

Desde este punto de vista podemos decir que la guerra popular en el norte de Siria esta prácticamente ganada, quiéralo o no el gobierno de Al Asad. Pero esto puede ser una gran fantasía si vemos como el contexto geopolítico se mueve rápidamente a impedir que la revolución avance y sobretodo agrande su cobertura comunicacional y relacional sobre el mundo. La barbarie que rodea el Kurdistán, le toca su turno y no dejará que tan extraordinario esfuerzo quiébre los intereses y las riquezas que se juegan dentro de Turquía y Siria, prácticamente negociados con los imperios a estas alturas.

Ahora toca la contraofensiva turca manejada por el fascismo islámico de Erdogan. Afrin, tierra donde los Sirios, -árabes, turcomanos y kurdos, encontraron la paz y la constitución conjunta, este año fue invadida y destrozada por los yijadistas y toda la fuerza turca, bajo un bombardeo permitido por los rusos que manejaban los cielos hasta ese momento. Ningún imperialismo, ni ruso, gringo o europeo, dijo palabra al respecto. Un genocidio en el silencio. En estos días, obviamente bajo acuerdo secreto con turcos y rusos, los Estados Unidos retiran sus fuerzas del norte de Siria dejando el campo abierto para una invasión que pude llegan hasta Shengal en el norte de Irak, algo que públicamente Erdogan ya ha anunciado.

Muchos han sido los europeos participantes de movimientos de lucha que se han ido a la lucha junto a los kurdos. Múltiples mártires han dejado su vida allí. Es una izquierda de frontales diversos pero que han entendido la trascendencia de esta guerra conducida por un pueblo milenario como el kurdo, mientras las izquierdas de aparato no dicen palabra. Algunos argentinos hasta donde tenemos conocimiento se han jugado la vida igualmente en esta guerra que abre las luchas libertarias de este siglo.

No vale la pena mayores argumentos que pueden tocar la rabia emocional personal, pero allí veremos una vez mas con tabaco y diversión al gobierno venezolano defendiendo por debajo, en total silencio y grandes negocios la matanza que se acerca

‏Source www.aporrea.org