2011-kako Urrian, euskal gizarteak ikusminaz jaso zuen ekintza armatuaren amaieraren berria. Urte hauetan zehar, porrotak, blokeo eta aukera galduak anitzak izan dira bi aldeen aldetik. ETA berak aitortzen duen bezala, erantzunkizunak agente ezberdinen artean banatzen dira eta bakoitzak bere kontuak garbitu beharko ditu euskadiko eta espainiako gizarteekin. Prozesuaren garapenak maila askotan etsipena eta ulertezintasuna eragin du eta gure alderdiak sentimendu hauek partekatzen ditu. Gure ustetan, beste bakegintza prozesuetan gertatu ez dena, gobernu espainiarrak nahiago izan du garaile eta galtzaile logika bat ezarri, prozesuak euskadiko eta espainiako gizarteek denbora luzez desiratutako egi, justizia eta erreparazioa bermatu baino lehenago. Gure iritziz, prozesu hau herriaren elkarlan eta partaidetzaz soilik egin daiteke.

Azken pausu hau, eragindako minaren eta estrategia armatuaren antzutasuna aitortzeaz batera, M. Rajoy-ren gobernua zokoratzen du. Honek, erabaki beharra dauka ea benetazko pausu bat eman Euskal Herrian bakea errazteko edo egungo bidea jarraitu, mendekuaren lerroan gure lurreko zauriak areagotuz. Horregaitik funtsezkoa iruditzen zaigu konfliktu honek eragin dituen biktima guztien aitorpena, hauen kalte-ordain prozesua bermatuz. Momentu hauetan estatuaren estrukturen aldetik terrorismo delituen erabilera inozoa, dispertsioa edo biktima elkarte batzuen erabilera politikoa, herri honek atzean utzi nahi dituen iragan baten arrastoak dira.

Gure alderditik inongo atzerapenik gabe babestuko ditugu aurrera eramango diren Egi, Justizia eta Erreparazio prozesuak.

En octubre de 2011, la sociedad vasca recibió con expectación la noticia del cese de la actividad armada. A lo largo de estos años, han sido múltiples los fracasos, bloqueos y oportunidades perdidas que desde ambos lados se han ido acumulando. Y como reconoce la propia ETA, las responsabilidades se reparten entre los diferentes agentes, y cada cual deberá saldar cuentas con la propia sociedad vasca y española. El desarrollo del proceso ha generado a muchos niveles decepción e incomprensión que nuestra organización comparte. A nuestro modo de ver, siendo un hecho inaudito en otros procesos de pacificación, el gobierno español ha preferido implantar una lógica de vencedores y vencidos, antes incluso de siquiera garantizar que el proceso traiga para la sociedad vasca y española la ansiada verdad, justicia y reparación. Proceso que a nuestra manera de entender, solo pueda darse de forma participada por el conjunto de la ciudadanía.
Este último paso, así como el de reconocimiento del daño causado, y de la esterilidad de la estrategia armada, arrincona al gobierno de M. Rajoy. El cual, debe decidir si dar un paso real y sincero para la pacificación en Euskal Herria, o por el contrario continúa en la senda de la venganza y del aumento de las heridas abiertas en nuestra tierra. Por ello creemos fundamental el reconocimiento de todas las victimas que este conflicto ha generado, e iniciar el proceso que garantice su desagravio. En estos momentos la aplicación torticera de los delitos de terrorismo por parte de las estructuras del estado, la dispersión o el uso político de ciertos colectivos de víctimas, quedan como reminiscencias de un pasado que este pueblo quiere dejar atrás.
Desde nuestra organización apoyaremos sin dilación los procesos de Verdad, Justicia y Reparación de todas las victimas que se lleven adelante.