Martxoaren 8an, Euskal Herrian eta Espainiar Estatuan , Argentinan 2017an eta mundu osoko Herrialdeek bigarren urtez jarraian ospatu duten greba feminista berriro deitu dute. Mugimendu feministatik sortutako grebak emakume guztiak deitzen ditu bizitzako esparru guztietan gelditzeko, gure lanaz eta ahaleginaz etekinak ateratzen bait  dira: zaintza, kontsumoa, ikasle eta langile greba, nabarmendu egiten duena, emakumeak gelditzen bagera, mundua gelditu egingo dela. Gainera, Euskal Herrian bosgarren ardatza ere badugu: pentsiodunak.

Aurtengo greba, munduan eta Estatuan hamarraldi baten krisi multimensionala ondoren jada prekarioak diren beharrak, eskubideak eta askatasunak indar erreakzionarioek mehatxatzen duten momentuan iritsi da. Krisian dagoen neoliberalismoaren sirena kantuen eta ultraeskuindarren erasoen artean, guk apustua egiten dugu feminismoa azken ondorioetara eramateko nahi ta nahi ez anti arrazista eta antikapitalista izan behar duela. Intersekzionalitatean mugitzen den feminsimoa aldarrikatzen dugu, emakumeen gorputz eta buruaren gain eragiten zaigun opresioa desagerrarazteko. Feminismo internazionalista eta ekosozialista bat. Feminismo bat, atzera pausorik eman ez ezik, austeritate politikei eta gure eskubide eta askatasunen  erasoen kontra alternatiba eraikiko duena. Guztia nahi dugulako!

Has gaitezen zaintzen gizarte antolakuntza batekin, emakumeen esplotazioarekin amaitzeko, bai soldatapeko lanetan, bai ez soldatapeko lanetan. Horretarako beharrezkoa deritzogu gizarte osoaren erantzunkidetasuna zaintzen zereginetan, bai gizonek eta gizarte osoak. Erakundeen inplikazio erreala nahi dugu, zerbitzu publikoetan lan baldintza duin batzuekin hasita eta pribatizazioak eta azpikontratazioekin bukatuz, erresidentzietako langileek aldarrikatzen duten bezela. Erakundeen inplikazioa ere aldarrikatzen dugu etxeko langileen esplotazio baldintzekin amaitzeko.

Guztia nahi dugu, bizitzaren jasangarritasunarekin bateraezina den merkatu basatia inposatzen digun lan erreforma baliogabetzea. Uneko deregulazioari aurre egiten dion ekoizpen eta ugalketa lanen birmoldaketa beharrezkoa da. Enplegua banatzeko lanaldiaren murrizketa zorrotz bat, aldi berean denbora liberatu ez ordaindutako zaintza lanetarako. Eta pentsio kontibutiboen eta ez kontributiboen berdintzea eta igotzea. Gizon eta emakumeen arteko soldata arrakalarekin bukatzeko neurri eraginkorrak eskatzen ditugu. Soldata arrakala Euskal Herrian, Estatukoa baino 2 puntu zabalagoa da. Gizonek eta emakumeek baldintza berdinetan zaintzen ardura hartuko duten gizarte bat nahi dugu, espazio komunitarioen alde apustua egingo duena, ororen ongiaren kontzeptua berreskuratuko duena, kolektiboaren interesak logika indibidualista eta merkantilaren gainetik jartzeko.

Guztia nahi dugu, “bizitza erdigunean jarriz” ez bait da posible izango bizitzeko behar diren baliabideak irabazien pribatutasunaren logikarekin gobernatzen duten bitartean, etxebizitzen prezioaren erregulazioa eta sarbide bermatua eskatzen dugu, gizartearen kontrolpezko sektore enerjetikoen nazionalizazioa (elektrizitatea, ura eta gasa) eta hezkuntza, osasuna eta dependentziaren  murrizketekin bukatzea, sare publikoa esklusiboa izanik. Laburbilduz: bizi-baldintzen merkantilizazioa eta politika publikoen hutsuneetatik datorren emakumeen lan gainkargarekin amaitzea.

Guztia nahi dugu, Atzerritartasun legea indargabetzea, milioika pertsona kondenatzen ditu bizitza prekariora, etengabeko indarkerira, emakumeek beti txarrena hartzen dutelarik. Atzerritarren Barneratze Zentroen berehalako itxiera eta gure mugetan giza eskubideak urratzen dituzten praktikekin bukatzea eskatzen dugu. Erakundeen jazarpen arrazista eta esklusio politiken amaieraz gain, nazionalitatea, lana eta eskubide sozialak izateko eskubidea bermatzea.

Guztia nahi dugu, badakigu orain arte lortutako lorpenak funtsezkoak direla, baina ez dira nahikoak eta prekarioak dira, sexu eta ugalketa mailan ere. Gure bizitzak eta gorputzak  autonomiaz baliatzeko boterea nahi dugu, haurrak izango bagina bezela tratatuak izan gabe, eta horretarako gure erabakiak zalantzan jartzen edo epaitzen ez dituen abortuaren legea behar dugu, eta osasun publikoaren estaldura bermatzen eta gure  bizilekuan eta epearen barruan. Trans identitateei buruzko lege bat ahaztu gabe eta sistema publikoan eskubide osoko gai gisa tratatzen gaituena.

Guztia nahi dugu, eta honek ere sistema judizialaren arazoa barnean sartzen du, emakumeek prozesu judizialetan jasaten duten matxismo, klasismo eta arrazismoaren zigorgabetasuna bukatuko duena. Legea birplanteatu, biktima eta bikotea edo bikoteoiaren esparruaren kanpoko indarkeria ez baztertzeko. Era berean, sistema judizialaren eta legearen beraren erreforma bultzatzea, indarkeriaren kontra eta babesaren eta defentsaren alde borroka modu feminista batetik ulertzeko eta aintzat hartzeko. Gaur egun, mugimendu feminista indarkeriaren aurkako kontzientziarik garrantzitsuena izanik, emakumezkoen indartzea eta auto-antolamendua kontzientziatzea da, eta hau misoginia aurkako borrokan oinarritzen da: protokoloak, tailerrak, prestakuntza, kanpainak, autodefentsa banakakoa eta kolektiboa, etab.

Horrelako programa bat, bizitza erdian jartzen duena eta emakumezko guztien beharrak, askatasunak eta eskubideak defendatzen dituena, ezinezkoa izango litzateke mugimendu feministaren autoorganizazio prozesurik gabe. Eta borroka egiten dugu hemen, zeren neurri horiek artikulatuz gero, gaur egungo ziklo sozial, ekonomiko eta politikoari aurre egin ahal izango diegu. Ez dugu onartzen botere politikoaren keinurik edo jolasik: mugimendu feminista autonomoa, masiboa eta anitza, lehentasuna kolektiboki eta demokratikoki erabakitzen duena, eta kaleak okupatzeko beldurrik ez duena eta bide guztiak erabiliko dituenak egingo du bultza norabide horretan.

Mugimendu hau internazionala eta internazionalistagoa da. Martxoaren 8an, mundu  guztian beren bizitza arriskuan jartzen duten emakumeen eskubideen alde borrokatzen duten lagunengatik planto egingo dugu. Brasildik Kurdistanera beren gorputzetan eskuin muturraren aurreratzea sufritzen dutenengatik.  Bizitzaren ordez, transnazionalak, arma-konpainiak, bankuak endigunean  jartzen duen sistema gelditzeko.

Heteropatriarkatu kapitalistari planto! Bizitzak erdigunean!
Atzerapausorik ez! Guztia nahi dugu
Martxoaren 8an, Greba Feministara!

ANTIKAPITALISTAK


El próximo 8 de marzo vuelve a convocarse huelga feminista en Euskal Herria y el Estado Español ligada al Paro Internacional de Mujeres iniciado en Argentina en 2017 y secundado por países de todo el mundo estos últimos años. Una huelga construida desde el movimiento feminista y que llama a las mujeres a parar en todas las esferas de la vida en las que se aprovechan de nuestro trabajo y nuestro esfuerzo: una huelga de cuidados, de consumo, estudiantil y laboral, que ponga de manifiesto que si las mujeres paramos, se para el mundo. Además, en Euskal Herria también tenemos un quinto eje: las pensionistas.

La huelga de este año llega en un momento en el que las necesidades, derechos y libertades, ya de por sí precarias tras una década de crisis multidimensional, están siendo amenazadas de nuevo por fuerzas reaccionarias en todo el mundo, también en el Estado Español. Entre los cantos de sirena del neoliberalismo hoy en crisis y los ataques de una ultra-derecha reaccionaria, nosotras apostamos por un feminismo que llevado hasta las últimas consecuencias es necesariamente anti-racista y anticapitalista y que se moviliza desde la interseccionalidad – desde abogar por la erradicación de las múltiples formas de opresión que recaen sobre los cuerpos y mentes leídos como mujeres. Un feminismo ecosocialista y internacionalista. Un feminismo que, lejos de dar pasos atrás, levanta una alternativa al callejón sin salida al que nos llevan, que permita un giro completo a las políticas de austeridad y a los ataques contra nuestros derechos y libertades. Porque lo queremos todo.

Empezando por una reorganización social de los cuidados, que acabe con la explotación de las mujeres, tanto en los trabajos remunerados como no remunerados. Para ello es necesario una corresponsabilización de toda la sociedad en las tareas de cuidados, de los hombres, pero también de las instituciones. Queremos una implicación real de las instituciones, empezando por reconocer unas condiciones de trabajo dignas en los servicios públicos y el fin de las privatizaciones y externalizaciones, como reivindican las trabajadoras de las residencias desde hace tiempo. Una implicación de las instituciones que acabe también con las condiciones de explotación de las empleadas domésticas.

Lo queremos todo, también la derogación de la reforma laboral que nos impone un mercado salvaje e incompatible con la sostenibilidad de la vida. Una necesaria reorganización de los trabajos productivos y reproductivos, remunerados y no remunerados, que combata la desregulación actual. Una drástica bajada de la jornada laboral que reparta empleo, a la vez que libera tiempo para el trabajo no remunerado de cuidados. Y la equiparación de las pensiones no contributivas a las contributivas y el aumento de ambas.Queremos medidas efectivas para combatir la brecha salarial entre hombres y mujeres. Esa que en nuestro territorio ya es dos puntos mayor que en el resto del Estado.Queremos una sociedad donde hombres y mujeres se hagan corresponsables de los cuidados, donde se apueste por los espacios comunitarios para cuidarnos a todas/es, donde recuperemos la noción de bien común para definir los espacios y áreas en los que ponemos el interés colectivo por encima de la lógica individualista y mercantil a la que estamos acostumbradas.

Lo queremos todo, porque “poner la vida en el centro” no será posible mientras los recursos necesarios para la vida se sigan rigiendo por la lógica del beneficio privado, exigimos una regulación del precio de la vivienda y su acceso garantizado, la nacionalización bajo control social de los sectores energéticos (luz, agua, gas) y que se reviertan los recortes en educación, sanidad y dependencia constituyendo una red exclusivamente pública. En definitiva: acabar con el mercadeo de las condiciones de vida y con la sobrecarga de trabajo no remunerado para las mujeres derivada de los vacíos de las políticas públicas.

Lo queremos todo, siguiendo por la derogación de la ley de Extranjería, que condena a millones de personas a vidas precarias, inciertas y constantemente expuestas a la violencia, donde las mujeres se llevan siempre la peor parte. Exigimos el cierre inmediato de los Centros de Internamiento de Extranjeros y el fin de las prácticas que atentan contra los derechos humanos en nuestras fronteras. Además del fin de las políticas de persecución y exclusión racistas de las instituciones, así como garantizar el derecho a la nacionalidad, al trabajo y a derechos sociales.

Lo queremos todo, porque conscientes de que los deechos conquistados hasta ahora son fundamentales pero insuficientes y precarios, también en el plano sexual y reproductivo. Queremos poder ejercer autonomía sobre nuestras vidas y cuerpos sin que se nos infantilice ni tutele, y para ello necesitamos una ley del aborto que no cuestione ni judicialice nuestras decisiones y que garantice la cobertura por parte de la sanidad pública en nuestro lugar de residencia y dentro de plazo. Sin olvidarnos de una ley sobre identidades trans que no nos medicalice y que nos trate como sujetos de plenos derechos dentro del sistema público.

Lo queremos todo, y esto incluye también una necesaria depuración del aparato judicial que acabe con la impunidad del machismo, clasismo y racismo que sufrimos las mujeres en los procesos judiciales por violencias machistas. Un replanteamiento legislativo que no excluya las violencias fuera del ámbito de la pareja y la ex-pareja. Incluye también la propia reforma del sistema judicial y de la construccion misma  del derecho, para entender y reconocer las formas feministas de lucha contra las violencias y proteccion y defensa frente a las agresiones. Y entendiendo que hoy el movimiento feminista es el mayor revulsivo en sensibilización contra las violencias machistas, así como en empoderamiento y autoorganización de las mujeres, hacer que este sea central en la lucha contra la misoginia: protocolos, talleres, formaciones, campañas, autodefensa desde lo individual y lo colectivo, etc.

Un programa de este tipo, que ponga la vida en el centro y defienda las necesidades, libertades y derechos de todas las mujeres, sería imposible sin el proceso de autoorganización del movimiento feminista en curso. Y nos corresponde dar la pelea ahí, porque sólo mediante la articulación de estas medidas estaremos en condiciones de encarar con éxito el actual ciclo social, económico y político. No nos valen gestos ni juegos de poder político: sólo un movimiento feminista autónomo, masivo y plural, cuyas prioridades sean colectiva y democráticamente decididas y que no tenga miedo a ocupar las calles y de usar todos los medios a su alcance, puede ser capaz de empujar en este sentido.

Un movimiento que, además, es cada vez más internacional e internacionalista. Este 8 de marzo, nos plantamos, también, por todas nuestras compañeras que siguen arriesgando sus vidas para defender derechos en todo el mundo. Por las compañeras que sufren en sus cuerpos el avance de la extrema derecha misógina, desde Brasil al Kurdistán. Para frenar un sistema que sitúa a las transnacionales, a las empresas armamentísticas, a los bancos en el centro, en vez de a la vida.

¡Plante al heteropatriarcado capitalista! Las vidas en el centro!
Ni un paso atrás: lo queremos todo
Este 8 de Marzo, ¡a la Huelga Feminista!

ANTIKAPITALISTAK